Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
27 Av 5777 | Sábado Agosto 19, 2017
donativo

¡Israel debe enorgullecerse de su desarrollo económico! Desde el año 2000 Israel ha crecido un 62%


 

Traducido por Hatzad hasheni

Este 62% es casi el doble de la tasa de crecimiento de la media de los países de la OCDE. Se registra un mínimo récord de desempleo, el PIB per cápita se sitúa en 36 mil dólares (24° en la clasificación mundial) y el número de empleados ultra ortodoxos (Haredim) ha aumentado enormemente. Orgullo económico en este Día de la Independencia.

A pesar de la implacable autocrítica, muchas veces justificada, en vísperas del Día de la Independencia podemos también darnos una palmada en la espalda y revisar los logros de la economía israelí, y ciertamente son muchos, sobre todo cuando nos fijamos en la franja de tiempo 2000-2017.

El crecimiento acumulado de la economía israelí alcanzó, desde el comienzo del siglo hasta hoy, un 62%, casi el doble del crecimiento acumulado promedio en los países de la OCDE que se sitúa en sólo el 32%. Desde la crisis de 2008, el Estado de Israel es el país con el segundo crecimiento económico más alto entre los 34 países de la OCDE, con un crecimiento acumulado del 35% en comparación con un crecimiento acumulado de sólo el 14% de media entre los países de la OCDE.

Desde principios del siglo XXI, el número de residentes israelíes aumentó de 6.2 millones a 8.6 millones, y el PIB de Israel llegó a más de 300 mil millones de dólares. El PIB per cápita es de alrededor de 36 mil dólares al año, poniendo a Israel en el lugar 24 entre 187 países. Incluso el boicot económico de Israel no se siente en el sector empresarial. Israel tiene ya más de 350 empresas internacionales líderes, que eligieron Israel para construir sus centros de investigación y desarrollo.

Las reservas en moneda extranjera que llegan a un total de más de 100 billones de dólares colocan a Israel como uno de los países con mayores reservas per cápita en el mundo. Esta es una fuerte indicación de la estabilidad financiera del país. A pesar de la alta flexibilidad de la economía, que se basa en miles de empresas especializadas principalmente en las áreas de “nicho” y con una diversificación en las tipos de industrias y sub-industrias extendidas, le permiten a la economía israelí hacer frente mejor a los cambios, a diferencia de la mayoría de los otros países desarrollados.

Israel es uno de los únicos dos países desarrollados donde la relación entre la deuda pública y el PIB se contrae en contraste con la tendencia mundial. Desde principios del siglo la relación entre la deuda pública y el PIB cayó a un 62% solamente, en comparación con los países de la OCDE, donde la relación entre la deuda pública y el PIB pasó de 59% a principios de siglo hasta el 103%. Incluso el ratio de la deuda corporativa con el PIB se redujo de 75% a 69%, en agudo contraste con la tendencia mundial.

Las tasas de desempleo siguen cayendo llegando al mínimo de todos los tiempos: sólo el 4.3%. Las tasas de participación en la actividad productiva siguen aumentando a un 64%. La tendencia es mucho mejor que dentro de la OCDE, donde la tasa de desempleo promedio se ubica en un 6.2% y la participación laboral promedio es de 60%. Cabe destacar especialmente a las mujeres ortodoxas que en su tasa de participación en la fuerza laboral aumentaron a 71%, mucho más alta que la proporción de mujeres israelíes cuya tasa de actividad es del 58%. Incluso los hombres ultra-ortodoxos judíos empezaron a trabajar: Hace 10 años sólo el 32% de ellos trabajaban, en 2017 ya son más del 50% de ellos los que se ganan la vida. Hay que tener en cuenta que para muchos ortodoxos es más importante estudiar que trabajar. Esto sigue siendo una cifra baja, pero la tendencia de mejora es constante.

Las tasas de impuestos sobre el trabajo en Israel es muy baja en proporción a los países más desarrollados: la tasa efectiva de impuestos sobre la renta del trabajo dentro de la OCDE se ubica en un 30% de media mientras que la tasa efectiva de los impuestos en Israel sobre el trabajo es del 16%.

Cabe señalar que las tasas más bajas de impuestos sobre el trabajo también se derivan del hecho que el salario promedio en Israel es más bajo que el de la OCDE y es de aproximadamente 9.900 shekels (2.700 dólares) al mes y que los bajos de la mediana, en Israel, es muy bajo, de aproximadamente 6.800 shekels solamente. Esto significa que muchos de los empleados se encuentran en un nivel de impuestos muy bajo. El hecho que hay un impuesto negativo para los bajos ingresos, reduce el impuesto efectivo sobre el trabajo en Israel.

La mejora de estos parámetros va a cambiar cuando el salario mínimo aumente más. También debemos ser conscientes que algunas de las razones para el salario medio bajo es que el 28% de los trabajadores son trabajadores a tiempo parcial – pero el 84% de ellos lo hacen de manera voluntaria (en su mayoría estudiantes y madres de niños pequeños). Cabe destacar que de acuerdo con un análisis realizado por el Ministerio de Hacienda en los últimos años que el salario de la mediana y el salario promedio en Israel mejora y, por lo tanto, los ingresos de las familias pobres aumentó 1.5 veces más que el de las familias ricas, entre 2007 y 2015, cuando los ingresos netos de los cinco deciles más bajos creció a un ritmo más rápido en 1.5 veces en comparación al ritmo del crecimiento neto de los percentiles superiores.

Sin embargo, el índice Gini muestra una gran brecha en la distribución del ingreso en Israel. Este índice es muy bajo en Israel, se ubica en el puesto 31 entre los 34 países de la OCDE. La principal explicación de esta diferencia es que hay dos sectores en Israel, los ultra-ortodoxos y las mujeres árabes que, durante muchos años, tenían tasas de empleo muy bajos y, por tanto, la distribución del ingreso en estos dos sectores estaba muy deteriorada. Estos dos sectores en conjunto representan el 83% de los pobres de Israel. Sin embargo, como se indica en estos segmentos existen cambios tectónicos que muestran que la gente sale a trabajar y las tendencias son muy positivas por lo que probablemente se mejorarán los resultados futuros del índice Gini.

Israel se ubica en puesto 19 en el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, el indicador se refiere a la esperanza de vida, la calidad de la salud, la educación y el nivel de conocimiento y el mantenimiento de un nivel de vida razonable. En la lista de los 188 países incluidos en este índice, Israel se encuentra en un buen lugar en la parte superior, en el percentil 90. Los israelíes también se ubican entre las personas más felices del mundo, ubicados en el puesto 11 entre 155 países. De acuerdo con el informe del Instituto para la Democracia, el 55% de los árabes israelíes se sienten orgullosos de ser israelíes.

Según la Encuesta Social de la Oficina Central de Estadística, más del 80% de los padres están muy satisfechos con el sistema educativo y la tasa de satisfacción con el sistema de salud es superior al 75%. También hay una notable mejora en los resultados de los exámenes de matriculación, especialmente aquellos que cumplen con los requisitos de la universidad, sobre todo en el mundo árabe israelí y es visible sobre todo en el sector druso. En el sector judío el 56% de los estudiantes pueden cumplir con los requisitos de acceso a la universidad, en comparación con 46% de hace 12 años. Los números del sector árabe-israelí saltaron de un 30% a un 45% y en el sector druso salto del 24% al 52%.

El número de los combatientes de las Fuerzas de Defensa de Israel aumentó 5 veces entre 2012 -2017. En las fuerzas de búsqueda y salvamento y de defensa aérea casi el 50% de los combatientes son “mujeres combatientes”. En la Policía de Frontera la tasa alcanza el 35%. En ese mismo periodo de tiempo, la tasa de las oficiales militares cayó en un 30%.

Los datos muestran que no hay menos que una “inflación” en las actuaciones de los artistas extranjeros y todas las historietas sobre un boicot cultural a Israel no son más que un absurdo. De este modo, en 2010 hubo 22 actuaciones de artistas extranjeros, en 2012 el número se elevó a 42, en 2014 el número había aumentado a 70. Los números son de 106 para el año 2015 y otros 122 artistas extranjeros se presentaban en Israel para 2016. Al cabo de seis años la cantidad de actuaciones de artistas extranjeros en Israel aumentó 5 veces.

 

El Dr. Adam Royter es el CEO de la Financiera a su nombre (los datos son del libro: “Israel – una historia de éxito”).

http://www.ynet.co.il/articles/0,7340,L-4953682,00.html

 

 
Comentarios

Sin petroleo, casi sin agua, la mitad de su territorio es un desierto, con enemigos en casi todas sus fronteras, y sin comunismo cubano.

Me podrían facilitar el nro de contacto de la comunidad judía en Paraguay. Dios guarde siempre a Israel.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.