Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
9 Nisan 5779 | domingo abril 14, 2019
donativo

¿Qué sucede con los palestinos que exigen una vida mejor?


 

Mohammed Safi, de 27 años, es la última víctima de Hamas, el movimiento islamista palestino que ha estado controlando la Franja de Gaza desde 2007.

Mientras los votantes en Israel se dirigían a las urnas para elegir un nuevo parlamento, se dice que Safi, quien es de la ciudad de Beit Lahia, en el norte de la Franja de Gaza, perdió la vista mientras estaba recluido en una prisión de Hamas. Su crimen: participación en manifestaciones para pedir el fin de la crisis económica en la Franja de Gaza y protestar por los nuevos impuestos  anunciados por los gobernantes de Hamas.

Las protestas – celebradas bajo el lema “¡Queremos vivir!” – fueron las primeras manifestaciones anti-Hamas de su tipo en muchos años. Miles de palestinos en la Franja de Gaza salieron a las calles durante las protestas y pidieron soluciones a su terrible marisma económico, incluido el aumento del desempleo y el costo de vida en alza.

Safi se encontraba entre los palestinos que decidieron que ya habían tenido suficiente del brutal y corrupto régimen de Hamas. Como la mayoría de los hombres de su edad, quería que sus líderes de Hamas hicieran algo para mejorar sus condiciones de vida. Querían acabar con la represión y la dictadura. Querían que sus líderes les ofrecieran esperanza en lugar de enviarlos a disparar cohetes contra Israel y manifestarse violentamente en la frontera entre Gaza e Israel.

Ahora parece que Safi nunca vivirá literalmente para ver a Hamas retirado del poder. Él no vivirá literalmente para ver una mejora de las condiciones de vida y la economía en la Franja de Gaza.

Según la familia de Safi, ahora está ciego. Perdió la vista, dicen, bajo tortura mientras era retenido por las fuerzas de seguridad de Hamas por hablar con personas reunidas en las calles para protestar por las dificultades económicas. La mayoría de los manifestantes dijeron que habían sido brutalmente agredidos por las fuerzas de seguridad de Hamas. Algunos se quejaron de que los oficiales de seguridad de Hamas les habían roto los brazos y las piernas. Incluso los funcionarios de alto rango de Fatah, como Atef Abu Seif, fueron víctimas de la violenta represión de Hamas contra los manifestantes pacíficos que buscaban oportunidades de trabajo y una vida mejor.

El precio que pagó Safi, sin embargo, probablemente ha sido el más alto. Su familia dice que fue detenido para ser interrogado por las fuerzas de seguridad de Hamas al menos cinco veces bajo sospecha de participación en las protestas económicas a mediados de marzo en la Franja de Gaza.

Su hermano, Ahmed, dijo que Safi ya había padecido una enfermedad neurológica que afectaba a uno de sus ojos. “Cuando los servicios de seguridad de [Hamas] se lo llevaron”, dijo Ahmed , “Les dijimos que se suponía que iba a someterse a una cirugía en uno de sus ojos. Los oficiales nos ignoraron. No les importó su estado de salud. Durante el interrogatorio , Safi se quejó de que no podía ver en un ojo. En respuesta, el interrogador lo golpeó en la cabeza por detrás tres veces y le dijo: “Esto es para que no puedas ver nada”. Mi hermano está ahora en el hospital después de perder la vista “.

Desde su cama en el hospital, donde los médicos están tratando de encontrar maneras de recuperar su vista, Safi confirmó que había advertido a su interrogador sobre su estado de salud, pero fue en vano. Él dijo : “Solo tengo una petición de todos los que tienen conciencia, todos los que se preocupan: quiero ver de nuevo. Eso es todo”.

Un grupo de derechos humanos en la Franja de Gaza llamado el Foro de Periodistas de Derechos Humanos culpó a las fuerzas de seguridad de Hamas totalmente responsables de la tragedia y pidió una investigación exhaustiva. También pidió que los responsables rindan cuentas y denunció el incidente como un “crimen humano, moral y nacional”.

Los amigos de Safi y varios jóvenes activistas de la Franja de Gaza que se reunieron cerca de su cama de hospital expresaron su indignación por la forma en que fue tratado durante su encarcelamiento por las fuerzas de seguridad de Hamas.

“Al igual que muchos palestinos en la Franja de Gaza, Mohammed Safi, quien yace aquí en el Hospital Shifa, no tiene organizaciones de medios para apoyarlo”, dijo Rami Aman, uno de los jóvenes activistas. “Él y muchos palestinos no tienen el apoyo de ninguna organización. Mohammed ahora está ciego debido a las acciones de los miembros de las fuerzas de seguridad de Hamas”.

El caso de Safi sirve como un recordatorio de cómo los palestinos que viven bajo la Autoridad Palestina en Cisjordania y Hamas en la Franja de Gaza continúan sufriendo represión, corrupción y mal gobierno. La Autoridad Palestina y Hamas no toleran críticas. Arrestan a los opositores políticos casi a diario. Los tiran a la cárcel y en muchos casos los someten a torturas físicas y mentales.

Safi tiene suerte de estar vivo, aunque ahora ciego. Fácilmente podría haber terminado muerto. Eso es lo que les sucede a los palestinos que se atreven a levantarse y hablar en contra de sus líderes.

Esta semana, Israel celebró su quinta elección desde la elección palestina más “reciente”. La última vez que los palestinos celebraron una elección fue en enero de 2006. Luego, fue una elección parlamentaria que resultó en una victoria de Hamas. Desde entonces, los líderes de la Autoridad Palestina y Hamas han estado luchando entre sí y han negado a su pueblo la oportunidad de celebrar elecciones libres y justas. No hay espacio para la democracia o las elecciones libres bajo la Autoridad Palestina y Hamas. Tampoco hay espacio para que las voces pidan una mejora de las condiciones de vida y las oportunidades laborales.

Safi ni siquiera exigía nuevas elecciones parlamentarias o presidenciales. Según su familia y amigos, ni siquiera pertenece a un grupo político. Simplemente buscó comunicar que los palestinos en la Franja de Gaza viven bajo un régimen islamista brutal que les ha ofrecido nada más que terror, dirigido hacia Israel y hacia ellos mismos. Quería que el mundo supiera que los líderes palestinos desvían el calor en la calle palestina hacia Israel.

Si Safi se hubiera dirigido hacia la frontera para lanzar bombas y piedras a los soldados israelíes y lanzar cometas incendiarias en el contexto de la “Gran Marcha del Retorno” patrocinada por Hamas, sus líderes de Hamas lo habrían aclamado como héroe.

Safi simplemente eligió decir la verdad al poder y ubicar directamente la miseria de los palestinos en Gaza, donde corresponde: a los pies de Hamas. Él pagó caro por esa elección. Mientras tanto, los líderes de Hamas ahora pueden reclamar otro “logro” en su jihad contra Israel: lograron transformar a un joven despierto y valiente en un ciego y discapacitado.

Khaled Abu Toameh, un periodista premiado residente en Jerusalén, es un becario de periodismo Shillman en el Instituto Gatestone.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://www.gatestoneinstitute.org/14057/hamas-gaza-protests-torture

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.