Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo marzo 3, 2024

Después de Gaza, comienza el gran reordenamiento


A medida que la guerra entre Hamás e Israel de 2023 entra en su segundo mes, hay cierta claridad en la región en medio de mucha incertidumbre. Hay algunas cosas que son muy diferentes y otras que son sorprendentemente similares. Ciertamente, para Israel, el ataque lanzado por Hamás el 7 de octubre de 2023 y la masacre de más de mil ciudadanos israelíes generaron un gran cambio en términos del sentido de los israelíes sobre su propia seguridad. El efecto de este ataque sobre las políticas israelíes en el futuro será dramático en formas que no comprendemos del todo.

Para los palestinos comunes y corrientes de Gaza, la guerra ha sido un desastre mucho mayor y más profundo que los intercambios de disparos periódicos anteriores entre Hamás e Israel. Otro cambio fue el debut (hasta ahora sólo parcial) de la red iraní de milicias y grupos terroristas en la región. Si bien Hamás tomó toda la fuerza de la respuesta de Israel, la red dirigida por Irán permitió a los hutíes en Yemen lanzar misiles de larga distancia y drones contra Israel, mientras que los representantes iraníes en Siria e Irak se concentraron principalmente en atacar bases estadounidenses en esos países. Hezbollah, la joya de la corona de esta red regional iraní, hasta ahora se abstuvo de entrar de lleno en la guerra.

En cuanto a la región en su conjunto y al mundo musulmán en particular, la ira y la agitación han sido extensas, pero –algunos tal vez no estén de acuerdo conmigo– fue algo muy parecido a lo visto en enfrentamientos sangrientos pasados entre Israel y sus adversarios, más grandes por momentos, pero similares en ruido, alcance e impacto. Viví dos de esos enfrentamientos mientras estaba en el gobierno: la guerra del Líbano de 2006 con Hezbollah y (mientras trabajaba en Jordania) la llamada batalla de Yenín en 2002. Ambos enfrentamientos fueron más cortos y de menor tamaño que la guerra actual, pero el discurso era similar, una mezcla de euforia al principio seguida de rabia al final y vacilaciones en el medio. Esta guerra actual puede cambiar el rostro de Israel y de los palestinos, pero dudo que tenga efectos duraderos, si es que tiene alguno, en la región en su conjunto.

Donde la guerra de Gaza realmente está abriendo nuevos caminos no es tanto en la región –más de lo mismo allí– sino en Occidente. El tamaño y alcance de las marchas y el activismo a favor de Palestina no tienen precedentes. Parte de esto se debe a la migración desenfrenada hacia Occidente durante las últimas décadas y claramente muchos de los manifestantes provienen de entornos inmigrantes musulmanes. Pero también a los manifestantes musulmanes se sumó la izquierda local: jóvenes socialistas, comunistas, verdes y otros. Y no sorprende que la defensa de Palestina haya incluido inevitablemente violencia e intimidación de comunidades judías desde Australia hasta Harvard.

Las grandes manifestaciones en Occidente sobre cuestiones de política exterior no son nuevas. En el pasado hubo grandes protestas por las armas nucleares estadounidenses en Europa o por la guerra en Irak. Hace veinte años, en Estados Unidos, cientos de miles de jóvenes se manifestaron para «Salvar a Darfur». Décadas antes, la guerra de Estados Unidos en Vietnam provocó protestas masivas en todo el mundo, especialmente entre estudiantes universitarios estadounidenses y europeos. Pero todas esas manifestaciones, incluso las más grandes, fueron esencialmente protestas independientes sobre temas específicos. Las personas que las hicieron pueden haberse considerado izquierdistas o liberales, pero rara vez, o nunca, se enunció un programa general que trascendiera el tema específico en cuestión, excepto quizás por un pequeño sector político profundamente comprometido. Darfur fue olvidado a medida que la gente pasaba a otras causas más de moda del momento, porque Darfur no estaba conectado con nada más.

En contraste, las manifestaciones pro-Hamás en Occidente no son más que conectadas e «interseccionales». Existe una superposición con el activismo asociado con Black Lives Matter, con Antifa y con el activismo progresista en cuestiones étnicas y de género. Si bien muchos bromearon con pancartas incongruentes que anunciaban «Queers por Palestina», en realidad tiene sentido si el nacionalismo palestino es visto como parte de supuestos movimientos de liberación o anticoloniales en el Sur Global, que a su vez están conectados con movimientos antioccidentales, anti-blancos, anticoloniales o movimientos progresistas antisistema arraigados en las sociedades occidentales.

El gran reordenamiento que tendrá lugar será confuso y discordante para muchos. El Partido Demócrata en Estados Unidos es –o era– el partido de la abrumadora mayoría (68% en una encuesta de Pew Research de 2021) de judíos estadounidenses. También era el partido de la mayoría de los musulmanes estadounidenses (66% en una encuesta de Pew Research de 2017). Esto significa que aquellos que presumiblemente pueden ser los más firmes defensores de los diferentes bandos en el conflicto se encuentran dentro del mismo partido político.

Mientras que una pluralidad de estadounidenses (47%) apoya a Israel en esta guerra, el 30% cree que Israel fue demasiado lejos. Pero, por el contrario, entre los demócratas, una ligera mayoría (51% en una encuesta de NBC News de finales de noviembre de 2023) cree que Israel fue demasiado lejos y sólo el 27% cree que las acciones militares de Israel están justificadas. Muchas otras encuestas también muestran que los jóvenes en general son más críticos con Israel que los estadounidenses de mayor edad.

En general, se percibe que los republicanos son los más proisraelíes de los dos partidos estadounidenses, pero ¿Importará esto en 2024? Muchos de los críticos públicos de Israel vistos desde el 7 de octubre también sienten un odio visceral hacia Estados Unidos, al que ven, al igual que Israel, como un Estado blanco, opresivo y «colonialista». Pero los republicanos también se han vuelto cada vez más cautelosos ante los enredos extranjeros después de Afganistán, Irak y Ucrania. Todo el mundo sabe que, en las elecciones estadounidenses, las cuestiones de política exterior realmente no importan. Pero, ¿Importarán esta vez, dado que, tanto en la izquierda como en la derecha, las cuestiones exteriores están ahora conectadas con concepciones internas más amplias de nación, historia, etnicidad e identidad?

Y, más allá de Estados Unidos, las manifestaciones masivas a favor de Palestina fueron impactantes para muchos en Occidente, mostrando cuán rápidamente las sociedades occidentales fueron influenciadas por la migración masiva en las últimas dos décadas. Los escépticos de la migración como el húngaro Viktor Orban parecen haber sido reivindicados. Y la alianza de gran parte de la sociedad migrante (con algunas excepciones notables) con la izquierda política quedó gráficamente revelada. Se trata de la misma izquierda política que es extremadamente poderosa, si no hegemónica, en la academia, la cultura, los medios y las burocracias gubernamentales occidentales. La misma izquierda que tiene el poder de movilizar «instamobs» agresivos y conocedores de los medios de comunicación que dominan tanto la calle como la cobertura mediática. La reacción seguramente proviene de la derecha política, aunque puede llegar tarde en un juego político en el que la izquierda política tiene ventajas institucionales inherentes.

El gran reordenamiento ya ha comenzado, pero no está claro cómo terminará. Lo que empezó como el último episodio de una guerra de décadas por la tierra en Tierra Santa está potencialmente transformando la política en Occidente, en lugar de en el supuestamente volátil Medio Oriente, donde en gran medida todo sigue igual.

 

*Alberto M. Fernández es vicepresidente de MEMRI.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.