Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 16, 2024

Informes erróneos y datos falsificados: la ONU se ha convertido en el brazo ejecutor de Hamás en el mundo


Dos informes sobre el hambre y el número de muertos en la Franja de Gaza alimentaron a todo el sistema internacional contra Israel. La ONU juega de manera injusta y nos perjudica intencionadamente**

¿Determinó el informe mundial sobre el hambre de la ONU a finales de abril que 577,000 personas están al borde de la hambruna en Gaza? Sí, así lo hizo. Sin embargo, la realidad parece ser otra. Esta semana, en silencio y sin publicidad (como suele hacer la ONU o el ministro de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, cuando se trata de Israel), se ha revelado que la publicación de la ONU, ampliamente citada en todo el mundo, no es fiable ni correcta. Dos publicaciones diferentes, una de ellas oficial del propio comité de revisión de la ONU, determinaron explícitamente que no hay hambruna en la Franja de Gaza, contradiciendo y anulando numerosos informes anteriores que habían sido un amplio terreno de ataque contra Israel en la escena internacional y en los organismos de la ONU.

El Comité de Revisión de la Hambruna de las Naciones Unidas (FRC), que es el principal comité oficial de la ONU para investigar el hambre y la seguridad alimentaria, determinó que no se encontraron pruebas de hambruna en Gaza y, por lo tanto, no se puede determinar que haya hambruna. El comité también afirmó que no solo no hay pruebas de hambre o inanición, sino que tampoco hay pruebas de escasez de alimentos ni de calorías en el norte o en el sur de la franja. En palabras del comité: “Sin intención alguna de negar el sufrimiento que soportan los habitantes de Gaza ante la guerra, el comité de investigación del hambre y la seguridad alimentaria no puede adoptar las afirmaciones de las organizaciones sobre hambre y escasez de alimentos en el norte y sur de la franja”.

Este informe, envuelto en palabras adicionales para suavizar la magnitud de la contradicción (como “esto no significa que no haya sufrimiento en Gaza”), confirma en realidad las repetidas afirmaciones israelíes (incluyendo un informe especial del Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios de finales de marzo) de que no hay hambre en Gaza. Pero, sobre todo, contradice un informe de FEWS NET estadounidense (un organismo creado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y el Departamento de Estado estadounidense), que advirtió (en marzo de 2024) utilizando el índice de clasificación integrada para niveles de seguridad alimentaria aceptado por la comunidad internacional (IPC) sobre una hambruna existente y en desarrollo en Gaza. Esta advertencia fue ampliamente citada por portavoces de la ONU, medios de comunicación y numerosas organizaciones humanitarias que advirtieron de una muerte masiva en Gaza si no se decretaba un alto el fuego.

El nuevo informe establece explícitamente que el informe anterior no es razonable ya que se basó en “múltiples capas de suposiciones y conclusiones” que no coincidían con las pruebas a disposición de los autores del informe anterior. Concretamente, el comité rechazó las afirmaciones sobre hambre en el norte de Gaza debido a un aumento significativo en la disponibilidad de alimentos desde febrero de 2024, y casi el 100% de las calorías diarias necesarias estaban disponibles para la población (según los autores del informe, incluso en cálculos conservadores). En un momento similar pero coincidente, a principios de junio se publicó también un documento de trabajo separado de académicos de las universidades de Tel Aviv, Ben-Gurión, Hebrea y Haifa, expertos en salud pública del Ministerio de Salud y de los hospitales Sheba y Shaare Zedek que investigaron la situación en Gaza. Aunque solo se trata de un borrador de investigación en esta etapa, la conclusión clara que surge de él es que el contenido nutricional de la ayuda supera las directrices aceptadas en el mundo en el ámbito humanitario. Los investigadores analizaron los datos de los envíos de ayuda por tierra y aire entre enero y abril de 2024 y los datos del Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios. En promedio, entraron en Gaza unas 3700 camiones al mes y el peso de los productos alimenticios aumentó en un 57% (y también la variedad). De hecho, fuentes oficiales en Gaza testifican que las tiendas venden todo tipo de alimentos, que los mercados están llenos de mercancías y que no hay escasez (ni siquiera de carne, frutas y verduras).

Todo esto se suma a informes anteriores de la ONU también sobre el número de muertos en Gaza, que llevaron a afirmaciones de genocidio perpetrado por Israel contra los palestinos en las capitales occidentales. A mediados de mayo, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) corrigió (en silencio) los datos que publicó sobre el número de muertos en la Franja de Gaza. No fue una corrección menor: el número de muertos entre mujeres y niños en Gaza se redujo en un 50%.

Ambos informes, tanto sobre el hambre como sobre los muertos en Gaza, revelan un error de cálculo de casi el 50%. Está claro que una diferencia así, en dos informes tan cruciales, no es un error sino una intención deliberada. De hecho, se ha revelado una sesgo flagrante de la ONU que ha alimentado a todo el sistema internacional contra Israel, desde la Corte Penal Internacional en La Haya (que afirmó que Israel utiliza intencionadamente el hambre como táctica de guerra contra la población de Gaza), pasando por las instituciones de la ONU, la Unión Europea, los países occidentales, las manifestaciones contra Israel en Europa y hasta los graves brotes de antisemitismo que estamos presenciando desde hace meses y que recuerdan a la Europa de los años 30 del siglo pasado. Todo esto ha servido bien a Hamás en la arena internacional y, de hecho, ha sido una parte central de la caja de herramientas que ha utilizado contra Israel: legal, económica y de concienciación, de manera exitosa.

Me entristece decirlo, pero la ONU, que se supone que es un organismo profesional e independiente, ha estado jugando durante mucho tiempo, y ahora esto también se prueba fácticamente, un juego injusto que perjudica a Israel intencionadamente y ayuda a Hamás en la arena internacional, y casi me atrevo a decir que le mantiene la esperanza de que la campaña está a punto de terminar debido a la presión internacional sobre Israel, y la organización logrará mantenerse en Gaza.

Pensamos que si incluíamos a la ONU en lo que sucede y permitíamos la continuación de las actividades de la UNRWA en Gaza, al menos el organismo vería la situación en su verdadera luz. En realidad, se ha demostrado que este no es el caso y que prefiere utilizar los datos del Ministerio de Salud palestino controlado por Hamás y llevar a cabo una campaña contra Israel mediante informes sesgados, que han dañado gravemente la opinión pública mundial sobre Israel. Esto, nuevamente lamentablemente, no se puede dejar pasar por alto. La recomendación clara e inmediata es lanzar una campaña amplia e invertida en la que se debe mostrar en todos los lugares los sesgos claros de la ONU tanto sobre el hambre como sobre los muertos en Gaza (comparando con las muertes intolerables causadas por los países occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, en sus guerras en el Medio Oriente).

La recomendación estratégica derivada del comportamiento de la ONU: lamentablemente, Israel debe dejar claro que la ONU, en una serie de informes, publicaciones y votos tendenciosos en esta guerra, ha demostrado que no solo no es objetiva, sino que también perjudica sustancialmente a Israel, su reputación, su posición en el mundo y su legitimidad para existir. Por lo tanto, lamentablemente, la ONU no es parte de la solución, sino parte del problema, y ya no será parte del mecanismo en Gaza y Cisjordania el día después.

Solo un paso así permitirá comenzar a desalojar el gobierno civil de Hamás de la franja y, al mismo tiempo, controlar los datos y la situación en Gaza y reflejarlos fielmente hacia afuera y no en informes sesgados de la ONU, que no tienen ninguna relación con la realidad, como se ha demostrado una y otra vez.

Teniente Coronel (retirado) Amit Yagur es ex subcomandante del área palestina en el Departamento de Planificación del Ejército de Defensa de Israel y ex alto funcionario en la inteligencia de la Armada.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.