Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 18, 2024

La diplomacia israelí debe mejorar para contrarrestar la desinformación palestina


La diplomacia pública israelí, a menudo, adolece frente a las campañas de propaganda palestina diseñadas para culpar a Israel por los daños colaterales que a veces ocurren durante las operaciones quirúrgicas antiterroristas en Cisjordania. En el caso de varios incidentes trágicos recientes en los que murieron civiles, Israel perdió la oportunidad de aprovechar la dimensión de la duda en su propio beneficio. Israel debe estar preparada para refutar y contener las campañas sesgadas de propaganda palestina antes de que arraiguen en la conciencia internacional.

El Estado de Israel ha sufrido varias derrotas propagandísticas recientes que siguen repercutiendo en el ámbito internacional. Se refieren a operaciones antiterroristas dirigidas en el campo de refugiados del norte de Cisjordania en Jenin, donde las fuerzas israelíes se encontraron con el fuego furioso de elementos armados palestinos.

No hay duda de que cuando las fuerzas de seguridad israelíes operan en un área saturada de milicianos palestinos, que disparan contra ellos sin un procedimiento de batalla ordenado, puede haber fallas operativas, incluidas víctimas civiles.

Dos de esos incidentes fueron el asesinato, en Jenin, de la periodista de Al-Jazeera Shireen Abu Akleh el 11 de mayo de 2022 y la muerte el 12 de diciembre de 2022 de una niña local de 16 años, Jana Zakharna, en el techo de un edificio en el campo de refugiados de Jenín. Este campamento, que está fuera del alcance del control de la Autoridad Palestina, es esencialmente un refugio seguro para elementos o milicias terroristas palestinos no organizados. Es una auténtica tierra de nadie.

En tiempo de guerra, los daños colaterales causados ​​accidentalmente durante una actividad militar en la que las circunstancias son claras y probadas generalmente dan como resultado una expresión de pesar y disculpa por parte de la parte responsable, una respuesta que generalmente se considera suficiente en vista de las condiciones inciertas del campo de batalla. Eventos de este tipo están bien documentados que involucran a las fuerzas estadounidenses que luchan en Irak durante la Operación Tormenta del Desierto y la Segunda Guerra del Golfo, así como en Afganistán.

Las FDI también se disculparon por las fallas operativas, ya sea en el Líbano o durante las operaciones militares en la Franja de Gaza. En algunas ocasiones, eventos desafortunados de este tipo han acelerado el final de las operaciones militares antes de que se lograran sus objetivos.

Dado que las actividades de las FDI en Cisjordania están bajo la lupa global, y cada incidente, por limitado que sea, recibe una respuesta desproporcionada, el ejército hace todo lo posible para evitar vergüenzas innecesarias.

Dicho esto, la diplomacia pública israelí ha fracasado sistemáticamente en su misión de proteger al ejército del oprobio internacional. Este fracaso allana el camino para golpes diplomáticos y políticos, incluso cuando las circunstancias reales de los hechos absuelven a las FDI de la acusación de haberse desviado de las normas.

El sistema de seguridad israelí debe frustrar proactivamente las amenazas terroristas inminentes del lado palestino. Esto es completamente claro y apropiado. Se requiere tal acción para hacer frente a la amenaza de elementos radicales e islamistas cuyos estatutos piden expresamente la aniquilación del Estado de Israel. La suposición de trabajo es que las fuerzas impulsoras del terrorismo en Cisjordania son el movimiento Hamás y la Yihad Islámica, ya sea desde la Franja de Gaza o desde el exterior.

Esta realidad es suficiente para justificar las contramedidas de Israel y debería ser el principal argumento de la diplomacia pública de Israel. Israel debe transmitir el hecho de que las FDI, un ejército regular, se enfrenta a elementos terroristas salvajes y desorganizados, una situación que coloca a Israel en el lado derecho de la ecuación.

Desafortunadamente, el liderazgo político y de seguridad israelí fue descuidado en su manejo de los incidentes en los que murieron Abu Akleh y Zakharna en Jenin. Por alguna razón, se optó por un enfoque progresivo de la crisis: a saber, admitir la responsabilidad por los asesinatos accidentales a pesar de la incertidumbre operativa que prevalecía sobre el terreno cuando ocurrieron. La lógica de este enfoque, presumiblemente, fue que debido a que asumir la responsabilidad es el privilegio del lado más fuerte, hacerlo fomenta la imagen de Israel como un país responsable.

Este enfoque liberal fue espectacularmente contraproducente. El asesinato de Abu Akleh, que era ciudadano estadounidense, llegó al Consejo de Seguridad de la ONU (4 de mayo de 2022) y luego fue objeto de una denuncia palestina en la Corte Penal Internacional de La Haya (19 de septiembre de 2022). También se incluyó en la agenda oficial de la Casa Blanca, lo que llevó a una solicitud de que el FBI abra una investigación independiente del incidente.

Estas iniciativas internacionales ilustran claramente el fracaso de la diplomacia pública de Israel. Es casi seguro que no hay precedentes en la historia de las relaciones internacionales en los que un incidente único, por desafortunado que sea, se haya convertido en un tema prioritario en la agenda mundial.

Este rotundo fracaso diplomático podría haberse evitado. A través de una campaña racional y bien planificada, Jerusalén podría haber neutralizado gran parte del sesgo antiisraelí detrás de estos movimientos hostiles e incluso frustrarlos mientras aún estaban en progreso.

El incidente durante el cual Abu Akleh fue asesinado ocurrió en los estrechos callejones del campo de refugiados de Jenin. Los soldados israelíes, en una misión para frustrar una amenaza terrorista tangible e inminente, se enfrentaron a disparos salvajes de elementos terroristas palestinos. Siendo ese el caso, la presencia de periodistas en el corazón mismo de la batalla, donde los militantes palestinos disparaban en todas direcciones, era una forma de desafío. El casco protector y el chaleco de Abu Akleh con la palabra PRENSA impresa en un lugar destacado no podían otorgarle inmunidad contra los disparos, especialmente antes del amanecer, cuando era difícil ver su chaleco.

Cuando se enfrenta al terrorismo en la niebla de la batalla, siempre habrá dudas sobre quién es responsable cuando personas inocentes resultan heridas o muertas. Este es particularmente el caso en vista de la naturaleza improvisada y espontánea de los disparos de las milicias fanáticas en comparación con las operaciones ordenadas de las fuerzas militares israelíes, que se ven obligadas a responder a los disparos salvajes en el entorno de la operación militar.

En tales circunstancias, la dimensión de la duda es una munición esencial en la diplomacia pública que aborda la cuestión de la responsabilidad por el daño que recae sobre los no involucrados. Se espera que el lado más débil acuse al más fuerte de homicidio deliberado. Esta es una táctica de larga data de la propaganda palestina, que es muy hábil para manipular a los medios de comunicación para difundir y respaldar una historia falsa.

En la guerra de información, la ventaja está en manos del primero en hacer llegar su historia a los medios internacionales. La experiencia muestra que la primera versión, por falsa que sea, será ampliamente aceptada como verdadera. Es muy difícil que la otra parte, el “acusado”, altere esa primera impresión, aunque tenga pruebas concluyentes de su falsedad.

Siempre que exista una duda objetiva sobre las circunstancias de un incidente, corresponde al comando militar israelí ampliar esa duda sin tartamudear ni cambiar su propia versión de los hechos. Esto es particularmente cierto cuando el incidente en cuestión, como el de la muerte del periodista palestino-estadounidense Abu Akleh, representa una mina de oro de propaganda explosiva para el otro lado.

Cabe señalar que los medios árabes atribuyeron la afirmación de que las FDI probablemente sean responsables del tiroteo fatal a una declaración del portavoz israelí. Los grupos humanitarios palestinos, así como la organización B’Tselem, publicaron una declaración el 21 de julio de 2022 afirmando que Shireen Abu Akleh había sido asesinado deliberadamente por las FDI. Dijeron que las investigaciones habían determinado que los disparos que mataron a Abu Akleh se realizaron desde un lugar donde estaban parados vehículos militares israelíes, a unos 200 metros de distancia.

Hubiera sido mejor para Israel enfatizar la duda sobre estos hallazgos en lugar de conceder la victoria mediática a la versión palestina, que incriminaba a las FDI por el asesinato deliberado de Abu Akleh y Zakharna. La arena de los medios aborrece el vacío, y la velocidad y el volumen de las reacciones a los eventos dan forma a la percepción de la realidad. Solo una refutación rápida y contundente en la que se exprese la duda sobre la veracidad de las afirmaciones de la otra parte puede ayudar a la parte acusada a refutar la responsabilidad de haber dañado a inocentes.

En el caso de Abu Akleh, un examen objetivo de la bala que se extrajo de su cuerpo no eliminó los signos de interrogación de los hechos de su muerte. Esto debería haber sido amplificado por Israel para fortalecer la dimensión de la duda. Estados Unidos anunció el 4 de julio de 2022 que incluso después de las pruebas de balística de la bala que la golpeó, no fue posible determinar quién le disparó. El Departamento de Estado dijo que el proyectil estaba gravemente dañado, por lo que era imposible llegar a una conclusión inequívoca sobre qué lado había causado su muerte.

El anuncio estadounidense, que parece haber sido neutral y equilibrado, contenía más potencial para ayudar al argumento israelí. El proyectil estaba en manos de la parte palestina y aparentemente fue dañado intencionalmente. La lógica sugiere que los palestinos tenían interés en dificultar la prueba de balística, lo que arroja dudas sobre su versión de los hechos.

Esta fue una oportunidad de oro para inclinar el sentimiento internacional a favor de la narrativa israelí. Desafortunadamente, los israelíes se lo perdieron por completo.

A pesar de la incertidumbre derivada de la prueba balística estadounidense, cabe señalar que el coordinador de seguridad de EE.UU. llegó a la conclusión de que la bala probablemente fue disparada desde la dirección de las fuerzas de las FDI. Sin embargo, también se afirmó que no hay razón para creer que esto fue intencional, sino más bien el resultado de circunstancias trágicas durante una operación militar de las FDI contra la Yihad Islámica luego de una serie de ataques terroristas en Israel.

En lugar de aprovechar estos hechos para eliminar la nube de responsabilidad del lado israelí, los altos funcionarios de seguridad israelíes se apresuraron a aceptar la responsabilidad por el asesinato de Abu Akleh. Esto es desconcertante. Básicamente asume que desde el punto de vista del lado fuerte, la admisión de un asesinato accidental anclará la convención de que las FDI son el ejército más moral del mundo. En otras palabras, se dio preferencia a un enfoque progresista, incluso cuando tal enfoque no es requerido por las circunstancias, para satisfacer el sentimiento liberal estadounidense y europeo. En la práctica, esto en realidad sirvió a la propaganda palestina y aumentó la presión sobre Israel con respecto a la ocupación de Cisjordania.

La experiencia demuestra que la parte palestina obtiene dividendos propagandísticos explotando y manipulando los medios cada vez que resultan heridos o asesinados civiles durante las operaciones antiterroristas israelíes. No es de extrañar que las estadísticas oficiales despachadas por la Autoridad Palestina sobre el número de muertos por su parte no distingan entre pistoleros y civiles inocentes, cuando en la práctica más del 90% de los muertos son terroristas con afiliación organizativa o vínculos con Hamas o islamistas. Yihad. Es decepcionante que la diplomacia pública israelí no resalte esto, un fracaso que permite que persista una imagen negativa de Israel en todo el mundo.

Los portavoces israelíes en las FDI y los ministerios gubernamentales pertinentes deben aprovechar la dimensión de la duda cada vez que haya versiones contradictorias de incidentes mortales, especialmente cuando la narrativa palestina incrimina a Israel por daño intencional a inocentes. El hecho es que las fuerzas israelíes hacen todo lo posible para garantizar un área estéril durante cualquier operación quirúrgica. Se deben hacer los preparativos apropiados para respuestas rápidas y fuertes de los medios de comunicación a las distorsiones palestinas antes de que se establezcan en la conciencia internacional.

El coronel (res.) Dr. Raphael G. Bouchnik-Chen, investigador sénior en el Centro BESA, es un coronel retirado que se desempeñó como analista sénior en la inteligencia militar de las FDI.

 
Comentarios

Núnca he logrado entender, el fracaso cosechado por la diplomácia israeli, a la hora de exponer ante los médios y la comunidad internacional, la realidad de unos hechos, que la propaganda pro-palestina ella se afána con notable éxito, de manipular en su favor y consiguientemente, en detrimento de Israel …
Teniendo al alcance de la mano, un potencial humano y tecnológico de primer órden para revertir la situacion creada, Israel consiente sin embargo, o se resigna a que su imagen pública sea vilipendiada y deformada hasta extremos inconcebibles , y con ella su relato y su posicion internacional…¿de que sirve pues tener Embajadas, en la casi totalidad de los paises, y personalidades públicas de reconocido prestigio intelectual y académico, si se es incapaz de evitar que se relacione Israel con prácticas de «apartheid»de radicalidad politica, exclusion social e incluso de racismo?
Hora es ya, de actuar con decision y firmeza, sin complejos, y utilizando todos los médios disponibles, para contrarestar el discurso victimista y falso imperante en los médios y las redes sociales, tendentes a inculpar a Israel de las peores tropelias, de corromper y conspirar, o de estar al servicio del «gran capital» recogiendo asi los estereotípos gastados y sin embargo vigentes, asociados desde antaño a los judios por parte de los antisemitas de túrno …Israel no debe pues permitir que su buen nombre sea arrastrado en el fángo impunemente, y que se imponga el relato de aquellos que se han propuesto suplantárle, usurpandole la historia y con ella toda legitimidad …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.