Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado junio 22, 2024

Las obscenas acusaciones de la Corte Penal Internacional contra Israel

Equiparar a Israel con Hamás es moralmente indignante.


Karim Khan, fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), anunció que solicitará órdenes de detención contra el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y el ministro de defensa israelí, Yoav Gallant, y contra tres altos dirigentes de Hamás, creando así una falsa equivalencia entre Israel y Hamás.

Colocar a los dirigentes democráticamente elegidos de Israel al mismo nivel que algunos de los peores violadores de los derechos humanos del planeta y asesinos en masa, es indignante. Es como si inmediatamente después de los atentados del 11 de setiembre Khan hubiera emitido órdenes de detención tanto contra Osama bin Laden como contra el presidente George W. Bush. Es como pedir la detención de Adolf Hitler junto con la de Winston Churchill.

La maniobra de la CPI es una descarada inversión de la verdad. De esta forma, aísla a Israel en la escena mundial y envalentona a sus enemigos. Khan ha acusado a los dirigentes de Israel de «hacer pasar hambre a civiles, un método de guerra que es un crimen de guerra», «exterminio y/o asesinato», «persecución», «otros actos inhumanos», «asesinato intencionado» y «dirigir intencionadamente ataques contra una población civil». ¿Ah?

Comencemos con la acusación de utilizar el hambre como un método de guerra, lo cual ocupa un lugar central en las malintencionadas acusaciones de Khan. De acuerdo con el Wall Street Journal, desde el 7 de octubre del 2023 Israel ha supervisado el suministro de 542.570 toneladas de ayuda a Gaza, en 28.255 camiones, en un esfuerzo masivo y sin precedentes para suministrar alimentos a los civiles de Gaza. Israel también le pidió a Egipto que abra el paso fronterizo de Rafah, que conecta a Egipto con Gaza, para ser utilizado por los camiones que llevan la ayuda. Egipto se ha negado. El Wall Street Journal se pregunta: «¿Acaso este es el comportamiento de un gobierno israelí empeñado en matar de hambre a los habitantes de Gaza?».

 

El principal factor del aumento del hambre en Gaza son los robos y saqueos a gran escala perpetrados por Hamás. Un informe publicado en abril por The New York Times reveló que el hambre en Gaza no se debía a una falta de alimentos, sino a los precios exorbitantes que cobran Hamás y otros criminales que roban la ayuda alimentaria.

De hecho, el mismo día que Khan anunció que iba a solicitar la detención de los dirigentes israelíes, el Departamento de Estado de los Estados Unidos anunció que de la ayuda alimentaria que fue entregada a través del muelle de 320 millones de dólares que Estados Unidos construyó en Gaza, nada fue distribuido a los habitantes de Gaza. En cambio, los alimentos fueron saqueados y robados, presumiblemente por Hamás, cuyos miembros siguen controlando gran parte de Gaza con puño de hierro.

Las escandalosas acusaciones de Khan de «exterminio» y «asesinato deliberado», y de «dirigir intencionadamente ataques contra una población civil» claramente son falsas.

«Israel ha implementado más precauciones para evitar daños civiles que cualquier otro ejército en la historia, por encima de lo que exige el derecho internacional y más de lo que hizo Estados Unidos en sus guerras en Irak y Afganistán». —Mayor John Spencer.

El mayor John Spencer, disertante de Estudios de Guerra Urbana en el Moderno Instituto de Guerra de West Point, señaló: «En sus críticas, los oponentes a Israel borran un nuevo, notable e histórico estándar que Israel ha establecido. En mi larga carrera estudiando y asesorando sobre guerra urbana para el ejercito estadounidense, nunca encontré un ejército que tomara tales medidas para atender a la población civil enemiga, especialmente mientras simultáneamente combate al enemigo en el mismo edificio».

«De hecho», continuó diciendo el mayor Spencer, «según mi análisis, Israel ha implementado más precauciones para evitar daños a civiles que cualquier otro ejército en la historia, por encima de lo que exige el derecho internacional y más de lo que hizo Estados Unidos en sus guerras en Irak y Afganistán». (Si leen inglés, los aliento a leer íntegramente los comentarios del mayor Spencer en Newsweek, de donde se han tomado estas citas).

Además, Israel lucha contra Hamás, una entidad que deliberadamente acomoda a sus combatientes en centros civiles, utiliza hospitales como depósitos del ejército, coloca armas en el interior de las mezquitas y considera a la población de Gaza como sus escudos humanos. Un importante informe de la OTAN publicado en el 2014 describió esta estrategia, aportando pruebas de testigos oculares de que Hamás «dispara cohetes, artillería y morteros desde o en las proximidades de zonas civiles densamente pobladas… (por ejemplo, escuelas, hospitales o mezquitas)».

La OTAN también describió el cínico intento de Hamás de maximizar el número de muertes en cualquier ataque israelí, con el fin de hacer recaer las críticas sobre Israel e incrementar la simpatía hacia Hamás. «Hamás confía en el objetivo del gobierno israelí de minimizar los daños colaterales, y también es consciente de la sensibilidad de Occidente hacia las víctimas civiles. Por lo tanto, el uso de escudos humanos por parte de Hamás… tiene como objetivo ganar influencia a nivel diplomático y en la opinión pública, presentando a Israel y al ejército de Israel como un agresor que ataca indiscriminadamente a civiles».

Una carta de febrero del 2024 del líder de Hamás Yahya Sinwar a los miembros de Hamás en el extranjero expuso claramente este objetivo, describiendo el aumento de víctimas civiles en Gaza como una situación en la que Hamás sale ganando, fomentando todavía más críticas contra Israel.

Khan culpa a Israel por una crisis humanitaria en Gaza que es por completo obra de Hamás. De hecho, parece que Khan no ha comprobado en absoluto los hechos sobre el terreno. Aunque visitó Israel y entrevistó a sobrevivientes israelíes de la masacre de Hamás del 7 de octubre como parte del caso que está construyendo (sólo) contra tres dirigentes de Hamás, Khan declaró que no ha visitado Gaza después del 7 de octubre.

La CPI debería elogiar los intentos de Israel de luchar contra un enemigo despiadado sin perjudicar a una población civil que Hamás pone deliberadamente en peligro. La CPI debería solicitar la detención de todos los dirigentes de Hamás en todo el mundo. Al acusar a Israel y equipararlo con una salvaje organización terrorista, la CPI en última instancia empaña su propia posición en el mundo y revela su sesgo antisemita.

 
Comentarios
angelmunoz60

Por sus actos, se conoce quienes están introducidos en los diferentes organismos, puesto que igualar a Israel con los terroristas de Hamas, es intolerable y mezquino, a todas luces y ese personal debería, ser expulsado inmediata mente, a fin de salvaguardar el nombre de la institución, ya que de otra forma serian cómplices

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.