Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 17, 2024

¿Influirá la oposición musulmana al apoyo de Biden a Israel en las elecciones presidenciales de 2024?


La guerra de Israel en Gaza, que se libra en respuesta a los devastadores ataques de Hamás del 7 de octubre, ha provocado un aumento del discurso antisionista entre muchos musulmanes en Occidente, incluido Estados Unidos. La comunidad musulmana estadounidense ha estado políticamente activa desde el 11 de septiembre. Activistas musulmanes, clérigos y organizaciones islámicas se encuentran entre las voces occidentales más destacadas que condenan las injusticias contra los musulmanes en todo el mundo, y la causa palestina suele ser una prioridad. El apoyo del presidente Joe Biden a Israel en la guerra de Gaza ha enfurecido a muchos miembros de la comunidad musulmana estadounidense, y es posible que deseen castigarlo por ese apoyo en las elecciones de noviembre. ¿Tendrá la oposición musulmana estadounidense al apoyo de Biden a Israel un impacto político en las elecciones estadounidenses?

La guerra en Gaza que estalló en respuesta a los ataques de Hamás del 7 de octubre ha provocado una dura condena de muchas voces musulmanas prominentes en Estados Unidos. Han denunciado las ofensivas militares de Israel y han acusado al gobierno israelí de crear un genocidio en Gaza. Además de condenar directamente a Israel por su respuesta al bárbaro ataque de Hamás, muchos musulmanes estadounidenses también han criticado al presidente Joe Biden por su apoyo a Israel en sus amplias operaciones militares en Gaza.

Durante la Marcha sobre Washington por Gaza en enero, los clérigos musulmanes estadounidenses criticaron explícitamente la política exterior de Estados Unidos en Medio Oriente. A pesar de su distancia geográfica del conflicto, su apoyo a los palestinos es una parte inseparable de su vínculo con la ummah musulmana global . Creen que Tierra Santa es sagrada para el Islam, especialmente los lugares de culto como la Mezquita de Al-Aqsa.

El jeque Dr. Yasir Qadhi, un influyente erudito musulmán del Seminario Islámico de Estados Unidos, condenó a Biden por su apoyo a Israel y su pretendido desprecio por la destrucción y los asesinatos generalizados en toda Gaza. En una retórica más dura, el imán Dr. Omar Suleiman, fundador del Instituto Yakeen en Texas e inmigrante palestino de segunda generación, acusó a Biden de genocidio, calificándolo de “despiadado” e “hipócrita” por preocuparse más por las rutas marítimas en Yemen que por las vidas de decenas de miles de musulmanes en Gaza. Refiriéndose a las próximas elecciones de noviembre, Suleiman criticó a Biden por querer los votos de la comunidad musulmana pero ignorando groseramente sus llamados a un alto el fuego.

Las duras críticas a Biden por parte de estos líderes musulmanes estadounidenses reflejan una caída en su apoyo. Una encuesta de NBC News encontró que Biden está teniendo problemas entre los votantes jóvenes: está detrás del expresidente Donald Trump entre un 46% y un 42% entre los votantes de 18 a 34 años. Estas encuestas refuerzan la impresión de que la guerra en Gaza está afectando la popularidad de Biden, porque en las encuestas realizadas antes de la guerra, en junio y septiembre de 2023, Biden aventajaba a Trump entre esta cohorte de votantes por un margen similar.

Otras encuestas muestran que el estatus de Biden está disminuyendo rápidamente entre el público árabe y musulmán. El Instituto Árabe Americano descubrió que solo el 17% de los árabes estadounidenses dicen que votarán por Biden en 2024, frente al 59% que lo hizo en 2020. Los musulmanes estadounidenses incluso han iniciado una campaña #AbandonBiden, centrándose en las importantes comunidades musulmanas-estadounidenses de estados indecisos como Michigan, Arizona y Georgia.

En 2020, Biden ganó Michigan por 154.000 votos y se impuso en Arizona, un estado con una población árabe-estadounidense de 60.000 habitantes, por sólo 10.500 votos. En Georgia, un estado con una población árabe-estadounidense de 57.000 habitantes, Biden se impuso con un margen de sólo 11.800 votantes. Por tanto, el voto árabe-estadounidense y musulmán es un factor importante en la política presidencial estadounidense y su influencia política está creciendo.

Consideremos, por ejemplo, el estado de Michigan. Hay al menos 278.000 árabe-estadounidenses en Michigan, y se cree que una de sus ciudades, Dearborn, alberga el mayor número de musulmanes y árabes de Estados Unidos. La comunidad árabe-estadounidense y musulmana de Michigan alguna vez fue considerada un electorado confiable para Biden, pero muchos de ellos están indignados por su apoyo a Israel en la guerra en Gaza. Los grupos propalestinos corean “Genocidio Joe” y “¿Cuántos niños has matado hoy?” en mítines en Michigan. El alcalde de Dearborn, Abdullah Hammoud, canceló una reunión con la directora de campaña de Biden, Julie Chávez-Rodríguez, en protesta por el apoyo de Biden a Israel. Los líderes comunitarios de Michigan, con la esperanza de enviar un mensaje claro a Biden antes de noviembre, están alentando a los votantes a seleccionar «no comprometidos» en las elecciones primarias de Michigan para expresar su objeción al continuo apoyo de la administración a Israel durante la guerra.

Sami Hamdi, un analista político británico, realizó un análisis en profundidad de los resultados de las encuestas para evaluar las posibilidades de Biden en la carrera presidencial. Hamdi concluyó que si Biden pierde aunque sea un pequeño porcentaje de los votos musulmanes de estados clave como Michigan, Pensilvania o Georgia, existe una alta probabilidad de que pierda las elecciones. Esto significa que ahora hay una nueva realidad en la que “el 1% de la población” (la comunidad musulmana estadounidense) tiene “casi el poder del 51 %”. Esta es, por tanto, una oportunidad de oro para que los musulmanes estadounidenses demuestren su fuerza política y castiguen a Biden y a los demócratas por su apoyo a Israel.

Dicho esto, Hamdi también observó divisiones generalizadas entre la ultraheterogénea comunidad musulmana estadounidense que pueden complicar su capacidad para unirse en una fuerza política sólida. En esto se diferencian de la comunidad judía estadounidense, que es pequeña pero cuya influencia política se deriva de su capacidad para unirse como bloque. Podría ser, por tanto, que Biden no esté particularmente preocupado por las implicaciones políticas de la ira de los musulmanes, especialmente si el candidato republicano es el expresidente Donald Trump.

El análisis estratégico de Hamdi aborda una cuestión fundamental sobre la diversidad de la comunidad musulmana: ¿Hasta qué punto debería estar involucrada en cuestiones de política exterior (especialmente la causa palestina) y debería preocuparse más por los desafíos internos de la comunidad? No está claro cuántos musulmanes estadounidenses podrían dejar de lado sus propias divisiones políticas y disputas sectarias y unirse como un bloque político. La violencia actual en Gaza es un momento decisivo para muchos musulmanes estadounidenses, pero es difícil predecir si provocará o no que un número significativo de ellos abandonen a los demócratas.

Junto con la reacción violenta por la guerra entre Israel y Hamas en Gaza, otra cuestión que podría llevar a los musulmanes a rechazar a Biden es la disputa sobre la comunidad LGBTQ, que ha sido en gran medida olvidada en la avalancha de acontecimientos actuales. El ascenso de LGBTQ y otras tendencias progresistas en el tejido social y político de la vida estadounidense en los últimos años ha provocado fisuras entre la comunidad musulmana estadounidense y el Partido Demócrata. Para muchos musulmanes conservadores, el apoyo a estas comunidades y tendencias es una línea roja en el sentido de que representa una contradicción explícita de los valores islámicos básicos. Destacadas voces musulmanas han criticado directamente al ala progresista del Partido Demócrata por su apoyo a la agenda LGBTQ.

Estos dos factores podrían reforzar al candidato republicano, que probablemente sea Donald Trump. Si bien el llamativo y pomposo Trump a menudo es percibido como un enemigo de la comunidad musulmana, no alienó a todos los votantes musulmanes y árabes en 2020. En esa elección, mientras Biden recibió el 64% del voto musulmán, Trump obtuvo un significativo 35%, posiblemente por sus políticas económicas y su imagen conservadora.

Una explicación para este fenómeno político es que la mayoría de los grupos raciales no consideraron que los mensajes de Trump fueran personalmente racistas, ofensivos o vulgares. Algunos incluso los vieron positivamente porque compartían la antipatía de Trump hacia las minorías objetivo y estaban de acuerdo con sus provocativas declaraciones. El sentimiento anti-negro es común entre muchas comunidades árabes, hispanas y asiáticas en Estados Unidos, y el antisemitismo es mucho más frecuente entre los afroamericanos y los hispanos que entre los blancos. De manera similar, muchos afroamericanos, cristianos hispanos e hindúes desconfían mucho de los musulmanes.

Además, los afroamericanos apoyan más los límites a la inmigración que cualquier otro bloque de la coalición demócrata, y los hispanos tienden a estar más preocupados por la inmigración ilegal que los blancos o los afroamericanos. Por lo tanto, lejos de alienar a los electores minoritarios, los mensajes de Trump sobre inmigración, ley y orden y conservadurismo cultural probablemente fueron una parte esencial de su atractivo para muchos votantes de color, incluso cuando llevaron a muchos blancos a distanciarse de él.

Esto podría explicar la diversidad de los participantes en el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos, que se llevó a cabo como parte de un intento de anular los resultados de las elecciones de 2020 a favor de Trump. A pesar de la percepción de que la mayoría de los participantes eran blancos conservadores, entre los alborotadores había afroamericanos, hispanos, árabes y miembros de otros grupos.

En las condiciones actuales, esta combinación de factores podría darle a Trump una ventaja sobre Biden entre los estadounidenses musulmanes, por sorprendente que pueda resultar. Sin embargo, a pesar de una serie de encuestas y análisis, debemos recordar que la minoría musulmana en Estados Unidos es relativamente pequeña y está compuesta de múltiples corrientes y grupos étnico-religiosos, un estatus que podría impedirle unirse como un bloque influyente.

En mi opinión, mientras la guerra en Gaza siga provocando muerte y destrucción para los palestinos, puede servir como incentivo suficiente para incitar a muchos musulmanes a votar contra Biden, convirtiéndolos en una fuerza política en Estados Unidos. Pero si la guerra en Gaza se desvanece y un alto el fuego entra en vigor en un futuro próximo, la intensidad del sentimiento dentro de la comunidad musulmana podría debilitarse hasta el punto de que consideren a Biden el menor de dos males.

ver pdf

 El Dr. Elad Ben David es un experto en Islam en los EE. UU. e investigador asociado en el Foro de Pensamiento Regional. Ben David se centra en la Da’wa (el llamado al Islam), especialmente entre los clérigos musulmanes estadounidenses, y otros temas contemporáneos relacionados con la minoría musulmana en Occidente.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.