Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 19, 2024

Nos cuesta entenderlo


Ana Jerozolimski

Semanario Hebreo. Uruguay

palestineEn varias oportunidades hemos escrito, en los últimos meses, sobre el tema del reconocimiento que han hecho varios países latinoamericanos, entre ellos Uruguay, al Estado palestino, aunque este aún no existe. Nos parecía una práctica que más allá de discusiones acerca de si políticamente es un paso sabio o no, no respondía al apego que siempre tuvo el sistema democrático en nuestro país, al gobierno de Derecho y el Derecho internacional.

A decir verdad, sobre este punto, hay discrepancias entre los propios israelíes. Un analista de gran nivel, como el Profesor Arie Kacowicz  de la Universidad Hebrea de Jerusalem , nos dijo recientemente que inclusive en el reconocimiento “en las fronteras de 1967” él ve alguna ventaja, ya que la otra cara de la moneda es que los palestinos deben reconocer formalmente esas fronteras, sin eventuales exigencias futuras. Reconocer a Israel en esas fronteras, nos dijo, equivale, ante todo, a reconocerlo….algo que no siempre es evidente..

Pues bien…las opiniones están divididas en este punto.

Pero hay otros temas que a nuestro criterio son más preocupantes todavía, porque deberían estar fuera de toda consideración política. Y nos referimos por cierto a la reciente abstención de Uruguay en una votación en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que planteaba la posibilidad de investigar la violación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán. ¿Qué puede haber detrás de una abstención así? ¿Cómo puede explicársela? ¿Acaso se temía, quizás, por las bastante asiduas visitas que figuras uruguayas están haciendo a Irán…a las cuales se suma ahora el propio Canciller Luis Almagro? ¿Argentina y Brasil pueden apoyar el  llamado a investigar…y nosotros no?

La política principista del Uruguay democrático, siempre fue un faro iluminador. ¿Por qué este cambio? Nos preocupa…y nos cuesta entenderlo.

Y nos hace recordar una conocida anécdota de la diplomacia uruguaya, que nos contó hace pocos años el Dr. Antonio Mercader, ex Ministro de Educación y Cultura. El había encabezado la delegación uruguaya a la primera conferencia de Durban, que se proclamaba contra el racismo pero era un foro de odio anti israelí. Cuando en la segunda conferencia –que se hizo en realidad en Suiza- el Presidente de Irán Mahmud Ahmadinejad subió al podio y comenzó a lanzar sus diatribas ya conocidas, todas las grandes democracias europeas, Estados Unidos . Canadá, Australia y otros países, se levantaron y abandonaron la sala. América Latina, incluyendo nuestro país, se quedó sentada.

Pedimos su opinión al Dr. Mercader  y preguntamos cómo habría actuado él si hubiera estado en sala en ese momento, admitiendo nosotros de antemano ser conscientes de que la pregunta puede ser un tanto injusta, dado que el embajador no decide solo en el lugar. El ex ministro calló un segundo ….y respondió: “La pregunta, en efecto, es compleja..ya que un embajador no actúa en un vacío…Pero para ilustrarle la situación le contaré una anécdota”- dijo Mercader. “Años atrás, el Embajador Enrique Rodríguez Fabregat tenía que votar en nombre de Uruguay en un tema determinado, y no alcanzaba a consultar a Cancillería. Tuvo que decidir solo. Y de acuerdo a su decisión, votó. Luego, le preguntaron de Cancillería en base a qué instrucciones había votado. Y Fabregat respondió: En base a las instrucciones del año XIII”.

Que nosotros sepamos…siguen vigentes.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.