Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo mayo 26, 2024

Es hora que el Congreso abra los libros de Harvard

El código fiscal estadounidense y los contratos federales engrosan las arcas de las ricas universidades de la Ivy League que enseñan que el odio está bien. Los contribuyentes deberían eliminarlos.


Universidad de Harvard

En su testimonio ante el Congreso la semana pasada, los presidentes de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Pensilvania se negaron a denunciar el terrorismo o explicar si los llamamientos al genocidio de judíos representan acoso o intimidación en sus campus. Los padres que vieron este espectáculo se preguntan adónde van a parar los 80.000 dólares al año que pagan en matrícula y si la “educación” que reciben sus hijos vale el precio. Los contribuyentes estadounidenses que difícilmente pueden permitirse una educación de la Ivy League pero que están igualmente perturbados por la decadencia moral que están viendo podrían alarmarse aún más al descubrir que ellos mismos la están financiando personalmente.

Si bien los padres deberían ser libres de pagar cualquier forma de educación que deseen, el hecho es que los contribuyentes estadounidenses contribuyen más a Harvard que los padres de los estudiantes de Harvard. Las universidades prohibitivamente caras que forman estudiantes que creen que el antisemitismo abierto y la defensa del terrorismo son formas de “justicia social” lo hacen con el dinero de los contribuyentes. Esto se debe a que todos disfrutan de un estatus de exención de impuestos como organizaciones benéficas públicas “educativas”. Pero… ¿Están realmente estas instituciones al servicio del interés público? ¿Y cuánto le están costando al contribuyente estadounidense las lecciones que los estudiantes están aprendiendo en estas ricas “organizaciones benéficas públicas”?

Los auditores de OpenTheBooks.com, una organización sin fines de lucro que vigila el gasto gubernamental y que yo dirijo, examinaron 10 universidades: la Ivy League, además de Stanford y Northwestern. Descubrimos que durante un período de cinco años entre 2018 y 2022, estas universidades ricas recaudaron 45 mil millones de dólares en subsidios de los contribuyentes, tratamiento fiscal especial y pagos federales. De hecho, estas universidades recaudaron la sorprendente cantidad de 33 mil millones de dólares en contratos y subvenciones federales. Por lo tanto, parece que estas escuelas son más contratistas federales que educadores, y los pagos federales superan la matrícula de los estudiantes universitarios.

Además, las universidades que encuestamos se benefician generosamente de exenciones fiscales para las “organizaciones sin fines de lucro” que ascienden a un beneficio de aproximadamente 12 mil millones de dólares. Las universidades ricas pagan sólo un impuesto del 1,4% sobre “dotaciones excesivas” sobre sus ganancias, mientras que los individuos ricos pagan hasta el 23,4% sobre sus ganancias de capital.

La Universidad de Pensilvania, cuya entonces presidenta (renunció el sábado), Liz Magill, pareció sonreír ante la idea de ser cuestionada por el Congreso, recaudó 3.700 millones de dólares en subvenciones y contratos del gobierno estadounidense, principalmente para investigación, entre 2018 y 2022. Durante el mismo período de cinco años, la dotación de Penn se disparó a 21.000 millones de dólares desde 13.400 millones de dólares.

 

  • Parece que estas escuelas son más contratistas federales que educadores, y los pagos federales superan la matrícula de los estudiantes universitarios.

 

¿Qué está haciendo Penn con el dinero del gobierno estadounidense que deposita en sus abultadas arcas? En septiembre de 2023, UPenn ayudó a patrocinar el Festival de Escritura Palestina, que según los organizadores está “dedicado a celebrar y promover las producciones culturales de escritores y artistas palestinos”. Sin embargo, el evento contó con la participación de varios escritores considerados antisemitas por la Liga Antidifamación, el más famoso Roger Waters de Pink Floyd y, inicialmente , el poeta Refaat Alareer. Después de la masacre del 7 de octubre y de los informes  que al menos los restos de un bebé fueron encontrados en un horno, Alareer tuiteó “¿Con o sin levadura en polvo?”

Apenas unos días antes del 7 de octubre, la entonces presidenta de la Universidad de Pensilvania, Liz Magill, se había negado a trasladar el evento fuera del campus. A los ojos de muchos donantes, Magill no condenó lo suficiente ni se molestó en regular o vigilar las protestas posteriores que incluían cánticos de “del río al mar” –un llamado a la limpieza étnica de los ciudadanos judíos de Israel– y vandalismo de propiedad de la escuela. Entre los donantes enojados se encuentran el multimillonario Cliff Asness, el ex fideicomisario Vahan Gureghian y el capitalista de riesgo David Magerman. En una carta a Magill, Magerman escribió : «Estoy profundamente avergonzado de mi asociación con» la universidad. «Me niego a donar otro dólar». El inversor Steve Eisman llegó incluso a exigir que su nombre fuera eliminado de una beca y le dijo a CNBC: «No quiero que el nombre de mi familia se asocie con [Penn], nunca».

Un asistente del Comité de Educación de la Cámara de Representantes y presidenta de la Fuerza Laboral, Virginia Foxx, dijo que el presidente de la Universidad de Columbia, Minouche Shafik, fue invitado a la audiencia, pero se negó debido a un conflicto de programación. Sin embargo, los propios momentos de pararrayos de Columbia no serán olvidados pronto. El profesor asistente de la escuela de negocios, Shai Davidai, reunió a los estudiantes y les pidió que grabaran una declaración de 10 minutos con la esperanza de difundirla por todo el mundo en las redes sociales. Llamó a Shafik “cobarde” por permitir que los cánticos y manifestaciones a favor de Hamas no fueran controlados. “Imagínese no poder ir a su trabajo porque su jefe no valora su vida, porque su jefe apoya a organizaciones proterroristas”dijo . Su mensaje para los padres fue brutal: “no podemos proteger a su hijo”.

¿El recorrido de cinco años de Columbia financiado por los contribuyentes? 5.800 millones de dólares en dinero de los contribuyentes estadounidenses, mientras que su dotación aumentó de 10.500 millones de dólares a 13.300 millones de dólares.

Eso nos lleva a Harvard. El donante Bill Ackman, director ejecutivo de Pershing Square Capital Management, ha ayudado a encabezar la revuelta de los donantes y de los padres de la Ivy League después  que docenas de grupos universitarios firmaron una carta culpando a Israel por la barbarie de Hamás. A través de cartas abiertas compartidas con periodistas y publicaciones exhaustivas sobre X, Ackman ha hecho una crónica del antisemitismo en Harvard, calificando la situación de “espantosa y empeorando”.

Aquí hay sólo un ejemplo en Harvard: en lo que se conoce como “muerte”, los manifestantes rodearon físicamente a un estudiante de posgrado israelí, bloqueándole la visión y su capacidad para navegar por el campus. Sus compañeros de estudios lo agarraron, lo empujaron y gritaron “¡Vergüenza!”, acorralándolo e intimidándolo. Si bien se presentaron informes ante el departamento de policía de la universidad y el FBI, Harvard no quiso comentar sobre acciones disciplinarias internas.

Harvard ha recaudado 3.300 millones de dólares en contratos y subvenciones federales. Con una dotación de 50.900 millones de dólares, Harvard obviamente no necesita el dinero de los contribuyentes para mimar la discriminación o el antisemitismo. Pero entonces, ¿Por qué recibe dinero federal, para empezar, sin mencionar enormes exenciones fiscales federales sobre su dotación?

Después de la audiencia en el Congreso, varios estudiantes de la UPenn presentaron una demanda contra la escuela por infringir la ley de derechos civiles al no aplicar su código de conducta contra agitadores antiisraelíes, contratar “profesores rabiosamente antisemitas” e ignorar las solicitudes de ayuda de estudiantes judíos. En declaraciones a los periodistas en el complejo del Capitolio, el demandante Eyal Yakoby dijo : “Hace 36 horas, yo, junto con la mayor parte del campus, busqué refugio en nuestras habitaciones mientras compañeros de clase y profesores cantaban con orgullo por el genocidio de los judíos mientras encendían bombas de humo y desfiguraban la propiedad de la escuela. «

Si nada de esto parece particularmente caritativo, hay mucho que hacer al respecto. Actualmente, estas instituciones pueden recaudar fondos de vastas redes de exalumnos y al mismo tiempo recaudar miles de millones del gobierno. Mientras los donantes aumentan las donaciones que aparentemente mantienen las luces encendidas, los contribuyentes financian hasta el fondo la investigación para construir prestigio. Pero el mismo organismo que celebró esta tensa audiencia también controla los hilos del dinero de Estados Unidos.

Además de examinar el estatus de exención de impuestos de las instituciones que toleran el antisemitismo abierto y otras expresiones de intolerancia radical, los encargados de los presupuestos de la Cámara deben revisar línea por línea con un bolígrafo rojo los 7 mil millones de dólares que se reparten cada año a estas 10 universidades ricas. Una larga lista de proyectos son derrochadores, extravagantes, impulsados ​​por una ideología radical o todo lo anterior. En 2022, Penn gastó más de 700.000 dólares en estudiar el “racismo estructural y la discriminación en la asignación de vacunas pandémicas”. Gastó dos millones de dólares de nuestros ingresos fiscales para “apoyar la preservación de los sitios del patrimonio cultural” de las minorías en el norte de Irak.

En 2012, Columbia gastó 5,7 millones de dólares en mensajes de voz falsos del año 2065, después  que el mundo supuestamente hubiera sido diezmado por el cambio climático. En 2014, Cornell recibió 1 millón de dólares para un estudio, “Dónde duele más ser picado por una abeja”.

Más fundamentalmente, los legisladores deberían revisar lo que significa ser una organización benéfica pública en el código tributario. Como han observado otros , estas universidades ricas son “fondos de cobertura con escuelas adjuntas”. Por qué instituciones tan ricas deberían seguir disfrutando del patrocinio público mientras incuban la discriminación, el racismo y el antisemitismo y defienden a los terroristas parece una buena pregunta que el Congreso debe responder.

Simplemente no se puede tolerar la financiación pública de cualquier tipo de discriminación.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.tabletmag.com/sections/news/articles/congress-open-harvard-books

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.