Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo octubre 11, 2020
donativo

Los arqueólogos podrían haber identificado la bodega Jezreel que aparece en la Biblia

La bodega se descubrió por primera vez en 2013 y se expuso en varias temporadas de excavaciones en los años siguientes. Presenta varias instalaciones talladas en la roca madre.


MOSAICO, como este de Beit She’an, puede proporcionar información sobre la elaboración del vino en la antigüedad.
(Crédito de la foto: DANI KRONENBERG / LA AUTORIDAD DE ANTIGÜEDADES DE ISRAEL

 

En los libros bíblicos de los reyes I y II, la bodega de Jezreel es el escenario de algunos de los episodios más horripilantes de avaricia, violencia, pecado y retribución divina. Los investigadores han identificado elementos que confirman que la excavación realizada en el norte de Israel es compatible con la narrativa bíblica, según un artículo publicado en el último número del Journal of Eastern Mediterranean Archaeology and Heritage Studies.

Foto aérea de la bodega después de la excavación en 2013. Vista hacia el noreste. OURTESÍA DE LA EXPEDICIÓN JEZREEL

Foto aérea de la bodega después de la excavación en 2013. Vista hacia el noreste. CORTESÍA DE LA EXPEDICIÓN JEZREEL

La bodega se descubrió por primera vez en 2013 y se expuso en varias temporadas de excavaciones en los años siguientes. Presenta varias instalaciones talladas en la roca madre.

“Nabot el Jezreelita era dueño de una viña en Jezreel, contigua al palacio del rey Acab de Samaria. Acab le dijo a Nabot: ‘Dame tu viña, para que pueda tenerla como un huerto, ya que está justo al lado de mi palacio. Te daré una mejor viña a cambio o, si lo prefiere, le pagaré el precio en dinero. Pero Nabot respondió: «¡El Señor no permita que te entregue lo que heredé de mis padres!», Dice I King 1: 4 (traducción Sefaria.org).

Actualmente es imposible fechar con certeza los restos de la antigua bodega que se descubrió cerca de Jezreel, un asentamiento que ha estado continuamente habitado durante miles de años, la autora principal del estudio, la Dra. Norma Franklin del Instituto Zinman de Arqueología en la Universidad de Haifa, dijo a The Jerusalem Post. Sin embargo, diferentes factores respaldan la idea  que haya habido o no un hombre llamado Nabot, quien sea el autor de la historia debe haber sido consciente de la existencia de esa bodega, la única en el área compatible, dijo.

«Con este tipo de estructuras, podemos evaluar cuándo fue la última vez que se usaron, en este caso bastante tarde, alrededor del siglo I d. C., pero no cuándo se construyeron», dijo Franklin. “Los eventos que se describen en la Biblia generalmente se consideran alrededor del siglo IX a. C. Es posible que la bodega ya existiera en ese entonces, pero es difícil de decir. Sin embargo, algunos estudiosos creen que la historia fue escrita más tarde, alrededor del siglo VI a. C., cuando podemos afirmar con certeza que la bodega ya estaba en funcionamiento. No hay forma de saber si lo que se narra en la Biblia sucedió exactamente según lo relacionado, pero la narración debe haber existido «.

Hasta la fecha, los investigadores compararon la tipología de las instalaciones con otras similares en la región de una variedad de períodos.

 

La tecnología de vinificación utilizada en Jezreel era bastante arcaica, involucraba a personas que pisaban las uvas con los pies, probablemente no más de cuatro personas a la vez, dijo Franklin.

Además, las bodegas posteriores generalmente no se construían en los campos, como en el caso de la bodega Jezreel, sino directamente en el pueblo, dijo.

«Otro elemento que fue muy emocionante para nosotros fue que hace varios años, un kibutz cercano tomó muestras de la tierra en el área para averiguar  dónde podrían comenzar a cultivar uvas», dijo Franklin. «Los resultados mostraron que en toda el área solo había una pequeña zona que sería buena para los viñedos, exactamente donde estaba la antigua bodega».

Según la narración bíblica, el rey Acab logró imponer sus manos en la bodega de Nabot con un truco y la ayuda de su esposa, Jezabel, al acusar al hombre de contaminar a Dios y matarlo. Por este pecado, el rey incurrió en la ira de Dios contra sí mismo y su linaje, como el profeta Elías le anunció.

De hecho, varios años después, la profecía se cumpliría, y docenas de descendientes de Acab, incluido su hijo y sucesor del trono, Joram, morirían a manos de Jehú, un comandante del ejército, en una confrontación que una vez más comenzó en la bodega de Jezreel.

Actualmente, las excavaciones no están teniendo lugar en el sitio, mientras que los arqueólogos se centran en publicar sus hallazgos durante varios años de investigación, dijo Franklin.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

The Jerusalem Post

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.