Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles junio 19, 2024

Un triunfo diplomático: el reconocimiento de Israel del Sáhara Occidental fortalece los lazos y contrarresta la influencia iraní


Rey de Marruecos

El compromiso inquebrantable de Israel de promover la paz y la solidaridad en el Medio Oriente y el norte de África dio otro paso adelante con un reciente movimiento diplomático. El reconocimiento de Israel de la soberanía marroquí sobre la disputada región del Sáhara Occidental no solo solidificó los lazos con Marruecos, sino que también sirvió como contramedida estratégica a la creciente influencia de Irán en la región.

El desarrollo prometedor estuvo acompañado de una invitación cordial del rey Mohammed VI para que el primer ministro Benjamin Netanyahu visitara el reino. Un gesto que señala un nuevo capítulo en las relaciones entre Israel y Marruecos y ejemplifica aún más la importancia de la decisión de Israel.

Este reconocimiento no es simplemente un movimiento diplomático; conlleva implicaciones sustanciales en una escala más amplia. El principal de ellos es el revés que representa para Irán y su representante, Hezbolá, al interrumpir efectivamente sus aspiraciones de profundizar sus raíces en el norte de África.

El ex asesor de seguridad nacional de Israel, Meir Ben-Shabbat, enfatizó el papel crucial que Israel puede desempeñar en África, especialmente frente a los esfuerzos expansionistas de Irán. El reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental refleja la profunda confianza entre las dos naciones y su compromiso mutuo para fomentar relaciones más cálidas.

Este movimiento estratégico también brinda apoyo a una resolución realista para el territorio en disputa, que se alinea con la postura de los Estados Unidos. Sirve como una reprimenda rotunda a las fuerzas que se oponen a Marruecos, respaldadas por Irán y Argelia, y tiene el potencial de que Marruecos facilite la paz dentro de otras naciones del norte de África.

Al mismo tiempo, brinda una oportunidad para que Israel fortalezca sus lazos con Mauritania, otro actor crucial en la región con quien Israel pretende normalizar los lazos en el marco de los Acuerdos de Abraham.

Sin embargo, este paso estratégico va más allá de Marruecos. Arroja luz sobre la postura paradójica de Argelia. Mientras que Argelia ha estado orquestando una campaña de desprestigio contra Marruecos tras la normalización de las relaciones de este último con Israel, el primero se ha involucrado discretamente en tratos comerciales con Israel, a pesar de carecer de relaciones diplomáticas.

La cuestión del Sáhara Occidental ha sido durante mucho tiempo motivo de discordia, principalmente entre Marruecos y Argelia. Tras la retirada de España de la región en 1975, ambos países afirmaron su reclamo sobre el territorio. Sin embargo, la marcada diferencia en sus respectivas políticas exteriores ha encendido aún más la tensión, con Marruecos alineándose más estrechamente con las potencias occidentales.

El reconocimiento de Israel de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental envía un mensaje claro. Está con las naciones que buscan la paz y rechaza las fuerzas que prosperan en la división y el caos. El gesto es un testimonio de la determinación de Israel de frustrar la influencia de Irán y sus representantes en la región, particularmente dado su apoyo a los movimientos separatistas.

El Dr. Yechiel Leiter, Director General del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén, considera este reconocimiento como un paso importante hacia el mantenimiento de la estabilidad global. Evita que el régimen iraní gane influencia sobre recursos críticos e impide la expansión de Hezbolá en África occidental.

Según Leiter, “Marruecos se opone al Islam fanático exportado por los ayatolás y sus apoderados”. Esta batalla compartida contra el radicalismo es lo que une a Israel y Marruecos.

El reconocimiento de Israel del Sáhara Occidental resume su compromiso inquebrantable de mantener la paz regional y la estabilidad económica, y garantizar la seguridad alimentaria mundial. La medida reitera la posición de Israel contra las fuerzas que buscan desestabilizar la región, afirmando la dedicación de la nación a defender sus valores de paz, unidad y respeto mutuo.

En conclusión, Israel sigue ejemplificando su papel como pilar de la estabilidad en una región turbulenta. Su reciente reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental es un testimonio del compromiso israelí con la paz, la estabilidad y el progreso. Como nación, Israel seguirá esforzándose por lograr una región del Medio Oriente y África del Norte próspera, inclusiva y armoniosa.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.