Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes mayo 24, 2024

Científicos israelíes desarrollan una vacuna para el “pan-coronavirus” utilizando IA

Los investigadores aplican IA a una base de datos única de muestras de sangre de trabajadores de la salud para determinar el mejor antígeno para proteger contra múltiples patógenos y variantes.


El Instituto de Investigación de Pandemias de Sheba ( SPRI ) se está asociando con los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH), el Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed y la compañía farmacéutica Sanofi para desarrollar una vacuna de refuerzo contra el coronavirus.

«SPRI es el complemento perfecto para nuestro equipo en el Centro de Investigación de Vacunas con un  objetivo compartido de predecir y comprender el futuro de las infecciones», dijo el Prof. Daniel Douek, jefe de la Sección de Inmunología Humana, Centro de Investigación de Vacunas, NIH, y científico principal. asesor de la SPRI.

 

“Juntos, descubriremos nuevas formas de generar vacunas, anticuerpos monoclonales y pruebas para virus que podrían cambiar las reglas del juego para nuestra preparación ante una pandemia”.

El centro del esfuerzo será el extraordinario banco de muestras de sangre del Centro Médico Sheba. Antes que COVID llegara a Israel, Sheba comenzó a extraer y catalogar muestras de sangre de sus 10.000 miembros del personal. A medida que avanzaba la pandemia, el hospital continuó extrayendo muestras de sangre y recopilando datos. El seguimiento cuidadoso y la selección de la información demográfica y de vacunación y enfermedad de COVID de los proveedores de muestras es muy valioso para SPRI y sus socios en la investigación y respuesta global de COVID.

El Instituto de Investigación de Pandemias de Sheba ( SPRI ) se está asociando con los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH), el Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed y la compañía farmacéutica Sanofi para desarrollar una vacuna de refuerzo contra el coronavirus.

El proyecto conjunto, anunciado el miércoles, tiene como objetivo producir una vacuna que proteja contra una variedad de coronavirus, incluidas variantes del SARS-CoV-2, que causó la pandemia mundial que comenzó a principios de 2020. La plantilla de investigación para desarrollar la vacuna también puede aplicarse a otros virus, incluida la influenza, con el objetivo de prevenir futuras pandemias.

“Juntos, descubriremos nuevas formas de generar vacunas, anticuerpos monoclonales y pruebas para virus que podrían cambiar las reglas del juego para nuestra preparación ante una pandemia”.

La profesora Gili Regev-Yochay, directora de SPRI y la Unidad de Control y Prevención de Infecciones en el Centro Médico Sheba, le dijo a The Times of Israel que la vacuna no estaría lista para el otoño, pero con suerte para mediados de 2024.

“La vacuna en la que estamos trabajando cubrirá todo tipo de coronavirus y todas las variantes de COVID [incluida] la cepa Delta que circula ahora en India. Y si surge algún tipo de nueva cepa de eso, entonces es importante que tengamos algo para eso”, dijo Regev-Yochay.

“También están las variantes emergentes más comunes en este momento, como la subvariante XBB Omicron. Algunos llaman XXB ‘SARS-CoV-3’ porque es tan diferente de la cepa ancestral original que tememos que las personas no tengan una buena inmunidad”, dijo.

La FDA anunció el 15 de junio que las vacunas COVID para el otoño deberían ser para la variante Omicron XBB.1.5.

“Pero no sabemos hacia dónde continuará, por lo que la idea detrás de lo que estamos desarrollando es tener algo que cubra todo esto, más SARS-CoV-1, MERS y otros coronavirus que puedan surgir”. -dijo Yochay.

Prof. Gili Regev-Yochay, directora del Instituto de Investigación de Pandemias de Sheba y de la Unidad de Prevención y Control de Infecciones del Centro Médico de Sheba. (Cortesía del Centro Médico Sheba)

La vacuna podría ajustarse a medida que surjan nuevos virus y variantes, pero debe prepararse adecuadamente.

“Es complejo. Es por eso que usar los datos de la corte de trabajadores de la salud de Sheba, que se actualizan constantemente, es tan útil”, dijo Regev-Yochay.

Además de las muestras de sangre proporcionadas mensualmente por los individuos, la base de datos contiene información sobre exactamente a qué estuvo expuesto cada individuo y cuándo.

“Sabemos si una persona recibió dos vacunas y luego se infectó [con COVID] y luego recibió una tercera vacuna. O si una persona recibió cuatro vacunas y nunca se infectó, o una vacuna de rescate personal, se infectó dos veces, y así sucesivamente”, dijo Regev-Yochay.

Explicó que esto permite a los investigadores asociados crear un mapa antigénico. En lugar de observar la genética de las diversas cepas de COVID, los investigadores están utilizando el mapa antigénico para percibir cómo los anticuerpos producidos neutralizan y previenen la infección. Una vez que todo esté planeado, los investigadores aplicarán inteligencia artificial a los datos para determinar el antígeno neutralizante más amplio y utilizarlo para producir la próxima vacuna.

“La vacuna podría producirse a través de la tecnología de ARNm, pero no necesariamente”, dijo Regev-Yochay.

Israel cooperó estrechamente con Pfizer para llevar las vacunas COVID a los brazos de los israelíes en diciembre de 2020, antes que los ciudadanos de la mayoría de los demás países.

Sobre la cooperación con Sanofi, Regev-Yochay dijo: “Estaremos encantados de conectarnos con cualquier compañía farmacéutica… También tenemos proyectos con Pfizer y Moderna. Trabajamos con quien quiera promover vacunas contra diferentes patógenos”.

Regev-Yochay dijo que era demasiado pronto para determinar con qué frecuencia se deberá administrar una vacuna contra el coronavirus.

“Estamos hablando de un patógeno respiratorio, que no es como algo que se contrae una vez en la vida, como el sarampión. Entonces, de manera realista, no estamos hablando de un solo disparo. Será una vacuna que la gente tendrá que recibir más de una vez, pero en este momento es imposible saber si será una vez al año [como una vacuna contra la gripe], una vez cada dos años o con otra frecuencia”,  -dijo Yochay.

“En este momento, la atención se centra en identificar el antígeno correcto para la vacuna y ver qué tipo de resultados de inmunidad obtenemos. Esos resultados nos ayudarán a saber con qué frecuencia será necesario administrar la vacuna”, dijo.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.timesofisrael.com/sheba-pandemic-research-institute-and-partners-developing-pan-coronavirus-vaccine/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.