Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves abril 16, 2020
donativo

Israel comparte con Uruguay y otros países latinoamericanos la experiencia acumulada en la crisis Corona

Con Haim Rafalowski, Director Nacional de Gestión (Fotos y videos: Magen David Adom)


El Coronavirus llegó a América Latina más tarde que a Israel, por lo cual evidentemente Israel comenzó antes a lidiar con el problema. Y así como Israel recibió de China- según nos confirmaron altas fuentes en el sistema de salud pública-valiosa información sobre lo que habían hecho y aprendido desde el comienzo de la crisis, también compartió su propia experiencia y su aprendizaje con otros países.

 Uruguay y Argentina pidieron a Israel asistencia e intercambio de información. Luego se sumaron otros países. Shmulik Bass, Director de América del Sur en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel (ex Embajador en El Salvador y Belize)  levantó rápidamente el guante. Y hace pocos días, se realizó inclusive  una video conferencia especial en la que una figura clave de Magen David Adom (el equivalente israelí de la Cruz Roja) se conectó durante largo rato con más de 85 autoridades y funcionarios de la salud de varios países latinoamericanos, entre ellos Uruguay, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Honduras y México.

Del lado israelí, quien se plantó ante la cámara para contar todo lo que Israel ha aprendido en su propia marcha contra el Corona, fue Haim Rafalowski (53), Coordinador Nacional de Gestión de Riesgo del Magen David Adom, originario de Chile y radicado en Israel desde 1972.  En su haber, una larga trayectoria de alto nivel en Magen David Adom. Hace muchos años, fue instructor de atención hospitalaria y hasta hace 5 años, tuvo una gran responsabilidad como  Director Nacional de Emergencias y Desastre.

Haim Rafalowski, Coordinador Nacional de Gestión de Riesgo del Magen David Adom

Haim Rafalowski, Coordinador Nacional de Gestión de Riesgo del Magen David Adom

 

De Uruguay participaron el Director del Servicio Nacional de Emergencia (SINAE) Sergio Rico, el Dr. Víctor Piriz del Ministerio de Salud Pública y Jacky Asallas, director del Programa de Emergencia de la Colectividad judía.

También se sumaron, entre otros, 4 hospitales de Chile, el Director Nacional de la institución de manejo de desastre en Colombia, el director del Sistema Nacional de Desastres de Honduras, la Sub-Ministra de Salud de Argentina con altos funcionarios de su servicios y, desde Hertzlia, el Embajador de Uruguay en Israel Bernardo Greiver.

“Estamos todos juntos en esto”, nos dijo el Embajador Greiver. “Compartir y aprender de las experiencias de otros, es en este momento de fundamental importancia para todos”.

Aunque la  función central de Haim Rafalowski n el cargo actual es  preparar a Magen David Adom para grandes desastres eventuales,  por ejemplo un terremoto  (tanto en cuanto a cómo Israel recibiría ayuda internacional como a su participación en ayuda a otros países), Haim recalca que siempre se tuvo en mente la posibilidad de una pandemia mundial como la actual. “Es parte de los escenarios del plan de contingencia, hace muchos años pensamos en lo que habrá que hacer el día que llegue una situación así”, nos dijo en una entrevista especial. Recuerda el ejemplo que suele darse, el de la gripe española de hace más de un siglo.  “Pero que este virus llegue en un mundo en el que con un viaje de 12 horas-y no de 3 semanas- estás en la otra punta, es algo muy diferente”.

Tuvimos la oportunidad de conversar con Haim Rafalowski sobre la singular conferencia multipartita en la que informó directamente a interlocutores en varios países amigos en Latinoamérica sobre la experiencia de Israel en la lucha contra el Corona.

 

P: Haim, dentro de lo difícil de todo lo que se está viviendo, Latinoamérica tiene la suerte de que esto empezó allí más tarde, por lo cual puede aprender de otros ¿verdad?

R: Así es. Afortunadamente Latinoamérica está un mes más atrás que nosotros en esto, están viendo los primeros pacientes, y por lo tanto podemos compartir con ellos qué hicimos, qué nos ha funcionado bien, qué podíamos haber hecho diferente y ayudarlos a enfrentar esto mejor.

P: ¿Cuáles fueron los puntos principales de ese singular contacto por video?

R: Ante todo, les presenté la situación actual de Israel, los casos que vemos y los números. Y después, las medidas que se están tomando a nivel país, como el cierre de fronteras, que no está efectivo aún en todos los países como es sabido. Les conté del distanciamiento o aislamiento social, el cierre de colegios, negocios, centros comerciales y también sobre las discusiones que estas medidas desataron. Claro que querían entender por qué finalmente fueron adoptadas.

Y el tercer punto fue el modo de respuesta del sistema prehospitalario.

P: Ahí entra directamente Magen David Adom.

R: Exacto. Recordemos que vemos pacientes todos los días y siempre está latente el riesgo de contraer Covid-19, lo cual destaca la importancia de cómo se protege al personal, cómo desinfectamos las ambulancias. Esto puede que suene a una explicación muy técnica, pero es importante porque cuando un país recién empieza a lidiar con una situación así, puede que le resulte más fácil repetir algo que ya se está haciendo en otros lados con buenos resultados, que empezar de cero. Pueden recibir la explicación de otros,  cómo lo hace cada uno, ver todos los modelos y tomar una decisión.

“Test and drive”

P: Hablando de cosas técnicas, me imagino que un gran tema, en el que puede haber muchas formas de trabajar, es el de los exámenes con los kits de test de Corona. ¿Qué experiencia compartió en este punto?

R: Israel tiene un modelo muy especial en este tema de los exámenes, en cuanto a cómo los tomamos. Pero para explicarlo hay que recordar primero el concepto del criterio epidemiológico. Se sabe que quienes estuvieron en el exterior, en territorio del lado palestino o en contacto con alguien confirmado como enfermo de Corona, tienen que ir a cuarentena por 14 días. El Ministerio de Salud Pública tiene en su website un mapa excelente que te dice en cada lado si hay o no hay  Corona. También está ahora la app que piden al público que baje, que compara lugares que aparecen en tu celular privado, con el mapa del Ministerio de Salud Pública y te dicen si estás en riesgo de haber estado en contacto con gente enferma.

P: Y ahí saben si mandarte a cuarentena por 14 días.

R: Exacto. En nuestro lenguaje técnico, esos se llaman “contactos”, o sea gente que estuvo cerca de enfermos, aunque todavía no esté confirmada.  Pues de esa gente, parte llega a sentirse mal, les sube la fiebre, tiene dificultad respiratoria, tosen, y entonces son potenciales enfermos de COVID-19.

P: Y hay que testearlos…

R: Claro. Pero este paciente es el que muy probablemente puede ser contagioso para los otros y por lo tanto no queremos que vaya a un centro de salud para tomarle el examen. Y en este punto, Magen David Adom desempeñó una función que no es de ambulancias. Va con equipo protector especial de cada paramédico, a domicilio, a tomar el examen. Pero al aumentar considerablemente la cantidad de gente a la que había que examinar, y la capacidad de realizar estos tests, adoptamos el sistema “test and drive” . O sea, la persona puede llegar en su vehículo hasta los puntos indicados para los exámenes, abre la ventana por unos minutos, le toman la muestra y vuelve a su casa. Este sistema nos está dando muy buenos resultados.

 

 

P: Realmente un ejemplo muy concreto y práctico para compartir.

R: Así es. Otra idea que compartimos fue la de la central de llamadas, donde recibimos más de 35.000 al día, una central en la que el ciudadano puede informar si se siente mal o pedir información.

 

P: Me imagino que del otro lado hubo muchas preguntas.

R: Sí, la verdad que sí. Muchísimas preguntas, muchas de ellas muy buenas, de aspectos variados. A veces no son todos estrictamente temas médicos sino logísticos relacionados por cierto a la necesidad de dar efectivamente el tratamiento.  En este sentido por ejemplo compartimos cosas que aprendimos de Italia en conferencias similares muy valiosas, como ser sobre cómo lidiar con gran cantidad de pacientes que requieren oxígeno, si tenemos 500 al mismo tiempo, o ventilados, pero no por pocos días sino por 12, o sea que con esto los pacientes no se pueden desconectar del respirador en 3 ó 4 días sino que copan las necesidades de las unidades de cuidados intensivos. Es todo un desafío.

P: Punto clave en todo esto: que haya suficientes respiradores. Sin olvidar que hay otros puntos delicados.

R: Por supuesto. Esta es una enfermedad nueva para todos. No podemos estar seguros si las precauciones que debemos tomar son exageradas o no. Quisiéramos tomar las máximas, pero sabemos que a nivel mundial faltan materiales protectores, máscaras, trajes…o sea que hay que tomar decisiones para maniobrar de acuerdo a ello. Y por ende, había muchas preguntas sobre qué usamos nosotros, qué tipo de equipos y demás.

El verdadero agradecimiento es quedarse en casa

«Yo estoy en el trabajo para que tú te puedas quedar en casa», es el mensaje de los equipos médicos

 

P: Estamos lidiando con una situación en la que las medidas que se tomen para frenar la propagación del virus, son producto de la conciencia sobre la gravedad de la situación. Pero hay países, también en América Latina, donde desde la propia cúpula gubernamental el mensaje oficial no transmite urgencia. También en Estados Unidos pasó antes, aunque ahora cambió.

R: Lamentablemente hay expertos médicos que tuvieron que decir ante la prensa un mensaje diferente del que había dado su mandatario.

P: En todo el mundo se está dando el fenómeno del agradecimiento público a los equipos médicos, que sin duda están en el frente. Imagino que eso también lo podían compartir con todos los participantes en esa conferencia por video.

R: Es cierto. Hay un grupo de personas tanto en Israel como en el resto de mundo, que son héroes. Se levantan todos los días y enfrentan a un enemigo al que no pueden ni ver ni oler, del que ni siquiera saben todo lo necesario pero lo combaten con todo el corazón. Es el personal médico, paramédico hospitalario y de salud pública que está luchando.

P: El público israelí sabe expresar su cariño y agradecimiento ¿verdad?

R: Sin duda alguna. Agradecemos muchísimo al público israelí el apoyo que nos está dando. Hubo un caso muy emotivo en la ciudad de Beeer Sheba en el sur, de un voluntario que estaba de turno y cuando salió a la ambulancia, la vio toda tapizada de dibujos y mensajes de agradecimiento de la gente. Fue hermoso. Pero nosotros tenemos un pedido al público. La mejor forma de agradecernos es que sigan las instrucciones, que se queden en casa, se laven las manos y tengan paciencia. Estamos seguros que saldremos  adelante, más fuertes que antes. Pero necesitamos indefectiblemente al público para que nos ayude a salir de esto. La lucha no es del personal de salud sino de todos nosotros.

P: Y aunque la situación mejoró mucho, es increíble que aún haya que explicarlo ¿verdad?

R: Exacto. El distanciamiento social no se cumple como se debería. Hay gente que todavía no entiende que no estamos de vacaciones. Se precisa un cambio cultural a fondo. No queremos ponernos trágicos ni asustar  pero realmente no sé ya cómo se convence a la gente que esto es serio. Y que en Italia se están muriendo tantos no porque la Corona allí sea más grave que aquí sino porque llegaron a un punto en el que ya no hay capacidad en los hospitales. Y eso pasó porque no cuidaron la distancia a tiempo. Empezaron tarde.

P:  De todo lo que hablaste en el evento con los colegas latinoamericanos ¿hubo un consejo que dirías que fue el central?

R: Sí. Que convenzan a su público, a su personal, a sus voluntarios, que esto es serio. Que tenemos que cambiar culturalmente la forma en que vivimos porque si no, vamos a estar muy mal. Y entendamos que de la conducta pública, de si la gente cumple o no las instrucciones, en todos lados, dependerá cuánto dure esto. No me sorprendería que en Israel, estemos al borde de nuevas medidas de cierre más estricto. Es que si no, terminamos como los italianos.

P: Muchísimas gracias Haim por su tiempo. Y por todo lo que están haciendo.

R: Muchas gracias. Y lávense las manos. Y quédense en casa.

 

http://www.semanariohebreojai.com/articulo/2498

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.