Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 25, 2020
donativo

Los verdaderos peligros para los judíos

La locura partidista alimentada por Twitter impide que la sociedad mantenga a los judíos a salvo, exactamente en el momento en que más se necesita.


Las últimas 24 horas proporcionaron una imagen clara y dolorosa de los desafíos trascendentales que enfrentan los judíos estadounidenses en estos días.

El día comenzó con la noticia que el presidente Trump había emitido una orden ejecutiva diseñada, dijo la Casa Blanca, para combatir el antisemitismo. Al informar sobre la orden, The New York Times  enfatizó  que “interpretará efectivamente el judaísmo como una raza o nacionalidad, no solo una religión”, y que “podría usarse para reprimir la libertad de expresión y la oposición legítima a las políticas de Israel hacia los palestinos en el país en nombre de la lucha contra el antisemitismo”. Las ONG de izquierda se  hicieron eco  del mismo tema de conversación, y una falange de expertos recurrió a Twitter para denunciar la orden como antisemita porque, supuestamente, allanó el camino para definir a los judíos como algo menos que completamente estadounidenses. Desde la actriz de Hollywood que  tronó, “Usted, estúpido presidente corrupto, no puede decidir esto, por lo que sus amigos nacionalistas blancos pueden meterme en un campo de concentración”, pasando por el profesor de derecho que  criticó la orden de considerar a los judíos como “alguna nacionalidad distinta de los estadounidenses”,  y siguiendo con pensadores estaban azotando a todos en un frenesí salvaje, retratando al presidente como un antisemita desquiciado y un peligro claro y presente para los judíos.

Y luego sucedió algo más.

Mientras Twitter estaba en llamas con vitriolo dirigido al presidente, hombres armados dispararon contra un mercado kosher en Jersey City, Nueva Jersey, matando a tres, incluidos dos judíos. Aquellos de nosotros que nos apresuramos a informar sobre el ataque inicialmente fuimos tranquilizados por una gran cantidad de fuentes, tanto oficiales como no oficiales, de que no había una historia más amplia aquí: nos dijeron que el tiroteo fue aleatorio, no un crimen de odio dirigido específicamente a judíos. Los primeros informes en la prensa hicieron eco de estos sentimientos, y la mayoría ni siquiera mencionó el hecho de que la escena del crimen era un establecimiento kosher.

No pasó mucho tiempo para que se revelara la verdad. El tiroteo, ahora sabemos, fue un ataque premeditado, y uno de los sospechosos era un nacionalista negro que tenía un largo y comprobado historial de publicación de mensajes antisemitas en línea. Y luego aprendimos algo más. Aprendimos que, increíblemente, resultó que en el momento exacto en que los judíos estaban siendo asesinados por ser judíos, un grupo de pendejos azules con marcas de verificación estaban criticando de manera inexacta e indignante al presidente por no hacer nada más que… proteger a los judíos.

Cuando la orden ejecutiva de Trump finalmente se hizo pública, resultó que lejos de definir de alguna manera a los judíos como esto, aquello o lo otro, como nuestros superiores morales e intelectuales autodenominados afirmaron falsa e histéricamente, hizo poco pero extendió las mismas protecciones ofrecidas a las minorías bajo nuestras leyes de derechos civiles existentes a los judíos también. “El Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964 (Título VI), 42 USC 2000d  y siguientes, prohíbe la discriminación por motivos de raza, color y origen nacional en programas y actividades que reciben asistencia financiera federal”, se lee. “Si bien el Título VI no cubre la discriminación basada en la religión, las personas que enfrentan discriminación por motivos de raza, color u origen nacional no pierden la protección bajo el Título VI por ser también miembro de un grupo que comparte prácticas religiosas comunes. La discriminación contra los judíos puede dar lugar a una violación del Título VI cuando la discriminación se basa en la raza, el color o el origen nacional de un individuo”.

Esto no es de ninguna manera, como lo implica el Times y muchos de la izquierda han tuiteado, un ataque a la libertad de expresión en el campus o en cualquier otro lugar. De hecho, no es más que una extensión de la propia guía legal de la Casa Blanca de Obama sobre el tratamiento de judíos y sijs bajo la ley vigente de derechos civiles de los Estados Unidos. Puede desafiar la sabiduría de designar grupos de personas como una clase protegida, como hacen algunos de la derecha, argumentando que las protecciones deben otorgarse a los individuos, no a los colectivos, pero siempre y cuando nuestras leyes existan de la forma en que lo hacen, y siempre dado que los judíos siguen siendo la minoría más objetivo de los Estados Unidos, brindarles la misma protección legal que disfrutan otras minorías no solo es correcta, es un imperativo moral y físico.

Pero nada de esto es importante para los adictos a las redes sociales a cargo del discurso público. Para nuestra inteligencia, ninguna explicación es factible a menos que subraye las malas intenciones de Trump, su enemigo jurado.

Incluso en un clima político rico en arrebatos petulantes y señales de virtud, la reacción a la orden ejecutiva de Trump sienta un precedente peligroso. Retratar medidas claramente diseñadas para combatir el antisemitismo y proteger a los judíos del daño, ya que de por sí son antisemitas, no solo es una afrenta a la lógica y la moral, sino también un movimiento imprudente cuando la violencia contra los judíos está en aumento.

Si desea ver esta lógica confusa llevada a su extremo extremo y feo, solo mire lo que dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en una conferencia de prensa después del tiroteo en Jersey City. El ataque, dijo, “confirma trágicamente que un patrón creciente de antisemitismo violento se ha convertido en una crisis para nuestra nación. Y ahora esta amenaza ha llegado a las puertas de la ciudad de Nueva York”.

¿La  puerta? La amenaza ha estado  lejos dentro de la casa del alcalde durante años. Pero reconocer eso significaría confesar hasta su propia inacción calculada, y finalmente explicar exactamente por qué ha permitido que se coloquen objetivos en la espalda de los judíos.

La ridícula campaña del alcalde para presidente es una razón probable por su inacción ante toda esta violencia, y por su creencia de que la amenaza solo ha llegado a los límites de su ciudad. Otro puede ser el hecho de que la mayoría de los cientos de crímenes de odio contra judíos en Nueva York fueron perpetrados por afroamericanos e hispanos, no por nacionalistas blancos enfurecidos, que son blanco frecuente de la retórica del alcalde, pero se les ha encontrado responsables de exactamente cero crímenes de odio en la ciudad de Nueva York.

Los judíos representan alrededor del 2% de la población estadounidense, pero fueron víctimas de un sorprendente 57.8% de todos los delitos de prejuicio religioso el año pasado, según el FBI. En lugar de exigir vocal e inequívocamente la protección de sus electores judíos, los políticos que representan a los objetivos, desde De Blasio hasta el senador de Nueva York Chuck Schumer, han permanecido en gran medida en silencio sobre este tema, al mismo tiempo que acusan enérgicamente el derecho de racismo. No es probable que videos como este, filmados en la escena poco después del ataque de Jersey City y en los que los vecinos locales culpan a los judíos por el asesinato de judíos, hagan que ningún político de la izquierda tome medidas, especialmente alguien como De Blasio, que años  besando el anillo de Al Sharpton, un antisemita mejor recordado por incitar un verdadero pogromo contra los judíos de Brooklyn.

Suficiente.

Lo que los judíos estadounidenses necesitan en este momento es una acción clara y concreta que los proteja de cualquiera que les desee daño. Te guste o no, el hecho es que ayer el senador y el alcalde de Nueva York no tomaron tales medidas. El presidente lo hizo.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.