Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

Hezbollah arresta a ciudadanos extranjeros en Beirut y refuerza su control en el área


A finales de febrero de 2024, se produjeron tres incidentes inusuales en la La Dahiya, el bastión de Hezbollah en el sur de Beirut, en los que la organización detuvo e interrogó a ciudadanos extranjeros que habían entrado en esa zona. Todas las personas detenidas eran extranjeros que se encontraban en el país con la aprobación y consentimiento oficial de las autoridades estatales libanesas. El 28 de febrero, Hezbollah detuvo a un grupo de ciudadanos holandeses que luego resultó ser un equipo de seguridad enviado al Líbano para preparar la posible evacuación de diplomáticos y ciudadanos holandeses del país en caso de una escalada en la guerra entre Hezbollah e Israel. Un día después, Hezbollah detuvo un vehículo de la FPNUL que pasaba por la Dahiya y detuvo a sus pasajeros. En el tercer incidente, que ocurrió varios días antes de los otros dos, Hezbollah arrestó a un diplomático español que entró en la Dahiya y supuestamente estaba tomando fotografías allí.

Estos incidentes demuestran que algunas zonas del Líbano, incluida la capital, Beirut, están fuera de la autoridad del Estado y están controladas exclusivamente por Hezbollah. También son evidencia de la considerable ansiedad y preocupación de Hezbollah sobre una posible actividad de espionaje en su contra que podría conducir a ataques israelíes contra la la Dahiya, como el del 2 de enero de 2024 en el que el jefe adjunto del buró político de Hamás, Saleh Al-Arouri, fue eliminado.

Cabe mencionar que, aunque el reciente incidente fue la primera vez que tropas de la FPNUL fueron detenidas en Beirut, en el sur del Líbano tales incidentes no son raros, y algunos de ellos han causado bajas entre las fuerzas de la FPNUL. En 2022, hubo varios incidentes en los que «lugareños» detuvieron vehículos de patrulla de la FPNUL, incluido uno en diciembre en el que el soldado irlandés de la FPNUL, Sean Rooney, fue asesinado a tiros. Los incidentes continuaron en 2023, y uno de ellos resultó en la herida de un soldado de la FPNUL.[1]

Este informe analiza los tres incidentes que tuvieron lugar en Beirut a finales de febrero de 2024 y algunas de las respuestas a ellos en el Líbano.

Hezbollah detiene a ciudadanos extranjeros en la Dahiyaa

Como se dijo, el 28 de febrero de 2024 Hezbollah detuvo a varios ciudadanos holandeses que habían ingresado a la Dahiya, específicamente al área de Bi’r Al-Abed en el corazón de este distrito. Según informes de la prensa libanesa, el grupo, que estaba compuesto por entre 3 y 6 personas, despertó las sospechas de los lugareños y de los agentes de Hezbollah porque sus miembros llevaban muchos dispositivos electrónicos y estaban abiertamente armados. Fueron interrogados por el «comité de seguridad» de Hezbollah en la zona y al día siguiente fueron entregados a la Inteligencia Militar libanesa, que también los interrogó durante varias horas antes de liberarlos por orden de un juez. Según algunos informes, se trataba de empleados de la Embajada de Holanda, que habían venido al Líbano para planificar la evacuación de diplomáticos holandeses y otros ciudadanos en caso de una escalada de la guerra entre Israel y Hezbollah. Al igual que los equipos de seguridad de otras representaciones extranjeras, se encontraban en el país con la aprobación del Ministerio de Relaciones Exteriores libanés. El sitio web del partido Kataeb (Falanges), que se opone a Hezbollah, informó sobre un incidente ocurrido una semana antes del arresto del equipo holandés, en el que Hezbollah detuvo a otro grupo de personas y las liberó después de descubrir que tenían inmunidad diplomática. El sitio web no especificó la identidad de ese grupo.[2]

En respuesta al incidente con los ciudadanos holandeses, el portavoz del Ministerio de Defensa holandés declaró que «representantes de Hezbollah detuvieron a tres miembros de un equipo de defensa holandés que brinda apoyo y protección a la embajada en Beirut. [Fueron detenidos] durante una misión de reconocimiento en la Dahiya que incluía examinar rutas, aparentemente en preparación para una posible evacuación en caso de una escalada [en la guerra]». El portavoz agregó que los ciudadanos holandeses, a los que se refirió como «soldados», fueron entregados a las fuerzas armadas libanesas y posteriormente liberados y devueltos a la embajada, y que habían llegado al país después del estallido de la guerra entre Hamás e Israel en octubre de 2023.[3]

Al día siguiente, Hezbollah arrestó a varios soldados del Batallón Malayo de la FPNUL que conducían por el área de Al-Sellom en la Dahiya. El diario Al-Sharq Al-Awsat informó, citando una fuente de seguridad libanesa, que los soldados estaban en camino desde el sur del Líbano a Beirut y habían entrado a la Dahiya por accidente, siguiendo las instrucciones de su dispositivo de navegación.[4] El equipo que llevaban los soldados, incluidas las cámaras, fue confiscado y fueron llevados para ser interrogados por el comité de seguridad de Hezbollah.[5]

La FPNUL emitió una respuesta dura al incidente, pero se abstuvo de culpar explícitamente a Hezbollah. Su portavoz adjunto dijo que la fuerza estaba «en un viaje logístico de rutina a Beirut» cuando fue interceptada por «individuos locales», y enfatizó que «la libertad de movimiento es vital para implementar la Resolución 1701 [de la ONU]».

El diario libanés pro-Hezbollah Al-Akhbar informó el 2 de marzo que, varios días antes, el «aparato de seguridad» de Hezbollah había detenido a un ciudadano español que estaba recorriendo el área de Al-Kafa’at en la Dahiya y tomando fotografías con su teléfono móvil. El hombre fue puesto en libertad tras la intervención de la embajada española.[7] Al momento de escribir este artículo, España no ha emitido una respuesta oficial al incidente.

Diarios pro-Hezbollah: Los individuos arrestados eran miembros de aparatos de seguridad afiliados a Israel

Si bien el propio Hezbollah no se refirió oficialmente a los tres incidentes, los medios de comunicación cercanos a la organización afirmaron que las personas arrestadas no habían participado en actividades inocentes sino en espionaje contra Hezbollah en nombre de Israel y sus aliados. El diario Al-Akhbar calificó los incidentes como «una serie de violaciones de seguridad cometidas por extranjeros» y cuestionó las explicaciones dadas sobre las acciones de los detenidos. El diario decía: «La guerra de seguridad entre la resistencia en el Líbano y el enemigo israelí está escalando. Desde el estallido de la guerra después de la [Operación] Inundación de Al-Aqsa [es decir, el ataque de Hamas el 7 de octubre contra Israel]… la actividad de seguridad exterior en el Líbano ha aumentado, junto con la presión diplomática ejercida por Occidente, que está aliado con el enemigo… Recientemente salió a la luz que la infiltración en el Líbano por aparatos de inteligencia árabes, occidentales e internacionales que están ayudando al enemigo ha aumentado. «Estos aparatos emplean a sus ciudadanos extranjeros como agentes, así como a colaboradores libaneses y personas no libanesas que viven aquí, y recopilan información, incluidos nombres y fotografías, para ayudar a Israel a compilar su banco de objetivos».

Al hablar de la detención del ciudadano español, el diario cuestiona el relato que dio durante el interrogatorio, según el cual entró accidentalmente en la zona y tomó una fotografía de la calle para que sus compañeros de la embajada pudieran enviar un coche a buscarlo. El diario afirmó que, cuando se investigó su equipo, «se descubrió que su teléfono estaba equipado con un software que impide el acceso a la información que contiene». También señaló que, «como de costumbre, en el momento en que el incidente se conoció en ciertos círculos estrechos, comenzaron los contactos de alto nivel y las intervenciones para liberarlo, especialmente la intervención de la embajada [española] en Beirut…»

Sobre el incidente que involucra a las tropas de la FPNUL, el diario afirma que ese tipo de incidentes ocurren de vez en cuando «debido a errores o acciones deliberadas de ciertas unidades de la FPNUL». Al-Akhbar afirmó que fueron «lugareños» quienes interceptaron el vehículo de la FPNUL y se apoderaron del equipo y las cámaras en su interior, y agregó: «El ‘error’ [de las tropas de la FPNUL] ocurrió en un lugar que es muy sensible para la resistencia, y durante una guerra con el enemigo. Esto llevó a los elementos relevantes a cuestionar la naturaleza de su viaje: ¿realmente perdieron el rumbo o hay elementos que están presionando para crear problemas de seguridad en Beirut? Esta [pregunta] es especialmente pertinente dado que las misiones de la FPNUL normalmente [se llevan a cabo] en las zonas al sur del río Litani. En cambio, agentes de la FPNUL que patrullan en Beirut son un hecho extraño». El informe señaló a continuación que el incidente ocurrió en el contexto de las demandas hechas por varios elementos, especialmente Estados Unidos e Israel, para ampliar el mandato de la FPNUL y darle mayor libertad de acción. En consecuencia, el incidente «dio lugar a muchas preguntas, [por ejemplo] si se permite a la FPNUL salir del sur del Líbano sin una escolta de las fuerzas armadas libanesas». El diario admitió que, según fuentes, los soldados de la FPNUL detenidos en Al-Sellom no habían estado involucrados en actividades militares, y la FPNUL puede moverse por todo el Líbano como parte de la escolta de los visitantes y la realización de misiones logísticas.[8]

Otro informe de Al-Akhbar del mismo día, sobre la detención de los ciudadanos holandeses, señaló que, desde el comienzo de la guerra, fuerzas especiales de varios países occidentales, incluidos Gran Bretaña y Canadá, equipadas con armas y equipos avanzados, han llegado al Líbano en para evacuar a los extranjeros y diplomáticos si la guerra con Israel se intensifica. El diario afirmó además que el arresto de los ciudadanos holandeses era «parte de un plan… que el aparato de seguridad de Hezbollah ha comenzado a implementar en la mayoría de las áreas donde se encuentran las oficinas centrales de la organización, a la luz de los intentos del enemigo de infiltrarse en ellas… «[9]

El 6 de marzo, el diario publicó un informe que arroja luz sobre la ansiedad actual de Hezbollah.

El informe afirma que «ningún elemento oficial de seguridad o político en el Líbano puede decir exactamente cuántos agentes militares y de seguridad están activos en el Líbano en nombre de las embajadas árabes y extranjeras». También indica que, contrariamente a los entendimientos oficiales entre las embajadas y el Estado libanés, los equipos de seguridad que han llegado a las embajadas desde el inicio de la guerra no se dedican sólo a entrenamiento y prácticas de tiro, sino que también recopilan información e inteligencia. Además, «últimamente han cometido algunos ‘errores’, especialmente en la Dahiya». El diario dice también que, «independientemente de si los incidentes fueron errores o acciones deliberadas», Hezbollah sospecha de la actividad [de personas externas] en áreas donde se encuentran sus bases o agentes. Además, varios aspectos del comportamiento de los holandeses resultaron sospechosos: afirmaron que se dirigían a una cafetería que no se puede encontrar en Google; uno de ellos portaba un arma con silenciador; una investigación reveló que no había ningún ciudadano holandés viviendo en la zona, y sus documentos los identificaban como soldados holandeses, pero no especificaban sus rangos, como es habitual. El comportamiento del ciudadano español también era sospechoso, afirma el diario. Su teléfono estaba equipado con aplicaciones especiales que le permitían encontrar muchos sitios y registró los nombres de las tiendas en las áreas que fotografió. El informe señala que abandonó el Líbano el 23 de febrero y concluye: «El hecho de que el [equipo] holandés estuviera utilizando un vehículo alquilado, las aplicaciones encontradas en el teléfono del diplomático español y otras acciones de algunos de los detenidos [todos] contribuyen a la preocupación sentida por los aparatos de seguridad de la resistencia, [que sospechan] que el enemigo está tratando de utilizar estas acciones para conocer la situación sobre el terreno y comprobar qué tan preparado estará [Hezbollah] si [el enemigo] lleva a cabo un operativo de seguridad por medio de personas que han venido del extranjero, como lo ha hecho en el pasado.»[10]

El sitio web Al-Ahed, afiliado a Hezbollah, también abordó las preocupaciones de la organización e insinuó que están justificadas. En este sentido citó a «fuentes de seguridad bien informadas» diciendo que las fuerzas de seguridad libanesas y los agentes de Hezbollah están tomando últimamente «medidas de seguridad escrupulosas e inusuales» en las proximidades de la sede de la organización y posiciones en la Dahiya porque «temen una acción agresiva por parte de Israel». Las fuentes afirmaron que varias «infiltraciones» que ocurrieron recientemente, especialmente después de que los ciudadanos holandeses y la fuerza de UNIFIL pasaran por la Dahiya, llevaron a Hezbollah a reforzar la seguridad alrededor de sus posiciones.[11]

Periodistas libaneses: Hezbollah está haciendo lo que le place en el Líbano, con el consentimiento del Estado

Después de estos acontecimientos, algunos artículos en la prensa libanesa criticaron tanto la conducta de Hezbollah como la falta de respuesta del Estado a los incidentes. El periodista Imad Moussa, columnista del diario Nidaa Al-Watan, abordó el tema en un artículo titulado «¿Es el barrio de Al-Sellom parte del Líbano?» Afirmó que el incidente de la FPNUL revela que hay áreas en el Líbano donde las leyes estatales no se aplican y donde las únicas personas que tienen libertad de acción son los agentes de Hezbollah, y que el estado permite esta situación. El periodista escribió: «Ni un solo elemento de seguridad en el Líbano, ni el Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior o la Oficina del Primer Ministro, emitieron la más mínima declaración de condena cuando el vehículo de la FPNUL fue atacado en un puesto de control de Hezbollah… y cuando los soldados de piel oscura del Batallón de Malasia fueron conducidos a las oficinas del comité de seguridad de Hezbollah, sus equipos, cámaras y armas fueron confiscados y fueron interrogados bajo sospecha de haber tomado fotografías…»

En respuesta a las declaraciones del portavoz adjunto de la FPNUL, de que las fuerzas de la FPNUL «tienen la libertad y la autorización del gobierno del Líbano para moverse por todo el Líbano por razones administrativas y logísticas», Moussa comentó: «Parece que está confundido y confunde al Líbano con algún otro país. El barrio de Al-Sellom, así como Bir Al-Abed, Al-Ghobeiry, Sur [Líbano] y la ciudad de Lassa son parte de un estado que existe dentro del estado más grande del Líbano». Si ese incidente hubiera tenido lugar en cualquier otra parte del Líbano, agregó, el Consejo Superior de Defensa se habría reunido rápidamente, los pistoleros habrían sido arrestados por los aparatos estatales y se habrían emitido 12 declaraciones oficiales en 12 horas.”

«El Líbano [generalmente] previene esos incidentes y está listo para golpear a los atacantes con puño de hierro», escribió. Sin embargo, «los líderes de los dos estados [es decir, el Líbano y el estado de Hezbollah dentro de él] tienen relaciones de vecindad, por lo que los detenidos fueron rápidamente entregados a los [servicios] de inteligencia [del estado], y los [agentes de Hezbollah] que capturaron a los malasios fueron felicitados por sus comandantes por mantener los ojos abiertos y defender su país. Los ciudadanos de los Países Bajos, Gran Bretaña, Francia, Alemania e [incluso] el Líbano no pueden moverse libremente en el barrio de Al-Sellom o en La Dahiya, incluso si son diplomáticos o personal de seguridad que cuente con licencia para portar armas otorgada por las autoridades correspondientes.» El autor concluyó afirmando que, cuando los líderes libaneses dicen que están comprometidos a implementar la Resolución 1701 de la ONU, quieren decir que se implementará en algún otro Líbano, no en el que aparece en mapas y atlas.»[12]

Un artículo también argumentó que lo sucedido con la FPNUL no fue incidental, sino que tenía que ver con las conversaciones que se están llevando a cabo actualmente sobre la ampliación del mandato de la FPNUL como parte de un acuerdo entre Israel y Hezbollah. Lara Yazbek, de la agencia de noticias libanesa Al-Markazia, afirmó que fue Hezbollah quien arrestó a los soldados de la FPNUL, no los «locales». Yazbek escribió: «Esta vez los miembros de FPNUL tuvieron suerte y no pagaron con sus vidas por entrar accidentalmente en los territorios del ‘pequeño estado’ [de Hezbollah]… Aunque Hezbollah siempre niega cualquier participación en estos incidentes, lo que ocurrió en la Dahiya hace unas horas claramente lleva sus huellas dactilares. El asesinato de Sean Rooney del Batallón Irlandés [de la FPNUL] en diciembre de 2022… es una prueba clara de que hubo intervención política o apoyo político a los atacantes. Hace unos meses, un tribunal militar ordenó que Muhammad Iyad, quien había sido acusado del asesinato de Rooney, sea puesto en libertad bajo fianza… Otras cuatro personas fueron procesadas junto con él, todos ellos agentes de Hezbollah…

“El incidente [es decir, la detención de los soldados de la FPNUL en la Dahiya] no está desconectado de su lugar y tiempo, y es una prueba de que la organización [Hezbollah], en medio de las negociaciones internacionales que tienen lugar sobre la presencia y el papel de la FPNUL en el sur en preparación para restaurar la estabilidad después del 7 de octubre, no tiene intención de aceptar la propuesta [de ampliar el mandato de FPNUL] sino más bien de oponerse…”[13]

 

*N. Mozes es investigador en MEMRI

 

[1] Sobre estos incidentes y otros, véase, por ejemplo, los informes de MEMRI: Despacho Especial No. 10390 – Periodistas libaneses: Hezbollah es responsable de la muerte de un soldado irlandés de FPNUL – 22 de diciembre, 2022; Despacho Especial No. 9721 – Periodistas libaneses: Hezbollah detrás de los ataques de residentes del sur del Líbano contra las fuerzas de la FPNUL – 13 de enero, 2022; Despacho Especial No. 6778 – Periodista libanés chiíta anti-Hezbollah: Los recientes enfrentamientos entre residentes del sur del Líbano y las fuerzas de la FPNUL son un mensaje de Irán a Estados Unidos – 10 de febrero de 2017.

[2] Kataeb.org, 3 de marzo de 2024.

[3] Telegraaf.nl, 1 de marzo de 2024.

[4] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 1 de marzo, 2024.

[5] Al-Mudun (Líbano), 1 de marzo, 2024.

[6] Lbcgroup.tv, 2 de marzo de 2024.

[7] Al-Akhbar (Líbano), 2 de marzo, 2024.

[8] Al-Akhbar (Líbano), 2 de marzo, 2024.

[9] Al-Akhbar (Líbano), 2 de marzo, 2024.

[10] Al-Akhbar (Líbano), 6 de marzo, 2024.

[11] Alahednews.com.lb, 5 de marzo de 2024,

[12] Nidaa Al-Watan (Líbano), 4 de marzo, 2024.

[13] Almarkazia.com, 2 de marzo de 2024.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.