Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 14, 2024

El portavoz de las FDI fue abandonado como presa de la coalición

Netanyahu y Gallant tuvieron que responder con dureza a los miembros de la coalición que acusaron a las FDI y al Shin Bet de ser izquierdistas y laxos frente al terrorismo. Quién sabe y acaso solo uno de ellos lo hizo.


El general de brigada Daniel Hagari (izquierda) y un oponente
( Foto: Yoav Dudkevich, portavoz de las FDI

El general de brigada Daniel Hagari es un portavoz de las FDI relativamente nuevo, con menos de cinco meses, pero lo que ha pasado es suficiente para todo un mandato. Se encuentra en un nuevo frente en el que en lugar de hablar en nombre del ejército, se ve obligado a defenderlo públicamente contra el sistema político. Lo que alguna vez se consideró inusual, se ha convertido en una «pasión de perla» en francés, una forma de hablar, con ministros y parlamentarios atacando a las FDI, así como al Shin Bet y a sus líderes de una manera salvaje y sin precedentes. Son acusados ​​de ser «de izquierda», son atacados por supuestamente no luchar contra el terrorismo, por abandonar a los colonos y promoverse en sus cargos por razones políticas; no es que no puedan, como dijimos alguna vez, sino que no quieren hacerlo.

La verdad está, por supuesto, lejos de la realidad, pero a quién le importa. En la mañana en que cierto ministro acusó a las fuerzas de seguridad de descuidar a los colonos, las FDI frustraron un ataque de un escuadrón de tres terroristas. Desde entonces, el destino de otro escuadrón ha sido decidido de manera similar. Día y noche, 30 (!)  batallones de las FDI se dedican a la seguridad en Judea y Samaria. Una parte significativa del ejército regular está dedicada a la seguridad permanente allí. Qué sorpresa que no quede tiempo para entrenar. No se sorprendan si el día que tengan una operación la preparación sea baja. Un ejército debe prepararse para la guerra y no malgastar sus recursos defendiendo cada puesto ilegal donde los «dulces» jóvenes de las colinas decidieron instalarse con el estímulo de su brazo político.

En los buenos tiempos, la actual ola de terrorismo se habría llamado la tercera intifada. Las FDI, el Shin Bet y las Fuerzas de Defensa de Israel sostienen el volcán que está a punto de estallar con tremendos esfuerzos; y luego aparece algún ministro o diputado (no los nombro a propósito, son inapropiados) para afirmar que las agencias de seguridad están limitando sus actividades por «razones políticas». Se supone que los portavoces de las organizaciones de seguridad no deben lidiar con ellos y tienen una respuesta limitada; y la coalición se aprovecha de esta debilidad inherente.

La defensa pública de los organismos de seguridad está a cargo de sus mandos políticos: el Primer Ministro y el Ministro de Defensa (no hay expectativas del Ministro Itamar Ben Gvir, ya que está más cerca del lado del atacante). Benjamin Netanyahu y Yoav Galant deben actuar con rapidez y decisión para arrancar este discurso de la arena pública.

Gallant respondió relativamente rápido esta vez, pero Netanyahu y su oficina se quedaron dormidos en su guardia; y ésta no es la primera vez. Pasó un día antes de que llamara al jefe del Shin Bet, e incluso entonces no está claro lo que le dijo. Su oficina anunció que lo había «respaldado». Demasiado poco y demasiado tarde.

Necesita encarar a sus socios de coalición, aquellos que huelen su debilidad, y silenciarlos. Declaraciones débiles no son suficientes. No he escuchado nada de él con respecto al ataque a las FDI y la sospecha que circula es que tal vez esta situación le esté beneficando un poco. Después de todo, solo unos días antes, hizo oídos sordos a las palabras de los altos mandos del ejército que buscaban llamar su atención sobre la grave crisis que aqueja a las FDI.

Netanyahu y Gallant no deberían sorprenderse si, además de la conmoción que ahora está afectando al ejército de reserva, el espíritu maligno de la discordia y las divisiones también penetren en su interior. Aquellos que extendieron su servicio militar e incluso los soldados regulares no deben sufrir estos insultos. Eran y siguen siendo el muro protector de la sociedad israelí.

Por lo tanto, el portavoz de las FDI, el general de brigada Hagari, entró en escena. Asumo que fue con la aprobación de sus comandantes y por sobre sus opiniones. Como hemos aprendido en el pasado, por ejemplo en la Segunda Guerra del Líbano y en las operaciones militares, el portavoz de las FDI se queda solo, los elementos civiles permanecen en silencio y las FDI lideran la información y esclarecimiento nacional. Así lo afirmaba explícitamente el informe Winograd sobre la Segunda Guerra del Líbano: el portavoz de las FDI no actúa así porque quiera, sino porque no hubo y no hay nadie más alrededor para hacerlo. Cuando no haya un hombre, trata de ser hombre, dice el refrán. Daniel Hagari es el hombre del momento.

El Dr. Nachman Shai fue Ministro de la Diáspora y ex portavoz de las FDI.

Traducido para Porisrael.org por Yosi Gabriel

https://www.ynet.co.il/news/article/hklyzp73n

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.