Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

El guión de Al-Jazeera sobre Gaza saboteado por su aliado Hamás


Una forma de distinguir entre un medio de noticias creíble y una fuente de propaganda es la subordinación de la cobertura noticiosa a una narrativa ideológica. Dada la naturaleza dinámica de las noticias, la cobertura fluiría en todo tipo de direcciones, una narrativa propagandística solo fluye en una dirección. En un entorno normal y libre de medios de comunicación, las fechorías de los hijos de los poderosos son un tema irresistible. Y, sin embargo, en 2020 (y más allá) vimos a los principales medios de comunicación y empresas de redes sociales de Estados Unidos suprimir intencionalmente la información sobre el hijo del candidato demócrata Joe Biden, Hunter Biden. El escándalo del «Biden Laptop» es un claro ejemplo del triunfo de la narrativa sobre el periodismo, siendo la narrativa en este caso el ascenso de Joe Biden a la presidencia.

La narrativa que supera al periodismo solía ser un elemento básico de los regímenes autoritarios extranjeros, y todavía lo es. Ahora florece con frecuencia en Occidente. Pero en ningún lugar la narrativa ha reinado más completamente sobre el periodismo –la propaganda sobre las noticias reales– como en Medio Oriente, especialmente en los medios de comunicación en lengua árabe. Casi todos los medios lo hacen, pero si hubiera un campeón en el negocio narrativo, sería el canal satelital árabe Al-Jazeera de Qatar. Esto tiene sentido porque todo lo que Al-Jazeera difunde o produce se ve a través de un marco ideológico, una lente islamista, y sirve a causas islamistas, incluida la agenda de grupos terroristas como Hamás. [1]

El 23 de marzo de 2024 Al-Jazeera publicó un informe alegando que soldados israelíes habían violado a mujeres palestinas durante un ataque israelí contra Hamás y combatientes de la Yihad Islámica Palestina (YIP) escondidos en el Hospital Al-Shifa en la ciudad de Gaza. El informe se publicó durante más de 24 horas antes de desmoronarse. Luego, la red eliminó silenciosamente el contenido sin dar ninguna explicación. [2]

Detalles adicionales sobre el incidente provinieron de una fuente interesante: el periodista jordano Yasser Abu Hilaleh, quien había sido gerente general de Al-Jazeera en árabe de 2014 a 2018 y antes había servido como jefe de la oficina del canal en Ammán durante muchos años. Abu Hilaleh señaló en Twitter en árabe (en un tuit con casi dos millones de visitas) que la noticia fue inventada, según una investigación realizada por Hamás. [3]

Abu Hilaleh, un veterano periodista que también es un firme partidario de la causa palestina y opositor de Israel, explicó que «la mujer que habló sobre la violación justificó su exageración y su discurso incorrecto diciendo que el objetivo era despertar el fervor y la hermandad de la nación. » [4]

Por supuesto, Al-Jazeera hizo circular información falsa o exagerada anteriormente, información que ha servido a una agenda ideológica. Durante toda esta guerra entre Hamás e Israel ha seguido ofreciendo propaganda, ya que tanto el canal como Qatar, que lo financia, desempeñan un papel clave en la guerra como banquero, anfitrión y propagandista de Hamás. [5] Al principio de la guerra, tanto Al-Jazeera como gran parte de la prensa mundial (incluyendo la BBC y el New York Times) promovieron y amplificaron una mentira, que Israel había atacado intencionalmente un hospital en Gaza y matado a cientos de personas. [6] Resultó que Israel no sólo no había atacado el edificio, sino que un cohete de la Yihad Islámica en Palestina impactó cerca, sino que cientos de personas no habían muerto en la explosión.

Si bien tales acusaciones habrían sido útiles en el contexto más amplio de la guerra de propaganda que se libra tanto en Medio Oriente como en Occidente (donde el alcance de la cantidad de violaciones que ocurrieron el 7 de octubre se ha convertido en una controversia), [7] la falsa acusación inicial , que se volvió viral en las redes sociales (que Israel estaba violando a mujeres en un hospital y quemando vivas a familias) tuvo «efectos dominó» involuntarios que llevaron a muchos habitantes de Gaza a huir de la parte norte de la Franja de Gaza y dirigirse al sur, un resultado que Hamás definitivamente no quiere ver. Un norte de Gaza más vacío es más fácil de controlar para Israel y se hace más difícil para los cuadros de Hamás esconderse allí.

Éste es siempre el peligro de la propaganda. La narrativa puede tener consecuencias inesperadas. [8] Así que los manifestantes pro-Hamás en todo el mundo piden un alto el fuego en Gaza, mientras que Hamás en realidad rechaza los ceses del fuego que no satisfacen sus demandas. El impulso de la narrativa de Al-Jazeera sobre Hamás y Gaza se basa en afirmaciones contradictorias que deben pasarse por alto para evitar cualquier tipo de escrutinio crítico real: la guerra lanzada el 7 de octubre es a la vez un desastre para Gaza y una gran victoria para Hamás; Israel ha sido fatalmente debilitado y está destruyendo Gaza impunemente, las masas árabes e islámicas están con Gaza y, sin embargo, nadie los ayuda. Una guerra que comenzó alegremente con el desfile de cadáveres de israelíes ante los habitantes de Gaza que se regodeaban, y que ahora busca exhibir cadáveres de palestinos en Gaza para ganarse la simpatía del mundo.

Como ha señalado Ilan Benatar, el cerebro de Hamás, Yahya Sinwar, ha escrito un guión en el que Israel es el villano y el objetivo era «aprovechar al mundo entero como un multiplicador de fuerzas para luchar contra Israel en nombre de Hamás». [9] El combustible para ese escenario es el sufrimiento palestino –real o imaginario– en Gaza (y en cualquier otro lugar que sirva a la narrativa).

Si pensara que Al-Jazeera había aprendido algo de esta última y vergonzosa debacle, estaría equivocado. El 28 de marzo, el canal tituló «Colonos israelíes asaltan Al-Aqsa bajo la protección de la policía israelí», mientras que las imágenes de la televisión mostraban en realidad a un hombre israelí siendo sacado por la fuerza, arrastrado, por la policía israelí de las instalaciones de Al-Aqsa. [10] La narrativa, por encima de todo, debe ser servida y pulida.

*Alberto M. Fernández es vicepresidente de MEMRI.

 

[1] Véase la Serie de Investigación y Análisis No. 1751 de MEMRI, Al-Jazeera en árabe: El canal de televisión de propiedad qatarí que promueve el terrorismo islamista en todo el mundo, 29 de febrero, 2024.

[2] Jpost.com/israel-Hamás-war/article-793560, 25 de marzo, 2024.

[3] Twitter.com/abuhilalah/status/1771996521312973088, 24 de marzo de 2024.

[4] Twitter.com/abuhilalah/status/1771996521312973088, 24 de marzo de 2024.

[5] Véase MEMRI Despacho Especial No. 10872, Qatar habilita la guerra de Hamás contra Israel, 15 de octubre, 2023.

[6] Theatlantic.com/ideas/archive/2023/10/gaza-hospital-explosion-misinformation-reporting/675719, 23 de octubre de 2023.

[7] Msn.com/en-us/news/world/squad-member-bowman-backtracks-comment-calling-accounts-of-rape-in-israel-on-oct-7-propaganda/ar-BB1kzUM9, 26 de marzo de 2024.

[8] Véase el video de MEMRI No. 10690, Sorprendido corresponsal de Al-Jazeera TV en la ciudad de Gaza interrumpe abruptamente una breve entrevista con un hombre que comienza a criticar a Qatar y Turquía, 2 de diciembre de 2023.

[9] Medium.com/@ilanbenatar/the-story-is-the-war-f6482ab94c1f, 17 de marzo de 2024.

[10] Twitter.com/hahussain/status/1773336199026860253, 28 de marzo de 2024.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.