Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes junio 12, 2020
donativo

Recuerdo a los judíos etíopes bajando de los aviones y besando el suelo de Israel

A los 29 años del "Operativo Salomón"


Foto: Alpert Nathan , GPO

Esta semana se cumplieron casi 3 décadas del “Operativo Salomón”, el segundo puente aéreo organizado por Israel para traer a los judíos de Etiopía. Durante 36 horas de aquel mayo de 1991 (24 y 25 del mes), más de 30 aviones de la Fuerza Aérea de Israel trasladaron al Estado judío a 14.400 judíos etíopes que se habían concentrado en Addis Abeba, muchos de ellos llegados a pie de aldeas lejanas hasta la capital de su país natal.

“Beta Israel”, son los judíos de Etiopía, considerados descendientes del encuentro amoroso entre el Rey Salomón y la Reina de Saba. A raíz de las leyendas al respecto, en Etiopía se dice hasta ahora que el Arca Sagrada está en su tierra.

Fue un operativo militar secreto, debido a la situación interna en Etiopía. El régimen de Mengistu Haile Mariam con el que Israel tenía relaciones diplomáticas, estaba por caer. El gobierno del entonces Primer Ministro Itzjak Shamir ya estaba negociando con Mengistu el permiso de salida para los judíos que deseaban llegar a Israel. Los insurgentes se estaban acercando a Addis Abeba. No quedaba mucho tiempo. Finalmente llegó el permiso. Israel pagó una suma multimillonaria a Mengistu para que permita sacar a los judíos etíopes. Y comenzó el impresionante operativo.

En una base de la Fuerza Aérea de Israel (Foto: Tzvika Israeli. GPO)

.

Recuerdo aquel mediodía. Si no me equivoco, era sábado. Recibimos de la Oficina de Prensa del Gobierno la confirmación: llegar a una hora determinada a una de las bases militares de la Fuerza Aérea, para la conclusión histórica de un operativo secreto. Creo que recién al llegar allí nos confirmaron de qué se trata. Ahora me vienen dudas al respecto. No descarto que nos hayan dicho ya en el momento la razón, aclarando que está prohibido transmitir nada sobre el tema hasta que los aviones hayan llegado.

Esperé expectante. Fui con mi hermano Ariel, fotógrafo de prensa, a una base de la Fuerza Aérea a la que llegarían alguons de los aviones. Otros aterrizaron en el aeropuerto internacional Ben Gurion. La mayoría eran aviones de la Fuerza Aérea, pero hubo también varios civiles, de El Al y compañías extranjeras.

Ariel me sacó aquel día una de las fotos más emocionantes que tengo. Estoy de costado, con un notorio vientre de casi del fin de mi segundo embarazo, con Mijali esperando salir al mundo. Y de fondo, uno de los aviones Hércules de la Fuerza Aérea de Israel, acortando distancias en ese mundo en el que se volvía a confirmar la grandeza del pueblo judío.

Recuerdo la escena cuando se abrieron los aviones. Un mar de hombres y mujeres de piel oscura, ojos grandes e incrédulos, la enorme mayoría vestidos de blanco, comenzó a bajar del vientre de esas naves mágicas que los habían traído de otro mundo. De otra cultura y de otro tiempo. Las mujeres llevaban a sus bebés en la espalda o debajo de sus faldas.Varios hombres se tiraban al suelo a besar la tierra de Israel. No era la “Ierushalaim” de la que les habían hablado siempre, de generación en generación, pero ya estaban más cerca de ella.

Oficiales de la Fuerza Aérea, entre ellos también pilotos, se secaban las lágrimas de sus ojos.

El pueblo judío hacía historia.

 

Como es sabido, no todo fue jardín de rosas en la absorción de los inmigrantes judíos etíopes. Fueron cometidos muchos errores. Algunos por aires de superioridad, por paternalismo, por mil razones que se podrían haber evitado. Pero también hubo innumerables éxitos. Israel quiso traer a sus hermanos de Etiopía, y aunque hubo tropezones en el camino, ese fue un operativo ejemplar.

 

El Operativo Salomón había sido precedido por el Operativo Moisés, pocos años antes, en el que aproximadamente 16.000 judíos de Etiopía habían llegado a Israel. Una figura clave en aquel primer esfuerzo, aún antes de convertirse en el operativo aéreo que todos conocemos, fue el agente del Mossad Daniel Limor, nacido en Uruguay y radicado en  Israel desde los 16 años.

Como recordarán muchos de nuestros lectores, publicamos hace varios meses entrevistas con él, de cara al estreno en Netflix de la película “The Red Sea Diving Resort” en la que el actor Chris Evans lo interpreta. “Que no me presenten como un héroe”, había sido una de las condiciones de este gran uruguayo-israelí cuando le pidieron ayuda de Netflix para contar la historia.

Diga lo que diga, lo fue.

Vale la pena recordarlo. Volvemos a compartir los links a las entrevistas con Daniel Limor, a quien es un orgullo conocer.

 

Para leer la entrevista aprieta aquí

 

Para mirar parte de la segunda entrevista, puedes entrar aquí.

 

https://www.semanariohebreojai.com/articulo/2800

 
Comentarios

Justicia debe ser hecha a estos judios etiópes, por el apego y fidelidad que demuestran a su condicion identitária y por su amor por Israel …
Hora es ya, de dejar de utilizar hacia ellos, términos malsonantes y despectivos, o de hacerles agravio en el momento de acogerlos e integrarlos plenamente a la sociedad israeli …
pues en verdad, pocos son olim mas agradecidos que ellos hacia las muestras de hospitalidad que puedan recibir, y al cariño que se les dispense …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.