Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 21, 2024

Las relaciones de Israel con Marruecos y el futuro de los Acuerdos de Abraham


Cumbre del Negev

El Foro del Negev ahora está programado para celebrarse en Marruecos el 25 de junio (después de haber sido pospuesto en marzo). Ha llegado el momento de que Israel tome la iniciativa en lugar de esperar términos recíprocos preestablecidos y elimine el obstáculo crítico restante para las relaciones diplomáticas plenas y formales con el reino. Los dos países comparten muchos intereses comunes y han construido sólidas relaciones de persona a persona. A través de varios canales, Rabat ha estado señalando la expectativa de que Israel reconozca la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, donde es probable que tenga lugar el Foro de Negev. El reconocimiento formal de Israel y posiblemente una visita de estado (del presidente Isaac Herzog como contraparte formal del rey) mejoraría la relación, abriría nuevas vías de cooperación en seguridad y reflejaría la necesidad de permanecer unidos contra la intromisión iraní en el Magreb.

El Foro del Negev y su importancia
Desde su creación en marzo de 2022, lo que se denominó Foro de Negev reunió a EE. UU., Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Marruecos e Israel y evolucionó hasta convertirse en el marco formal que refleja el espíritu de los Acuerdos de Abraham. Sudán, que no completó los procedimientos pertinentes, ahora se encuentra en medio de un conflicto interno masivo, mientras que Jordania, aunque mantiene una relación bilateral compleja con Israel, aún tiene que cambiar de rumbo y unirse, como lo hizo Egipto al inicio del Foro.

La reunión del Comité Directivo del Foro y de los seis grupos de trabajo asociados se celebró en los Emiratos Árabes Unidos a principios de enero. Sorprendentemente, la atmósfera fue positiva, lo que indica buenas perspectivas para ampliar la cooperación, a pesar del ascenso al poder en Israel del gobierno de coalición de Netanyahu (la primera reunión, en Sde Boker, se llevó a cabo cuando Yair Lapid era primer ministro y ministro de Relaciones Exteriores).

Foro del Negev en Sde Boker 2022

El estado de ánimo cambió en cuestión de semanas a medida que aumentaba la tensión entre Israel y los palestinos. El enfoque de la participación regional cambió las reuniones de Aqaba y Sharm el-Sheikh que reunieron a funcionarios israelíes y palestinos e involucraron a Jordania, Egipto y los EE. UU., pero no a los demás participantes del Foro. A mediados de febrero, se dejó claro a Israel, con el apoyo de los EE. UU. en la decisión, que el Foro no se reuniría en Marruecos en marzo a nivel ministerial, como estaba previsto originalmente.

Eso resultó ser un aplazamiento, no una cancelación, pero, sin embargo, debe verse como una expresión de malestar con aspectos de la política israelí. No está más allá de la reparación, y el período previo a la convocatoria del Foro puede brindar una oportunidad para resolver las diferencias críticas restantes. (Aún no se ha tomado una decisión final para convocar la conferencia).

Expectativas y decepción de Marruecos
Al menos en lo que respecta al país anfitrión, no fue solo la tensión entre israelíes y palestinos lo que llevó al aplazamiento. La insatisfacción había ido creciendo en Rabat, al más alto nivel, a medida que se percibía que Israel se demoraba en varios asuntos bilaterales y, sobre todo, en el reconocimiento de la soberanía marroquí en el Sáhara Occidental.

Sáhara Occidental

Dado que EE. UU. dio este paso en 2020 como parte del alcance diplomático que condujo a los Acuerdos de Abraham y que los Emiratos Árabes Unidos también lo hicieron, cuando anunció en octubre de 2020 la apertura de un consulado en la capital provincial, El Aaiún (El- Aaiun): se esperaba que Israel hiciera lo mismo pronto, en lugar de esperar a que la parte marroquí certificara los pasos recíprocos.

Este tema sigue siendo la prioridad estratégica y diplomática más alta para el trono, el gobierno y el dominio público de Marruecos desde la Marcha Verde en 1975. Debido a lo que representa en la política nacional marroquí, en todos los mapas marroquíes, el Sáhara Occidental está marcado como parte integral del país, lo que  ha llevado al borde de una guerra con Argelia, a una campaña en curso contra la clandestinidad del Polisario y a un intenso esfuerzo diplomático, principalmente frente a los EE. UU., para asegurar el reconocimiento de la legitimidad del reclamo de soberanía.

La decisión del presidente Donald Trump de acceder a esta solicitud (en contra de las opiniones de miembros clave de su administración y del Congreso) fue el factor decisivo que permitió a Marruecos unirse a los Acuerdos de Abraham. De ahí la perplejidad en Rabat por la persistente insistencia de Israel en que los pasos recíprocos marroquíes deben asegurarse primero. En términos prácticos, hasta ahora se ha traducido en un retraso prolongado en convertir la oficina marroquí en Tel Aviv en una embajada con todas las de la ley.

Eso no quiere decir que las relaciones estén estancadas. El turismo (incluidas las visitas de decenas de miles de israelíes de origen marroquí) está prosperando. El marco de cooperación militar firmado en noviembre ya ha dado lugar a importantes acuerdos de armas: Marruecos reveló recientemente la adquisición de los lanzacohetes pesados múltiples PULS (Precise and Universal Launch System) de Elbit (ya suministrados también a Azerbaiyán).

La inversión económica y el desarrollo de infraestructura estuvieron en el centro de las discusiones en la conferencia no gubernamental trilateral (con los Emiratos Árabes Unidos) en Marrakech durante noviembre.

Es cierto que hay sentimientos hostiles en algunos segmentos de la sociedad marroquí y una tendencia más amplia hacia la simpatía con los palestinos (mientras que muchos israelíes apoyaban a Marruecos durante su espectacular carrera en la Copa Mundial de fútbol en Qatar el año pasado, el equipo ocasionalmente mostró solidaridad con los palestinos). y su bandera). Sin embargo, las perspectivas para la cooperación bilateral siguen siendo brillantes, siempre y cuando se cruce la barrera diplomática. En el plano político, la visita a Marruecos del presidente del parlamento israelí, Amir Ohana, de origen marroquí -por invitación de su homólogo, Rachid Talbi Alami- indica que la relación de fondo se mantiene sana.

La intromisión de Irán en el conflicto del Sáhara

Las acciones de Israel deben reflejar no solo la importancia de la relación bilateral, sino también la necesidad de enfrentar la subversión iraní en toda la región. El régimen revolucionario de la República Islámica ha estado involucrado en el conflicto del Sáhara Occidental durante décadas y su actitud hacia la monarquía marroquí es hostil. Por lo tanto, las relaciones diplomáticas entre los dos países se rompieron en 2009, se renovaron en 2014 y luego se rompieron nuevamente en mayo de 2018. El ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, no vio más remedio que romper relaciones y expulsar al embajador iraní de Rabat, dada la información que obtuvo Marruecos. sobre la complicidad de Irán (y Hezbollah) en ayudar y entrenar al “Frente Polisario“.

Aproximadamente al mismo tiempo, Marruecos disminuyó su participación en gran medida simbólica en la lucha contra el levantamiento hutí respaldado por Irán en Yemen. Aún así, tomó una posición firme sobre el Sáhara que se alineó con las políticas saudíes hacia Irán en ese momento.

La posición saudí, expresada por el ministro de Asuntos Exteriores, el príncipe Faisal bin Farhan, en mayo de 2022, ofrece un apoyo incondicional a la “plena soberanía de Marruecos sobre todo su territorio, incluido el Sáhara marroquí”, y a la iniciativa marroquí de otorgar autonomía local al distrito.

Desde principios de este año, cada vez más informes indican que la ayuda iraní al Polisario se ha mejorado; entre otros elementos, puede incluir el suministro, a través de Argelia, de drones de ataque similares a los que Irán ha estado proporcionando a Rusia. La destrucción del actual equilibrio de poder disuasivo puede plantear el peligro de una guerra a gran escala, que ha estado en suspenso desde 2011. Esta amenaza, a su vez, podría expandir en gran medida la seguridad y la cooperación militar entre Israel y Marruecos, pero sin relaciones diplomáticas directas, no será fácil desarrollar todo el potencial.

Un gesto significativo podría ayudar a lograr estos objetivos. Israel tiene interés en enfrentarse a la presencia iraní en todos los frentes y demostrar la utilidad de una estrecha cooperación en materia de seguridad con Jerusalén. Eso se basaría en los acuerdos ya alcanzados y firmados durante las visitas recíprocas de los ministros de defensa y los jefes de gabinete. También podría ayudar a liberar todo el potencial económico de las relaciones con Marruecos en una amplia gama de temas, desde la exploración de gas hasta tecnologías hídricas avanzadas.

Reconocimiento israelí de la soberanía marroquí: ¿cuándo y cómo?

El formato necesario para un paso diplomático significativo, como el reconocimiento de la soberanía de Marruecos en el Sáhara Occidental, es una decisión del gabinete. Los pasos preparatorios deberían, por supuesto, implicar un entendimiento discreto con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos y la Corte Real en cuanto a los procedimientos, que podrían darse tan pronto como la visita de Ohana o en el contexto de una visita de Estado del presidente Isaac Herzog, quien es formalmente la contrapartida del rey como jefe de Estado, con todo lo que ello implica.

Los arreglos previos también pueden garantizar los pasos recíprocos, específicamente la elevación del “jefe de la oficina de enlace del reino de Marruecos en Tel Aviv”, como se define el actual título oficial de Abdel Rahim al-Bayoud, al rango de embajador, y una mejora paralela de la representación israelí en Rabat. En lugar de esperar a que los marroquíes confirmen esto por adelantado, sería más inteligente declarar esto como una expectativa una vez que Israel haga el primer paso. Todo esto haría que la reunión del Foro de Negev fuera más valiosa y mejoraría la viabilidad general de los Acuerdos de Abraham.

Sobre el Autor:

El Dr. Lerman fue subdirector de política exterior y asuntos internacionales en el Consejo de Seguridad Nacional en la Oficina del Primer Ministro de Israel. Ocupó altos cargos en la inteligencia militar de las FDI durante más de 20 años. También se desempeñó durante ocho años como director de la oficina de Israel y Medio Oriente del Comité Judío Estadounidense. Enseña en el programa de estudios de Medio Oriente en Shalem College en Jerusalén y en programas de posgrado en la Universidad de Tel Aviv y el Colegio de Defensa Nacional. Es un experto en las relaciones exteriores de Israel y en el Medio Oriente. Un Sabra de tercera generación, tiene un Ph.D. de la London School of Economics y un MPA de la Universidad de Harvard.

 

Traduccion Gaston Saidman

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.