Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 12, 2024

La corrupta Autoridad Palestina no debe ser parte de ningún acuerdo entre Arabia Saudita e Israel


Funcionarios estadounidenses están visitando Arabia Saudita para discutir las demandas palestinas con respecto a un posible acuerdo para que el reino normalice las relaciones con Israel. El acuerdo podría incluir la propuesta de Riad de reanudar sus pagos financieros a la Autoridad Palestina (AP) si limita a los militantes. Si bien Arabia Saudita desea que cualquier acuerdo de normalización beneficie al pueblo palestino, es financiera y moralmente irresponsable distribuir fondos a través de la corrupta AP que financia el terrorismo.

En lugar de canalizar la ayuda a través de la Autoridad Palestina como parte de cualquier acuerdo de normalización, la creación de una nueva organización no gubernamental permitiría a los sauditas apoyar a sus compañeros musulmanes, desarrollar una organización responsable para mejorar tangiblemente las vidas de los palestinos, fomentar una sociedad civil más receptiva a las relaciones árabe-israelíes, a la  normalización fuera de la represión de la AP y crear una alternativa muy necesaria a la mala gobernanza endémica de la AP.

Sobre la base de los innovadores Acuerdos de Abraham que uno de nosotros ayudó a negociar durante la administración Trump, la normalización saudita con Israel demostraría al mundo que el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, es una figura histórica centrada en transformar su sociedad y promover la paz global, así como brindarle la oportunidad de trazar un mejor rumbo para los palestinos. Cualquier acuerdo entre Arabia Saudita e Israel marcaría un avance masivo de los Acuerdos de Abraham, creando la cobertura política para que más líderes musulmanes formalicen las relaciones con Israel.

Un obstáculo notable a la buena voluntad de paz entre Arabia Saudita e Israel podría ser el presidente palestino Mahmoud Abbas, quien fue elegido para un mandato de cuatro años en 2005 y aún permanece en el cargo. Abbas ha rechazado o paralizado repetidamente las propuestas diplomáticas de Estados Unidos e Israel .

Sin embargo, proporcionar fondos a la Autoridad Palestina, una organización que continúa recompensando el terrorismo palestino, socavaría el mensaje pacífico y las implicaciones de la normalización. Habiendo reconocido que los pagos de la Autoridad Palestina a las familias de los terroristas fomentan la violencia, el Congreso aprobó la Ley Taylor Force en 2018, que recorta la financiación estadounidense a la Autoridad Palestina hasta que detenga este programa de “pago por asesinato”. Dado que el dinero es fungible, cualquier ayuda exterior a la Autoridad Palestina incentivaría efectivamente un mayor terrorismo contra los israelíes. Riad no debería proporcionar fondos a la Autoridad Palestina que la eximirían de poner fin a su “pago por asesinato”.

Además, y a pesar de que la comunidad internacional ha apoyado a la Autoridad Palestina durante los últimos 30 años como representante del pueblo palestino, la organización corrupta sigue siendo un fracaso que ofrece a sus dirigentes lujos, como la compra de un avión de 50 millones de dólares para Abbas en 2018, en medio de recortes de financiación.

Teniendo en cuenta las fuertes relaciones diplomáticas, económicas y de seguridad que se han desarrollado a través de los Acuerdos de Abraham, es la intransigencia, la represión y el amiguismo de la Autoridad Palestina los que frenan una paz aún más profunda y amplia entre Israel y los mundos árabe y musulmán.

Al mismo tiempo, Arabia Saudita ha estado indicando a sus vecinos que está poniendo condiciones a su abundante ayuda exterior, que durante mucho tiempo ha proporcionado un apoyo financiero vital a las economías en problemas en todo el Medio Oriente. Riad ha enviado más de 5 mil millones de dólares a causas palestinas, pero, reconociendo la rampante corrupción de la Autoridad Palestina, comenzó a disminuir su ayuda en 2016 y la cortó por completo en 2021. “Solíamos otorgar subvenciones y depósitos directos sin condiciones y estamos cambiando eso. ”, dijo en enero el ministro de Finanzas saudita, Mohammed Al-Jadaan . «Estamos trabajando con instituciones multilaterales para decir realmente que necesitamos ver reformas».

Después de haber enviado miles de millones de dólares en ayuda a naciones del Medio Oriente como Egipto y Jordania, Arabia Saudita, bajo el liderazgo de MBS, insiste cada vez más en reformas económicas en estos países para garantizar mejores retornos de la inversión saudí y ayudar a reforzar los ejes clave de la estabilidad regional.

La comunidad internacional debería adoptar un enfoque paralelo a la ayuda palestina. Ya es hora de dejar de financiar la ayuda palestina a través de una organización como la Autoridad Palestina que no tiene intención de generar retornos sobre esa inversión, y cuya corrupción y mala gobernanza van directamente en contra de los objetivos compartidos por Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita de promover la paz. , prosperidad y estabilidad.

En lugar de ello, Estados Unidos y Arabia Saudita deberían crear un mecanismo responsable para ayudar a los palestinos, sin fomentar la corrupción de la Autoridad Palestina y el apoyo al terrorismo. El establecimiento de una nueva organización de ayuda permitiría a Estados Unidos brindar asistencia al pueblo palestino sin violar la Ley Taylor Force. Sacar a la Autoridad Palestina de la ecuación de la ayuda garantizaría mejor que la ayuda llegue al pueblo palestino y no a las arcas de la Autoridad Palestina o como subsidio para ataques terroristas contra israelíes.

Como parte del proceso de normalización entre Arabia Saudita e Israel, los funcionarios estadounidenses y sauditas deberían establecer una organización de ayuda internacional liderada por Arabia Saudita que fuera independiente del amiguismo de la Autoridad Palestina y de las Naciones Unidas, que ha obstaculizado el progreso palestino. Un nuevo “Fondo de Inversión Futuro para el Pueblo Palestino” no sólo establecería un mecanismo alternativo para brindar apoyo financiero a los palestinos, sino que también crearía una base de poder político que sea independiente de las malas prácticas y la mala gobernanza de la Autoridad Palestina.

La normalización entre Arabia Saudita e Israel brinda la oportunidad no sólo de remodelar el panorama geopolítico de Medio Oriente sino también de superar a la anticuada Autoridad Palestina, que durante mucho tiempo ha sido un obstáculo para la paz. Al hacerlo, las relaciones entre Arabia Saudita e Israel allanarían el camino hacia la paz tan buscada entre israelíes y palestinos.

***Mike Pompeo es un exsecretario de Estado de Estados Unidos.

***Sander Gerber es el director ejecutivo de Hudson Bay Capital Management, un miembro distinguido del Instituto Judío para la Seguridad Nacional de América (JINSA) y miembro de la junta asesora de la Ley de Asociación para la Paz en Oriente Medio (MEPPA) del Departamento de Estado.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://thehill.com/opinion/international/4192784-the-corrupt-palestinian-authority-must-not-be-a-part-of-any-saudi-israel-deal/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.