Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes abril 15, 2024

Frenar las ambiciones de Irán es vital para impedir el nuevo eje China-Rusia-Irán


Líder supremo iraní Ali Khamenei

A pesar de las sanciones económicas que se le impusieron, Irán continúa sus esfuerzos hacia el enriquecimiento de uranio apto para armas.[1] Esto exige una acción inmediata por parte de Occidente, y esa acción estaba a punto de tomarse en la reunión de la Junta Directiva de la Agencia Internacional de Energía Atómica del 6 al 9 de marzo de 2023. El titular del Estado Mayor Conjunto, general Mark Milley, dijo recientemente al Congreso: » Irán podría producir material fisionable para un arma nuclear en menos de dos semanas, y solo tardaría varios meses más en producir un arma nuclear real

 

Antes de la reunión, Irán se encontraba en una situación difícil. Además de la resolución pendiente de la AIEA en su contra, la visita del presidente chino Xi Jinping a Arabia Saudita y su apoyo a los Emiratos Árabes Unidos con respecto a las islas en disputa en el Golfo Pérsico perjudicaron el estatus de Irán en la región. En el ámbito interno, la República Islámica enfrenta desde hace varios meses una intensa revuelta nacional, social y étnica contra el régimen. Además, su situación económica se deterioró significativamente, principalmente como resultado de las sanciones impuestas por Occidente.

Para sacar a Irán de esta situación, el Líder Supremo Ali Khamenei tomó una serie de medidas estratégicas. Con respecto a la decisión pendiente de la AIEA, todo lo que se necesitó para disuadir al organismo y a Occidente de confrontar a Irán por sus violaciones del Código 3.1 de las Salvaguardias del TNP y del JCPOA fue una amenaza pública [2] de «cortar las manos» de Occidente[3] y hacer promesas ambiguas de cooperar con la AIEA.[4] Como resultado, se pospuso por cuatro meses una resolución concreta contra Irán, hasta la próxima reunión de la Junta. Al hacerlo, la AIEA prácticamente aceptó el enriquecimiento de uranio de Irán al 60%, lo que constituye una flagrante violación del JCPOA.

Mucho más significativa fue la medida política histórica y de gran alcance iniciada por Irán: el acuerdo para renovar las relaciones diplomáticas con Arabia Saudita. Esto tuvo el triple efecto de elevar el estatus en la región de China, que negoció el acuerdo, asestó un duro golpe al estatus de Estados Unidos en el área y permitió que Irán se presentara como un pacificador regional.

El régimen islámico de Irán tuvo que demostrar que estaba cediendo en uno de los tres temas centrales de sus tensiones con Occidente, a saber, su proyecto nacional de 20 años de vida para desarrollar un arma nuclear, su programa de misiles balísticos o sus ambiciones expansionistas en Medio Oriente y el mundo.

Grossi y Raisi (Fuente: Tehrantimes.com, 4 de marzo de 2023)

La parte más responsable del éxito del astuto movimiento de Irán es Arabia Saudita, que abandonó los intereses de sus aliados, Estados Unidos y los Estados del Golfo, por el bien de sus propios intereses. Sin embargo, se puede entender su acuerdo para enmendar las relaciones con Irán, ya que en los últimos años ha sido abandonado políticamente por Estados Unidos, dejándolo vulnerable y expuesto a los ataques de los hutíes. Además, dado que la mayor fuente de su poder político es la solidez de su economía, Arabia Saudí dio el paso que consideró necesario para protegerse de los hutíes y mantener fuerte su economía y, por tanto, su estatus político.

Es importante destacar que la medida tomada por Irán, así como el proyecto nuclear iraní en general, deben entenderse en el contexto más amplio de un nuevo desarrollo histórico: la cristalización de un eje anti-occidental activo que consiste en Irán, Rusia y China. [6] Este eje está siendo liderado por China, que se esfuerza por expandirse globalmente, mientras que Rusia e Irán se están volviendo poco a poco dependientes de ese país. Este es el contexto en el que debe comprenderse el freno a las ambiciones nucleares y regionales de Irán.

Irán tomó la decisión de menor costo y mayor beneficio que pudo: en el contexto del acercamiento a Arabia Saudita, acordó detener su apoyo a los hutíes en Yemen. De esta manera, la concesión realizada sobre sus ambiciones regionales se limitaría solo a Yemen, sin renunciar a sus ambiciones en Irak, Siria, Líbano y América Latina (en estos días, el titular del Comando Central de EE. UU., General Michael Kurilla, informó al Congreso que desde enero de 2021, Irán ha estado detrás de al menos 78 ataques contra posiciones estadounidenses en Siria). [5] A cambio de detener este apoyo, Irán pudo maniobrar hacia una situación que lo beneficiaría en gran medida diplomáticamente, además de aliviar la tremenda presión económica que ha estado enfrentando desde hace muchos años. Además, el acercamiento con Arabia Saudita podría cortar de raíz cualquier legitimidad, si es que la hubiera, para un ataque israelí unilateral contra la infraestructura nuclear de Irán.

La medida de Irán debe verse como parte de la cristalización de un eje anti-occidental activo que consiste en Irán, Rusia y China.

Estados Unidos y Europa están en una posición poco envidiable. Es comprensible que quieran evitar cualquier confrontación militar con Irán, particularmente mientras la guerra está en su apogeo en Ucrania, ya que se avecina la amenaza de una invasión china a Taiwán y Medio Oriente sigue siendo propenso a un estallido de violencia.

En esta situación, ¿qué medidas se pueden tomar para frenar el programa de armas nucleares de Irán, su proyecto de misiles balísticos y sus ambiciones regionales? Dado que una acción precipitada por parte de Occidente, como bombardear la infraestructura nuclear de Irán, no está sobre la mesa, ¿cómo se puede empujar a Irán de nuevo al aprieto en el que se encontraba hace apenas un mes?

Este documento proporcionará una breve reseña histórica del ascenso a la legitimidad del régimen islámico en Irán, y esbozará una sugerencia de plan de acción, que consta de pasos moderados, que tendrían el impacto deseado para evitar que Irán continúe por el peligroso camino actual. De hecho, no se puede esperar que ninguna medida individual descarrile las ambiciones de Irán, ni que el efecto deseado se produzca de inmediato. Sin embargo, adoptar estos pasos como parte de una estrategia consistente a largo plazo podría debilitar la capacidad y determinación de Irán para perseguir sus ambiciones nucleares y expansionistas.

Antecedentes históricos

Durante décadas después de su creación, la República Islámica fue considerada internacionalmente como un paria, un estado canalla y un régimen terrorista. En 2009, el Consejo de Seguridad de la ONU ya había emitido seis resoluciones contra Irán.

Para salir de esta situación, el régimen islámico de Irán lanzó una amplia campaña destinada a lograr la legitimidad. Al frente de la campaña estuvo el rostro sonriente del entonces presidente Mohammad Khatami, quien lideró la iniciativa «Diálogo entre Civilizaciones», con el objetivo de cambiar la percepción de que la República Islámica es ilegítima y terrorista. Los esfuerzos de Khatami serían continuados más tarde por Hassan Rouhani, quien era percibido como un moderado, y por su ministro de Relaciones Exteriores educado en Occidente, Mohammad Javad-Zarif.

A lo largo de los años, estos esfuerzos resultaron ser muy exitosos. La cúspide de este éxito se alcanzó cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, otorgó formalmente a Irán el derecho a enriquecer uranio, engendró el JCPOA y arrastró a los europeos al acuerdo. En este contexto, el presidente Obama también estuvo de acuerdo con las demandas de Irán de que se rescindieran las resoluciones de la ONU en su contra y que el JCPOA tome la forma de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU, protegiendo así a Irán de los ataques sobre la base de que es un Estado patrocinador del terrorismo.

Plan de acción

Al día de hoy, la República Islámica sigue siendo extremadamente sensible y celosa en cuanto a su legitimidad internacional, y ahí reside su mayor vulnerabilidad política, sobre la que se centrará el plan de acción que se propone a continuación.

Si la legitimidad del régimen islámico de Irán fuera socavada en alguna medida, es posible que Irán desacelere su carrera hacia el enriquecimiento de uranio apto para armas y frene sus ambiciones terroristas regionales, aunque sea de forma parcial y temporal. Como se mencionó anteriormente, esto es necesario no solo en el contexto de frenar la amenaza nuclear y regional que representa Irán. Más bien, podría lograr el objetivo más amplio de impedir el surgimiento del eje anti-occidental, en el que Irán juega un papel central.

Acciones a nivel político

Alianzas Regionales

Irán es sensible a las alianzas políticas o militares regionales, incluso cuando no están explícitamente en su contra. [7] Esto es particularmente cierto para las alianzas entre países sunitas (y más aún las que involucran a Israel). [8] El hecho de que Arabia Saudí haya mostrado voluntad de acercamiento a Irán, llegando incluso a invitar al presidente iraní Ebrahim Raisi a una visita de Estado, no aleja a los saudíes del campo sunita al que naturalmente pertenecen.

Condena de Naciones Unidas

Cualquier decisión contra Irán por parte del Consejo de Seguridad de la ONU podría tener impacto en la República Islámica. Los registros de Naciones Unidas que enumeran los ataques terroristas que Irán y sus representantes llevaron a cabo o planearon, así como la persecución interna y la ejecución de los manifestantes contra el régimen, tendrían un impacto significativo.

Dichos registros podrían demostrar que Irán es un estado terrorista, tanto a nivel nacional como internacional. Expondrían el hecho de que varios funcionarios de la República Islámica tienen órdenes de arresto de la Interpol en su contra. Sacarían a la luz que en 1988 y 2019, Estados Unidos sancionó al «verdugo», el ahora presidente de Irán, Ebrahim Raisi, por su papel en la brutal y sangrienta ejecución de miles de presos políticos, entre ellos muchos académicos, en 1988. También expondrían el hecho de que el régimen continúa con actividades subversivas en todo el mundo; para citar algunos ejemplos, estos incluyen: actividades terroristas en América Latina, Europa y en todo el Medio Oriente; empleo de un ejército cibernético dedicado a apuntar a objetivos occidentales; las actividades académicas en Occidente de apologistas del régimen como Hossein Mousavian en la Universidad de Princeton y Mohammad Jafar Mahallati en el Oberlin College; y el funcionamiento de HispanTV, un medio de propaganda en América del Sur.

Sanciones económicas

Las sanciones contra Irán deben ajustarse a la descripción que hace de ellas la ex secretaria de Estado Hillary Clinton: paralizantes. En primer lugar, se deben activar  sanciones que lleven la situación al estado anterior.

Estados Unidos solo se ha estado engañando con sus medidas poco entusiastas. Incluso cuando el presidente Trump se retiró del JCPOA en 2018, dejó intactas varias exenciones a favor de Irán, solo para rescindir algunas de ellas más tarde. Al mismo tiempo, Irán claramente se siente lo suficientemente seguro en algunas situaciones para violar flagrantemente las sanciones, como en el ejemplo del Banco EITRADE, un banco iraní en Hamburgo que ignora las sanciones internacionales.

Además, durante años de sanciones, Estados Unidos transfirió miles de millones de dólares a Irak de la Reserva Federal. Al menos una gran parte de estas transferencias llegaron a Teherán, a través de canales oficiales o no oficiales. Esto se detuvo hace solo unas semanas. Puede haber otros hechos similares en el mecanismo de sanciones que le dan al régimen islámico un salvavidas.[9]

Designación de la Guardia Revolucionaria como grupo terrorista

En 2019, Estados Unidos designó como grupo terrorista a la Guardia Revolucionaria de Irán, que «exporta la revolución» a la región y es responsable de las actividades terroristas en Occidente.[10] Sin embargo, los países europeos no lo hicieron y continúan debatiendo el tema, a pesar de las actividades de la Guardia Revolucionaria en suelo europeo.

De la misma manera, cualquier institución en Occidente que se sepa que está financiada y dirigida por Irán debería ser clausurada. Un ejemplo de este tipo de instituciones es el Centro Islámico de Hamburgo, que está directamente relacionado con la República Islámica y ha sido descrito por la inteligencia nacional de Alemania como «la representación más importante de Irán en Alemania y un importante centro de propaganda».[11]

Acciones Diplomáticas

Las acciones diplomáticas que se pueden tomar incluyen:

  • Condena abierta a la agresión de Irán contra Occidente. Cabe señalar que, incluso cuando Irán amenaza abiertamente con asesinar a funcionarios estadounidenses de alto rango, así como a disidentes que viven en el extranjero, no hubo ninguna condena significativa de Estados Unidos y Occidente.
  • Si bien un llamado abierto a un cambio de régimen en Irán sería problemático, al menos Occidente no debería enviar mensajes tranquilizando al régimen de que no hay intenciones occidentales de cambiar el régimen en Irán, como supuestamente hizo Estados Unidos.
  • Apoyo a las protestas contra el régimen. Por ejemplo, el cambio de nombre de las calles en las que se encuentran las embajadas iraníes en Occidente en honor a Jina (Mahsa) Amini, la mujer kurdo-iraní que murió a manos de las autoridades iraníes.
  • Apoyo a las organizaciones de derechos humanos que denuncian la discriminación y la represión contra las minorías étnicas, las minorías religiosas y, en particular, la comunidad LGBTQ+ por parte de la república islámica.
  • Negativa de diplomáticos occidentales a presentarse en eventos diplomáticos a los que asisten representantes iraníes.
  • Dado que el régimen islámico de Irán ha ejecutado a jugadores de fútbol y luchadores por haber expresado su apoyo a las protestas contra el régimen, los equipos nacionales de fútbol y lucha libre de Irán deben ser sancionados.[12]
  • Apoyo a huelgas comerciales y disturbios laborales en Irán, como fue el caso del sindicato polaco Solidaridad en 1980.[13]
  • Se debe llamar la atención sobre los daños ambientales causados por la República Islámica, como el secado de las fuentes de agua en Esfahan.[14]
  • La refutación de las mentiras flagrantes de la República Islámica. Por ejemplo, se debe denunciar a Irán por su mentira con respecto a la supuesta fatua de Khamenei que prohíbe las armas nucleares. Occidente debe exigir que se presente la «fatua» y se debe condenar enérgicamente a Irán por haber mentido sobre esto durante tanto tiempo. Además, Estados Unidos debe confrontar las mentiras de la República Islámica de que ISIS fue creado por una conspiración estadounidense, que Irán preserva la libertad de navegación en el Golfo Pérsico y que Irán no vende drones a Rusia que se utilizan en Ucrania.

 

Militar

Aunque este documento no recomienda ninguna acción militar, debe recordarse, sin embargo, que solo hubo un momento en que Irán dejó de perseguir por completo su proyecto de armas nucleares. Esto sucedió en 2003, cuando las fuerzas estadounidenses se desplegaron en los vecinos Irak y Afganistán. Ello debería ser alentador, porque demuestra que la acción militar real no es necesaria: la existencia misma de una amenaza militar creíble, e incluso indirecta, en las proximidades de Irán podría ser suficiente.

*Yigal Carmon es presidente de MEMRI; Ayelet Savyon es directora del Proyecto de Estudios de Irán de MEMRI.

 

[1] Según el informe de la AIEA de 2023, se detectaron partículas de uranio enriquecidas hasta en un 83,7 % – cerca del 90 % necesario para producir una bomba atómica – en las instalaciones subterráneas de Fordow en Irán. Teherán dijo que no había intentado enriquecer uranio más allá del 60%. El informe de la AIEA señalaba: «Irán informó a la Agencia que ‘es posible que se hayan producido fluctuaciones no deseadas en los niveles de enriquecimiento durante el período de transición en el momento de poner en servicio el proceso de [60%] producción (noviembre de 2022) o mientras se reemplazaba el cilindro de alimentación’». Reuters.com/world/middle-east/iaea-report-says-discussions-with-iran-ongoing-enrichment-up-84-2023-02-28, 28 de febrero de 2023. Cabe destacar que Irán declara abiertamente que ha enriquecido uranio al 60 %, lo que constituye una violación tanto de las salvaguardias del TNP como del JCPOA, el acuerdo nuclear de 2015. Hubo una violación similar casi dos décadas antes, en 2004, cuando los inspectores de la AIEA encontraron rastros de uranio extremadamente enriquecido en Irán, de un nivel de enriquecimiento reservado para su uso en una bomba nuclear. Teherán dijo en ese momento que todo el uranio altamente enriquecido en sus instalaciones nucleares se debió a la contaminación que ocurrió antes de que llegaran los equipos importados al país, dando a entender que la contaminación podría haberse originado en Pakistán. Nytimes.com/2004/03/11/world/alarm-raised-over-quality-of-uranium-found-in-iran.html, 11 de marzo de 2004.

[2] Es interesante señalar que el 5 de marzo de 2023, justo antes de la reunión de la Junta Directiva de la AIEA, el canal de televisión estatal iraní Ofogh emitió una entrevista con el experto en asuntos exteriores iraní Mohammad Ghaderi en la que dijo que el director de la AIEA, Rafael Grossi es judío y solo fue elegido para su cargo porque tiene el apoyo del «lobby sionista». Véase el video de MEMRI TV No. 10163, Experto iraní en asuntos exteriores Mohammad Ghaderi: “El director general de la AIEA, Rafael Grossi, es judío, elegido debido al apoyo del lobby sionista”, 5 de marzo de 2023.

[3] «Los Sres. [Antony] Blinken, [enviado especial de Estados Unidos para Irán] Robert Malley, [Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad ] Joseph Borrell y [el funcionario de la UE] Enrique More, deben prestar atención a los límites en estos campos, y no deben hacer demandas excesivas, a las que la República Islámica responderá con precisión y cortando cualquier mano que cruce el límite”. Kayhan.ir/fa/news, 4 de marzo de 2023.

[4] El artículo 3 de la declaración conjunta emitida por la AIEA y la Organización de Energía Atómica de Irán el 4 de marzo de 2023 dice: «Irán, de forma voluntaria, permitirá que la AIEA implemente una verificación y seguimiento más adecuados. Las modalidades se acordarán entre las dos partes en el curso de una reunión técnica que tendrá lugar próximamente en Teherán». (Iaea.org/newscenter/pressreleases/joint-statement-by-the-atomic-energy-organization-of-iran-aeoi-and-the-international-atomic-energy-agency-iaea, 4 de marzo de 2023). Cabe señalar que Irán no ha cumplido con ninguna solicitud de la AIEA o la Junta de Gobernadores desde noviembre de 2022.

[5] El mismo día, un dron vinculado a Irán mató a un contratista estadounidense en Siria. Nypost.com/2023/03/24/iran-backed-militants-launch-missiles-on-us-base-in-syria, 24 de marzo de 2023; News8000.com/news/politics/national-politics/sospechoso-de-un-drone-afiliado-iraní-mata-a-un-contratista-estadounidense-y-hiere-a-5-us-miembros-del-servicio-en-el-noreste/article_a004fa2b-0f11-521e-9a92- 6969d57664d9.html, 23 de marzo de 2023.

[6] Esto se ha demostrado en la cooperación de empresas chinas, iraníes y rusas en la producción de drones para la guerra en Ucrania. Wsj.com/articles/u-s-sanctions-iran-drone-suppliers-in-china-shadow-banking-network-46831875, 9 de marzo de 2023.

[7] Este proceso está siendo obstaculizado más intensamente por Qatar, a pesar de que la sede del CENTCOM está en suelo qatarí y es la única razón por la que el minúsculo emirato ha sobrevivido tanto tiempo como país independiente.

[8] Los ejemplos que ilustran este punto incluyen: los Acuerdos de Abraham, a pesar de las afirmaciones de los Emiratos Árabes Unidos de que los acuerdos no están dirigidos contra ningún país específico; la oposición de la Liga Árabe a las ambiciones regionales de Irán; el involucramiento de Israel en Azerbaiyán, que fue elogiada públicamente por el presidente de Azerbaiyán, Aliyev, mientras estaba de pie junto a un dron de fabricación israelí; y la alianza entre Turquía y Azerbaiyán (en particular, las tensiones de Irán con Turquía se han convertido en conflictos armados por el control de territorios en Siria). Otro factor que merece la atención y el apoyo de Estados Unidos es Irak. Después de haber sido un representante iraní de facto durante años, Irak se ha transformado recientemente en una fuente de preocupación para Irán. El primer ministro recién electo de Irak, Muhammad Shia Al-Sudani, que vino del campo pro-iraní, sorprendentemente resultó ser un defensor de la presencia de Estados Unidos en Irak.

[9] En otro ejemplo, los informes sostienen que la aplicación débil de las sanciones por parte de la administración Biden permitió que fluyan a Irán 23 mil millones de dólares. Freebeacon.com/national-security/iran-cashed-in-uring-bidens-first-year-in-office/, 15 de marzo de 2023. Además, el secretario general de la Cámara de Comercio Conjunta Irán-Irak, Hamid Hosseini, afirmó recientemente que la Administración Biden ha concedido una exención de sanciones que permitió a Irak transferir 500 millones de dólares a Irán. Alaraby.co.uk/economy, 10 de marzo de 2023.

[10] State.gov/reports/country-reports-on-terrorism-2019/iran.

[11] Spiegel.de/international/germany/the-long-arm-of-the-mullahs-hamburg-mezque-reportedly-a-hotbed-for-iranian-propaganda-a-ec529b4e-3ffb-4a5c-85e5-d2fccf4bd853 , 25 de octubre de 2022.

[12] Nydailynews.com/opinion/ny-oped-the-olympics-must-ban-iran-20201221-l57c6flgoncerg3xq2675wiudm-story.html, 21 de diciembre de 2020.

[13] Newsweek.com/iranian-laborers-need-our-help-opinion-1528789, 1 de septiembre de 2020.

[14] «Agua, medio ambiente y justicia: el futuro de Irán», número 2, invierno de 2023, publicado por Abananiran.org.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.