Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 27, 2024

Columnista palestino: “La creencia generalizada de que el Ramadán es el mes de las victorias es errónea. Hamás debe poner fin a sus amenazas y luchar por un alto el fuego”


‘Abd Al-Ghani Salameh

En su columna en el diario palestino Al-Ayyam del 18 de marzo de 2024, varios días después del inicio del mes islámico de Ramadán, el periodista ‘Abd Al-Ghani Salameh criticó a Hamás por no lograr un alto el fuego con Israel antes del inicio del mes sagrado a pesar de las graves pérdidas en Gaza, y por amenazar con continuar la guerra. Al tiempo que observaba que la insistencia de Hamás en continuar la guerra surge de la creencia islámica ampliamente extendida de que Ramadán es el mes de las victorias y que los musulmanes ganaron todas las guerras que se libraron durante el Ramadán,[1]el autor afirmó que esta creencia es «una distorsión de los hechos» porque la historia islámica demuestra lo contrario. No todas las batallas libradas en Ramadán terminaron en victoria, y la mayoría de las victorias en el islam no tuvieron lugar durante el Ramadán.

Salameh agregó que, a diferencia de quienes están fuera de Gaza –en alusión a los dirigentes de Hamás en el extranjero–, el pueblo de Gaza anhela un alto el fuego y el fin inmediato de la guerra. Las amenazas de continuar la guerra, dijo, son «indecentes, inaceptables e inmorales», ya que la vida humana debe considerarse sagrada y los intereses políticos no deben prevalecer sobre los intereses del pueblo.[2] Salameh no es el único periodista palestino que ha criticado a Hamás. Mientras que algunos altos funcionarios de la Autoridad Palestina (AP) y Fatah justificaron el ataque de Hamás del 7 de octubre,[3] varios artículos publicados en diarios de la Autoridad Palestina afirmaron que Hamás había provocado un desastre para los residentes de Gaza e instaron a que sea más flexible en sus negociaciones con Israel.[4] Aparte de la rivalidad histórica entre Hamás y la Autoridad Palestina, esta crítica puede surgir de la aprensión de la Autoridad Palestina sobre un posible aumento del apoyo a Hamás en Cisjordania controlada por la Autoridad Palestina y un posible estallido de una ola de violencia allí, inspirada por el ataque de Hamás contra Israel, lo que podría conducir a una respuesta militar israelí a gran escala.

‘Abd Al-Ghani Salameh (Imagen: ppp.ps)

Lo siguiente son extractos traducidos de la columna de Salameh:[5]

«A diferencia de [los líderes de Hamás] en el extranjero, todo el pueblo de Gaza anhela un fin inmediato de la guerra»

«Después de toda la destrucción que se ha causado en Gaza, los ríos de sangre derramada, el holocausto que llevó al pueblo al borde de la hambruna, el bloqueo del horizonte político y la postura árabe internacional que responde con silencio a la agresión e incluso la apoya y participa, todavía hay quienes apuestan a que la resistencia saldrá victoriosa y no sólo obligará a Israel a retirarse de Gaza, sino que logrará la liberación de Jerusalén. Son los mismos que apostaron a que el ejército de ocupación «no se atrevía a entrar en Gaza y que la resistencia lo obligaría a retirarse. Luego apostaron por Khan Yunis, que describieron como el bastión de la resistencia, y ahora están apostando por Rafah. A la luz de las cinco rondas anteriores de agresión israelí en Gaza, no sé qué más tiene que pasar para que aprendamos la lección.”

«Por supuesto, no se debe perder la esperanza. Creer en la certeza de la victoria es una condición necesaria para lograrla. Las manos débiles no pueden efectuar cambios, y las personas derrotadas y desesperadas no pueden lograr la victoria. Todo esto es indudablemente cierto, pero hay un factor esencial que hace la diferencia entre [mantener la esperanza] y vender ilusiones y confiar en promesas vacías…”

«Las guerras no se libran con consignas, discursos y retórica florida, sino evaluando la situación en base a consideraciones precisas y en una percepción estratégica que tenga en cuenta todos los hechos políticos, las circunstancias objetivas, el equilibrio de poder local y global, etc.”

“Contrariamente a las esperanzas, el mes de ayuno comenzó sin el inicio de un alto el fuego. A diferencia de aquellos que están en el extranjero [es decir, los líderes de Hamás], todo el pueblo de Gaza anhela un fin inmediato de la guerra y la declaración de un alto el fuego…”

«Cada día aumenta el hambre, mueren unas 200 personas y centenares resultan heridas, la mayoría de las cuales pierden sus extremidades y quedan discapacitadas. Cada hora se destruye una casa y una familia pierde su hogar o su sostén de familia. Cada hora los niños quedan huérfanos, las mujeres quedan viudas, los sueños se hacen añicos y las esperanzas se desvanecen. El futuro huye, se aleja y se vuelve desconocido y aterrador.”

“A finales de este mes es probable que perdamos varios miles [más] de nuestra gente y más vidas inocentes, y es probable que se derramen más ríos de sangre pura. [De hecho,] las pérdidas pueden ser muchas veces mayores.”

«La alegría [mostrada] por algunas personas por la falta de un alto el fuego, y sus discursos y amenazas de continuar la guerra, son indecentes, inaceptables e inmorales»

«Entendemos y saludamos la decisión de los [combatientes] de la resistencia de sacrificar sus vidas y mantenerse firmes y continuar luchando. Pero la alegría [mostrada] por algunos por la falta de un alto el fuego, y sus discursos y amenazas de continuar la guerra, son indecentes, inaceptables e inmorales. El significado inevitable [de no alcanzar un alto el fuego] es que miles de mujeres, niños y jóvenes morirán, miles de hogares serán destruidos, millones seguirán siendo desplazados y expulsados, y cientos de miles de ellos sufrirán hambre. ¡Todo esto a cambio de la alegría de destruir algunos tanques y matar a algunos soldados! Es imposible comprender el motivo de este entusiasmo.” [6]

«Quieren continuar la guerra porque creen que ‘Ramadán es el mes de las victorias’ y que ‘los musulmanes salieron victoriosos en todas las guerras que tuvieron lugar durante el Ramadán’. Pero la realidad demuestra claramente que las suposiciones de quienes decidieron la [Operación Inundación de Al-Aqsa, nombre que Hamás dio al ataque del 7 de octubre] estaban equivocadas. Después de todas estas grandes pérdidas, todavía hay quienes confían en personas que no tienen nada que ver con lograr la victoria o mantenerse firmes [y que hacen] declaraciones que no alimentan a los hambrientos, no protegen a los niños ni disuaden la agresión.”

«En las ciencias de los ejércitos y la guerra, ¿existe algo llamado ‘guerras durante el Ramadán’? En 2014, ¿Gaza no experimentó una dura agresión que continuó durante 51 días, que coincidió con el Ramadán pero que no condujo a la victoria ni a ningún logro? En cambio, más de 2.600 personas murieron y se causaron graves daños materiales que aún no han sido reparados. ¿No han transcurrido 75 Ramadán desde la Nakba del pueblo palestino [en 1948]? ¿No es cierto que la nación árabe islámica ha experimentado cientos de veces Ramadán, pero su situación sigue deteriorándose? ¿Cuántos Ramadán han tenido lugar durante períodos en los que los sirios, los iraquíes, los yemeníes, los afganos y otros pueblos oprimidos estaban sufriendo?”

«¿No es cierto que los musulmanes recuerdan la yihad sólo durante el Ramadán y se interesan por el sufrimiento palestino sólo durante el Ramadán? ¿No es cierto que las imágenes de la matanza, la sangre, la destrucción, los miembros desmembrados, el hambre, el desplazamiento y la humillación les interesan sólo durante el Ramadán? La mayoría de ellos recuerdan a los pobres, a los desgraciados y a la caridad sólo durante este mes. No quiero faltarle el respeto al mes bendito, el mes de la bondad, la bendición y la yihad. Pero la apuesta de que el Ramadán despertaría las emociones de los musulmanes y los motivaría a partir hacia los escenarios [de la yihad] se une a la lista de apuestas que nos llevaron a este túnel oscuro.” [7]

“La verdad es que, para la mayoría de la gente, Ramadán es el mes de los productos horneados, las series [de televisión], las festividades nocturnas y los banquetes. Quien quiera luchar no necesita un mes específico, porque nuestro sufrimiento continúa, las 24 horas del día. día y toda la semana, durante más de un siglo.”

“Durante la vida del Profeta Mahoma, los musulmanes estuvieron involucrados en 27 campañas e invasiones, de las cuales sólo dos tuvieron lugar durante Ramadán: [la Batalla de] Badr y la conquista de La Meca.[8] Durante los últimos 1.400 años, los ejércitos del islam libraron cientos, si no miles, de campañas y guerras, conquistas [de otros países] o luchas internas, de las cuales, las batallas que tuvieron lugar durante el Ramadán se pueden contar con los dedos de una mano.”

«La distorsión de los hechos crea una conciencia distorsionada, y la distorsión de la verdad crea una cultura distorsionada»

» La distorsión y la falsificación no se logran inventando mentiras, porque las mentiras son fáciles de exponer, sino eligiendo los hechos de acuerdo con las pautas mediáticas meticulosamente formuladas y apelando a las emociones de las personas para despertar sentimientos de venganza y deseo de lograr una victoria rápida y fácil; en otras palabras, mediante discursos y comentarios superficiales y simplistas.”

«Dado que estas son las características de nuestro discurso político, mediático y religioso, libramos guerras de manera errónea y basándonos en consideraciones superficiales. Nos basamos en profecías, milagros y deseos, y por lo tanto somos derrotados cada vez. Estamos convencidos de que la victoria proviene de Alá, pero Alá nos ordenó estudiar las circunstancias, prepararnos bien y usar nuestra inteligencia, pensar y considerar bien y no anteponer los intereses del partido [político] y de los líderes a los intereses del pueblo. [Alá nos ordenó] comportarnos con misericordia hacia nuestro pueblo, y [nos dijo] que una gota de sangre es más importante que todos los lemas, líderes y lugares sagrados, porque la vida humana es lo más sagrado».

 

[1] Para más información sobre la creencia islámica de que el Ramadán es un mes de yihad y martirio, véase el Despacho Especial No. 10508 de MEMRI, Ramadán – El mes de la yihad y el martirio, 28 de febrero, 2024.

[2] Cabe señalar que esta no es la primera vez desde el 7 de octubre, 2023 que Salameh critica a Hamás por el alto precio pagado por el pueblo de la Franja de Gaza. En varias columnas en Al-Ayyam, afirmó repetidamente que Hamás había subestimado la capacidad de resistencia de Israel y sobreestimado su propia capacidad para derrotarlo, así como la disposición del mundo musulmán para movilizarse y luchar junto a él. También sostuvo que, aunque Hamás preparó a sus combatientes para la guerra, adquirió armas y construyó túneles, descuidó por completo al pueblo de Gaza y no lo preparó para la guerra. Véase Al-Ayyam (PA), 24 de enero de 2024, 6 de marzo de 2024.

[3] Véase MEMRI Despacho Especial No. 11003, Funcionarios palestinos justifican la masacre de Hamás del 7 de octubre: No fue terrorismo sino una reacción natural a la ocupación; ‘La próxima explosión, aún más violenta, será en Cisjordania’; Hamás es y seguirá siendo parte del tejido palestino, 6 de diciembre de 2023 y; MEMRI Despacho Especial No. 10995 – Empresario y millonario palestino Munib Al-Masri: El ataque de Hamás del 7 de octubre fue una “reacción natural”, un “derecho legítimo”; Felicitaciones a la resistencia palestina por sus logros, 4 de diciembre de 2023.

[4] Véase MEMRI Despacho Especial No. 11090, Editorial en diario de la Autoridad Palestina: Hamás no ha hecho nada más que traer desastres a Gaza y alberga ilusiones de establecer un Emirato de la Hermandad Musulmana, 23 de enero, 2024; Despacho Especial No. 11100 – Columnista palestino: La política de Hamás exige un alto precio al pueblo de Gaza; Debe reconocer sus errores – 29 de enero, 2024. Despacho Especial No. 11216 de MEMRI, Columnista palestino: Hamás debe ser más flexible en las negociaciones con Israel y ceder el control exclusivo de Gaza, 20 de marzo, 2024.

[5] Al-Ayyam (PA), 18 de marzo, 2024.

[6] En árabe, esta frase es un juego de palabras: «Hamás» significa «entusiasmo», pero es también el nombre del movimiento Hamás.

[7] La referencia es a los túneles en los que se esconden los líderes de Hamás en la Franja de Gaza.

[8] La conquista de La Meca ocurrió durante el mes de Ramadán en diciembre de 629 y enero de 630. La Batalla de Badr, entre los partidarios del Profeta Mahoma y las tribus de La Meca lideradas por los Quraysh, tuvo lugar durante el Ramadán el 13 de marzo de 624, y terminó con una victoria para los musulmanes.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.