Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes febrero 23, 2024

La reforma judicial: posiciones a favor, en contra y desde fuera. PARTE 2

Los reformadores judiciales afirman querer democracia, lo cual requiere compromiso, requiere confianza. ¿Por qué, entonces, comenzaron con una versión tan extrema de su reforma?


PARTE 2: En contra

Anatomía de una reforma que se auto-saboteó

“Quizá la más común de todas las tácticas de negociación dura”, escribe el profesor de derecho de Harvard Robert Mnookin, es lo que él llama “exigencias extremas seguidas de concesiones pequeñas y lentas”.

En su libro Más allá de ganar, Mnookin, un destacado experto en negociación, expone las ventajas de comenzar con una oferta extrema: lo protege de “subestimar lo que la otra parte podría estar dispuesta a conceder”. También ofrece “ventajas de anclaje”: un fenómeno bien estudiado, por el cual simplemente pronunciar una posición extrema modifica las expectativas de la otra parte a su favor. Es especialmente útil cuando la otra parte no parece tener un sentido claro de sus propios objetivos (¿suena familiar?).

Sin embargo, a pesar de estas ventajas, Mnookin desaconseja la táctica. Puede ser útil cuando las negociaciones son extremadamente simples, como regatear un precio. Pero en negociaciones complejas, con muchos aspectos fluidos y partes interesadas, comenzar con una posición extrema quema cualquier confianza que inicialmente hubiera.

Y eso puede ser desastroso. Las negociaciones complicadas requieren un toma y daca en múltiples frentes, rindiéndose en un tema para avanzar en otro. No puede suceder sin la confianza de que el primero será correspondido por el segundo.

Por lo tanto, la táctica de la posición extrema tiene un “importante inconveniente”, escribe Mnookin: “Disminuye la posibilidad de que se haga un trato, incluso cuando podría ser posible. Si una oferta es demasiado extrema o las concesiones son demasiado lentas, la otra parte podría concluir que el oferente no es razonable y no se toma en serio la negociación de un acuerdo. Es posible que simplemente se vaya… La mayoría de los negociadores esperan algo de fanfarronería, pero las frustraciones que implica lidiar con ofertas extremas pueden dañar la relación entre las partes. Aunque algunos negociadores pueden comenzar jugando este juego y luego pasar a un enfoque de resolución de problemas, otros han envenenado tanto su relación con la otra parte que un cambio se vuelve imposible”.

Una inmersión en la literatura profesional sobre tácticas de negociación ofrece un comentario revelador sobre el estado actual de la política israelí. Comenzar con un “reclamo extremo” es parte del curso en la Knesset. De hecho, la reorganización judicial del gobierno, que ahora está perturbando la vida pública israelí, ha sido descrita como una estrategia de posición extrema por parte de sus propios partidarios.

La reforma que nadie quiere

Como se ha analizado exhaustivamente, la reforma en su versión actual no solo “reequilibra” los poderes del Poder Judicial en un sistema más amplio de pesos y contrapesos con el poder Legislativo y el Ejecutivo. Borra por completo la capacidad del Poder Judicial para controlar a las otras ramas. Y en un sistema en el que la Legislatura es famosa por su debilidad —la mayoría de los legisladores son designados por los mismos líderes de los partidos que conforman el Poder Ejecutivo— el resultado, temen los críticos, será una demolición efectiva de cualquier control significativo sobre el poder del gobierno.

La reforma es así una posición de oferta extrema por excelencia. Y esa ha sido la suposición de la derecha política: que nunca tuvo la intención de pasar “tal como está”.

Según los defensores del gobierno, todo es táctico. La reforma fue impulsada sin cambios en la primera de tres votaciones en la Knesset, para mostrar la fuerza de la coalición antes del inevitable proceso de negociación. Luego, el gobierno se aferró obstinadamente a un ritmo legislativo frenético, negándose a pausar o retrasar la legislación en cualquiera de los muchos proyectos de ley de reforma para permitir conversaciones con la oposición, pero solo como una táctica para mantener a la oposición con la guardia baja.

Una reforma que parece estar lista para aprobarse tal como está, la derecha y sus aliados continúan insistiendo, no está destinada a aprobarse tal cual, sino a someterse a cambios importantes que preserven los controles y equilibrios y mantienen la democracia de Israel.

En cualquier momento.

Una lectura atenta de las cartas y peticiones de la derecha revela un hecho curioso: ninguna de ellas expresa su apoyo a la reforma “tal como está”. Casi sin excepción, no hay grandes expresiones de apoyo a los cambios que actualmente se están votando en la Knesset. El apoyo siempre se expresa como un respaldo de principios de alguna forma de reforma judicial, de un compromiso que aún no se ha materializado

De hecho, durante el mes pasado, cuando a la oposición a la reforma se unieron las peticiones de economistas de renombre, cientos de politólogos y filas crecientes de reservistas de las FDI y exjefes de la defensa, todos advirtiendo de sus peligros, la derecha israelí comenzó a contraatacar con peticiones propias. Se publicaron cartas de economistas y profesores conservadores y exfuncionarios de seguridad que criticaban a los manifestantes y expresaban su apoyo a la reforma. Mientras la oposición resonaba en The New York Times, estos partidarios de la reforma judicial aparecieron repetidamente en las páginas de The Wall Street Journal.

Sin embargo, una lectura atenta de las cartas y peticiones de la derecha revela un hecho curioso: ninguna de ellas expresa su apoyo a la reforma “tal como está”. Casi sin excepción, no hay grandes expresiones de apoyo a los cambios que actualmente se están votando en la Knesset. El apoyo siempre se expresa como un respaldo de principios de alguna forma de reforma judicial, de un compromiso que aún no se ha materializado.

Estas expresiones derechistas de “apoyo”, entonces, son en realidad llamadas al diálogo. No expresan apoyo a la reforma en sí, sino fe en las intenciones democráticas de los reformadores. De hecho, cuando se cuestionan los detalles de la reforma, muchos de sus más fervientes defensores públicos de repente se convierten en críticos.

En el Kohelet Policy Forum, cuyos expertos ayudaron a dar forma a la legislación, el apoyo a la reforma ahora casi siempre se expresa en términos condicionales. Michael Sarel, el principal economista del grupo de expertos, hizo públicas la semana pasada advertencias sobre las consecuencias potencialmente nefastas de la reforma para la economía de Israel y sus instituciones democráticas si se aprueba tal como está.

La crítica de Sarel procede de lo más profundo del discurso conservador crítico con la Corte Suprema. Los reformadores, escribió, “tienen razón en sus críticas a las fallas en el sistema de frenos y contrapesos del régimen actual en Israel. También tienen razón al culpar principalmente de estos defectos al activismo judicial que se ha desarrollado en Israel en las últimas décadas”. Pero los reformadores están “equivocados al presentar esta reforma como una corrección que restablecerá los equilibrios y frenos adecuados y asegurará la separación de las autoridades gubernamentales”.

No se anduvo con rodeos. La reforma, nuevamente, si se aprueba tal como está, otorga al gobierno un poder ilimitado, y podría “usar ese poder para aumentar las posibilidades de su supervivencia política. No por casualidad el lema ‘el poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente’ llegó a ser tan aceptado en la filosofía política y la ciencia política”.

¿Y si, dicen, la versión extrema no es una táctica, y es el objetivo? ¿Qué pasa si esa es la razón por la que los reformadores se niegan a detenerse para negociar? ¿O la razón por la que Yariv Levin se ha negado a entrevistarse en la prensa durante dos largos meses? ¿O la razón por la que tantos proyectos de ley antiliberales, especialmente de los partidos ultraortodoxos, están ahora en fila esperando la era posterior a la reforma?

Voces incluso más a la derecha que la de Sarel, que se han negado a hablar públicamente en contra de la reforma, dicen cosas casi idénticas a puerta cerrada.

Y a medida que el coro de tales críticas se ha vuelto más intenso, el ministro de Justicia, Yariv Levin, y el presidente del Comité de Leyes de la Knesset, Simja Rothman, los principales autores políticos de la reforma, repiten cada vez con más insistencia que han estado abiertos al compromiso desde el principio. Que han instado a la oposición a que acuda a la mesa de negociaciones y la han criticado por negarse a hacerlo.

Pero se han negado rotundamente a hacer lo único que exige la oposición para que comiencen las conversaciones: reducir la vertiginosa velocidad de la legislación.

Desde su perspectiva, la oposición tiene razón al exigir un congelamiento. Si a las negociaciones no se les da el tiempo necesario para llevarlas a cabo con seriedad y considerar adiciones sustantivas, incluidos, de manera crucial, nuevos controles que puedan reemplazar a una Corte debilitada, entonces equivaldrá a poco más que una legitimación de la versión extrema.

Sin embargo, Levin y Rothman son reacios a detener el proceso, y su razonamiento es igualmente sólido: la agenda política israelí es una secuencia interminable de situaciones de emergencia: terrorismo, disputas políticas desestabilizadoras, tensiones regionales, turbulencia económica, etc. Si la reforma se detiene, la pura inercia política en otros ámbitos puede significar que nunca se reinicie.

Y así, una reforma que nadie dice querer “tal como está”, sin embargo, avanza sin cambios y a toda velocidad.

El medio es el mensaje

Y he aquí la mala noticia: esa es la versión de esta historia que están contando los partidarios de la reforma.

Hay una versión menos generosa, la que cree la mayoría de la oposición. ¿Y si, dicen, la versión extrema no es una táctica, y es el objetivo? ¿Qué pasa si esa es la razón por la que los reformadores se niegan a detenerse para negociar? ¿O la razón por la que Yariv Levin se ha negado a entrevistarse en la prensa durante dos largos meses? ¿O la razón por la que tantos proyectos de ley antiliberales, especialmente de los partidos ultraortodoxos, están ahora en fila esperando la era posterior a la reforma?

¿Qué pasaría si el propósito de la reforma nunca fue fortalecer la democracia mediante la diversificación de los controles y contrapesos (si se tratara de eso, lo haría), sino eliminar el último control significativo sobre una rama ejecutiva que ya se volvió demasiado poderosa con unas obedientes facciones en la Knesset y una coalición unificada y leal?

Incluso si Levin y Rothman, dos defensores de toda la vida de la reforma judicial, están actuando con seriedad, en última instancia son servidores de jefes antiliberales o socios de coalición que siguen revelando su antiliberalismo en una interminable letanía de escándalos producidos por el gobierno actual, a partir de la legislación de Shas que impondría una sentencia de prisión de seis meses a las mujeres vestidas inmodestamente en el Muro de los Lamentos, a la sugerencia hecha dos veces por Betzalel Smotrich de que la ciudad palestina de Huwara sea quemada hasta sus cimientos (ambas veces se retractó, pero solo después de intensas protestas públicas).

Mientras tanto, los llamamientos para que los reformadores legislen algunos derechos fundamentales que faltan en la ley israelí, como el derecho a la libertad de expresión, simplemente como una señal de sus intenciones democráticas, han sido rechazados.

La decisión de adoptar la estrategia de posiciones extremas ha resultado ser desastrosa. Si la intención era democrática, entonces sus tácticas convencieron a la mitad del país de lo contrario. Si la intención nunca fue democrática, entonces en términos tácticos puros generó tontamente una resistencia cuya resiliencia e intensidad tomó a la coalición con la guardia baja

Y sigue y sigue una docena más de ejemplos de este tipo. A cualquiera que no esté preparado por afinidad política para darle el beneficio de la duda, ¿qué argumentos ha dado la coalición para demostrar que sus intenciones son dignas de confianza?

Entonces, ¿son los impulsores del cambio judicial, como afirman sus partidarios, demócratas que se hacen pasar por autoritarios como táctica de negociación, o autoritarios que se hacen pasar por demócratas para despistar a la oposición?

No pocos comentaristas israelíes han notado que cualquiera de las interpretaciones de sus acciones termina en el mismo lugar: que están mintiendo. La única pregunta es: ¿A quién?

La decisión de adoptar la estrategia de posiciones extremas ha resultado ser desastrosa. Si la intención era democrática, entonces sus tácticas convencieron a la mitad del país de lo contrario. Si la intención nunca fue democrática, entonces en términos tácticos puros generó tontamente una resistencia cuya resiliencia e intensidad tomó a la coalición con la guardia baja.

Parece apropiado recurrir una vez más a una voz desde lo más profundo de la derecha israelí, a un ávido y veterano partidario de la reforma judicial que, sin embargo, ve una falla fundamental en la estrategia actual del gobierno. Yehuda Yifraj dirige la sección legal del periódico conservador Makor Rishon. En una publicación reciente, argumentó que la crisis jurídico-constitucional es eminentemente solucionable, pero la política puede no serlo. “La buena noticia es que es posible resolver la crisis constitucional, ya que las brechas entre los lados son resolubles. La noticia menos buena es que para resolver esa crisis constitucional hay que sanar la crisis emocional, y ese es un reto mucho más complicado. Porque nunca ha habido una brecha tan grande entre la sustancia y la forma; tanta distancia entre el contenido y la retórica; una fractura tan grande que separa la luz y la vasija”.

Continúa Yifraj: “Es vital hablar de emociones antes que hablar de contenido. Porque la reforma judicial es un acontecimiento que sucede en dos planos paralelos de coordenadas: el primero es jurídico-constitucional, el segundo afectivo-identitario. El primero trata de cuestiones de derecho constitucional: separación de poderes, nombramiento de jueces, anulación de leyes, razonabilidad, poderes del fiscal general. El segundo trata sobre el carácter y la identidad, con la división entre los que quieren en Estado más ‘judío’ y los que lo quieren más ‘democrático’. Para acentuar la legitimidad para el cambio en la primera arena, la derecha no pudo resistir la tentación de incendiar la segunda. Pero la derecha no esperaba que las llamas subieran tan alto; la izquierda, temerosa de la segunda [es decir, que su identidad está bajo ataque], está en una guerra amarga para prevenir la primera. La izquierda, aterrorizada de perder su mundo en un instante, está quemando puentes al hablar de lo primero, y en cualquier momento habrá violencia en las calles”.

Algo se está rompiendo en el país que puede no ser fácil de reparar. Y se está rompiendo porque los propios reformadores parecen haber hecho todo lo que estaba a su alcance para socavar la confianza en sus intenciones y objetivos últimos

Al final, argumenta, la derecha inició una guerra innecesaria. “Si la derecha hubiera hecho bien su trabajo, habría invertido mucho más tiempo y pensamiento en crear un proceso ordenado, público y trasparente, y aclararía que sus intenciones son crear una reforma que preserve la separación de poderes y equilibre la gobernabilidad con derechos individuales; si la derecha hubiese actuado sabiamente, no habría ampliado el frente de guerra y cargado en paralelo con toda una serie de proyectos de ley dementes, algunos amenazantes y otros simplemente oportunistas, que no tienen conexión con los valores de una derecha responsable”, concluye Yifraj.

Los autores de la reforma son personas extraordinariamente confiadas, que se embarcaron en este esfuerzo convencidas de que no había ángulos en el problema que no hubieran trazado cuidadosamente. Por lo tanto, creían que el pánico de la centro-izquierda era una función de la histeria, o tal vez (como argumenta Netanyahu) una estrategia para evitar no solo la reforma extrema sino cualquier reforma.

Muchos otros de la derecha no están tan seguros. Algo se está rompiendo en el país que puede no ser fácil de reparar. Y se está rompiendo porque los propios reformadores parecen haber hecho todo lo que estaba a su alcance para socavar la confianza en sus intenciones y objetivos últimos.

Hay costos por emplear incorrectamente una estrategia de posición extrema, y esos costos se magnifican cuando hay mucho en juego. El principal de ellos es la pérdida de confianza, el riesgo de haber “envenenado tan profundamente su relación con la otra parte” que el compromiso se vuelve imposible. El país, como dice Yifraj, está en llamas, y ni siquiera está claro que los pirómanos excesivamente inteligentes que lo iniciaron estén buscando un camino para salir del despeñadero.

*Analista senior de The Times of Israel.
Fuente: The Times of Israel. Traducción Sami Rozenbaum / Nuevo Mundo Israelita

PARTE1      https://porisrael.org/2023/03/29/la-reforma-judicial-posiciones-a-favor-en-contra-y-desde-fuera/

 PARTE 3   https://porisrael.org/2023/03/30/la-reforma-judicial-posiciones-a-favor-en-contra-y-desde-fuera-parte-3/

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.