Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 16, 2024

SHELAJ 5784


B’H 

Números 13:1-15:41

Moshé envía doce espías a la Tierra de Canaán. Estos vuelven cuarenta días después, cargando un enorme racimo de uvas, una granada y un higo, para reportar sobre una exuberante y bondadosa tierra. Pero diez de los espías advierten que los habitantes de la tierra son gigantes y guerreros «más poderosos que nosotros»; sólo Caleb y Iehoshúa insisten en que la tierra puede ser conquistada, como Di-s indicó.

La gente llora clamando que prefieren volver a Egipto. Di-s decreta que la entrada de Israel a la Tierra debe ser demorada por cuarenta años, tiempo durante el cual la generación entera fallecerá en el desierto. Un grupo de judíos arrepentidos se abalanza sobre la montaña en el borde de la Tierra pero son rechazados por los amalequitas y los cananeos.

Son entregadas las leyes de Menajot (ofrendas de harina, vino y aceite), así como el precepto de consagrar parte de la masa (jalá) a Di-s cuando se hornea pan. Un hombre viola el Shabat cuando carga ramas y es castigado con pena capital. Di-s ordena poner flecos (tzitzit) en las cuatro puntas de las vestimentas para recordar la observancia de las mitzvot (preceptos Divinos).

 

EL ERROR DE LOS ESPIAS

 

Si se nos diera a elegir vivir una vida sin preocupaciones materiales, en la que no necesitáramos trabajar para comer, porque el pan nos es suministrado desde el cielo, en la que la ropa crece con nosotros, una vida dedicada solamente a los logros espirituales, no lo pensaríamos dos veces.

Pero esa no es la misión que nos fuera encomendada por Di-s. Debemos lidiar con el mundo material para transformarlo, a través de nuestro esfuerzo en una morada para el Creador.

Y ese fue el error de los espías. Ellos pensaron que si el Pueblo de Israel entraba a la Tierra Prometida, la lucha por la subsistencia haría que olvidaran todo lo aprendido en el Sinaí y abandonaran paulatinamente la Torá. Por eso convencieron al pueblo de que esa tierra “Devora a sus habitantes”. Y el pueblo temió y pidió retornar a Egipto.

Al ver esto Di-s determinó que esa generación debía morir en el desierto y que una generación que nunca había conocido Egipto, una generación crecida libre en el desierto, conquistaría y poblaría la Tierra de Israel.

 

Entrar a la Tierra

Por Tali Loewenthal

Vivimos en una era en la que predomina la acción. Sin embargo, hay momentos en los que tenemos que detenernos a pensar. Una acción es más significativa y poderosa cuando es precedida por una preparación, aunque a veces este proceso genere errores, también.

La historia de los espías nos brinda un ejemplo de este concepto: la necesidad de la preparación y los aspectos personales y creativos que hay en ella. Más allá del evento histórico que tuvo lugar hace más de tres mil años, este acontecimiento nos ofrece una guía útil para nuestras vidas en cualquier época histórica.

El pueblo judío estaba por entrar a la Tierra de Israel. En otras palabras, estaba a punto de emprender un gran proyecto, algo central y fundamental que, claramente, fue ordenado por Di-s: el cumplimiento de la travesía de la salida de Egipto. Antes de dar este gran paso, enviaron a un grupo de doce hombres a la Tierra de Israel para que investigara la situación. Los sabios dicen que esto no fue una orden de Di-s, sino algo que el pueblo judío decidió por sí solo.

Esta historia tiene dos dimensiones paralelas: por un lado, nos está contando sobre hechos del pasado; y por el otro, también nos guía en el presente. Como explica el Rebe de Lubavitch, la Torá nos está diciendo que existe una necesidad verdadera y profunda de detenernos, de pensar y de prepararnos antes de realizar determinadas acciones en nuestras vidas. Estas acciones incluyen el cumplimiento de las órdenes de Di-s todos los días. “Entrar a la Tierra de Israel” representa todo lo importante que hay en el judaísmo y en la vida. Antes de cada acción, debemos investigar y reflexionar.

Como en el caso de los espías, la reflexión tiene una cualidad personal e individual. Reflexionar no es una “orden”. No hay instrucciones para hacerlo. Uno necesita tomar la decisión de utilizar la mente y pensar creativamente para poder prepararse adecuadamente. Una persona que solo sigue las reglas no va a poder pensar claramente sobre todos los temas.

Hay un equilibrio sutil. Las reglas las tenemos que cumplir. De hecho, ese fue el error de los espías. En el transcurso de su investigación, ellos decidieron que no había necesidad de intentar cumplir con la orden de Di-s de ir a la Tierra de Israel, ya que esto sería imposible. Dijeron: “Que se den por vencidos”.

Esto nos muestra que en este caso, la preparación no fue la correcta. En vez de investigar cómo cumplir con la orden de Di-s, se discutió si cumplir o no con la orden.

El desastroso efecto que tuvo ese caso fue el retraso de cuarenta años para entrar al lugar prometido; de hecho, fue la pérdida de toda una generación. A pesar de esto, el Rebe nos deja un comentario, y queda una enseñanza positiva para nosotros.

Las buenas acciones requieren de una buena preparación, y esta necesita de una dimensión personal y creativa combinada con la fe de que si Di-s nos ordenó que lo hagamos, podemos hacerlo y es lo correcto. La pregunta es cómo hacerlo de la manera más significativa.

A través de esta pausa para reflexionar y logrando un balance entre la fe en Di-sy la creatividad, cada individuo puede entrar a su tierra prometida y, así también, ayudar al resto de la humanidad. (www.es.chabad.org)

 El Miedo a la libertad

Rav Jonathan Sacks

 

El episodio de los espías es uno de los más trágicos de toda la Torá. No queda completamente claro quién los envió y cuál era el objetivo. En la parashá de esta semana, el texto dice que Dios le dijo a Moshé que los enviara (Números 13:1-2). En Deuteronomio (1:22), Moshé dice que el pueblo lo pidió. De cualquier manera, el resultado fue desastroso. Una generación entera perdió la oportunidad de entrar a la Tierra Prometida. La entrada del pueblo a la tierra se postergó durante cuarenta años. De acuerdo con los Sabios, la sombra de este episodio se proyectó hacia el futuro.(1)

Moshé les dijo a los espías que fueran a ver la tierra y trajeran un informe: ¿Había pocas o muchas personas? ¿Eran fuertes o débiles? ¿Cómo era la tierra? ¿Las ciudades estaban abiertas o fortificadas? ¿La tierra era fértil? También tenían la misión de traer con ellos algunos frutos de la tierra. Los espías regresaron con un informe positivo sobre la tierra misma: «Ciertamente es una tierra que mana leche y miel, y este es su fruto» (Números 13:27). Pero a continuación siguieron con uno de los «pero» más famosos en la historia judía: «Pero el pueblo que habita en la tierra es vigoroso, y las ciudades son fortificadas e inmensas. También vimos allí a los descendientes de Anak (el gigante)» (Números 13:28).

Al sentir que sus palabras estaban desmoralizando al pueblo, Calev, uno de los espías, los interrumpió con un mensaje para calmarlos: «¡Ciertamente hemos de subir y tomarla en posesión, pues sin duda podemos hacerlo!». Sin embargo, los otros espías insistieron: «No podemos atacar a ese pueblo, pues es más poderoso que nosotros… Todas las personas que vimos en ella eran descomunales… éramos como saltamontes…» (Números 13:30-33). Al día siguiente, el pueblo, convencido de que enfrentaban un desafío que estaba por encima de sus capacidades, expresó su arrepentimiento por haberse embarcado en el Éxodo y dijo: «Designemos un líder y regresemos a Egipto» (Números 14:4).

Hasta aquí la narrativa. Sin embargo, es muy difícil entenderla. Eso fue lo que llevó al Rebe de Lubavitch a dar una interpretación radicalmente revisionista del episodio.(2) Él formuló las preguntas obvias. ¿Cómo pudieron diez de los espías regresar con un informe tan derrotista? Habían visto con sus propios ojos cómo Dios envió una serie de plagas que dejaron de rodillas a Egipto, el mayor imperio del mundo antiguo. Habían visto al ejército egipcio, con su moderna tecnología militar, la carroza tirada por caballos, ahogarse en el mar mientras los israelitas cruzaban por tierra seca. Egipto era mucho más fuerte que los canaanitas, los perizitas, los jebusitas y otros pequeños reinos que tendrían que enfrentar para conquistar la Tierra. No se trataba de un recuerdo lejano, había sucedido apenas un año antes.

 

Todavía más, estaban completamente equivocados respecto al pueblo que habitaba la tierra. Esto lo descubrimos en el libro de Iehoshúa (Josué), en el pasaje que leemos como la haftará de «Shlaj lejá». Cuando Iehoshúa envió espías a Jericó, la mujer que los albergó, Rajav, describió lo que el pueblo sintió al escuchar que los israelitas se acercaban:

Sé que Dios les ha dado la tierra y que el terror de su nombre ha caído sobre nosotros… Hemos sabido que Dios secó las aguas del Mar Rojo cuando salieron de Egipto…Apenas oímos eso, nuestros corazones se derritieron y no quedó ánimo en hombre alguno por causa de ustedes, por cuando el Eterno su Dios es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra» (Josué 2:9-11)

El pueblo de Jericó no era gigante. Ellos estaban tan asustados de los israelitas como los israelitas les temían a ellos. Esto no es algo que se supo sólo a posteriori. Los israelitas en la época de Moshé ya habían entonado en el Cántico del Mar:

Las naciones han oído, se estremecem;

El terror se apoderó de los habitantes de Peláshet.

Entonces se turbaron los caudillos de Edom;

El temblor hizo presa de los poderosos de Moav;

Se derritieron todos los habitantes de Canaán.

Terror y pavor cayó sobre ellos:

Por la grandeza de Tu brazo enmudecieron como una piedra.

(Éxodo 15:14-16)

¿Cómo puede ser que olvidaran lo que supieron no tanto tiempo atrás?

Todavía más, continuó diciendo el Rebe, los espías no fueron elegidos al azar entre la población. La Torá dice que eran «hombres que eran dirigentes del pueblo de Israel». Ellos eran líderes. No eran personas con tendencia a asustarse fácilmente. Las preguntas son directas, pero la respuesta que dio el Rebe es inesperada. Él dijo que los espías no temían al fracaso, sino que temían al éxito.

El pueblo nunca había vivido tan cerca de Dios.

Si entraban a la tierra, desaparecería su estilo de vida de acampar alrededor del Santuario, de comer maná que caía del cielo, de vivir en continuo contacto con la Shejiná. Tendrían que luchar batallas, mantener un ejército, crear una economía, cultivar la tierra, preocuparse por el clima y sus cosechas y las miles de distracciones que surgen al vivir en el mundo. ¿Qué ocurriría con su cercanía a Dios? Estarían preocupados con asuntos mundanos y materiales. En el desierto podían vivir toda su vida dedicados al estudio de la Torá, iluminados por el brillo de lo Divino. En la tierra serían una nación más en un mundo de naciones con los mismos problemas económicos, sociales y políticos que debían enfrentar todas las naciones.

Ellos temían el éxito y el subsiguiente cambio que este traería. Querían pasar sus vidas en la mayor cercanía posible a Dios. Lo que no entendieron fue que, en la frase del Midrash, Dios busca «una residencia en el mundo inferior».(3) Una de las mayores diferencias entre el judaísmo y el resto de las religiones es que mientras los demás buscan elevar a la persona hacia el cielo, el judaísmo busca bajar el cielo a la tierra.

Gran parte de la Torá trata sobre cosas que convencionalmente no se consideran religiosas: relaciones laborales, agricultura, provisiones de beneficencia, préstamos y deudas, propiedad de la tierra, etc. No es difícil tener una intensa experiencia religiosa en el desierto, en un retiro en un monasterio o en una áshram. La mayoría de las religiones tienen lugares sagrados y personas sagradas que viven alejadas del estrés y de las dificultades de la vida cotidiana. En esto no hay nada inusual.

Pero ese no es el proyecto judío, la misión judía. Dios quiso que los israelitas crearan una sociedad modelo donde los seres humanos no fueran tratados como esclavos, donde los gobernantes no fueran adorados como semidioses, donde la dignidad humana fuera respetada, donde la ley fuera impartida de forma imparcial tanto a los ricos como a los pobres, donde nadie estuviera destituido, nadie quedara abandonado en el aislamiento, nadie estuviera por encima de la ley, y ningún aspecto de la vida fuera una zona liberada de la moralidad. Eso requiere una sociedad, y una sociedad necesita una tierra. Esto requiere una economía, un ejército, campos y rebaños, trabajo y empresas. En el judaísmo, todo esto se convierte en formas de llevar a la Shejiná a los espacios compartidos de la vida colectiva.

Los espías no dudaron que los israelitas podrían ganar sus batallas contra los habitantes de la tierra. Su preocupación no era física sino espiritual. Ellos no querían abandonar el desierto. Ellos no querían convertirse en otra nación más entre las naciones de la tierra. No querían perder su relación singular con Dios en medio del silencio del desierto, alejados de la civilización y su descontento. Este fue el error de hombres profundamente religiosos… pero fue un error.

Claramente este no es el sentido llano de la narración, pero no debemos negarlo por esta razón. Podemos decir que es una lectura psicoanalítica de la mente inconsciente de los espías. Ellos no querían perder la intimidad y la inocencia de ese tiempo fuera del tiempo y ese lugar fuera de todo lugar que era la experiencia en el desierto. En definitiva, los espías temían a la libertad y sus responsabilidades.

Pero la Torá trata sobre las responsabilidades de la libertad. El judaísmo no es una religión de retiros monásticos alejados del mundo. Es una religión que participa en el mundo. Dios eligió a Israel para hacer visible Su presencia en el mundo. Por lo tanto, Israel debe vivir en el mundo. El pueblo judío no estuvo exento de ascetas. El Talmud cuenta que Rabí Shimon bar Iojai vivió durante trece años en una cueva. Cuando salió, no podía soportar ver a la gente involucrada en actividades tan terrenales como arar un campo (Shabat 33b). Él pensó que ese compromiso con el mundo era incompatible con las alturas de la espiritualidad (Brajot 35b). Pero la corriente principal sostiene lo contrario,(4) que «el estudio de la Torá sin una ocupación, finalmente fracasa y lleva al pecado» (Mishná Avot 2:2).

Maimónides habla de personas que viven como ermitañas en el desierto para escapar de la corrupción de la sociedad.(5) Pero estas fueron las excepciones, no la regla. El destino de Israel no es vivir fuera del tiempo y del espacio, como reclusos del mundo. De acuerdo con la opinión del Rebe de Lubavitch, lejos de ser la máxima elevación de la fe, este temor a la libertad y a sus responsabilidades fue el pecado de los espías

Ellos no querían contaminar el judaísmo poniéndolo en contacto con el mundo real. Buscaban una dependencia eterna de la protección de Dios y el abrazo infinito de su amor abarcador. Había algo noble en este deseo, pero también algo profundamente irresponsable. Los espías desmoralizaron al pueblo y provocaron la ira de Dios. El proyecto judío, la Torá como la constitución de la nación judía bajo la soberanía de Dios, se trata de construir una sociedad en la tierra de Israel que honre tanto la dignidad humana y la libertad que lleve a que un día el mundo diga: «Por cierto esta gran nación es un pueblo sabio y entendido» (Deuteronomio 4:6).

La tarea judía no es temer del mundo real sino entrar y transformarlo, curar algunas de sus heridas y llevar fragmentos de la luz Divina a lugares que a menudo están envueltos en la oscuridad. (aishlatino.com)

Shabat Shalom


NOTAS

  1. Sobre la frase: «el pueblo lloro esa noche» (Números 14:1), el Talmud dice que Dios dijo: «Haré que este sea un día de llanto a lo largo de las generaciones». Ese día era Tishá BeAv, el día en el cual siglos más tarde fueron destruidos el Primero y el Segundo Templo (Taanit 29a; Sotá 35a).
  2. Se puede encontrar una traducción al inglés en «Rabbi Menachem M. Schneerson, Torah Studies«, adaptado por Jonathan Sacks (Londres: Lubavitch Foundation, 1986), 239-245.
  3. Ver Midrash Tanjuma, parashat Nasó 16.
  4. Brajot 35b cita la opinión de Rabí Ishmael tal como es evaluada por Abaie.
  5. Maimónides, «Mishná Torá, Hiljot Deot» 6:1: «Shemoná Prakim», capítulo 4.

 

 

FACEBOOKbit.ly/2NPF3YF

YOUTUBEbit.ly/2OV485i

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.