Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes abril 15, 2024

Un pacto entre Israel y Arabia Saudí podría dar vuelta Medio Oriente


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, da a la mano al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en una reunión en los márgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, el 20 de septiembre  Screenshot

Muhammad bin Salman no oculta su satisfacción ante la perspectiva de un pacto estratégico entre Estados UnidosIsrael Arabia Saudí. En una rara entrevista televisada el 20 de septiembre, el príncipe heredero de Arabia Saudí y gobernante de facto del país reconoció con una sonrisa que se vislumbra un acuerdo. “Cada día estamos más cerca. Parece que por primera vez es real, serio”. Un pacto sería, dijo, “el mayor acuerdo histórico desde la Guerra Fría”. El 22 de septiembre, Benjamin Netanyahu, Primer Ministro de Israel, confirmó que el trío de países estaba “en la cúspide” de un acuerdo. Sería, dijo, un “salto cuántico”.

Las relaciones diplomáticas formales entre Arabia Saudí, el Estado árabe más rico y posiblemente más influyente, e Israel, el Estado judío al que el reino ha condenado al ostracismo durante mucho tiempo, se han hecho esperar. Desde que se convirtió en príncipe heredero en 2017, MBS, como se conoce al príncipe Muhammad, ha mantenido al menos una reunión secreta con el señor Netanyahu. Ambos países tienen un rival común en Irán y hacen negocios en silencio. Pero en 2020 se firmaron los Acuerdos de Abraham entre Israel y varios Estados árabes, sin Arabia Saudí. Pocos esperaban que los lazos entre Israel Arabia Saudí se formalizaran en vida del padre del príncipe, el rey Salman, que pertenece a una generación para la que cualquier relación con Israel era impensable.

Sin embargo, los incentivos para llegar a un acuerdo se han agudizado. Para los saudíes, la motivación es una nueva alianza estratégica con Estados Unidos. Los dos países mantienen una relación en materia de seguridad, pero el reino quiere un pacto de defensa más formal, entre otras cosas porque la intensificación del programa nuclear iraní significa que está a punto de tener armas nucleares, lo que alteraría el equilibrio de seguridad de la región. Las conversaciones incluyen la posibilidad de que Arabia Saudí desarrolle un programa de energía nuclear civil, con una instalación de enriquecimiento de uranio gestionada por estadounidenses en suelo saudí, según The Wall Street Journal, al igual que Aramco, el gigante petrolero saudí, fue gestionado originalmente por estadounidenses. Aunque este esfuerzo sería de naturaleza civil, y el objetivo tácito de Estados Unidos es evitar una carrera armamentística nuclear en Oriente PróximoMBS dice que se reserva el derecho a buscar armas nucleares si Irán cruza el umbral. “Si ellos consiguen una, nosotros tenemos que conseguir una… pero no queremos ver eso”, dijo en su entrevista televisiva.

Para el presidente Joe Biden, un nuevo marco diplomático y de defensa en Oriente Medio, respaldado por Estados Unidos y construido en torno a las dos potencias regionales, sería un importante logro en política exterior con el que entrar en un año electoral. Durante su campaña electoral de hace varios años prometió tratar a Arabia Saudí como “el paria que es” tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Pero hoy manda la realpolitik. Su Administración ve en un acuerdo una forma de que Estados Unidos se adapte a una nueva era geopolítica, en la que siga siendo el garante último de la seguridad de los Estados del Golfo durante las próximas décadas, incluso cuando sus economías se inclinen hacia Asia, frustrando así a Irán, calmando los mercados energéticos e impidiendo que China atraiga a Oriente Próximo hacia su esfera de influencia.

Los obstáculos internos siguen siendo importantes. Empecemos por los saudíes. Incluso una monarquía casi absoluta debe tener en cuenta a la opinión pública. Sólo el 2% de los jóvenes saudíes apoya la normalización de las relaciones con Israel, según la Encuesta de la Juventud Árabe 2023, frente al 75% en Emiratos Árabes Unidos y el 73% en Egipto (ambos países mantienen lazos formales con el Estado judío). Eso explica las repetidas referencias del príncipe heredero en su entrevista a la ocupación militar israelí de los palestinos. “Para nosotros, la cuestión palestina es muy importante. Tenemos que resolver esa parte”, subrayó. Las conversaciones paralelas entre saudíes y palestinos se están intensificando. Está previsto que una delegación oficial palestina visite Riad en octubre. Funcionarios palestinos han estado visitando la capital saudí casi semanalmente en los últimos meses, según una fuente de Cisjordania.

Sin embargo, en su entrevista televisada, el príncipe no mencionó la Iniciativa de Paz Árabe, un plan aprobado en 2002 por Arabia Saudí y otros Estados árabes. En él se preveían relaciones con Israel sólo después de la retirada israelí de todos los territorios que capturó en la guerra de los seis días de 1967, incluido Jerusalén oriental, y el establecimiento de un Estado palestino. En cambio, el príncipe heredero hizo vagas promesas de un acuerdo que daría a los palestinos “lo que necesitan” y les garantizaría “una buena vida”. Todas las partes pintan un nuevo Oriente Medio, conectado por nuevos enlaces de transporte y energía, donde las oportunidades económicas trascienden los viejos odios.

La vaguedad de MBS sobre los derechos de los palestinos es un reconocimiento de las dificultades internas de Netanyahu. Todos los dirigentes israelíes han anhelado poner fin al aislamiento regional de su país, que dura desde su fundación en 1948. Para Netanyahu, que se enfrenta a protestas generalizadas contra las políticas de su gobierno de extrema derecha, así como a acusaciones de corrupción (que él niega), la paz con los saudíes es también una oportunidad de oro para pulir su empañado legado. Los caóticos nueve primeros meses de su último mandato pueden explicar por qué el político que durante tantos años ha denunciado los peligros del programa nuclear iraní parece dispuesto a aceptar el enriquecimiento de uranio saudí como parte de cualquier paquete.

Un acuerdo podría provocar una conmoción en la política israelí de consecuencias impredecibles. Su coalición de línea dura incluye partidos que representan a los colonos judíos religiosos de Cisjordania ocupada, que se oponen a cualquier concesión a los palestinos. Los colonos también están bien representados en su propio partido, el Likud. Todos advierten que se opondrán a cualquier compromiso o acuerdo en el que Israel tenga que renunciar al control de cualquier territorio.

Mahmud Abbas, el presidente palestino, parece haberse dado cuenta de que los saudíes ya no esperarán a que haya un Estado palestino para establecer lazos con Israel. Pero le gustaría que Israel al menos dejara de construir nuevos asentamientos y garantizara una mayor autonomía palestina en Cisjordania. Incluso eso haría caer la actual coalición de Netanyahu. “La única fórmula que defenderá la coalición es que los palestinos reciban dinero saudí para sus necesidades, pero no más derechos”, afirma un alto político de derechas.

Si MBS respalda incluso parte de las demandas palestinas, Netanyahu perderá probablemente el apoyo de parte de su coalición y, con él, su mayoría en la Knesset. Su única opción sería utilizar la perspectiva de un acuerdo histórico para ganarse el apoyo de los partidos centristas que hasta ahora se han negado a unirse a su gobierno y que exigirían cambios políticos significativos para hacerlo ahora. Netanyahu podría aprovechar la oportunidad para reorganizar su coalición, sustituyendo a los ultraderechistas por centristas. Pero aunque los partidos centristas liderados por Benny Gantz Yair Lapid están a favor de un acuerdo con Arabia Saudí (aunque Lapid ha expresado serias reservas ante la perspectiva del enriquecimiento nuclear saudí), ambos tienen la amarga experiencia de haber servido en sus gobiernos anteriores y siguen siendo justificadamente reacios a revivirla.

Incluso Biden puede tener dificultades para vender el acuerdo en su país. La perspectiva de un programa nuclear saudí preocupará a los estadounidenses que desconfían de la proliferación en la región. Tanto los progresistas de su propio partido demócrata, que aborrecen el historial de derechos humanos de los saudíes, como los republicanos, que se opondrán a todo lo que proponga su administración, pueden obstruirlo. Su esperanza es que Netanyahu, que sigue siendo popular entre los republicanos, pueda convencer a sus oponentes. El potencial de un acuerdo estadounidense-saudí-israelí puede ser enorme, pero la ventana política para lograrlo es pequeña. “Si no lo logramos en los próximos meses”, dijo Netanhayu, “podríamos retrasarlo bastantes años”.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.