Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 12, 2020
donativo

Si lo desea, no es un sueño … pero solo en nuestros términos


La necesidad de un estado nación judío era una premisa fundamental para los padres fundadores del sionismo, sin importar su persuasión política. Ese entendimiento fue compartido por la mayoría de los judíos estadounidenses, particularmente después del Holocausto. Hoy, sin embargo, la idea de la condición de estado judío ya no es un principio unificador, sino una cuestión de cuña para los judíos estadounidenses.

En su discurso ante el Congreso Sionista en Londres el 2 de agosto de 1900, Theodor Herzl dijo:

El sionismo exige un hogar públicamente reconocido y legalmente asegurado en Palestina para el pueblo judío. Esta plataforma, que diseñamos hace tres años, es inmutable. Debe haber respondido a una necesidad muy profunda, un anhelo muy antiguo de nuestra gente, de lo contrario sus efectos serían inexplicables. No es necesario que enumere estos efectos en la actualidad. Todos los conocen, todos los ven y los escuchan. Hace cuatro años, al hablar de una nación judía, corría el riesgo de ser considerado ridículo. Hoy se hace ridículo al negar la existencia de una nación judía. Una mirada a esta sala, donde nuestra gente está representada por delegados de todo el mundo, es suficiente para probar esto.

La empresa sionista ha evolucionado en los últimos 120 años, pero siempre se ha basado en el restablecimiento del estado judío en la patria ancestral. La memoria colectiva de la apatridia judía y la impotencia fue vívida durante las primeras décadas del Estado judío. A la izquierda, a la derecha o al centro, los padres fundadores del sionismo estaban motivados por el imperativo de la condición de estado judío como una manifestación del derecho del pueblo judío a la autodeterminación nacional y un medio para disminuir la vulnerabilidad judía y aumentar la probabilidad de supervivencia judía.

Este axioma fundacional también fue ampliamente entendido por los judíos estadounidenses, particularmente después del Holocausto. La estadidad se consideraba la extensión necesaria del sentido compartido de la nación judía que había existido durante milenios, una sensación de unidad e incluso un destino que iba más allá de la cultura o incluso la religión.

Hoy, sin embargo, entre un número cada vez mayor de judíos estadounidenses, la idea de un estado judío ya no es un elemento fundamental, sino más bien una cuestión de cuña.

La idea misma de las naciones y los estados-nación puede ser sospechoso de la 21 st siglo, pero no hay otro que evoca un movimiento nacional tan único, una reacción visceral, como lo hace el sionismo. Ningún otro término para un movimiento nacional ha sido infamemente definido por la ONU como «una forma de racismo y discriminación racial», un epíteto que le asignó una coalición intolerante dirigida por la Unión Soviética. Y ninguna otra definición ha causado tanta ansiedad entre los supuestos partidarios de un movimiento y los ha vuelto tan reacios a defender su causa. Demasiados partidarios judíos estadounidenses de Israel viven con el temor de ser declarados racistas por los enemigos del sionismo, o por aquellos que pretenden estar tan «iluminados» que pueden ver a través de la fachada de la democracia israelí.

Esos individuos se encargan de distinguir entre las partes «buenas» y «malas» de Israel y aprovechar libremente el mal de la «ocupación» de uso múltiple. Los círculos progresistas y de izquierda de hoy usan la «Línea Verde» de 1967 como una pista falsa en su representación del conflicto israelo-palestino en la comunidad judía estadounidense. El periodista Peter Beinart, una de las fuerzas impulsoras detrás de esta tendencia, afirma que «el establecimiento judío estadounidense y el establecimiento sionista [se hacen] moralmente corruptos al defender lo indefendible, por defender una ocupación que mantiene ocupadas a millones de personas».

Beinart, el jefe de J Street, Jeremy Ben Ami, y otros creen que un «BDS sionista» dirigido solo contra los barrios israelíes de Cisjordania (o «asentamientos») es un juego justo. Al igual que muchos post-sionistas y revisionistas, proponen una falsa realidad que pone toda la responsabilidad del conflicto árabe-israelí en Israel. Esta narrativa distorsionada sostiene que Israel es casi exclusivamente el culpable del colapso del «proceso de paz» de Oslo y del fracaso en revivirlo, en lugar del rechazo árabe o la red de mentiras de Yasser Arafat a su pueblo, Israel y los Estados Unidos.

La disonancia cognitiva, la incomodidad causada por llevar creencias o valores en conflicto simultáneamente, se aplica a muchos aspectos del conflicto israelo-palestino. Es una descripción especialmente adecuada de las emociones producidas por la diferencia entre el hecho histórico y la visión de los palestinos de su narrativa nacional.

La noción de «ocupación» se ha convertido en la lente definitoria a través de la cual se explica y justifica todo sobre la autoconcepción de los palestinos. Esta es exactamente la opinión miope tomada por Beinart y sus colegas. La única diferencia es que, a diferencia de los bastardos abiertamente antisionistas como Norman Finkelstein, Ilan Pappe y otros, Beinart afirma ser un amante de Sión, solo uno que está teniendo dificultades para lidiar con la «dura» realidad israelí.

Los intelectuales judíos estadounidenses han colocado a otros judíos en la clase de personas que no pueden ser debatidas o que quedan impunes por el lugar donde viven o por sus puntos de vista. Además, se aplica un estricto doble rasero: las organizaciones judías como Hillel deben incluir voces antiisraelíes o ser consideradas intolerantes o racistas, pero nunca se debe esperar que los palestinos y sus partidarios correspondan. Los intelectuales judíos deben dialogar con representantes de BDS u otros defensores palestinos que exigen la limpieza étnica de Israel para que no se les llame cobardes o algo peor. Los principales intelectuales judíos estadounidenses han adoptado la retórica y los métodos de BDS, para aplicarse solo a los judíos.

Esta estrategia ha sido principalmente local hasta este momento, pero individuos como Beinart y Ben-Ami ahora se sienten facultados para intentar secuestrar el Congreso Sionista Mundial y desviar los fondos de todo lo relacionado con los «asentamientos». La autoridad legislativa de la Organización Sionista Mundial de 120 años ayuda a determinar el destino de $ 1 mil millones en gastos para causas judías. Beinart sostiene que “los asentamientos israelíes en Cisjordania son expresiones institucionalizadas de intolerancia. Los políticos estadounidenses e israelíes que los legitiman son el equivalente moral de los políticos que legitimaron a Jim Crow «porque» los asentamientos judíos son asentamientos solo para judíos «. J Street ha anunciado una nueva campaña para presionar a los candidatos demócratas de 2020 para que se opongan a la presencia de Israel en Cisjordania, con el objetivo de lograr que el partido incluya una oposición formal a la «ocupación» en su plataforma oficial.

Hay innumerables preguntas sin resolver con respecto a los territorios y «asentamientos», todos los cuales deben ser decididos por israelíes y palestinos. Los judíos estadounidenses que imponen sus concepciones, basadas en una evidente falta de comprensión y simpatía por sus primos israelíes, son condescendientes y tontos. El secuestro de la institución más importante del sionismo para exigir que los israelíes sigan los dictados de los estadounidenses está lejos de lo que pretendían Herzl y sus sucesores.

***Asaf Romirowsky es director ejecutivo de Scholars for Peace in the Middle East (SPME), miembro principal no residente del Centro BESA y miembro del Foro de Oriente Medio.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://besacenter.org/perspectives-papers/jewish-statehood-american-jews/

 
Comentarios

El problema que aqui se plantea, es que para un numero indeterminado de judios de la diaspora,
(principalmente en lo que atañe a la comunidad de EE UU) el concepto mismo de «hogar judio» aplicado al Estado de Israel está desfasado, y no logran identificárse con él …para los táles, la «pátria» de cualquier judio es aquella de la cual ostenta la nacionalidad, y no la que otórga un Estado que consideran «artificial» y en ningun modo representativo de su realidad individual y colectiva …
La idea misma de sionismo, ha pasado de representar un movimiento aglutinador de las esperanzas de retorno bajo la forma de Estado democratico ,a la añorada tierra de Israel, , a quedar relegada al ámbito de lo meramente ideológico, estigmatizada para algunos, fosilizada para otros, y en desuso para un buen numero de ellos …
El que fuera Presidente de la Angencia Judia, y de la Organizacion mundial sionista, Abraham Burg, se preguntaba «qué sentido podiá hoy en dia tener declararse sionista, y hacer militancia activa en torno a ello, una vez que El Estado de Israel, se habia convertido en una realidad física e incontrovertible en médio de las naciones del mundo, y tras recibir por parte de la inmensa mayoria de ellas, un reconocimiento tácito, formal y diplomático …
Segun Burg, el sionismo habriá pasado a formar parte de la historia contemporanea del pueblo judio, una vez cumplida la mision que le fue entonces encomendada …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.