Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

General turco citado por Bernard Lewis: ‘El verdadero problema de tener a los estadounidenses como aliados es que nunca se sabe cuándo se darán vuelta y te apuñalarán por la espalda’


A diferencia de la decisión de entregar la financiación y la administración de la iniciativa portuaria de Gaza a Qatar (que es Hamás) –una decisión que conlleva peligros operativos e incluso estratégicos–, la abstención de Estados Unidos en la votación del 25 de marzo en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la resolución para un alto el fuego inmediato en Gaza tiene un significado meramente simbólico. [1]

De hecho, los funcionarios estadounidenses enfatizaron que la votación es sólo simbólica, ya que no menciona sanciones y Estados Unidos no condiciona su continuo apoyo militar a Israel al acuerdo de Israel de un alto el fuego o la cancelación de su inminente operación militar en Rafah.

Este argumento estadounidense se ve reforzado aún más por el apoyo militar masivo de Estados Unidos a Israel, que continúa desde hace casi seis meses, incluso con la posibilidad de una escalada en el norte. Israel debería estar, y está, muy agradecido con el propio presidente Biden y con su administración por apoyarlo sobre el terreno en su mayor desafío en décadas.

Sin embargo, esta resolución, que llega inmediatamente después de la decisión de Estados Unidos sobre el puerto de Gaza, tiene un significado más que simbólico: no necesariamente sólo para Israel, sino también para los propios Estados Unidos y su posición en el mundo.

Unos días antes, Rusia y China (así como Argelia, el único miembro de la Liga Árabe que actualmente forma parte del Consejo de seguridad) habían votado en contra de un proyecto de resolución propuesto por Estados Unidos, a pesar de que supuestamente era perjudicial para su aliado Hamás. Pero los rusos y los chinos consideraron esta resolución, y su veto, como parte de una batalla global más amplia contra Estados Unidos, más importante que la batalla local en Gaza. No dudaron en vetar una resolución de alto el fuego que podría haber beneficiado a su aliado Hamás.

La administración estadounidense, por otra parte, no tuvo en cuenta el contexto global y no vetó la resolución propuesta por Rusia y China. Su abstención benefició a Hamás, una organización terrorista designada que mató a 32 estadounidenses el 7 de octubre y todavía mantiene a seis estadounidenses como rehenes. [2]

La abstención de Estados Unidos no perjudicó políticamente al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Incluso podría sacar algo de provecho político interno. Pero daña a Estados Unidos. La administración ni siquiera consideró la omisión de condena a Hamás en la resolución. Lo dejó pasar, sin condenar a una organización designada terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

El argumento más irresponsable sobre la resolución es que el alto el fuego fue exigido en relación con el mes de Ramadán. Para los islamistas, el Ramadán no es un mes de paz sino más bien el mes de la yihad y el martirio. El líder de Hamás, Ismail Haniyeh, explicó: «Cualquiera que estudie la historia del islam descubre que la mayoría de las grandes victorias y batallas decisivas tuvieron lugar en el bendito mes de Ramadán, comenzando con la batalla de Badr, seguida por la conquista de La Meca, la batalla de Hittin, la batalla de Ein Jalut, la conquista de Andalucía y la guerra de 1973.  Muchas de las batallas. Incluso a los muyahidines en Palestina, Alá les ha concedido el éxito en el mes sagrado de Ramadán, aplastando a su enemigo, complaciendo así los corazones de los creyentes. Esto sucedió en las heroicas operaciones yihadistas que tuvieron lugar en Cisjordania ayer y anteayer. Estas son algunas de las victorias de Ramadán».

Para ver este clip, haga clic aquí

Ramadán es el mes en el que, según Hamás y todas las demás organizaciones terroristas islamistas, Alá concede la victoria a sus creyentes. Durante este mes tuvieron lugar las mayores batallas del islam, incluida la más dolorosa para Israel: la Guerra de Yom Kippur de 1973, que el mundo árabe llamó la Guerra del Ramadán.

Es esta falsa afirmación la que la administración estadounidense acordó dejar pasar, mientras soldados israelíes son asesinados y heridos por Hamás, que lucha todos los días del mes de Ramadán, tal como las fuerzas estadounidenses fueron asesinadas y heridas en Afganistán e Irak durante cada Ramadán.

La administración parece creer que la abstención estadounidense puede ayudar al presidente Biden en las próximas elecciones presidenciales. ¿Pero ayudará a Estados Unidos en la región? ¿Qué se llevarán de ello los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Bahréin, Arabia Saudita, Jordania y la Autoridad Palestina? No es que Estados Unidos haya actuado según sus valores, considerando ante todo la trágica situación. No, lo que sacarán de esto es simplemente que Estados Unidos es débil y fácil de engañar, y es incapaz de apoyar a su aliado Israel, particularmente antes de una elección presidencial estadounidense.

Los elementos antiestadounidenses en la región –Irán y sus representantes en todo el Medio Oriente– entenderán que ahora es el mejor momento para intensificar sus esfuerzos militares para expulsar las bases militares estadounidenses de toda la región. Rusia comprenderá que ha llegado el momento de intensificar sus combates en Ucrania, y China descubrirá que ha llegado el momento de tomar medidas contra Taiwán y Filipinas en relación con el Mar de China Meridional. Todos los adversarios de Estados Unidos están viendo ahora crecientes oportunidades para promover sus propias agendas.

En lugar de calmar a los enemigos de Estados Unidos en la región y a nivel internacional, la abstención de Estados Unidos impulsará su actividad, justo antes de las elecciones.

Entonces, ¿de quién será la culpa? ¿Está solo el presidente Biden, por no apoyar total y exhaustivamente a Israel? La respuesta es no. Claramente, también es culpa del primer ministro Netanyahu, como expliqué en un informe anterior (Un pequeño paso para el presidente Biden en Gaza, un gran paso hacia la guerra total).

Netanyahu no brindó al presidente Biden la cobertura política que necesitaba desesperadamente para mantener su pleno apoyo a Israel a pesar del enorme costo humano en víctimas civiles en Gaza. Tampoco le dio al presidente Biden una manera de decir que todas estas víctimas civiles son por un objetivo sagrado: una solución pacífica para el día después. [3]

En estas dos medidas estadounidenses –su concesión de apoyo a Qatar/Hamás y su abstención en el Consejo de Seguridad de la ONU– la administración Biden es, por supuesto, cómplice. Pero es imperativo volver al pecado original. Fue el pecado de Netanyahu.

Toda la guerra actual es el resultado del flujo de miles de millones de dólares qataríes hacia la Gaza gobernada por Hamás, lo que le permitió a Hamás construir su imperio terrorista militar. Fue Netanyahu quien permitió esta financiación y facilitó su transferencia de Qatar a la Franja de Gaza. El Mossad dirigió la operación, en contravención de todas las leyes israelíes e internacionales de lucha contra el terrorismo. Netanyahu intentó «comprar» la calma en Gaza con dinero de Qatar y, en cambio, financió la guerra.

Cuando los qataríes son acusados, en la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos, de construir a Hamás y permitir su ataque del 7 de octubre, inmediatamente responden que esta financiación fue aprobada por Israel. Los funcionarios qataríes también dicen que toda su relación con Hamás existe porque los estadounidenses les pidieron que mantuvieran líneas abiertas de comunicación con la organización terrorista.

Incluso suponiendo que su afirmación sea cierta, la pregunta sigue en pie: ¿Qatar simplemente mantuvo una comunicación abierta con Hamás? Aparentemente no. Estaba estableciendo la sede de Hamás en Doha. [4]

También se podría haber pedido a Qatar que mantuviera una comunicación abierta con los talibanes. Pero lo que en realidad hizo fue sostener a esta organización terrorista durante años, hasta el día en que arrebató Afganistán a un gobierno secular elegido democráticamente. Ese día, 13 estadounidenses fueron asesinados por ISIS, activo en el país bajo la protección de los talibanes. A los talibanes también se les dio su cuartel general en Doha.

De hecho, el flujo de miles de millones de dólares de Qatar a la Gaza gobernada por Hamás no fue sólo culpa de Netanyahu, sino de todo el establishment de defensa israelí, que se unió a Netanyahu en esta fatídica política.

Preocupados por los crecientes ataques contra ellos en el Congreso de Estados Unidos, los qataríes se apresuraron a defenderse, con una aparente filtración de documentos que mostraban a altos funcionarios israelíes agradeciéndoles los fondos que enviaron a la Gaza gobernada por Hamás.

Basta mirar lo que el director del Mossad y estrecho aliado de Netanyahu, Yossi Cohen, escribió al emir de Qatar en una carta en 2020: » Esta ayuda ha jugado sin duda un papel fundamental para lograr la mejora continua de la situación humanitaria en la Franja de Gaza y garantizar la estabilidad y la seguridad en la región.» Estabilidad y seguridad, ¡Ja!

En 2021, Ronen Levy, entonces director de la División de Medio Oriente, África y Enlaces Especiales del Consejo de Seguridad Nacional de Israel, escribió al ministro de Relaciones Exteriores de Qatar, Mohammed bin Abdulrahman bin Jassim Aal Thani: «Reiteramos la importancia de continuar transfiriendo la asistencia financiera humanitaria de Qatar a través del mecanismo existente, es decir, el embajador [Mohammad] Al-Emadi [jefe del] Comité de Qatar para la Reconstrucción de Gaza, con el fin de mantener los logros antes mencionados.» [5]

Apenas cuatro meses antes de la masacre del 7 de octubre, el general Ghassan Alian, director de la Coordinación de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT), escribió al enviado de Qatar, Mohammad Al-Emadi, sobre la aprobación por parte de Israel del proyecto de gas en Gaza: «Estamos a su disposición y continuaremos acompañando la implementación de este proyecto.» Y agregó: «Apreciamos enormemente su cooperación y discurso abierto para salvaguardar la estabilidad y la seguridad en la región y acercar a nuestros países y pueblos».

Además,  recientemente se supo que el Jefe de Estado Mayor General de las Fuerzas de Defensa de Israel, Herzi Halevi, cuando era comandante del Comando Sur en 2020, se unió al director del Mossad en una visita a Qatar para pedirle al gobierno en Doha más fondos para la Gaza gobernada por Hamás, fondos que terminó en manos de los asesinos de sus soldados.

¿Cómo pudieron todos hacer esto? Por supuesto, no podrían haber ido en contra de la política oficial del gobierno, pero podrían haber dimitido si pensaban que se planteaba una amenaza a la seguridad de Israel. El dinero para la Gaza gobernada por Hamás no era una cuestión menor que de alguna manera podrían haber tragado incluso si se opusieran. Era una cuestión importante contra la que deberían haberse pronunciado enérgicamente si realmente se hubieran opuesto.

Esto le costó a Israel 1.200 muertos el 7 de octubre y cientos más en los días, semanas y meses siguientes. Esto continúa hasta el día de hoy, porque lo que está sucediendo en Gaza no es un genocidio, sino una guerra contra los agentes de Hamás.

Este pecado original de Netanyahu y del establishment de defensa no puede ser perdonado. Tampoco puede hacerlo el continuo cautiverio de los rehenes, que están siendo torturados, violados y asesinados.

¿Son Israel y Estados Unidos igualmente responsables de la guerra de Gaza? Tal vez. Pero Estados Unidos sigue siendo la superpotencia unipolar y se espera que lidere el mundo libre, sin dejarse engañar por los trucos del patrocinador más importante del terrorismo islamista y aliado de Irán: Qatar.

Netanyahu es evidentemente un líder fallido. Pero todos esperábamos que el presidente de los Estados Unidos de América volviera a mostrar el liderazgo que mostró el 10 de octubre. Trágicamente, al entregar la iniciativa del puerto de Gaza a Qatar y Hamás, y al abstenerse en la votación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, no lo hizo.

Al fin y al cabo, Estados Unidos sigue siendo un problema para todos aquellos que buscan aliarse con él, porque, en palabras de ese general turco, nunca se sabe cuándo los estadounidenses se darán vuelta y te apuñalarán por la espalda.

Lewis citó al general en su libro de 2012 Notas sobre un siglo: Reflexiones de un historiador de Oriente Medio.

** Yigal Carmon es fundador y presidente de MEMRI.

 

[1] Con esta decisión de abstenerse en lugar de vetar, el presidente Biden entregó a la población de Gaza al gobierno de Hamás. En 2021, sacrificó de manera similar al presidente afgano laico elegido democráticamente, Ashraf Ghani, y al pueblo afgano a los talibanes, en detrimento de la seguridad y la posición de Estados Unidos en el mundo.

[2] Al parecer, la administración no los considera una prioridad suficiente como para exigir su liberación antes que cualquier otra cosa.

[3] De hecho, el Ministerio de Salud de Hamás es la fuente de todas las cifras de víctimas, y se ha demostrado que no tienen base en la realidad. Sin embargo, estas son las cifras proporcionadas repetidamente por los medios de comunicación a nivel internacional, e Israel nunca las refuta. Consulte Tabletmag.com/sections/news/articles/how-gaza-health-ministry-fakes-casualty-numbers, 6 de marzo de 2024; Washingtoninstitute.org/policy-analysis/gaza-fatality-data-has-become-completely-unreliable, 26 de marzo de 2024.

[4] Qatar incluso llegó a entrenar a agentes de Hamás. Véase MEMRI Despacho Especial No. 11111,Oficiales de los aparatos de seguridad de Hamás entrenados en Qatar, 1 de febrero, 2024.

[5] En ese mismo momento, en una entrevista con la revista del movimiento kibutziano Zman Yarok publicada el 24 de mayo, 2021 llamé a esta transferencia de fondos «La boda sangrienta de Bibi y Qatar».

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.