Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 20, 2024

La reforma judicial: posiciones a favor, en contra y desde fuera. PARTE 1

PARTE 1: A favor


Israel está atravesando una encrucijada política sin precedentes en sus 75 años de historia. La crisis ha llegado al punto de poner en riesgo incluso al estamento militar, que está tan dividido como el resto de la sociedad.

Nuevo Mundo Israelita ha seleccionado tres textos para poner en perspectiva diferentes puntos de vista: los de quienes apoyan la reforma tal como está planteada, los de quienes la adversan y, para cerrar, la opinión preocupada de un ex embajador de Estados Unidos en Israel

PARTE 1: A favor

Por qué es esencial la reforma judicial

Como todas las democracias liberales, Israel necesita un tribunal fuerte y jueces independientes que protejan el estado de derecho, el buen gobierno y los derechos civiles y humanos.

En las últimas décadas, la Corte Suprema se ha empoderado de una manera que viola completamente el equilibrio entre los poderes del gobierno. Por medio de varias decisiones, la Corte Suprema ha cambiado las reglas del juego y se ha arrogado competencias que no le correspondían, algunas de ellas excepcionales según los estándares internacionales.

Contra el concepto básico del estado de derecho según el cual la Corte juzga de acuerdo con las reglas establecidas por la legislatura, la Corte Suprema de Israel ha diseñado sus propias reglas y ha asumido unilateralmente un poder no autorizado, sin ninguna legitimidad pública. Paralelamente, la Corte ha adoptado la posición de que “todo es justiciable”, convirtiéndose en el único juez en casi todas las controversias públicas y políticas, grandes o pequeñas. La Corte ha interferido en temas de política exterior, seguridad, política económica e incluso en quién puede recibir el Premio Israel, el mayor reconocimiento que se otorga en el país.

Muchas decisiones controvertidas tomadas en el pasado por funcionarios electos, como el avance de los asentamientos judíos, la financiación de eventos en apoyo del terrorismo o el llamamiento a boicots contra Israel, o incluso decisiones sobre la imposición de impuestos, beneficios fiscales, prisiones privadas o el aumento de los precios de alimentos esenciales, se han convertido en cuestiones que se llevan a la decisión final de la Corte.

La Corte Suprema ha inventado nuevas bases legales para revisar la razonabilidad de las acciones del gobierno, e incluso para descalificar sus nombramientos. Ha adoptado interpretaciones que le permiten desviarse de la ley y de la intención del legislador. Ha creado nuevos poderes ex nihilo con el fin de derogar leyes en virtud de las Leyes Básicas, tras declarar por su propia autoridad que las Leyes Básicas son una Constitución, el único caso de este tipo en el mundo.

La Corte ha adoptado la posición de que “todo es justiciable”, convirtiéndose en el único juez en casi todas las controversias públicas y políticas, grandes o pequeñas

Últimamente, los jueces de la Corte Suprema han comenzado a avanzar la idea de que están autorizados a interferir incluso en las propias Leyes Básicas, o a derogar leyes en virtud de principios que no aparecen en la legislación, ideas que son completamente rechazadas en otros países democráticos.

Este proceso ha cambiado por completo el estatus y el papel de la Corte Suprema. En lugar de que la Corte revise y verifique las decisiones ilegales tomadas por funcionarios públicos o entidades gubernamentales —un papel fundamental en un país democrático—, se ha convertido en la entidad que decide sobre la política en lugar de los funcionarios electos y los organismos autorizados. Incluso si el Tribunal decide no involucrarse en todas las decisiones, tiene la capacidad de hacerlo.

La Corte Suprema ha trasformado a los asesores legales —de manera unilateral y sin base legal alguna— en funcionarios con derecho a veto sobre las decisiones gubernamentales. Como resultado, estos asesores interfieren en la política desde sus primeras etapas, no por razones legales sino por razones de “razonabilidad”, “proporcionalidad” y otros motivos ambiguos desarrollados o adoptados por el Tribunal. Hoy, los asesores legales afirman que pueden bloquear la legislación gubernamental a la que se oponen, e incluso impedir que la Knesset regule sus poderes. Un ministro que decida actuar en contra de su asesoría legal se encontrará defendiéndose en los tribunales sin representación legal, e incluso en una situación en la que el Fiscal General argumentará en su contra. Simplemente no hay comparación en ninguna parte del mundo.

Una situación en la que las decisiones de importancia pública son tomadas por juristas y no por funcionarios electos viola los principios democráticos básicos del gobierno de la mayoría, y la capacidad de los individuos para influir en la política a través de la elección de funcionarios electos; una situación en la que el Tribunal tuerce todas las leyes, decide sobre el contenido de las Leyes Básicas a través de las cuales anula la legislación, e incluso coquetea con la posibilidad de derogar Leyes Básicas, viola el principio del estado de derecho; y principalmente, un Tribunal que actúa sin legitimidad pierde la confianza pública y no puede cumplir con sus funciones sociales cruciales.

Estos procesos violan los mecanismos democráticos, el buen funcionamiento de los poderes públicos y el derecho de cada uno de nosotros a influir en nuestro destino en una sociedad democrática.

Las reformas legales anunciadas por el ministro de Justicia, Yariv Levin, buscan sanar el sistema gubernamental en Israel y equilibrar las relaciones entre los poderes. Pretende dar una respuesta integral y básica a las fallas antes mencionadas. Busca regular las reglas del juego y los equilibrios entre los poderes en Israel, para el buen funcionamiento de los tres poderes, para el bien de los ciudadanos de Israel y para la fortaleza del Estado de Israel.

La falta de control de los poderes de la Corte Suprema está en la raíz de la reforma judicial

Hay muchas diferencias importantes entre Israel y Canadá. Los canucks se están congelando actualmente en sus parkas y gorros, mientras que los israelíes todavía usan pantalones cortos y sandalias. Los canadienses juegan al hockey, mientras que los israelíes prefieren el matkot. Canadá tiene una separación de poderes consagrada en una Constitución que fue adoptada a través de una consulta pública, mientras que Israel tiene una Corte Suprema todopoderosa que sirve como alternativa legislativa y ejecutiva. Esta falta de controles sobre los poderes de la Corte Suprema se encuentra en la raíz de la causa de la reforma judicial.

El consejo editorial de The Jerusalem Post argumentó recientemente que la cláusula de anulación de Canadá es un ejemplo inapropiado para Israel, ya que este último, a diferencia de Canadá, no tiene Constitución. La cláusula de anulación de Canadá se aprobó para brindar a las provincias, una entidad minoritaria, protección del poder federal. Mientras, en Israel, la Corte Suprema se erige como el único control contra la tiranía del gobierno.

En verdad, es precisamente la falta de Constitución en Israel lo que requiere la cláusula de anulación. La extralimitación de la Corte Suprema se siente en todos los campos de la política israelí, desde la seguridad hasta la inmigración, los asuntos exteriores y la religión.

Las democracias tienen una serie de mecanismos que controlan todas las ramas del gobierno: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Las limitaciones del Tribunal incluyen una definición clara de las autoridades, control político sobre el nombramiento de jueces y asesores legales, y una doctrina de restricción judicial. De hecho, la Knesset ya está restringida, mientras que la Corte Suprema no tiene controles institucionales.

La extralimitación de la Corte Suprema se siente en todos los campos de la política israelí, desde la seguridad hasta la inmigración, los asuntos exteriores y la religión

Como generalización, hay dos tipos de sistemas democráticos. En sistemas parlamentarios como el Reino Unido o Nueva Zelanda, la legislación parlamentaria está exenta de revisión judicial. En las democracias constitucionales, como Estados Unidos, Canadá o Alemania, la Constitución es la ley suprema del país y las leyes que la infringen pueden ser derogadas. Israel pertenece a la familia de las democracias parlamentarias. La cláusula de anulación, por lo tanto, es un compromiso entre la derogación del control judicial y la adopción de un modelo constitucional.

Considérese la diferencia en los procesos constitucionales entre Canadá e Israel. Antes de la adopción de la Carta Canadiense de Derechos y Libertades en 1982, la legislación no podía ser anulada. El paso de un sistema parlamentario a uno constitucional fue un proceso largo que requirió el consentimiento público.

En 1980, el entonces primer ministro Pierre-Elliott Trudeau inició el extenso proceso de redacción de una Constitución. Trudeau convocó dos veces a los primeros ministros de las provincias para llegar a un acuerdo. El Parlamento realizó una consulta pública y escuchó cerca de 1500 comunicaciones escritas y orales. Finalmente, en 1982, la Carta fue aprobada con amplio apoyo público. La Corte Suprema comenzó poco después a revisar la legislación sobre la base de los derechos constitucionales.

Esto contrasta con la supuesta base para la reforma constitucional en Israel. La “constitución” de Israel fue creada por su Corte Suprema. La Ley Básica de Libertad y Dignidad Humana fue aprobada en 1992 por una minoría de miembros del Knesset, y estuvo precedida por muy poca discusión o participación pública. Cuando se aprobó la Ley Básica, el presidente de la Corte Suprema, Aharon Barak, declaró en la famosa “Decisión Mizrahi” de 1995 que había ocurrido una “revolución constitucional”, y que la Corte ahora podía derogar leyes. Sería difícil encontrar otra Constitución cuyo nacimiento fuera anunciado por una Corte Suprema.

Canadá tiene muchos controles sobre su Corte Suprema que no existen en Israel. En Canadá los jueces federales son nombrados por el primer ministro, como en la gran mayoría de los países democráticos. En Israel, los políticos son una minoría en el comité de selección, esencialmente otorgando a los jueces un veto sobre los candidatos a la Corte Suprema.

En Canadá, el fiscal general es miembro del Parlamento y, paralelamente, se desempeña como ministro de Justicia. Él y su adjunto sirven a discreción del primer ministro, quien puede reemplazarlos o despedirlos a voluntad. Sus poderes están definidos en la Constitución. Por el contrario, el fiscal general de Israel es designado por un comité profesional.

Las democracias tienen una serie de mecanismos que controlan todas las ramas del gobierno: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. De hecho, la Knesset ya está restringida, mientras que la Corte Suprema no tiene controles institucionales

Varios jueces de la Corte Suprema han dictaminado que su opinión es vinculante para el gobierno, y que son los representantes exclusivos del gobierno ante los tribunales. Los tribunales y los asesores legales trabajan en conjunto para restringir las políticas gubernamentales. Por supuesto, estos poderes extremadamente significativos no están definidos en ninguna parte de la ley.

Finalmente, la Corte Suprema de Canadá acepta en principio que hay cuestiones en las que no es apropiado que los tribunales se involucren, a saber, cuestiones de política social, económica y exterior. En Israel, “todo es justiciable”.

Israel no es Canadá. Canadá tiene una Constitución y equilibra su Corte a través del control político de los nombramientos judiciales y de asesores, y tiene una cultura legal de moderación. En Israel, la Corte Suprema es el arquitecto y árbitro de la Constitución. Prácticamente no hay controles institucionales sobre la Corte Suprema.

La cláusula de anulación es, por tanto, un compromiso entre el modelo británico de supremacía parlamentaria y el modelo constitucional. El Tribunal continuará revisando la legislación, pero la Knesset tendrá la última palabra en circunstancias excepcionales. Esto fortalecerá, no dañará, a la democracia israelí.

*Aharon Garber: abogado egresado de Herzog College y la Universidad Hebrea de Jerusalén, actualmente cursa un doctorado.
*Avraham Shalev: Científico político por la Universidad McGill de Canadá; abogado con maestría en Estudios del Medio Oriente por la Universidad de Bar Ilán.
Fuente: artículos publicados en Kohelet Policy Forum (https://en.kohelet.org.il/).
Traducción Sami Rozenbaum / Nuevo Mundo Israelita

PARTE 2   https://porisrael.org/2023/03/30/la-reforma-judicial-posiciones-a-favor-en-contra-y-desde-fuera-parte-2/

PARTE 3   https://porisrael.org/2023/03/30/la-reforma-judicial-posiciones-a-favor-en-contra-y-desde-fuera-parte-3/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.