Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles mayo 22, 2024

Salvar a Hamás

La organización terrorista palestina se niega a liberar a los rehenes mientras se aferra a su último bastión en Rafiaj. Entonces, ¿Por qué la administración Biden está lanzando todo el peso del gobierno estadounidense contra Israel para evitar que derrote a Hamás?


Los informes dicen que los israelíes están planeando una operación en Rafiaj para eliminar el último bastión de Hamás en Gaza. De ser así, el gobierno de Netanyahu actuará en contra de los deseos públicos de la administración Biden, que ha pasado el último medio año moviendo cielo y tierra para salvar a una organización terrorista de la destrucción. Curiosamente, las declaraciones y acciones de la Casa Blanca muestran que la supervivencia de Hamás es más importante que la seguridad de un socio tradicional estadounidense, Israel; más crucial para los intereses estadounidenses que la preservación del orden liderado por Estados Unidos en Medio Oriente; más preciosa que las docenas de vidas estadounidenses que Hamás acabó con el 7 de octubre; más valioso que el hecho  que muchos estadounidenses e israelíes sigan vivos en los túneles del ejército terrorista.

¿Por qué? Como lo demuestran el dinero y el prestigio que Estados Unidos ha invertido mes tras mes en proteger a Hamás, la administración Biden ve al grupo terrorista como un activo valioso.

Un día después de la masacre, incluso antes  que comenzara la campaña de Israel contra Hamas, el secretario de Estado Antony Blinken escribió que estaba alentando la “defensa de un alto el fuego” por parte del gobierno turco. No importa que el tuit haya sido eliminado desde entonces, ya que la Casa Blanca no ha carecido de pruebas de que su máxima prioridad es disuadir a Israel de derrotar a Hamás, aumentando a cada paso las vulnerabilidades de Israel y condicionando la ayuda a que Israel adopte una postura puramente defensiva.

La administración Biden ha impedido que Israel entre en Rafiaj exigiéndole que presente planes para proteger a la población civil, insistiendo piadosamente en que “incluso una muerte civil es demasiada”. Sería una tarea difícil en cualquier escenario militar, pero dado que Hamás se esconde entre no combatientes, la política de la Casa Blanca refuerza abiertamente la estrategia política y militar del grupo terrorista.

Lo que distingue a los palestinos de otros grupos étnico-nacionales nacidos de la desintegración de los imperios multiétnicos de Europa y el Levante después de la Primera Guerra Mundial es que su reclamo de atención mundial depende en gran medida de su voluntad de contratarse como mercenarios terroristas.

El presidente abdicó del papel histórico de Estados Unidos de vetar la actividad antiisraelí en la ONU. En cambio, la delegación estadounidense se abstuvo de una resolución clave del Consejo de Seguridad en marzo que exigía un alto el fuego inmediato, poniendo así el peso diplomático de Estados Unidos detrás de la exigencia de Hamás de que se le debería permitir mantener a sus rehenes y seguir gobernando Gaza. Luego, la Casa Blanca sancionó a civiles israelíes en Cisjordania por crímenes ideados por organizaciones pro-palestinas de izquierda, mientras ignoraba una ola terrorista palestina destinada a asesinar a civiles judíos que eran culpables de crímenes como detenerse en un semáforo en rojo, comprar gasolina, y pastoreando ovejas. Gran parte de los informes falsos que apoyan la ofensiva pro-Hamás se canalizan a través del general del ejército estadounidense Michael Fenzel. El Coordinador de Seguridad de Estados Unidos para Israel y la Autoridad Palestina están gastando recursos de los contribuyentes para construir un ejército terrorista palestino en Cisjordania que pronto podría ser reutilizado también para Gaza.

Al obligar a Jerusalén a «incrementar» la ayuda alimentaria y la energía a Gaza, la Casa Blanca rompió el asedio de Israel y exigió a un aliado que reabasteciera a su adversario en tiempos de guerra. Cada vez que Israel pasa a la ofensiva, Biden y sus asesores amenazan públicamente con dejar de reabastecer armas. Después del ataque masivo con misiles y aviones teledirigidos de Irán el mes pasado, funcionarios de la administración dejaron entrever que si los ataques de represalia israelíes excedían los magros límites estadounidenses, la Casa Blanca obstaculizaría los sistemas de defensa aérea de Israel. Por lo tanto, los israelíes se vieron obligados a adoptar la estrategia militar estadounidense probada en batalla de bombardear arena.

La Casa Blanca ha utilizado al director de la CIA, William Burns, como uno de sus principales instrumentos de disuasión diplomática. Ha viajado a Egipto, Qatar y otros lugares para mantener interminables negociaciones sobre rehenes con la organización terrorista palestina. El punto es que ninguna de estas negociaciones ha llegado a ninguna parte. Las palabras de Burns están diseñadas para detener la guerra de Israel y al mismo tiempo legitimar el acto de toma de rehenes, incluso cuando se vuelve cada vez más claro que muchos de los rehenes cuya liberación supuestamente está negociando están muertos.

Para enfatizar su imparcialidad en el conflicto entre un aliado militar clave de Estados Unidos y una organización terrorista extranjera designada, la Casa Blanca ha amplificado la propaganda de Hamás que repetidamente ha demostrado ser falsa. El propio presidente y el secretario de Estado repitieron con entusiasmo las acusaciones de que Israel asesinó intencionalmente a los trabajadores humanitarios de World Central Kitchen. Sin pruebas que respaldaran las afirmaciones de la directora de USAID, Samantha Power, sobre una hambruna rampante en Gaza, la administración y sus validadores comenzaron a llamarla “hambruna reportada”.

Para luchar contra la mítica hambruna, Biden está enviando miles de tropas estadounidenses para construir un muelle de 320 millones de dólares para reabastecer a Hamás, un acuerdo que convertirá a las fuerzas estadounidenses en escudos humanos para disuadir las operaciones militares israelíes contra la organización terrorista. Al filtrar noticias falsas, más recientemente un memorando interno del Departamento de Estado que alegaba crímenes de guerra israelíes, que Israel estaba obstaculizando la ayuda para matar de hambre a los habitantes de Gaza, la administración sentó las bases para órdenes de arresto que probablemente sean emitidas por la Corte Penal Internacional. Si bien las órdenes de arresto supuestamente apuntan a Netanyahu y otros miembros del gabinete de guerra de Israel, es probable que la acción siente un precedente lo suficientemente amplio como para justificar el arresto de cualquier israelí que haya servido en la campaña de Gaza.

Es útil recordar que lo que distingue a los palestinos de otros grupos étnico-nacionales nacidos de la desintegración de los imperios multiétnicos de Europa y el Levante después de la Primera Guerra Mundial es que su reclamo de la atención del mundo depende en gran medida de su voluntad de contratarse a sí mismos como Mercenarios terroristas.

 

Durante la Guerra Fría, los palestinos fueron utilizados por los soviéticos contra los intereses y aliados de Estados Unidos Potencias regionales como el Egipto de Nasser, la Siria de Assad, el Irak de Saddam y la Libia de Ghaddafi utilizaron a los palestinos para promover sus propios intereses, contra las superpotencias y/o entre sí. No era infrecuente que las facciones palestinas lucharan entre sí en nombre de sus patrocinadores árabes.

Fue a través de esta violencia incesante que floreció la causa palestina. Los palestinos ganaron un lugar en los foros regionales y luego internacionales no debido a una injusticia histórica mundial cometida contra una confederación ad hoc de linajes levantinos menores. Más bien, fue porque si no empleabas una banda mercenaria de palestinos contra tus enemigos, estarías expuesto a una campaña de terror emprendida por una banda rival de palestinos, patrocinada por tus rivales.

Lo que los observadores de Oriente Medio llaman el “veto palestino” se refiere a la capacidad de los terroristas palestinos de desestabilizar cualquier orden regional que no se ajuste a las ambiciones de quienquiera que sea su patrón dominante. Por ejemplo, el tratado de paz entre Israel y Egipto de 1979 surgió sólo porque el presidente egipcio Anwar Sadat insistió en mantener a los palestinos fuera. A diferencia de Jimmy Carter, a Sadat no le importaba una paz integral en Tierra Santa con los palestinos al frente y al centro; sabía que darles un asiento a los palestinos daría a los soviéticos y a sus aliados árabes una oportunidad para descarrilar un acuerdo que necesitaba para avanzarcon los  intereses egipcios.

¿En nombre de quién actuaron los palestinos cuando desestabilizaron la región con su espantoso ataque del 7 de octubre? Irán, pero también la administración Biden. Los dos comparten el interés de colapsar el orden tradicional de Medio Oriente liderado por Estados Unidos y que Donald Trump había restaurado, después de que Barack Obama comenzara el proceso de desmantelarlo.

Hasta Obama, los pilares de la arquitectura de seguridad de Estados Unidos eran los Estados árabes ricos en petróleo del Golfo Pérsico, encabezados por Arabia Saudita, y, en el Mediterráneo oriental, Israel y Egipto. Al comienzo de su primer mandato, Obama dio señales de que tenía la intención de deshacer ese orden cuando pronunció un discurso en El Cairo e invitó a funcionarios de la Hermandad Musulmana, enemigos existenciales del régimen militar entonces dirigido por Hosni Mubarak. Al cabo de dos años, la Casa Blanca retiró su apoyo a Mubarak durante las revoluciones de la Primavera Árabe y dio paso a un gobierno de los Hermanos Musulmanes. Egipto se convirtió en el primer pilar del antiguo orden de seguridad estadounidense en caer.

Los asesores de Obama dejaron en claro que su segundo mandato estaría dedicado a asegurar un acuerdo nuclear con Irán. El propósito del acuerdo, conocido oficialmente como Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), no era impedir una bomba iraní; de hecho, el acuerdo legaliza el programa de armas nucleares del régimen clerical. Más bien se trataba de realinear los intereses de Estados Unidos con Teherán y, al mismo tiempo, endurecer a los socios tradicionales de Estados Unidos, especialmente Riad y Jerusalén, los otros pilares regionales del orden estadounidense. Para culminar sus ocho años desmantelando los instrumentos de la política estadounidense en Medio Oriente, la última iniciativa de Obama en materia de asuntos exteriores fue impulsar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que adoptara la posición palestina de que Israel estaba violando el derecho internacional al ocupar, entre otros lugares, lugares sagrados judíos históricos.

Luego vino Donald Trump, quien no sólo revirtió el realineamiento de Obama sino que reforzó la tradicional arquitectura de seguridad de Washington. El primer viaje oficial de Trump fue a Arabia Saudita. Explicó que la alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudita era buena para Estados Unidos porque significaba petróleo asequible, inversión en Estados Unidos y empleos estadounidenses. Trump defendió a los sauditas cuando espías estadounidenses retirados, The Washington Post , agentes de Obama y servicios de inteligencia extranjeros se unieron en una operación de información para aislar al príncipe heredero Mohammed bin Salman después del asesinato del ex funcionario de inteligencia saudita Jamal Khashoggi.

Eso fue sólo el comienzo, ya que paso a paso Trump borró el legado de Obama en Medio Oriente y restauró los pilares del orden de seguridad regional liderado por Estados Unidos. Respaldó al régimen militar de El Cairo y trasladó la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén. Reconoció la soberanía israelí sobre los Altos del Golán, el Valle del Jordán y gran parte de Cisjordania. Los acuerdos de normalización negociados por Trump entre Israel y otros estados regionales, conocidos como Acuerdos de Abraham, reafirmaron el orden regional liderado por Estados Unidos al vincular a nuestros aliados entre sí y, por lo tanto, con Estados Unidos.

Fundamentalmente, los Acuerdos de Abraham también ignoraron a los palestinos. Después de todo, los palestinos nunca podrían normalizar las relaciones sin perder su capacidad de proyectar poder y exigir tributos. Al igual que Sadat, Trump y sus diplomáticos entendieron que la paz sólo se podría lograr dejando de lado a los palestinos y a quienes los patrocinaban, en este caso Irán.

Naturalmente, los Acuerdos de Abraham repugnaban a la facción de Obama. Los acuerdos de normalización deshicieron el proyecto de equilibrio de poder de Obama –es decir, fortalecer a los adversarios estadounidenses a expensas de los aliados– y empujaron a los márgenes a los antiguos favoritos de la izquierda, los palestinos y la República Islámica. En consecuencia, la administración Biden descongelaba dinero para llenar el cofre de guerra de Irán y socavaba la normalización regional con el pretexto de expandirlo a Arabia Saudita. Cualquier conversación directa entre Israel y Arabia Saudita, el administrador de los lugares sagrados del Islam, tendría que involucrar, aunque sólo fuera por razones de protocolo, a la causa palestina. Así, la administración Biden volvió a colocar a los palestinos en el centro de la región.

Así es como llegamos al 7 de octubre. Contrariamente a los puntos de conversación de la administración Biden, los iraníes no vieron las conversaciones de normalización entre Arabia Saudita e Israel como una amenaza existencial; más bien, lo vieron correctamente, y otras medidas de Biden, como una invitación a perturbar y desestabilizar el orden regional que Trump había reconstruido. Posteriormente, al estilo regional tradicional, los iraníes movilizaron a su representante palestino.

Y, sin embargo, para muchos observadores de buena fe, sigue siendo un misterio por qué Obama y luego Biden intentaron deshacer el orden estadounidense en Oriente Medio, un acuerdo que ha mantenido relativamente estable una región volátil y estratégicamente vital. ¿Es sólo el ego lo que exige que se demuestre que Obama y su partido tienen razón, y que los éxitos de Trump deben transformarse en fracasos a expensas de Estados Unidos, y al precio adicional de destruir las perspectivas de un futuro relativamente esperanzador para los habitantes de Oriente Medio?

El hecho clave es este: el orden regional que Trump restableció ha sido durante mucho tiempo parte de la fórmula que garantiza la continuidad de la paz y la prosperidad internas de Estados Unidos. Para decirlo de otra manera, las medidas adoptadas por Obama y ahora Biden no tienen como objetivo principal desestabilizar Oriente Medio. Más bien, están diseñados para desestabilizar a Estados Unidos.

Las medidas del equipo de Biden para proteger a Hamás se entienden mejor en el contexto de un programa revolucionario de iniciativas internas que apuntan a reconstituir la sociedad estadounidense sobre una nueva base y que a su vez requieren el rechazo total de la historia y la cultura del país, sus acuerdos sociales existentes y orden constitucional. El régimen actual ha convertido al Estado de seguridad en un arma, ha etiquetado a sus oponentes como “terroristas nacionales” y ha emprendido una campaña al estilo tercermundista contra el candidato de la oposición porque es una facción revisionista. Su manifiesto político y cultural es un programa para rehacer Estados Unidos, ya sea mediante presión social, censura, mandato burocrático, amenazas de violencia o violencia real. Entre otros dispositivos para transformar Estados Unidos, la administración Biden ha abierto la frontera a al menos 7 millones de extranjeros ilegales (y contando), muchos de lugares del Medio Oriente donde se venera a Hamás y para quienes la violencia política significa un trabajo estable y bien remunerado. .

No es el orden tradicional liderado por Estados Unidos en Medio Oriente lo que la facción revisionista, la facción de Obama, está más decidida a desmantelar, sino más bien el orden existente en Estados Unidos. Y no es Israel lo que más desea reducir a polvo, sino Estados Unidos. Para que el partido que Obama rehizo a su imagen triunfe en casa, los palestinos deben ganar.

Lee Smith es el autor de El golpe permanente: cómo los enemigos nacionales y extranjeros atacaron al presidente estadounidense (2020).

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.tabletmag.com/sections/news/articles/saving-hamas

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.