Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
1 Heshvan 5778 | sábado octubre 21, 2017
donativo

¿Quién está financiando la campaña de la “Voz Judía por la Paz” (JVP) contra Israel?


Los estudiantes de la universidad de Muhlenberg que salen para un viaje de Birthright Israel. Foto: Facebook vía Hillel: Taglit-Birthright Israel

Traducido para PorIsrael por Yetty Blum

¿Por qué una organización filantrópica de gran prestigio financia a un grupo extremista radical anti-israelí que ahora está haciendo campaña para cerrar el emprendimiento educativo judío más grande y exitoso del planeta?

El 22 de junio, el Rockefeller Brothers Fund (RBF) otorgó a Jewish Voice for Peace (JVP), con sede en California, una segunda subvención para el apoyo general a sus operaciones.

El premio de dos años, por un total de 140.000 dólares, está destinado a ayudar a la meta del programa JVP de promover una “paz justa y duradera” en Oriente Medio. La subvención es una indicación de la confianza de RBF en el liderazgo de JVP y sus actividades. La contribución de la RBF a los esfuerzos por la  “consolidación de la paz” de la JVP es de unos 280.000 dólares (una subvención anterior de 140.000 dólares para la misma meta del programa se concedió en 2015).

Financiar un movimiento para la paz es loable. Pero al financiar JVP, la realidad es que el RBF está apoyando la demonización anti-Israel y el activismo antisemita que realmente está contribuyendo a incrementar el conflicto de Oriente Medio.

JVP habilita, legitima y mantiene el antisemitismo proporcionando una fachada de legitimidad judía para el movimiento anti-Israel de boicot, desinversión y sanciones (BDS) – entre otras cosas. Aprovechando el lenguaje de los derechos humanos y las causas de la justicia social, JVP se presenta como una organización comprometida simplemente con terminar la “ocupación” de Israel y promover las libertades civiles y la democracia a través de medios no violentos. Pero sus tácticas y afiliaciones cuentan una historia muy diferente.

La verdad es que el liderazgo y los activistas de JVP promueven y elevan a los asesinos de judíos, y se colocan orgullosos con los terroristas; se asocian con  individuos extremistas que deslegitiman a Israel, mientras propagan estereotipos negativos de judíos; usurpan las fiestas judías y las tradiciones basadas en la fe para vilipendiar a Israel como un estado proscrito violento; intimidan, acosan y marginan a los judíos que se identifican con el sionismo; trabajan para desviar las acusaciones de antisemitismo afirmando siempre que ellos, “como judíos”, apoyan a sus aliados racistas; y producen abiertamente propaganda y tráfico antijudío, caracterizados con viejos y antisemitas libelos sobre el dinero y el poder judíos.

JVP avanza esta agenda virulentamente anti-Israel y antijudía a través de una serie implacable de campañas nacionales fuertemente promocionadas. Es la iniciativa más reciente – llamada “Deadly Exchange” – que se puso en marcha esta primavera y se renovó durante el verano, culpa a Israel y a las principales organizaciones judías estadounidenses por problemas de politización en las comunidades minoritarias, incluyendo tiroteos policiales. El programa de JVP pone así a los judíos como parte de esta, y la fuerza impulsora detrás de una estructura de poder supremacista blanca que oprime a la gente de color.

La iniciativa más reciente de JVP, “#ReturnTheBirthright”, apunta rápidamente a Taglit-Birthright Israel, una organización que, desde 1999, ha patrocinado viajes cortos a Israel para judíos de 18 a 26 años de edad. Estos viajes están dirigidos a fortalecer la identidad judía de estos jóvenes y su conexión con Israel.

Lo que es más, el calendario de la campaña de JVP no es aleatorio. JVP está tratando de convencer a los jóvenes judíos de no inscribirse en los viajes de Birthright Israel en el mismo momento en que los estudiantes universitarios de todo el país están regresando al campus – y el registro para las visitas invernales de Birthright está en marcha.

Básicamente, la última campaña de JVP apunta abiertamente y descaradamente a un popular programa de estudios universitarios en el extranjero, en un intento de impedir que los jóvenes judíos estadounidenses participen de una oportunidad educativa gratificante que les permita comprometerse con sus pares en el extranjero.

JVP quiere que los jóvenes judíos estadounidenses boicoteen una forma de aprender sobre su herencia. En cambio, el grupo está alentando a estos estudiantes universitarios a ir a cualquiera de los 47 “tours alternativos” a Israel y Cisjordania. Estos viajes incluyen tours con disfraces de nombres de sonido inocuos, como el Movimiento de Solidaridad Internacional y Green Olive Tours. Pero ninguna de estas organizaciones es benigna. De hecho, la mayoría de ellos son organizaciones vehementemente anti-Israel que apoyan al movimiento BDS global, y trabajan para aislar, deslegitimar y demonizar al estado judío. Entregan propaganda anti-Israel mientras incitan a los turistas a enfrentarse con la policía y las fuerzas de seguridad de Israel en los puestos de control y en las protestas palestinas.

Taglit-Birthright es un programa de gran éxito que construye un amor de toda la vida por la vida judía, y una conexión más profunda con Israel para aquellos que emprenden estos viajes. En casi 20 años, el programa ha traído a más de 600.000 jóvenes judíos a Israel.

Han venido de 67 países (incluyendo 50 estados de los EEUU) y de cerca de 1.000 universidades. Mientras que en el país, 80.000 pares israelíes han conectado con ellos durante las visitas. De hecho, es porque Birthright es tan eficaz en fomentar una visión generalmente favorable de Israel que JVP ahora está apuntándolo con una campaña maliciosa, que distorsiona los muchos estudios académicos que han medido el impacto de Birthright. JVP acusa injustamente el programa de sesgo, a pesar de que múltiples estudios han demostrado que Birthright no mueve a los participantes a la derecha política.

Para JVP, honrar los valores judíos ha significado durante mucho tiempo trabajar para borrar el estado judío. Encuentra en Birthright una oposición a sus metas precisamente porque en la interpretación extraña de JVP del judaísmo, el amor de Sión es extirpado y la tierra de Israel no está relacionada con el judaismo. “Volver el derecho de nacimiento” es desagradable, pero después de años de campañas malintencionadas contra Israel, no es una sorpresa por parte de JVP. La única pregunta real es por qué una fundación filantrópica de renombre y trayectoria, que profesa admirablemente el preocuparse profundamente por contribuir a la comprensión humana y un mundo más pacífico y sostenible, está dispuesta a financiar a un grupo radical que está obsesionado con diluir el apoyo a Israel dentro de la comunidad judía estadounidense y el público estadounidense en general.

Es extraño, que a pesar de todo el bien que hace en otros lugares, los Rockefeller Brothers Foundation parecen seguir teniendo poco problema en dar su dinero a una banda de racistas que tienen posiciones que son muy opuestas a la justicia, la dignidad y los derechos humanos.

(Nota: la columna anterior se extrae de “Rockefeller Brothers Foundation que financia Jewish Voice for Peace al tiempo que lanza una nueva campaña anti-Israel” en Legal Insurrection, que fue publicada originalmente el 10 de septiembre de 2017. Miriam F. Elman es profesora asociada de ciencias políticas y el profesor de excelencia docente Robert D. McClure en la Escuela Maxwell de Ciudadanía y Asuntos Públicos de la Universidad de Syracuse. Ella frecuentemente habla y escribe sobre el movimiento anti-Israel de boicot, desinversión y sanciones (BDS).

 

https://www.algemeiner.com/2017/09/13/whos-bankrolling-jewish-voice-for-peaces-new-anti-israel-campaign/

 
Comentarios

Acá está patente la “mano” judeófoba de Obama & compañía.

…y estos seudojudíos seudopacifistas están recalcados del estalinismo.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.