Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes febrero 23, 2024

¿Dónde estaba Estados Unidos cuando Irán y Arabia Saudita restablecieron los lazos?

El acuerdo entre Arabia Saudita e Irán es un desarrollo significativo en el Medio Oriente. Israel necesita hablar con sus aliados en Washington e instar a la administración Biden a que se vuelva más activa.


La noticia del fin de semana de que Irán y Arabia Saudita acordaron restablecer las relaciones tomó por sorpresa a muchos políticos y algunos consideran que podría ensombrecer la posibilidad  que Israel y Arabia Saudita progresen en sus relaciones.

El acuerdo, negociado por China, se anunció después de cuatro días de conversaciones no reveladas previamente en Beijing entre altos funcionarios de seguridad de las dos potencias rivales de Medio Oriente.

Se produjo pocos días después  que el Wall Street Journal informara que la paz entre Arabia Saudita e Israel depende de la asistencia de Washington para desarrollar el programa nuclear civil saudí y la provisión de garantías de seguridad.

Un alto funcionario que viajaba con el séquito del primer ministro Benjamin Netanyahu a Italia naturalmente culpó a sus predecesores, así como a la administración de Biden.

“Había una sensación de debilidad estadounidense e israelí, por lo que Arabia Saudita recurrió a otros canales”, dijo el alto funcionario israelí, quien informó a los periodistas en Italia.

Otros observadores dijeron que el acercamiento entre los países tensos durante mucho tiempo se debió en parte al giro cada vez más derechista de Israel y al caos político que se desarrolló debido a las reformas judiciales .

La medida ciertamente debe haber sido una sorpresa para Netanyahu, quien a menudo ha retratado la fortaleza de Israel como un boleto para tener más relaciones en la región.

 

¿Qué significa esto para Israel y el Medio Oriente en el futuro?

Si bien todos los críticos del acuerdo entre Irán y Arabia Saudita pueden tener razón, sería prudente instar a la cautela en la forma en que Israel avanza. Sería bueno que el gobierno acogiera el acuerdo con cautela pero también que sacara las conclusiones necesarias.

En primer lugar, el hecho de que China haya mediado en un acuerdo entre dos potencias de Oriente Medio dice algo sobre Estados Unidos. China es un rival de Estados Unidos y los países han estado compitiendo por la influencia sobre la región durante décadas. La capacidad de China para entrar en el enfrentamiento iraní-saudí es el resultado del vacío creado por la falta de participación de Estados Unidos en la región.

No es ningún secreto que la administración Biden, y la administración Obama antes que ella, vieron su papel como alejarse del Medio Oriente. Obama hizo esto al establecer líneas rojas en Siria que nunca se aplicaron, lo que permitió que Rusia ingresara al país. La administración Biden ha hecho lo mismo al señalar a los saudíes y los emiratíes que están solos cuando se trata de luchar contra los hutíes en Yemen.

China ha eclipsado a Estados Unidos en Oriente Medio y eso tendrá repercusiones en Israel, cuya alianza con Estados Unidos afecta directamente su propia posición en la región. Como hemos argumentado durante mucho tiempo, cuando EE. UU. es fuerte y se percibe que está comprometido con la región, esto empodera a Israel y viceversa.

Por otro lado, Israel deberá esperar y ver si la normalización de los lazos entre Irán y Arabia Saudita significa que Riyadh tendrá más influencia y conexiones cuando se trata de controlar a Irán.

Cuando Irán es más agresivo, ya sea en el tráfico de armas a Líbano o Yemen, o en la desestabilización de Irak y Siria, tanto Israel como Arabia Saudita se ven amenazados. Arabia Saudita se preocupa profundamente por Yemen y el Líbano, y también por Irak y Siria; y esto significa que las acciones de Irán estarán en el punto de mira después del acuerdo.

Debemos dar la bienvenida a la diplomacia como un camino hacia la paz y la estabilidad en la región. Al mismo tiempo, debemos dejar en claro que las líneas rojas relacionadas con la producción de armas nucleares siguen siendo las mismas que en el pasado.

Riyadh no quiere que Irán tenga un programa de armas nucleares. Es probable que China tampoco quiera una bomba iraní, incluso si Beijing ha optado por permanecer en silencio sobre este tema, o parece apoyar a Irán contra las sanciones estadounidenses en el pasado.

El acuerdo entre Arabia Saudita e Irán es un desarrollo significativo en el Medio Oriente. Israel necesita hablar con sus aliados en Washington e instar a la administración Biden a que se vuelva más activa . Sentarse al margen no es una política inteligente; otros jugadores llenarán el vacío.

Fuente: The Jerusalem

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.