Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
25 Iyyar 5779 | jueves mayo 30, 2019
donativo

La peor crisis económica en la historia de Hezbollah


Las sanciones a Irán están secando los fondos de Nasrallah. Los salarios de los combatientes se redujeron drásticamente, la organización está vendiendo activos y la cadena de televisión Al-Manar ya está hablando de despidos.

Las sanciones estadounidenses contra Irán están dañando la economía iraní y, por lo tanto, también sus capacidades la región, lideradas por Hezbollah, que actualmente se encuentra en la peor crisis económica de su historia.

La segunda ronda de sanciones de EE.UU., que comenzaron a fines del año pasado, se centraron en los ingresos petroleros de Irán, y su objetivo declarado es llevar a Irán a un estado de cero ingresos producto del oro negro.

Hezbollah teme que dado el deterioro económico de Irán, Teherán no podrá seguir asignándole el presupuesto anual de 700 millones de dólares, que se basaban principalmente en los ingresos del petróleo. Según las estimaciones, el dinero que recibe Hezbollah cada mes vía aviones iraníes que llegan a Beirut se ha reducido al menos a la mitad.

Las sanciones que dañan a Hezbollah no son solo sanciones indirectas, es decir, las impuestas a su patrón, Irán. También se toman sanciones directas contra la organización: La supervisión estadounidense pretende cubrir todas las fuentes de financiamiento de Hezbollah, sus cuentas bancarias y los fondos de donación operados para ella en todo el mundo. Por ejemplo, las cuentas de los cristianos libaneses que transfirieron fondos a Hezbollah se han cerrado en los últimos años, y varios empresarios del norte de África que donan dinero a la organización han sido arrestados y extraditados a los EE.UU.

Este mes, por primera vez, el secretario general de Hezbollah, Hassan Nasrallah, usó sus discursos para recaudar fondos para la organización, un esfuerzo que se ganó el nombre de la “yihad financiera”. La organización lanzó recientemente un fondo de recaudación de fondos en el Líbano que denomina “Fondo de Apoyo para la Resistencia”.

La crisis también es evidente ahora en la conducta diaria de Hezbollah. Por primera vez desde que se fundó la organización, hace 36 años, el pago a los combatientes se redujo drásticamente. Durante los últimos tres meses, los soldados han recibido solo alrededor de dos tercios de sus salarios, y las fuerzas de reserva se han reducido a la mitad.

Según los informes, la crisis también se siente en el sector inmobiliario: Hezbollah se vio obligado a vender departamentos financiados por Irán en el suburbio del sur de Beirut, el bastión de la organización. En el área de Baalbek, en el norte del Valle del Líbano, el antiguo bastión de Hezbollah, la organización cerró instituciones que brindaban diversos servicios a los combatientes y sus familias.

Hay informes desde el Líbano que las recientes sanciones de los Estados Unidos también han afectado a los medios de comunicación de Hezbolá, herramientas que le son muy importante porque le sirven como una fuente vital de propaganda. Según los informes, los salarios de los empleados de Al-Manar TV y la estación de radio Al-Nour fueron recortados, y decenas de trabajadores fueron despedidos.

2019-05-26_1232_001

Las sanciones estadounidenses no solo provocaron la crisis económica de Hezbollah, sino también perjudican la costosa aventura de la organización en Siria. Desde 2012, la organización de Nasrallah ha ayudado a las fuerzas de Bashar El-Assad, su importante aliado, para salvar su régimen. Los gastos de la larga y costosa guerra han pesado en los cofres de la organización y han limitado la capacidad de Irán para apoyar a Hezbollah durante la crisis actual.

El apoyo a las familias de los combatientes de Hezbollah muertos en Siria también pesa mucho en la organización. Según las estimaciones, hay cerca de 2.000 familias, y se afirma que la organización ya no puede cubrir los costos. Debe recordarse que, además de apoyar a estas familias, Hezbollah se vio obligado a continuar pagando por las familias de sus personas que murieron en los enfrentamientos contra Israel en el pasado. Recientemente, han circulado informes que Hezbollah está retirando a sus combatientes de Siria para darles vacaciones sin sueldo en su hogar en el Líbano, y que los Shahid están recibiendo menos subsidios que en el pasado. También se cancelaron los beneficios para los combatientes de Hezbollah, como el uso gratuito de remedios y el transporte gratuito en transporte público en el Líbano.

El asedio económico de Estados Unidos a Irán se basa en todo el “eje de resistencia”, Irán, el régimen sirio y Hezbollah, porque Estados Unidos está tratando de evitar una situación en la que los países del Eje puedan ayudarse mutuamente. La imposición de sanciones económicas al régimen sirio y al presidente Bashar El-Assad comenzó en 2011, a las que se sumaron las sanciones impuestas por los países de la Unión Europea, que consideran a Assad como un criminal de guerra. Los empresarios sirios cercanos al régimen han sido incluidos en la lista negra y se quejan de las dificultades para recaudar fondos.

La crisis económica se siente claramente en Siria. El país no puede recuperarse de las ruinas de la guerra, y la población sufre la pobreza y el costo de vida en las ciudades que sobrevivieron a los combates. Hay una gran escasez de combustible, y hay largas filas de autos esperando en cada gasolinera. Rusia, el principal partidario de Siria, es incapaz de soportar la carga de la reconstrucción.

El asedio económico al eje de la resistencia en general, y a Hezbollah en particular, está acompañado por los ricos países petroleros, liderados por Arabia Saudita, que es el principal opositor de Irán. Riyadh también creó una alianza de estados árabes de Medio Oriente que participan en el sitio de Hezbollah: los emiratos del Golfo (aparte de Qatar), Egipto, Jordania y algunos países del norte de África.

Al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le gusta hablar en el lenguaje del dinero, y él llama como el “acuerdo del siglo” mientras que la guerra se centra en el canal económico. Mientras que el acuerdo del siglo no tiene muchos apoyos, la guerra económica contra Hezbollah si recibe apoyos. En la situación actual, Hezbollah está luchando para mantener su posición en los Altos del Golán, y en el corto plazo se verá obligada a eliminar los planes que tenía para el período de posguerra en Siria, especialmente la apertura de un nuevo frente contra Israel en los Altos del Golán.

 

El Dr. Yaron Friedman, comentarista de asuntos árabes, se graduó en la Universidad de la Sorbona en París, fue profesor y profesor de árabe en la Universidad de Haifa en el Departamento de Estudios del Medio Oriente e Islámico, y su libro “Los Alawites – Historia, Religión e Identidad” fue publicado en inglés por Brill- El Dr. Friedman administra el boletín “Esta semana en el Medio Oriente”.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.