Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 27, 2024

¿Qué enseña el escándalo con Libia antes de las conversaciones con Arabia Saudita?

Los dirigentes israelíes deben revisar los fundamentos en los que basan su estrategia para Medio Oriente y comprender la brecha existente entre los regímenes árabes y su población en lo que respecta a los palestinos.


Eli Cohen, con su homóloga libia, Najla Mangoush,
Estaba justificado que los medios de comunicación y los políticos prestaran atención a las repercusiones que tuvo este lunes la publicitada reunión del ministro de Asuntos Exteriores, Eli Cohen, con su homóloga libia, Najla Mangoush, en Roma. Tras conocerse la noticia de la reunión «encubierta», se produjeron disturbios en Libia y Mangoush se vio obligada a huir a Turquía tras ser despedida. El deseo de atribuirse el mérito de la reunión, al tiempo que se tiraba la cautela al viento, obedecía al interés de obtener una rápida victoria política en casa, y con total desprecio de las consideraciones diplomáticas.
En última instancia, causó un daño incalculable a cualquier contacto futuro con las demás naciones de Medio Oriente y, desde luego, suscitó inquietud ante la posibilidad de que se hicieran públicos.
Pero también revela una comprensión más profunda de cómo aceptarían sus ciudadanos los contactos actuales y futuros con el mundo árabe. Antes de que Mangoush fuera despedida, los manifestantes salieron a la calle para expresar su indignación por las conversaciones con funcionarios israelíes.
Israel aprendió qué puede esperar en la región tras la firma de los Acuerdos de Abraham, y cuáles pueden ser los límites de su aceptación por parte de los líderes regionales. Por ejemplo, los israelíes que asistieron a los partidos de la Copa del Mundo de Fútbol en Qatar sufrieron abusos del público árabe, y cualquier intento de forjar relaciones cordiales con los jordanos o egipcios de esos países, ambos firmantes de acuerdos de paz con Israel en décadas pasadas, fueron recibidos con frialdad.
Los disturbios ponen de manifiesto la brecha existente entre la aparente acogida que se dispensa a funcionarios israelíes, basada en consideraciones estratégicas, y las emociones que alberga la mayoría de los árabes cuando se trata de Israel. Las encuestas de opinión pública muestran que Israel sigue siendo considerado un enemigo en la mayoría de los países musulmanes suníes, incluso en países tan lejanos como Túnez y Argel.

Disturbios en Libia tras conocerse la noticia de las conversaciones con Israel.

Disturbios en Libia tras conocerse la noticia de las conversaciones con Israel.
(AFP)
Esta es una lección que deben aprender los dirigentes israelíes que optan por promover la noción optimista pero falsa de que los objetivos económicos y estratégicos mutuos pueden propiciar un gran avance en los lazos con el mundo árabe, incluso con los ciudadanos de pie, al tiempo que eluden el conflicto israelo-palestino, los asentamientos en Cisjordania y enfrentamientos policiales con los fieles en el Monte del Templo, todo junto.
Se trata de una conversación fundamental, mientras prosiguen los esfuerzos por forjar relaciones entre Israel y Arabia Saudita. Muchos observadores se centran en los obstáculos políticos internos que pueden interponerse en esos esfuerzos, en la administración estadounidense y en los dirigentes palestinos. Pocos se preguntan qué opina el ciudadano saudí medio sobre Israel, aunque es cierto que se sabe muy poco sobre el tema. En el mejor de los casos, la respuesta sería similar a la de los Emiratos Árabes Unidos. Una opción peor, que no es improbable, sería un levantamiento popular contra el régimen saudí.
La debacle libia debería indicar a los responsables de la toma de decisiones en Jerusalem que deben revisar los fundamentos en los que se basa la estrategia israelí en Medio Oriente. Junto con la abundancia de cautela respecto a cualquier contacto público con los líderes regionales, y un profundo conocimiento de las percepciones públicas entre su ciudadanía, Israel debería examinar los efectos del conflicto con los palestinos, en el mundo árabe.

El primer ministro de Israel, el príncipe heredero de Arabia Saudita y el presidente de Estados Unidos.

El primer ministro de Israel, el príncipe heredero de Arabia Saudita y el presidente de Estados Unidos.
(AFP)
Los desafíos a los que se enfrentaron algunos países desde la Primavera Árabe de 2011 relegaron la lucha palestina a un segundo plano, pero sigue influyendo en la opinión pública.
Las conversaciones con los palestinos no cambiarán necesariamente el desdén que los árabes sienten hacia Israel, pero pueden reducir su potencia y mejorar los lazos con la mayoría de los gobiernos árabes. Por otra parte, si persiste la tensión entre Jerusalem y Ramala, especialmente si continúan las políticas unilaterales para cambiar la realidad sobre el terreno, aumentará la hostilidad en el mundo árabe, lo que en última instancia frustrará los intentos de llegar a acuerdos diplomáticos.
El Dr. Michael Milstein es Director del Foro de Estudios Palestinos del Centro Moshe Dayan de Estudios sobre Oriente Medio y África.
 
Comentarios

Esto tmb demuestra q los musulmanes son educados en la misma ideología escrita en su libro sagrado: el odio a los judíos. Y la mera existencia de Israel muestra q su libro está equivocado. La razón religiosa se enraíza en la concepción que tiene de sí el islam como una religión cuya misión es acabar con el judaísmo y el cristianismo, y heredar todo lo que una vez fue judío o cristiano: sus territorios, lugares de culto, gentes. Y q a pesar de q tienen muchísimas tierras. Todavía quieren más

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.