Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 14, 2024

Los judíos no olvidan nada

Por Manuel Valls, Exconcejal de Barcelona, ex primer ministro de Francia


Soy consciente del punto de vista de muchos españoles, que difiere del de la mayoría de los franceses, sobre el conflicto israelo-palestino. Esto es fruto de la historia y de la cultura de un país.

No ignoro la falta de sensibilidad en España hacia el antisemitismo e incluso hacia el impacto de la Shoah en nuestra historia europea. La expulsión de los judíos en 1492, la no participación de España en la Segunda Guerra Mundial, la huella dejada por el discurso antisemita del franquismo, el antisionismo de una parte de la izquierda y una comunidad judía muy reducida pueden explicar esta actitud.

 

Sin Hamas no habría bombardeos y los palestinos no vivirían bajo el terror islamista

 

Pero no oculto mi asombro ante ciertos editoriales y la forma en que se trata la guerra entre Israel y Hamas desde el 7 de octubre. Los principales errores a mi juicio son subestimar el tsunami antisemita que vivimos desde entonces en todo el mundo, el peligro del islamismo y su odio a los judíos y a Occidente y poner al mismo nivel una acción bárbara terrorista y la respuesta legítima de un Estado democrático pese a todas sus consecuencias.

Con demasiada frecuencia, para muchos comentaristas, Israel es la causa principal del desorden. Un mecanismo implacable que hace de la reacción del agredido la causa de todos los males. Su política de “colonización” o de “apartheid”, e incluso el “genocidio en curso en Gaza” –palabras bien elegidas desde años para descalificar y nazificar a Israel–, ¿No han agudizado el odio? La desgracia de Israel el 7 de octubre fue para muchos básicamente obra suya…

Esto es lo que leo o escucho en España.

Esto es lo que algunos dicen a los 300.000 israelíes que han tenido que abandonar sus hogares en el sur y el norte del país bajo el diluvio de centenares de cohetes. Saben que Hizbulah y Hamas los condenan a muerte, que ya han cometido lo peor y que no ocultan su deseo de repetir sus abusos...

Pero un artículo publicado en este diario el 23 de diciembre por Robert Mur, enviado especial a Israel, despertó una indignación que no había experimentado desde hace mucho tiempo.

Los judíos no olvidan los guetos, los pogromos ni la Shoah.

No olvidan el interminable exilio de su pueblo y las humillaciones sufridas, que terminaron con la creación del Estado de Israel, proclamado por David Ben Gurión el 14 de mayo de 1948.

No olvidarán las masacres del 7 de octubre del 2023.

En este artículo con el misterioso titular “Hitler en Jerusalén”, Robert Mur nos conduce hacia el odio a Israel y, de hecho, a los judíos. Porque, según él, sin Hitler, Israel nunca habría visto la luz, y entonces es natural que quiera explicar que sin Hit­ler y sin los seis millones de personas que murieron en los campos, nunca habría habido bombardeos en Gaza ni los 20.000 muertos que se han anunciado.

¿Ha olvidado el autor los pogromos de Renania en 1096, los de Bogdán Jmelnitski en Ucrania en 1648, el de Odesa en 1821 o el de Kishinev en 1903? No podía ser de otra manera para combinar con tanta seguridad tal cúmulo de sofismos.

Los judíos no han olvidado y no esperaron a Hitler y su “solución final” para imaginar un lugar seguro donde vivir. En 1917, veinte años después del primer Congreso Sionista de Basilea, la declaración Balfour confirmó la creación de un hogar nacional para el pueblo judío en la futura Palestina bajo mandato británico. “El juicio Dreyfus me convirtió en sionista”, escribió el visionario Theodor Herzl en 1899.

Sin Hitler, 80 millones de almas no habrían desaparecido. Sin Hitler, el continente europeo no habría conocido los campos de exterminio. Pero sin Hitler, el Estado de Israel existiría, embellecido por las generaciones de los seis millones de almas arrebatadas a la vida.

En una lógica de inversión victimista, el autor susurra que son “los judíos quienes quieren eliminar a los palestinos”. Estos israelíes que, según el autor, solo sienten una “indolencia insoportable” hacia las víctimas palestinas… Pero, ¿Qué sabe realmente de estos israelíes que viven en un ambiente hostil desde décadas?

Permítanme reescribir un poco en favor de la verdad.

Sin Hamas, responsable del ataque del 7 de octubre del 2023 en el que murieron al menos 1.200 personas, no habría bombardeos en Gaza. Sin Hamas, la población palestina no viviría bajo el dominio del terror islamista y no serviría como escudo humano para el grupo terrorista. Sin Hamas, los miles de millones de dólares de ayuda humanitaria destinados a los palestinos no servirían para difundir propaganda y odio, construir una red de túneles y comprar armas. Sin Hamas, israelíes y palestinos podrían vivir en paz y seguridad. Sin Hamas, una solución política y un Estado para los palestinos sería posible.

La Shoah nunca ha servido de pretexto para justificar la guerra de Israel contra Hamas. Basta con las víctimas de hoy para dejar en paz a las de ayer, por la sencilla razón de que el derecho del Estado a defender a sus ciudadanos y su integridad territorial violada es inalienable.

Pero admito al inventor de este paralelismo una gran perspicacia que debo compartir. Sin Hitler, “el Museo Yad Vashem no existiría”, explica Robert Mur. De hecho, a todos los judíos les habría ido muy bien sin él. Y nadie debería olvidarlo.

Fuente: La Vanguardia (España)

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.