Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Adar 5778 | miércoles febrero 21, 2018
donativo

El boicot anti-israelí no busca construir dos estados en paz


Detrás del movimiento BDS que busca reducir inversiones y aplicar sanciones contra Israel con la excusa de lograr así mejorar las relaciones con los palestinos se ocultan grupos violentos que buscan su destrucción.

El Movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones anti-Israel (BDS, por sus siglas en inglés), finge estar trabajando para la paz entre los palestinos e israelíes, pero en realidad, muchos de sus partidarios buscan destruir a Israel como estado judío. Por esta razón, el BDS atrajo el apoyo de terroristas y antisemitas en la mayoría de los países del mundo.

De hecho, en muchas de las manifestaciones organizadas por el movimiento BDS, como las filmadas en capitales europeas por el Proyecto de Investigación sobre Terrorismo (IPT), los manifestantes no ocultan sus objetivos. “El pueblo de Palestina borrará a la entidad sionista de todos los mapas del mundo”, son algunas de las pancartas que se pueden observar en sus demostraciones en cientos de videos grabados por IPT y por la Cadena FOX News, que ha realizado una investigación profunda sobre el Movimiento.

La actual consigna vociferada por los manifestantes allí donde se movilizan es: “No queremos dos estados, queremos el 48”, en referencia a 1948, antes de la creación de Israel en tiempos del mandato británico de Palestina. Otras consignas que cantan es: “Desde el río hasta el mar, Palestina será libre”, lo que significa que un nuevo estado palestino irá desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo deglutiendo a todo Israel. Todo ello junto a otros cánticos como: “Muerte a los acuerdos de paz”, “aplastar al estado sionista de los colonos” y “solo hay una solución, la revolución de la intifada”.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en la Unión Europea y los EEUU deberían vigilar de cerca a varios de los manifestantes, sabiendo que la retórica antisemita y anti-israelí a menudo conduce a la violencia.

Manifestantes paquistaníes en contra de Israel (AP)

Manifestantes paquistaníes en contra de Israel (AP)

El Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York y otras agencias de seguridad han investigado una serie de complots y planes terroristas dirigidos específicamente a ciudadanos e instituciones judías recientemente, y de hecho el terrorista uzbeko, Sayfullo Saipov, quien asesinó a cinco ciudadanos argentinos en Manhattan el pasado 31 de octubre era un adherente al grupo del BDS que asistía habitualmente a las movilizaciones de la organización  en suelo estadounidense.

Lo cierto es que el BDS busca ostensiblemente aislar a Israel del mundo en protesta por la presencia de Israel en Cisjordania y pide la creación de un estado palestino. El BDS busca ejecutar un boicot mundial contra productos israelíes, universidades e instituciones culturales; pide por la desinversión de compañías que proporcionan equipos al ejército israelí y solicita sanciones económicas internacionales contra Israel.

La disposición de los líderes de muchos grupos de apoyo al BDS, como los grupos Negros por Palestina para buscar apoyo de terroristas violentos expone claramente el reclamo del BDS, y muestra su compromiso con la no violencia como un fraude absoluto.

Varios terroristas estadounidenses que cumplen penas a cadena perpetua por matar a agentes del orden han anunciado su apoyo a BDS con el objetivo de destruir a Israel. Presos como Herman Bell; Anthony Bottom; Mumia Abu-Jamal y Clark Edward Squire, que eran miembros del Black Liberation Army (Ejercito Negro de Liberacion), enviaron al New York Times cartas donde sus declaraciones piden el fin del “imperialismo estadounidense-sionista en Palestina”. En una nota, también publicada por el diario en noviembre pasado, Mumia Abu-Jamal alentó el uso de cualquier medio necesario, incluida la violencia, para lograr el objetivo de “expulsar a los sionistas de su tierra”.

Una marcha en Chile a favor de Palestina

Una marcha en Chile a favor de Palestina

Todos estos criminales encarcelados han recibido visitas de varios defensores del Movimiento de Solidaridad con Palestina (ahora conocido como Movimiento de Solidaridad Internacional). Si bien el movimiento declara que no es violento, continúa diciendo: “nuestro enfoque no violento no significa que tengamos el derecho de dictar a los palestinos cómo resistir la ocupación militar y lo que ellos denominan apartheid”. En otras palabras, no aprobamos la violencia. Pero si la usan, estamos de acuerdo.

Este comité de activistas diversos brinda formación de base y genera la presión política necesaria para reorientar la política de muchos países de Occidente hacia una paz justa en Oriente Medio”, según declaró el consejo de paz en un comunicado de 2017.

En America Latina los miembros del movimiento BDS visitan asiduamente a Assata Shakuren Cuba. Shakur, cuyo nombre real es Joanne Chesimard, fue declarada culpable del asesinato del oficial de policía del estado de Nueva Jersey, Werner Foerster y tiene la distinción de ser la primera mujer en la lista de los más buscados del FBI. El lector puede preguntarse con razón ante este hecho ¿Qué tienen en común un consejo de paz y un asesino de policías que huyó a Cuba, donde reside amparada por el régimen castrista?.

Muchos terroristas internacionales de la años 60 y 70 comenzaron como miembros de organizaciones de protesta no violentas, para luego comprometerse completamente con la violencia para lograr sus objetivos. Las similitudes entre el movimiento BDS y esos grupos de protesta son alarmantes.

Protestas en Turquía, donde el presidente Erdogan se considera a sí mismo un aliado de Palestina (AFP)

Protestas en Turquía, donde el presidente Erdogan se considera a sí mismo un aliado de Palestina (AFP)

Otra organización muy comprometida con el BDS es “Viva Palestina”, fundada por el ex miembro del parlamento británico George Galloway, quien organizó una serie de viajes en barcos vía Turquia para entregar suministros al gobierno de Hamas en Gaza. Uno de los participantes de esos viajes fue el actual asambleísta del estado de Nueva York, Charles Barron.

Barron es un ex miembro del grupo Panteras Negras que todavía mantiene contacto con varios miembros del Ejército de Liberación Negro actualmente encarcelados por el asesinato de cuatro oficiales de policía de la ciudad de Nueva York.

En otras palabras, el discurso que la misión del BDS es tratar de lograr la paz entre Israel y los palestinos suena vacía mientras muchos de sus partidarios busquen la destrucción del estado judío y mientras el movimiento obtenga apoyo de asesinos y terroristas.

Israel ha mostrado repetidamente su disposición a hacer concesiones y renunciar a territorio por paz. Pero para que la paz se convierta en un objetivo alcanzable, los palestinos y grupos como el BDS deben comprometerse sinceramente a vivir en paz con Israel y renunciar tanto al terrorismo como a sus sueños de borrar a Israel del mapa. Desafortunadamente, eso parece estar muy lejano en este momento.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.