Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

Israel rellena el Mar de Galilea y busca suministrar más agua a Jordania



Herzog Abdullah Jordania
Haim Tzaj

La nueva red permitirá a Israel duplicar la cantidad de agua que vende al país vecino, en el marco de un acuerdo más amplio de agua por energía forjado a través de una relación fructífera, aunque a menudo díscola.

Cuando se abren las compuertas, un torrente de agua brota en el lecho seco de un río y corre hacia la orilla del Mar de Galilea, un lago bíblico del norte de Israel que se estaba perdiendo a causa de la sequía y la creciente población que lo rodeaba.

El agua es dulce, de alta calidad y cara. Se desaliniza del mar Mediterráneo y se transporta por todo el país, donde espera la orden de reabastecer el lago en caso de que empiece a reducirse de nuevo.


Una bahía en el Mar de Galilea se puede ver en el norte de Israel, 23 de enero 2023.
(Reuters)

Esta nueva red también permitirá a Israel duplicar la cantidad de agua que vende a la vecina Jordania en virtud de un acuerdo más amplio de agua por energía forjado a través de una relación de trabajo, aunque a menudo díscola.

El Mar de Galilea, sobre cuyas aguas los cristianos creen que caminó Jesús, es el principal embalse de Israel y un atractivo turístico. Hoteles y campings bordean su perímetro rodeado de frondosas colinas. Estos, alimentan el río Jordán, que fluye hacia el sur hasta el Mar Muerto.

Tras una ola de calor o una fuerte lluvia, el nivel del lago es noticia nacional. Las alarmas saltaron con regularidad en la década pasada por las prolongadas sequías y el retroceso de las orillas.


Una vista general muestra una iglesia en la costa del Mar de Galilea, en el norte de Israel, 23 de enero de 2023.
(Reuters)

Así que Israel construyó una cadena de plantas desalinizadoras a lo largo de su costa mediterránea, colocándose en la improbable posición de tener un excedente de agua, un punto brillante en una región árida extremadamente vulnerable al cambio climático.

«Toda el agua extra que produzcan (las plantas) podremos llevarla con el sistema nacional de transporte de agua al norte y al Mar de Galilea», contó Yoav Barkay, que gestiona el transporte nacional en la empresa estatal Mekorot.

Yoav estaba junto a una balsa de recogida sobre el lago en un día seco y soleado de finales de enero que parecía más primavera que invierno.

«Con este entorno de cambios climáticos, no sabes qué esperar el año que viene y el siguiente», planteó. «Ya no dependemos de la lluvia básicamente para el suministro de agua», agregó.


Una vista general muestra el Mar de Galilea con Jordania al fondo, en el norte de Israel, el 23 de enero de 2023.
(Reuters)

Agua y paz

«El sistema de rellenado puede utilizarse con más frecuencia con el aumento de las exportaciones de agua a Jordania», sostuvo, «y puede elevar el nivel del lago medio metro cada año», según Mekorot.

El agua fue uno de los principales componentes del tratado de paz que los vecinos firmaron en 1994. Israel debía suministrar a Jordania 50 millones de metros cúbicos de agua potable al año. Esta cantidad se duplicó a finales de 2021. Ambos países participan activamente en el pacto, aunque se acusan mutuamente de agravar el problema general de la escasez de agua mediante la gestión de sus ríos compartidos y conectados.

Funcionarios jordanos e israelíes se reprocharon mutuamente el nivel de los ríos, los embalses y el progreso de un proyecto independiente para desalinizar el agua del sur del Mar Rojo, cuestiones todas ellas que pueden generar una fuerte tensión en una región en la que el agua escasea.

Pero hubo algunos avances.


Un hombre gesticula mientras se realizan trabajos de construcción para conectar la ciudad de Beit Shean al proyecto nacional de transporte de agua, como parte de una iniciativa de Mekorot, la compañía nacional de agua de Israel.
(Reuters)

Hace aproximadamente un año, ambos países acordaron asociarse en un proyecto por el que Jordania construiría 600 megavatios de capacidad de generación solar que se exportarían a Israel a cambio del suministro adicional de agua.

El ministro jordano de Agua e Irrigación declaró entonces que el cambio climático y la afluencia de refugiados agravaban los problemas hídricos de Jordania, pero que había oportunidades de cooperación regional para resolverlos.

Ahora se está construyendo una tubería para duplicar de nuevo la cantidad que llegará a Jordania, según informaron a Reuters responsables del sector.

Eso significa que se suministrarán a Jordania unos 200 millones de metros cúbicos de agua, la misma cantidad que consumen las cinco mayores ciudades de Israel juntas.

El acueducto nacional está vacío en estos momentos, sometido a reparaciones y mejoras estacionales. En un cruce del norte de Israel, los ingenieros trabajan en una tubería lo bastante grande como para poder permanecer de pie en su interior.


Trabajadores realizan obras de construcción para conectar la ciudad de Beit Shean al proyecto nacional de transporte de agua, como parte de una iniciativa de Mekorot, la compañía nacional de agua de Israel.
(Reuters)

Además, están añadiendo una nueva línea que sale hacia la ciudad de Beit Shean y desde allí hacia el este hasta la frontera con Jordania. Mekorot espera terminarla en 2026.

La Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional, que colabora con Jordania en materia de seguridad hídrica, afirma que es uno de los países del mundo con mayor escasez de agua, ya que el suministro de agua renovable cubre aproximadamente dos tercios de la demanda y las aguas subterráneas se utilizan el doble de rápido de lo que pueden reponerse.

 

Ynet Español Via Consulado de Israel en Guayaquil

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.