Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

El milagro de los minusválidos en Israel


Giulio Meotti

Mientras los árabes desprecian a los discapacitados, Israel da esperanza a los miembros menos afortunados de la sociedad

Ynetnews


http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-42239923,00.html

05.03.12/ Israel Opinion

Mientras los científicos iraníes están ocupados con los búnkeres nucleares y los F16 israelíes podrían estar a punto de despegar, una historia recuerda al mundo que Israel y los israelíes no se dedican a dañar y ser dañados, sino a dar esperanza a aquellos que no la tienen.

El violinista de fama mundial Itzhak Perlman, que padeció poliomielitis cuando era niño, asistió a la celebración del 60 aniversario de la Fundación Israelí para Niños Discapacitados. Mientras que en el mundo árabe los minusválidos han sido llamados “los invisibles”, porque son marginados y escondidos de cara al público, la labor de Israel con respecto a la enfermedad y la discapacidad merecería por si sola un libro.

La inflexible voluntad israelí de afrontar con decisión los problemas físicos, ya sean provocados tanto por causas naturales, por el terrorismo o por la guerra, es asombrosa, y dice mucho acerca de la lección moral que Israel ofrece el mundo, más allá de los titulares sobre asesinatos, secuestros, francotiradores y terroristas suicidas.

En la conciencia mundial, la palabra “Israel” ha sido asociada con el miedo, cuando en realidad el Estado Judío es el laboratorio más importante para los que curan las enfermedades. Es increíble lo mucho que se investiga, el número de inventos que surgen, y las nuevas técnicas que se descubren para curar y ayudar a los enfermos, a los ciegos y a los paralíticos para que retomen su vida normal.

Los científicos de la Universidad Hebrea han desarrollado la droga Exelon para tratar la enfermedad de Alzheimer y los daños por traumatismo cerebral. El Instituto Weizmann ha generado el desarrollo de nuevas terapias muy prometedoras para las lesiones en la médula espinal. De hecho, el fallecido actor Christopher Reeve describió Israel como el “centro mundial” de la investigación.

En Israel es muy común ver niños con síndrome de Down en programas televisivos, y hay muchos parques especiales para minusválidos. Los héroes de guerra parapléjicos protagonizan muchas telenovelas y los atletas paralímpicos alcanzan grandes éxitos, como la valiente nadadora Keren Leibovitz.

Israel es diferente

Todas las fotos de archivo de Franklin Delano Roosevelt lo muestran sentado o de pie; por orden del Presidente de Estados Unidos, nunca se hizo saber el hecho de que era parapléjico, y que la polio lo había llevado a la silla de ruedas. La mayoría de los estadounidenses, antes de la era de la televisión, nunca supo que era minusválido. Pero Israel es un país muy diferente.

Desde que se fundó en 1948, Israel ha sufrido cinco grandes guerras y ataques terroristas frecuentes, lo que ha provocado miles de minusvalías en veteranos de guerra y supervivientes civiles de ataques suicidas. Cada mañana, esas personas se despiertan con las peores pesadillas: traumatismos cerebrales, defectos congénitos, parálisis. Ellos representan la valentía del pueblo judío y la alegría de vivir de Israel. Son un microcosmos del espíritu inquebrantable que muchos occidentales asociamos con ser israelí.

El milagro de Israel se encarna en el Profesor Reuven Feuerstein, el pionero que ha dedicado su vida a conseguir que los afectados por el síndrome de Down crucen sus supuestos límites. Ha dicho que “los cromosomas nunca tendrán la última palabra” y ha ayudado a gente con ese síndrome para que consigan un nivel de funcionamiento que la mayoría de las personas que trabajan con ellos juzgaron imposible.

El método de Feuerstein ha sido adoptado por muchos países europeos. Otro ejemplo es el de los 2.248 “niños de Chernobyl” que fueron llevados a Israel para someterse a tratamiento. O el de doctores como Mario Goldin, que emigró desde la Argentina y cuyo objetivo en la vida fue reducir “el dolor de los que sufren.” Un terrorista suicida le asesinó mientras esperaba el autobús.

En la sociedad palestina, el minusválido más famoso fue el fundador de Hamas, Ahmed Yassin. En Irak, los terroristas utilizaron a muchas mujeres discapacitadas para que se inmolaran en ataques suicidas. En Israel, la juventud con síndrome de Down puede solicitar su incorporación al Ejército. Esta es la historia del conflicto del Oriente Medio: el culto a la muerte frente al derecho israelí a la vida.

Giulio Meotti, periodista de “El Foglio”, es el autor del libro “Una nueva Shoah: la historia inédita de las víctimas israelíes del terrorismo.”

Traduccion para Porisrael: Carmen Summers

Difusion: Porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.