Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves febrero 22, 2024

Peron Y El Nazismo. Luces Y Sombras


Es muy importante investigar cuál fue la postura de Argentina durante las dos presidencias del General Juan Domingo Perón (en adelante Perón), la primera de ella desde el 4/6/1946 hasta 4/6/1952 y la segunda desde esa fecha hasta el 16/9/1955, en que fuera derrocado por un golpe militar. Si bien es cierto que hubo una tercera presidencia de Perón en Argentina desde el 12/10/1973 hasta el 1/7/1974 fecha en la cual murió. Este artículo se enfoca básicamente en las dos primeras presidencias, porque es durante ese período que podemos encontrar información y datos para analizar y poder concluír si era fascista, nazi, simpatizante de los nazis o cualquier otra variante de esas ideologías.

Perón se desempeñó como agregado militar en la embajada de Argentina en Italia desde el año 1939 hasta el año 1941. En esa época Mussolini encabezaba un gobierno fascista y totalitario que fuera conocido como fascismo italiano y liderando el Partido Fascista. Perón era admirador de Mussolini y no hay dudas que las posturas de Mussolini eran compartidas por Perón. Mussolini exaltaba entre otras el nacionalismo, el expansionismo y el anticomunismo y ejercía una enorme propaganda política fascista y arengaba a las multitudes y a las masas que se congregaban para seguirlo, con enormes cargas simbólicas en dichas concentraciones. Gran parte de ese modelo de liderazgo fue emulado por Perón en Argentina. Es importante señalar que el fascismo es una ideología totalitaria que considera a la democracia liberal como obsoleta y quiere una sociedad movilizada y unificada en un estado de partido totalitario único. Según el fascismo debe haber un líder fuerte que puede ser un dictador para crear la unidad nacional y apela al militarismo, a la disciplina y no tolera los disensos políticos.

Perón integró en el año 1942 el Grupo de Oficiales Unidos (GOU) que era una logia nacionalista, anticomunista y de simpatías con los germanos que derroca al presidente Ramón Castillo el 4/06/1943. El GOU quería terminar con el fraude de la “década infame” y evitar que el movimiento obrero se inclinara hacia la izquierda. No hay dudas que Perón era fascista, pero ello no lo encasilla como nazi ni antisemita a pesar que el nazismo abreva en el fascismo para el esquema de organizar las sociedades. Perón también era admirador de la Kriegsmacht (potencia militar) alemana y todo el militarismo alemán.

Gran parte de las Fuerzas Armadas Argentinas eran admiradoras de Alemania y muchos integrantes del Ejército también apoyaban y admiraban a Hitler, a punto tal que sentían simpatías por las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial. Las potencias del Eje eran Alemania, Italia y el Imperio de Japón que estaban unidos por el Pacto Tripartito firmado en Berlín el 27/9/1940, Pacto al que después se unen Hungría, Rumania, Bulgaria, Croacia y Yugoslavia. Perón consideraba una “infamia” los juicios de Nüremberg que se efectuaron a los criminales de guerra nazis, según Uki Goñi autor de “La Auténtica Odessa” en una entrevista que le realiza Deutsche Welle el 17/5/2007.

En el año 1951 Perón expropia el Diario “La Prensa” (que tenía una edición diaria semanal de 400.000 ejemplares que se elevaba a 500.000 ejemplares los días Domingo) por considerar a dicha publicación “oligárquica, antiargentina, antiobrera y extranjerizante, puesta al servicio de los intereses capitalistas” según refiere el Secretario de la Confederación General del Trabajo (CGT) Sr. José Espejo y citado por Mariano Caucino en la publicación de Infobae del 18/2/2021. El periódico fue devuelto a los antiguos dueños en el año 1956 después que Perón fuera derrocado. Se nombra como director del suplemento literario La Prensa, al escritor César Tiempo, cuyo nombre verdadero era Israel Zeitling (judío ucraniano). César Tiempo desempeña este cargo hasta el año 1955 en que fuera derrocado Perón. La expropiación de La Prensa expone un gobierno peronista de carácter autocrático que no toleraba el disenso. Este ataque a la libertad de prensa provocó una catarata de críticas en diarios importantísimos del mundo entre ellos “The New York Times” y “National Press Club”. Esta medida tuvo consecuencias muy problemáticas para el gobierno peronista porque dañó las relaciones con EE.UU a pesar que Perón había manifestado en el año 1950 que estaba alineado con EE.UU en la guerra en Corea.

Los defensores de Perón señalan que precisamente al haber sido nombrado un judío para dirigir el suplemento literario de “La Prensa” no puede culparse a Perón de antisemita. Durante el gobierno peronista Natalio Cortés crea el 21/5/1947 la Organización Israelita Argentina que era una organización de judíos peronistas que fue creada para desafiar y deslegitimar a la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas). La DAIA fue creada en el año 1935 y era y sigue siendo la representación política de la comunidad judía en Argentina. Pablo Manguel, quien fuera designado por Perón el 22/6/1949 como embajador ante el Estado de Israel era el Secretario General de la Organización Israelita Argentina.

El Estado de Israel se declara formalmente constituído el 14/5/1948 y el Gobierno Argentino de Perón se abstuvo en la votación de la Resolución 181 de las Naciones Unidas del 29/11/1947 que crea el Estado de Israel. Las relaciones diplomáticas entre Argentina e Israel se formalizan a partir del 31/05/1949 con el nombramiento de Pablo Manguel como embajador ante Israel, siendo el primer diplomático latinoamericano en Israel quien se desempeña en dicho cargo entre los años 1949 y 1954. Como prueba de las buenas relaciones entre Argentina e Israel, es importante señalar que en el año 1951 Eva Perón (esposa de Perón) recibió a Golda Meir en su cargo de Ministra de Trabajo. Además hubieron dos ocasiones adicionales en las cuales Golda Meir viajó a Buenos Aires, en el año 1958 siendo Canciller de Israel y en el año 1968 como Secretaria General del Partido Avodá (partido laborista de Israel).

La historia más oscura del gobierno peronista está referida a la llegada de nazis y criminales nazis a la República Argentina, incluyendo a nazis no solamente alemanes sino también a criminales nazis croatas a sabiendas del gobierno peronista de la condición de “criminales” de estos “refugiados”. Los defensores del peronismo alegan que no solamente Argentina albergó y permitió la entrada de dichos criminales sino que también otros países lo hicieron, como por ejemplo Estados Unidos. Es verdad que otros países por diferentes motivos permitieron la entrada de nazis en sus países, a veces por conveniencia para obtener información de los desarrollos tecnológicos que poseían ciertos científicos alemanes y en otras circunstancias por otros motivos. Está bastante documentada la participación de Argentina en la Operación Odessa que tras la caída de Alemania permitieron la entrada a oficiales y jerarcas nazis con ayuda del Vaticano, la Cruz Roja y la España Franquista (Javier M. Gonzales 7/11/2018 según publicación nuevatribuna.es “Argentina, los nazis y el Peronismo”).

El caso de Argentina es muy particular porque en el gobierno Peronista había funcionarios que eran nazis y que ocupaban cargos fundamentales en permitir la entrada de “refugiados” o sea criminales nazis y que colaboraron estrechamente con Alemania y que fueron un factor decisivo en la entrada de ellos. En el gobierno peronista había un oscuro personaje nazi que era Rodolfo Freude y que era amigo y secretario de Perón. El padre de Rodolfo Freude ,Ludwig Freude, fue un inmigrante alemán que organizaba el espionaje nazi en Argentina y que en el año 1944 se hizo cargo de los fondos y las actividades diplomáticas del Tercer Reich en Argentina. Rodolfo Freude apodado “Rudi” fue Director de Informaciones en el año 1946 y por él pasaban los trámites para el ingreso de nazis en Argentina. Rudi recluta otro nazi nacido en Argentina, de nombre Horst Carlos Alberto Fuldner, que en el año 1947 comienza a trabajar en la Secretaría de Inteligencia y en la Dirección de Migraciones. Este personaje Fuldner era SS Hauptsturmführer o sea capitán del ejército alemán, por haber vivido en Alemania parte de su vida. El círculo ya estaba perfectamente cerrado, los argentinos nazis trabajando en el Gobierno Argentino eran los reclutadores de los criminales nazis y parte de la “ruta de ratas” de los nazis que huían de Alemania (Historia del Nazismo y Fascismo en Argentina. Albertoruskolekier.com 12/8/2021).  Estos datos prueban que Perón conocía perfectamente y permitía la entrada de nazis y criminales nazis ya sean alemanes o croatas a Argentina. Perón fue sin duda la “mano protectora de los criminales de guerra nazi en Argentina” independientemente si Perón fuera nazi o no.

La cantidad de nazis que llegaron a Argentina depende de la definición que se haga de este término. Si se realiza una definición muy estricta de nazi, en el sentido de personas acusadas de crímenes en cortes europeas, estamos hablando de alrededor de 250 criminales, entre alemanes, austriacos, franceses, belgas, croatas, etc. Ahora, tomando una definición más amplia, que abarque a todos los miembros de la SS y del Partido Nazi que llegaron a la Argentina, probablemente estemos hablando de miles de personas. (Uki Goñi . entrevista del 17/5/2007 Deutsche Welle Perón y los nazis, una fraternal relación).  Si bien es cierto que muchos nazis escaparon hacia Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Australia, Medio Oriente, la gran mayoría huyó a Sudamérica. Y en Sudamérica el país que más nazis recibió fue Argentina. Según un informe de la bbc.com del 1/8/2020 de las rutas de escape (ratlines) de los nazis se informa lo siguiente:

“Documentos secretos nazis revelados en 2012 por las autoridades alemanas indicaron que unos 9.000 militares y colaboradores del Tercer Reich huyeron a América del Sur tras la guerra.

De ellos, unos 5.000 se quedaron en Argentina, el lugar al que el famoso “cazador de nazis” Simón Wiesenthal llamaba el “Cabo de Última esperanza” para los nacionalsocialistas.

Muchos de los que terminaron en otros países, como Brasil (que albergó a entre 1.500 y 2.000 criminales de guerra), Chile (que recibió a entre 500 y 1000) y otras naciones con cifras menores como Paraguay, Bolivia y Ecuador, viajaron allí tras haber arribado a Argentina.”

¿Por qué Argentina fue un destino especialmente elegido por los criminales de guerra nazis?

Según un informe de la bbc.com citado anteriormente del 1/8/2020, surge lo siguiente:

“Según Uki Goñi, ya desde 1943 había un acuerdo secreto entre las Schutzstaffel, las fuerzas de seguridad alemanas, más conocidas como SS, y el servicio secreto de la marina argentina.

 

El acuerdo consistía en que Argentina le daba documentos de ese país a agentes secretos de las SS para que se puedan mover libremente por Sudamérica, donde operaban una gran red de espionaje. A cambio, el país latinoamericano recibía información confidencial sobre sus vecinos.

En un libro que publicó en 2002, donde describe en detalle la «fuga nazi a la Argentina», Goñi señala que después de que Alemania perdió la guerra, los argentinos mantuvieron el acuerdo de cooperación y siguieron dándoles documentación falsa a agentes nazis, solo que entonces ya era con la intención de rescatarlos”.

Algunos criminales nazis alemanes que entraron a Argentina con pasaportes falsos de la Cruz Roja Internacional y con visado argentino fueron, entre otros los siguientes:

Adolf Eichmann:                      entró con el nombre falso de Ricardo Klement en el año 1950.

Josef Menguele:                      entró con el nombre falso de Gregor Helmut el 20/6/1949. Pasaporte

No. 100.501, Cedula Policia Federal N. 3.940.484

Eduard Roschmann :               entró con el nombre falso de Federico Wegener

Erich Priebke:                            entró con el nombre falso de Otto Pape en noviembre de 1948

Josef Schwammberger:           entró en el año 1948

Walter Kutschmann:                entró en el año 1948

Algunos criminales nazis croatas que entraron a Argentina:

Ante Pavelic, Vjekoslav Vrancic, Vladimir Kratch, Gorg Vrantich, Josip Tomlianovich, Radomil Vergovitch, Dinko Sakic, Anton Elez, etc.

 

 

CONCLUSIONES:

-Perón era un fascista que admiraba los liderazgos de Mussolini quien a su vez tenía un liderazgo similar al de Adolf Hitler. Una parte del Ejército Argentino, algunos integrantes de otros partidos además del peronismo y una parte de los sectores de la Iglesia también eran simpatizantes del nazi-fascismo, algunos por considerarlo una barrera contra el comunismo y otros por coincidir con el ideario nazi racial y antisemita.

-Perón en su presidencia nombró también a funcionarios nazis dentro de su gobierno como fue el caso de Rodolfo Freude y Carlos Fuldner, lo que prueba que existían lazos entre la Alemania nazi y el gobierno peronista. Las pruebas documentales exhiben una tarea activa entre el régimen de Perón para albergar a los criminales nazis, ya sean alemanes, croatas, etc.

-Es verdad también que Perón tenía buenos lazos con Israel, lo cual no le impedía seguir su política de doble moral que consistía también en refugiar a criminales nazis en Argentina y condenar los juicios de Nürembergcomo una infamia, que fueron realizados para juzgar a los criminales nazis al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

-Argentina no fue el único país donde se refugiaron criminales nazis al finalizar la Segunda Guerra Mundial, pero fue único al tener en su gobierno a funcionarios nazis que controlaban la inmigración y permitían la entrada de los nazis de muchos países.

-Perón negó la extradición de Ante Pavelic, un criminal nazi croata del grupo Ustacha, refugiado en Argentina a pesar que Yugoslavia había solicitado su extradición por considerarlo el “más grande criminal de guerra”. El Gobierno Argentino alegó para no extraditarlo “que no existía nadie con ese nombre en Argentina”. Es verdad que el nombre falso que utilizaba en Argentina Ante Pavelic era Aranjos Pal que tenía un pasaporte de la Cruz Roja Internacional Numero 74.369, quien a su vez tenía protección de ciertos sectores de la Iglesia Católica. Pero no menos cierto era que Perón y sus funcionarios nazis sabían que era Ante Pavelic y se negaron a extraditarlo.

-Perón no fue el único en proteger a los criminales de guerra nazis, ya que por ejemplo en el año 1957 y estando Perón en el exilio, el gobierno de la Revolución Libertadora negó la extradición de Ante Pavelic un criminal de guerra croata del grupo Ustacha (organización terrorista nacionalista croata aliada del nazismo).

-Estas son las dos caras de Perón…fascista, anticomunista, simpatizante de Mussolini y de Hitler, con integrantes nazis en su gobierno, aliado con lo peor de esos regímenes y también en  buenas relaciones con Israel. En definitiva, estas son las  Luces y Sombras de Perón.

  1. ALBERTO RUSKOLEKIER

Periodista-Escritor-Analista Internacional

Julio, 2023

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.