Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo marzo 3, 2024

Clérigo musulmán chií en diario saudita: “El Islam es una religión humana. Alá permite la guerra sólo en defensa propia. El Profeta prohibió lastimar a civiles y niños”


En un artículo que publicó en el diario saudita Al-Riyadh en el contexto de la guerra que asola Gaza, fue publicado un artículo del Dr. Muhammad Ali Al-Husseini, un clérigo chiita moderado que tiene ciudadanía libanesa y saudí y es secretario general del Consejo Árabe Islámico. En él, Al-Husseini escribe que el islam defiende la paz y santifica la vida humana, y nunca fue una religión de violencia, derramamiento de sangre o guerra. El islam, explica, permite luchar sólo en defensa propia y de acuerdo con reglas específicas y bajo condiciones específicas, como cuando los musulmanes están preparados y tienen el equipo requerido, y cuando un gobernante lo considera necesario. También afirma que cualquier yihad que no cumpla estas condiciones está prohibida.

Al-Husseini alega que, en la época del Profeta Mahoma, los musulmanes nunca iniciaron la guerra, a pesar de la opresión que sufrieron, y que Alá sólo les permitió luchar después de 13 años de persecución, y aun así sólo en defensa propia. El Profeta, agrega, estaba decidido a evitar el derramamiento de sangre y ser arrastrado a la guerra y, por lo tanto, recurrió a todos los medios y vías diplomáticas para lograr la paz. Incluso cuando se impuso la guerra a los musulmanes, el Profeta les ordenó que no torturaran a la gente ni lastimaran a niños y civiles. Al-Husseini proporciona citas del Corán y del Hadiz para respaldar sus afirmaciones.

Cabe señalar que Muhammad Ali Al-Husseini es conocido por sus posiciones moderadas y sus críticas a Hezbollah y a Irán. En 2020 formó parte de una delegación de 25 clérigos musulmanes, encabezada por el Dr. Muhammad Al-Issa, secretario general de la Liga Musulmana Mundial, [1] que realizó una visita histórica, la primera de su tipo, al campo de concentración de Auschwitz. Se le concedió la ciudadanía saudita en 2021.

El artículo del Dr. Muhammad Ali Al-Husseini en el diario saudí Al-Rayidh (Twitter.com/AlRiyadh, 19 de noviembre, 2023)

Lo siguiente son extractos traducidos del artículo de Al-Husseini:[2]

El islam es una religión de paz que santifica la vida humana; Alá sólo permite la guerra defensiva

«El Islam comenzó con un mensaje de vida, paz, progreso y estatus de líder de la humanidad en su conjunto, sin excepción. Nunca fue una religión de violencia, asesinato o guerra. La guerra no era una opción, sino más bien [una respuesta a] la necesidad de autodefensa y de defensa de los hogares y de la tierra. Por lo tanto, la decisión de hacer la guerra en el islam nunca fue una decisión arbitraria o que surgiera de un deseo de venganza, de control o de lucro, que era la norma en aquel entonces, [en la era preislámica] entre las tribus en guerra. Además, [incluso] cuando Alá permitió la guerra, fue una guerra defensiva, y esto sólo ocurrió después de 13 años durante los cuales los musulmanes fueron oprimidos en La Meca, expulsados de sus hogares, sus esposas fueron tomadas cautivas y sus propiedades confiscadas. El permiso para que los musulmanes se defendieran llegó en el segundo año después de la Hégira [623 CE], cuando Alá dijo: ´Se ha dado permiso [para luchar] a aquellos que están siendo combatidos, porque fueron agraviados. Y, de hecho, Alá es competente para darles la victoria’ [Corán 22:39]».

En tiempos del Profeta los musulmanes no iniciaron guerras; La guerra es una desviación del principio fundamental del islam

«El enfoque islámico de la guerra: El principio que el islam busca afianzar y preservar es la paz, a fin de salvaguardar la vida humana y la estabilidad de las sociedades y los Estados y poner fin a las guerras y sus consecuencias para las personas y los países. Porque, una vez que se enciende el fuego de la guerra, lo consume todo. En tiempos del Profeta, los musulmanes no iniciaron guerras ni iniciaron declaraciones [de guerra]. A pesar de los desastres que les sucedieron, soportaron su sufrimiento pacientemente y emigraron [en lugar de luchar], para poder mostrar al mundo que el islam no había venido a matar ni a causar derramamiento de sangre. Por el contrario, vino a preservar la vida humana, en la medida en que prohibía la agresión y la opresión, porque se dice: «Alá no os prohíbe ser justos y actuar con justicia hacia aquellos que no luchan contra ustedes a causa de la religión y no los expulsan de sus hogares. De hecho, Alá ama a quienes actúan con justicia» (Corán 60:8).

«La guerra no es un [principio] principal del islam, sino más bien una desviación del [principio] central, que es establecer los valores de la paz, como dijo Alá: ‘Oh creyentes, entrad todos en la paz’ [Corán 2 :208]. Por lo tanto, en el islam hay reglas de guerra que se derivan del Corán y de la Sunna del Profeta…”

El Profeta prohibió a sus seguidores torturar a los enemigos o lastimar a civiles y niños

«Los musulmanes estaban dispuestos a sufrir para evitar que la situación se deteriorara hasta convertirse en guerras devastadoras de las que nadie sale victorioso. Además, las directivas del Profeta a sus compañeros musulmanes, incluso en medio de las guerras que les fueron impuestas, constituyen pruebas irrefutables de la humanidad del Islam y su preocupación por el bienestar del hombre, incluso del enemigo. Porque, [según un hadiz, el Profeta dijo]: «Id en el nombre de Alá, luchad por la causa de Alá, [ pero] no traicionéis [a los musulmanes], no saqueéis, no abuséis de [las personas] ni mutiléis [los cuerpos] y no matéis a niños ni a monjes.’ En términos modernos, todos ellos son civiles, que no pueden sufrir daños».

El Profeta hizo todo lo posible para evitar la guerra y el derramamiento de sangre

«La autoridad para tomar decisiones sobre la guerra y las limitaciones a esta decisión: No hay duda de que, cuando Alá permitió la guerra defensiva, fue después de años de injusticia sufrida por los musulmanes, como se indicó anteriormente. Pero, al observar este momento, nos damos cuenta de la sagacidad de Alá.

Porque, si los musulmanes hubieran declarado la guerra en La Meca, habrían sido aniquilados, porque eran el lado débil, y entonces la tribu Quraysh habría eliminado rápidamente al islam. Por eso el momento era crucial. Además, los musulmanes no tenían la cantidad [para ir a la guerra], y carecían del equipo militar que necesitaban para enfrentar a sus opresores. Incluso después de la Hégira, Alá no permitió la guerra de inmediato. Los musulmanes pasaron dos años en Medina, establecieron un estado fuerte después de unir a los muhajiroun y los ansar,[4] y [solamente] Entonces Alá les permitió prepararse para defenderse, a sus hogares y a sus propiedades de los ataques”.

«[Incluso entonces] los musulmanes no fueron quienes iniciaron la guerra. De hecho, el Profeta… estaba decidido a impedir el derramamiento de sangre y evitar ser arrastrado a la guerra. Agotó todas las vías de diplomacia y establecimiento de la paz y nunca inició guerras, debido a la el odio que implican, porque el islam se basa en la paz y ordena la guerra sólo en defensa de la patria y del pueblo».

La yihad sólo puede llevarse a cabo por orden del gobernante

«Volviendo a la historia y biografía del Profeta, encontramos que la guerra, según la percepción islámica, requiere tres elementos: preparación, equipo y [una decisión] por parte de las autoridades… De hecho, los musulmanes [en la época del Profeta] no tomaron la decisión de ir a la guerra. Fue Alá quien se lo permitió a Su Mensajero [Mahoma], y este último llamó a los musulmanes a defenderse. La decisión [de ir a la guerra] debe ser tomada por los líderes y autoridades del Estado, que comprenden la gravedad de permitir tal medida a la luz de sus sensibles repercusiones y antes de entrar [en estado de guerra] estudian la situación, sus [diversos] aspectos y sus consecuencias, porque son los responsables y no pueden enviar a su pueblo a la perdición”.

«Esto significa que algunos [tipos de] yihad están prohibidos, es decir, la yihad que cumple estas tres condiciones y se lleva a cabo sin el permiso de los gobernantes. Esto equivale a desobedecer a Alá, porque se dice: ‘Oh, vosotros que habéis creído, obedeced a Alá y obedeced al Mensajero y a aquellos que tienen autoridad entre vosotros’ [Corán 4:59], y este es un problema que puede causar la muerte y traer perdición a los siervos de Alá y a los países».

[1] Véase MEMRI Despacho Especial No. 6017, Clérigo chiita libanés: Los árabes deben unirse contra la expansión de Irán hacia los países árabes, que cuenta con la bendición de Estados Unidos, 8 de abril, 2015; MEMRI Investigación y Análisis No. 1500, La histórica visita de la Liga Mundial Musulmana a Auschwitz obtiene apoyo de Arabia Saudita, condena de Qatar, 30 de enero, 2020.

[2] Al-Riad (Arabia Saudita), 19 de noviembre, 2023.

[3] Los muhajiroun («migrantes») eran los partidarios del Profeta que emigraron con él de La Meca a Medina, y los ansar («ayudantes») eran gente de Medina que prometieron defender al Profeta después de que él emigrara a su ciudad.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.