Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo marzo 3, 2024

Un premio Nobel por terrorismo y otros absurdos


Nadie sabe exactamente cómo o cuándo terminará realmente la guerra entre Hamás e Israel en Gaza. Existe una gran presión externa sobre Israel para que detenga su respuesta a la invasión de Hamás del 7 de octubre. También existe una gran presión interna sobre el gobierno israelí por parte del pueblo israelí para que continúe luchando. Los ganadores y los perdedores son categorías subjetivas, especialmente en situaciones dinámicas y plagadas de conflictos. Pero, dejando de lado a los dos beligerantes inmediatos, ciertamente podemos juzgar quién o qué –en esta coyuntura particular– ha «ganado» más hasta ahora con el conflicto. Espero que al final de la guerra y más allá algunos de los que parecían haber ganado más eventualmente resulten perdedores, pero ese es un hilo histórico que aún no se ha desarrollado.

 

Los regímenes o factores que más han «ganado» –hasta ahora– con el conflicto son Irán, Qatar, el islam y el antisemitismo. Esta es, en mi opinión, una observación obvia con abundante evidencia que la respalda.

Irán ha ganado con la implementación de partes de su vasta y difusa red de representantes armados contra Israel. Si bien eventualmente puede perder una carta en Gaza, Irán demostró que su red tiene fuerza y puede usarse para proyectar poder a largas distancias no sólo contra Israel sino también contra Estados Unidos. Mientras sus aliados cercanos y protegidos en Hamás y la Yihad Islámica Palestina se enfrentaron directamente a los israelíes, sus representantes en Siria e Irak presionaron a los estadounidenses directamente en sus bases. Mientras el lejano Yemen lanzaba misiles balísticos y drones contra Israel e intervenía contra el transporte marítimo en el Mar Rojo, el representante de Irán en el Líbano, Hezbollah, siguió un camino intermedio de cierta agresión contra los israelíes, pero no lo suficiente como para provocar una respuesta masiva. Al menos no todavía. Hezbollah ha sufrido algunas pérdidas reales y el Yemen hutí puede eventualmente sentir algo de dolor, pero la red proxy iraní ha demostrado ser una herramienta real. Eso es una ganancia para Irán.

Irán también ganó a nivel diplomático, ya que las naciones buscan su ayuda para resolver sus crisis de rehenes, como lo hicieron Tailandia y otros. Y toda la atención sobre Israel y Hamás desvió la atención de otros proyectos de Irán. Los estadounidenses no sólo autorizaron miles de millones de dólares en pagos a Irán durante la guerra, sino que las sanciones de la ONU al programa de misiles balísticos iraní expiraron el 18 de octubre.[1] El complejo industrial militar de Irán y sus exportaciones de armas parecen estar a punto de crecer exactamente al mismo tiempo que sus misiles (y copias de los misiles de Irán) se lanzan desde Gaza, el Líbano, Yemen, Irak y Siria.

Qatar, el principal patrocinador diplomático, mediático y financiero de Hamás, también ganó en esta etapa de la guerra. Un actor cínico que desempeña el papel de pirómano y bombero en la campaña de Hamás, se ha posicionado como el supuesto mediador fundamental en el tema de los rehenes y sobre la guerra en general, al tiempo que representa a Hamás y acoge en Doha a solícitos altos funcionarios de inteligencia estadounidenses e israelíes. El objetivo inmediato de Qatar es salvar a Hamás de la destrucción garantizando un pronto alto el fuego. Más allá de eso, quiere promover el surgimiento de grupos islamistas en cualquier lugar que pueda, Oriente u Occidente, pero especialmente quiere que Hamás reemplace a Fatah/OLP como los principales representantes de la causa palestina, «normalizando» a Hamás.

Más allá de esos objetivos de proyectar poder y ayudar a sus aliados ideológicos hay ambiciones personales e institucionales.[2] Qatar sueña con triunfos e influencia aún mayores. En enero de 2023, los medios de comunicación en lengua árabe pregonaron un artículo en un oscuro periódico español que sugería que el emir Tamim Bin Hamid Al-Thani debería ser considerado para el Premio Nobel de la Paz de 2023. Una revisión superficial revela que ni siquiera fue un español quien sugirió esto sino más bien un columnista marroquí del periódico.[3] Esa parte fue omitida en la cobertura árabe.[4]

Supuestamente, el gobernante autoritario islamista de Qatar era digno de ello por la Copa Mundial de 2022, porque facilitó la «paz» en Chad y las negociaciones entre los estadounidenses y los iraníes, y por el dinero en efectivo entregado a diversas organizaciones y causas benéficas.[5] Este dudoso currículum se vio reforzado aún más al señalar que Tamim ocupaba el primer lugar en la lista de las 50 figuras islámicas más influyentes del mundo, según la edición de 2022 del libro anual «500 personalidades musulmanas» publicado por el Centro Real de Estudios Estratégicos Islámicos en Ammán, Jordania.[6] Ayudar a un grupo terrorista a liberar a niños y mujeres que nunca deberían haber sido tomados como rehenes puede parecer digno entre los muchos cortesanos bien pagados del emir, pero es poco probable que influya en el Comité Noruego del Nobel. Y recompensar a un régimen que apoya tanto al movimiento talibán como a Hamás probablemente sea un fracaso entre los escandinavos para 2024.

La religión del islam también se ha beneficiado de la crisis. Algunos defensores de los musulmanes pueden señalar varios incidentes desagradables contra musulmanes, pero la realidad es que el poder del islam en las calles de Occidente nunca ha sido tan prominente y tan poderosamente visto como lo fue durante la guerra de Hamás. Esto no sólo se vio en marchas callejeras masivas en ciudades como Londres y París, sino también en la alianza de musulmanes con izquierdistas para atacar a sus adversarios.

La famosa iluminación del árbol de Navidad en el Rockefeller Center en la ciudad de Nueva York fue objeto de perturbación (para ser «inundada» como en la operación «Inundación de Al-Aqsa» de Hamás) por parte de la Sociedad Musulmana Americana y grupos aliados de extrema izquierda que apoyan diversas causas, incluyendo Corea del Norte.[7] Los gobiernos liberales occidentales, incluida la Administración Biden, se han sentido obligados a combinar advertencias contra el antisemitismo (los judíos son, a pesar de su pequeño número, las mayores víctimas de crímenes de odio en Occidente, a veces a manos de musulmanes) con denuncias de islamofobia para apaciguar a este último. Las referencias a los judíos se eliminan de los discursos que denuncian la intolerancia para no ofender a los musulmanes.[8] Eso es poder.

Las acciones del Hamás explícitamente islamista también motivaron a docenas de occidentales de habla inglesa y los llevaron a publicar videos en la plataforma más de moda, TikTok, sobre la lectura del Corán por primera vez. Muchos de estos conversos potenciales al islam (progresistas blancos muy liberales y muy en línea) parecen ser los mismos tipos vistos como soldados de infantería en mítines por una amplia gama de causas pasadas de tendencia izquierdista: BLM, pro-aborto, anti-Trump, Antifa, pro-Trans.[10]

Hamás y Gaza hicieron del islam la tendencia en Internet. Supuestamente estos jóvenes estadounidenses querían «comprender la resistencia» de los palestinos en la lucha actual.[11] No parece haber habido un impulso similar por parte de esta multitud de comprender y abrazar la «resiliencia» de los judíos después del 7 de octubre. Y nadie parece haber sido impulsado al cristianismo ortodoxo oriental como resultado de los sufrimientos de los feligreses de la Iglesia de San Porfirio en Gaza.

El cuarto factor que puede «ganar» como resultado de la guerra de Gaza es el antisemitismo en Occidente, que se ha generalizado en formas no vistas en generaciones y, en Estados Unidos, tal vez nunca antes vistas. 73% de los estudiantes universitarios judíos han sido víctimas del antisemitismo en el campus desde el inicio de la guerra entre Israel y Hamás. Se sienten menos seguros que antes.[12] Políticos demócratas, actores de Hollywood, periodistas destacados y estudiantes universitarios de élite se han implicado todos recientemente en la incorporación de elementos del odio a los judíos. La narrativa que demoniza a judíos e israelíes se extendió desde el ayuntamiento de Oakland, California, hasta la Ivy League.[13] Una  alcaldía del este de Londres decidió cancelar la instalación de una menorá de Hanukkah por temor a que pueda «inflamar las tensiones».

Algunas de estas ganancias pueden resultar al final ilusorias. Qatar podría llegar a pagar un alto precio, político y de otro tipo, por su astucia corrupta.[15] Muchos en Occidente lo ven ahora tal como es. Tanto el islam militante como su resurgimiento del antisemitismo sirviente, especialmente entre los jóvenes, ya están provocando conmoción en Occidente entre algunas audiencias de élite liberal.[16] El antisemitismo de izquierda, un problema que durante mucho tiempo estuvo encubierto, ha quedado vívidamente expuesto. Es probable que una reacción a este tipo de activismo conduzca a una mayor aceptación occidental de los límites a la inmigración, a correcciones de rumbo en las universidades e incluso a un giro parcial hacia la derecha política, como se observó en las recientes elecciones holandesas. Pero el conflicto puede estar lejos de terminar y la serie de consecuencias en cascada aún no han seguido su curso.

*Alberto M. Fernández es vicepresidente de MEMRI.

 

[1] Armscontrol.org/act/2023-11/news/un-missile-sanctions-iran-expire, noviembre de 2023.

[2] Tabletmag.com/sections/news/articles/yale-qatar-ivy-league, 28 de noviembre de 2023.

[3] Mundiario.com/articulo/opiniones/emir-estado-qatar-excelencia-tamim-bin-hamad-thani-merece-ser-galardonado-premio-nobel-paz/20230101160208259736.html, 2 de enero de 2023.

[4] Alkhaleejonline.net/%D8%B3%D9%8A%D8%A7%D8%B3%D8%A9/%D8%B1%D8%B4%D9%91%D8%AD%D9%87-% D9%85%D9%88%D9%82%D8%B9-%D8%A5%D8%B3%D8%A8%D8%A7%D9%86%D9%8A-%D9%84%D9%85% D8%A7%D8%B0%D8%A7-%D9%8A%D8%B3%D8%AA%D8%AD%D9%82-%D8%A3%D9%85%D9%8A%D8%B1- %D9%82%D8%B7%D8%B1-%D8%AC%D8%A7%D8%A6%D8%B2%D8%A9-%D9%86%D9%88%D8%A8%D9%84 -%D9%84%D9%84%D8%B3%D9%84%D8%A7%D9%85%D8%9F, 1 de agosto de 2023.

[5] Ibídem.

[6] Themuslim500.com/books/The%20Muslim%20500%202022%20edition%20-%20Free%20eBook.pdf, consultado el 30 de noviembre de 2023.

[7] Themessenger.com/news/new-york-police-preparing-flood-palestine-protesters-rockefeller-christmas-tree-lighting, 29 de noviembre de 2023.

[8] Msn.com/en-us/news/other/brown-university-president-omits-reference-to-jewish-students-after-heckling-from-pro-palestinian-activists/ar-AA1kKxCU, 29 de noviembre, 2023.

[9] Tiktok.com/@vivajenna/video/7305313191976848658?lang=en&q=quran%20first%20time&t=1701280452463, consultado el 30 de noviembre de 2023.

[10] Foxnews.com/media/progressive-western-women-converting-islam-sharing-reasons-social-media-10-7-Hamás-attack, 20 de noviembre, 2023.

[11] Theguardian.com/books/2023/nov/20/palestine-quran-islam-americans-tiktok, 20 de noviembre de 2023.

[12] Nypost.com/2023/11/29/news/73-of-jewish-students-have-seen-or-been-victims-of-antisemitism-on-campus-study, 29 de noviembre de 2023.

[13] Msn.com/en-us/tv/news/watch-shocking-city-council-meeting-goes-viral-as-oakland-residents-deny-oct-7-and-praise-Hamás/ar-AA1kJlQf , 29 de noviembre de 2023.

[14] Lbc.co.uk/news/havering-cancels-hanukkah-menorah-ceremony, 29 de noviembre de 2023.

[15] Véase el Informe Diario No. 536 de MEMRI, Qatar – Facilitador del terrorismo islamista y corredor deshonesto, 1 de noviembre, 2023.

[16] Courant.com/2023/11/28/new-york-students-probed-face-suspensions-after-storming-halls-targeting-pro-israel-teacher, 28 de noviembre de

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.