Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 27, 2024

Luces de terrorismo parpadeantes, pero, ¿Qué tipos de terrorismo?


La advertencia del director del FBI, Christopher Wray, el 5 de diciembre fue sombría, aunque vaga. Cuando el Congreso le preguntó sobre las actuales amenazas terroristas, dijo: «Veo luces parpadeantes dondequiera que vaya». Un boletín informativo conjunto emitido por los Departamentos de Seguridad Nacional y Justicia habló sobre las amenazas de Al-Qaeda e ISIS, con objetivos principales vistos como «iglesias, sinagogas y miembros de la comunidad judía». [1]

Ciertamente, hubo amenazas tangibles en los días posteriores al inicio de la guerra entre Hamás e Israel el 7 de octubre de 2023. El 29 de noviembre, la policía alemana arrestó a dos adolescentes musulmanes de origen migrante (afgano y checheno) que, según informes, estaban planeando un ataque contra «infieles», ataques a un mercado navideño y una sinagoga.[2] En París, un ciudadano francés de origen iraní, anteriormente encarcelado por terrorismo, apuñaló a varios turistas, matando a uno, el 2 de diciembre. Arman Rajabpour-Miyandoab juró públicamente lealtad al Estado Islámico (ISIS) y afirmó haber cometido el acto por el bien del Estado Islámico de los musulmanes de Afganistán y Palestina.[3] El 1 de diciembre, la policía de Las Vegas y el FBI arrestaron a un joven de 16 años recién convertido al islam que también juró lealtad a ISIS y que amenazó con «iniciar operaciones de lobo solitario en Las Vegas contra los enemigos de Alá».

Estos y otros ataques son preocupantes, pero, para ser totalmente honesto, son el tipo de terrorismo que hemos visto en Occidente durante décadas. También lo fue el reciente atentado con bomba contra una misa católica en la Universidad Estatal de Mindanao en Filipinas, un atropello también reivindicado por ISIS.[5] Hacer que los adolescentes apuñalen a la gente en la calle y bombardear los servicios religiosos cristianos o judíos son elementos básicos de los grupos salafistas yihadistas que se remontan a décadas atrás. Y aunque algunos pueden afirmar una conexión con la guerra en Gaza, el hecho es que tanto ISIS como Al-Qaeda siempre buscan vincular sus actos a cualquier cosa que sea oportuna o de moda: la quema de un Corán, la prohibición de un hijab, una caricatura blasfema o la caída de Al-Andalus hace más de cinco siglos: siempre hay algo que reclamar, algún agravio real o imaginario, por engañoso que sea.

Si bien el espacio tradicional salafista-jihadista que ha sido el foco de las agencias antiterroristas de todo el mundo durante más de 20 años sigue siendo una cuestión importante, los gobiernos occidentales destacaron supuestas nuevas amenazas en los últimos años. El director del FBI, Wray, mencionó en marzo de 2021 que los grupos violentos que propugnaban la «supremacía blanca» constituían la mayor parte de su cartera de terrorismo interno, una declaración que fue tergiversada por algunos miembros de la izquierda para hacer parecer que esta era la mayor amenaza en general, lo cual no era lo que dijo Wray.[6] Aun así, el espectro de esta amenaza ha recibido mucha atención en los medios.

El FBI y el Departamento de Justicia bajo la Administración Biden fueron criticados por parecer apuntar a los críticos de su derecha: activistas pacíficos antiaborto, manifestantes en reuniones de juntas escolares e incluso católicos tradicionalistas. Los republicanos señalaron incidentes de este tipo como prueba de un sesgo político izquierdista por parte de las fuerzas del orden federales.[7]

Pero, ¿Existe otra amenaza que las agencias policiales y de seguridad nacional puedan haber minimizado en los últimos años? Durante los últimos años, algunos países occidentales –especialmente Estados Unidos– se han visto azotados por un activismo izquierdista intenso, a veces violento, que dio lugar a miles de protestas.[8] Esto abarcó desde el racialismo de BLM (Black Lives Matter, “las vidas negras importan”) hasta Antifa y las protestas pro Palestina – a menudo antisemitas – de finales de 2023, especialmente en universidades y en las principales ciudades. Si bien el intenso enfoque de los manifestantes contra Israel y los judíos es nuevo en el contexto estadounidense, parece haber un inquietante paralelo con la agitación izquierdista en las universidades y en las principales ciudades estadounidenses hace 50 años.

Quizás las agresivas protestas pro Palestina vistas en Occidente desaparezcan en las próximas semanas. Con el tiempo, habrá una especie de alto el fuego y la multitud no será más que voluble, y pasará a la siguiente gran novedad una vez que la novedad desaparezca. Dicha eventualidad es probable para muchos, incluso para aquellos farsantes que profesan su admiración por Osama bin Laden en TikTok en estos días.[9] Pero la contracultura y las protestas contra la guerra de la década de 1960 muestran que se puede seguir un camino diferente, que eventualmente conduciría a la movilización de una franja terrorista radical y violenta.

El brillante relato histórico de Bryan Burrough de 2015, Days of Rage, cuenta la historia. El primer atentado que fue más allá del ocasional cóctel Molotov contra un ROTC universitario fue perpetrado por el radical Sam Melville (nombre real Samuel Grossman) en la ciudad de Nueva York el 26 de julio de 1969, contra el imperialismo estadounidense en América Latina y en honor a la Revolución de Castro en Cuba (de ahí la fecha). Durante un período de 18 meses entre 1971 y 1972, el FBI informó de más de 2.500 atentados con bombas en suelo estadounidense.

Hay algunos puntos en común entre esa época y la actualidad:

– Protestas contra la guerra

– Conexión con los radicales en los campus universitarios y las zonas urbanas.

– Conexión con otras causas: se afirmó un atentado con bomba en noviembre de 1969 en apoyo de «los norvietnamitas, la marihuana legalizada, el amor, Cuba, el aborto legalizado y todos los revolucionarios y soldados estadounidenses que están ganando la guerra contra el Pentágono y Nixon». Hoy el llamado es a «globalizar la Intifada». O, como dijo la activista Greta Thunberg, combinando dos causas, «No hay justicia climática en las tierras ocupadas».[10]

– Un sentimiento urgente de que ha llegado el momento de actuar o de hacer la revolución («En nuestra vida», «Si no ahora», «Alto el fuego ahora»), pero que los reaccionarios en el poder lo están obstaculizando («Biden, Biden, tú puedes» ¡No te escondas!» «¡Te acusamos de genocidio!») [11]

La trayectoria de un hombre, el propio Sam Melville, es quizás ilustrativa. La atracción por la política de izquierda conduce al trabajo mediático contra la guerra y a la interacción con radicales universitarios, incluidos los Panteras Negras, el Weather Underground e incluso el Frente de Liberación de Québec (FLQ). Luego siguió el fatídico paso de tomar acción directa con ocho atentados en la ciudad de Nueva York en 1969, después fue arrestado y condenado y finalmente murió durante el motín en la prisión del ático en 1971, del cual fue uno de los principales agitadores.

La combinación tóxica de política de izquierda, guerra, causas internas y externas y agitación universitaria daría origen a Weather Underground, el Ejército Negro de Liberación, el Ejército Simbionés de Liberación, «la Familia», la Brigada George Jackson, las FALN puertorriqueñas y otros grupos más pequeños. Si bien es posible que hayan surgido en el ambiente invernal de la guerra de Vietnam y las protestas en contra, el apogeo de estos grupos se produjo en los años posteriores a que la guerra estaba llegado a su fin o realmente había terminado.

En otra entrevista reciente, el director del FBI, Wray, expresó su temor a las amenazas de «actores solitarios radicalizados en línea, grupos terroristas organizados, factores estatales como Irán y grupos de extrema derecha y neonazis». [12] Todo eso puede ser verdadero. Pero alguien debería estar atento a los acontecimientos sutiles en la izquierda política.

 

*Alberto M. Fernández es vicepresidente de MEMRI.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.