Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 8, 2023

Justicia para TODOS los refugiados


Zvi Gabay

27/9/2012

La iniciativa del vice Ministro de RREE, Danny Ayalon, de abrir el tema de los refugiados judíos de los Estados árabes al debate público encontró, tal como se esperaba, reacciones árabes de enojo. Una fue la acusación que, el tema, es un “invento”. La razón de esas reacciones es que, este tema fue, hasta ahora, desconocido. Sucesivos gobiernos israelíes lo ignoraron y la prensa lo desatendió. Fue tratado con desprecio en medio de la preocupación que haciéndolo surgir pudiera despertar reclamos palestinos y dañar el proceso de paz. De manera que, el mundo, se acostumbró a referirse solo a la Nakba palestina que dio como resultado 650.000 refugiados, de acuerdo con UNWRA, la agencia de Naciones Unidas creada para atenderloa.

Los gobiernos árabes son cuidadosos en perpetuar la miseria de los refugiados palestinos, no permitiéndoles su rehabilitacion  o la posibilidad de convertirse en ciudadanos de sus países, debido a la ideología que mantiene que, rehabilitar a los palestinos, pudiera ser una  ventaja de Israel.

Los líderes árabes ubicaron, una y otra vez,  toda la responsabilidad de la creación del problema de los refugiados palestinos sobre Israel. Al mismo tiempo, Israel nunca hizo un serio esfuerzo por  liberarse de esa acusación, incluso a pesar que, la Resolución 194 de Naciones Unidas (1948) no hace responsable a Israel del problema.

Otro reclamo, realizado  por los árabes es que, los judíos, no fueron forzados a huir de los Estados árabes, donde vivían en paz y armonía. Acá, una lección de historia del conflicto sería el fin ya que  descubrirían que, durante los debates de Naciones Unidas (1947)  acerca de la propuesta de partición de Palestina en un Estado judío y un Estado árabe, sus representantes (Heykal Pasha de Egipto, el Dr. Fadhil Jamali de Irak y Jamal al-Husayni, líder de la delegación árabe palestina, y otros) no solo declararon que “la línea de partición será una línea de fuego y sangre” sino que anunciaron que, a partir Palestina, las comunidades judias en Estados árabes se colocabna en un peligro mortal.  De inmediato,  después del 29 de noviembre – día en que se aprobó el plan de partición- los ejercitos árabes y las bandas árabe-palestinas atacaron a la comunidad judía (el Yishuv) en Palestina y, simultáneamente, atacaron a los judíos en los países árabes.

La guerra, comenzada por los árabes, llevó a asesinatos, destrucción y una terrible tragedia humana. Ochocientos cincuenta y seis mil indefensos judíos huyeron hacia Israel y a otros países, dejando atrás sus propiedades personales y comunitarias, mientras que seiscientos cincuenta mil palestinos abandonaron sus posiciones de disparo y sus hogares y fueron a países árabes. En efecto;  un intercambio de población ocurrió entre el Estado de Israel y los países árabes, similar al ocurrido entre India y Pakistán. Sin embargo, los Estados árabes, siguiendo las instrucciones de la Liga Árabe, rechazaron reconocer esta situación y evitar la resolución humana del problema que  crearon.

A pesar del hecho que, las dimensiones humanas de la catástrofe sufrida por los judíos de los países árabes fue mayor que las dimensiones de la catástrofe padecida  por los palestinos, la atención del mundo siempre se focalizó en  la última. En 1957, el Alto Comisionado para los Refugiados en Naciones Unidas  reconoce a los judíos de los países árabes como refugiados, pero la Asamblea General de Naciones Unidas no aprobó, en ese sentido,  una sola resolución. Por el contrario, sancionó  más de 160 resoluciones y declaraciones en apoyo a los refugiados palestinos. Ese enfoque parcial no resolvió  el problema y exacerbó  el conflicto palestino-israelí.

Podría ser que los refugiados judíos fueran ignorados porque los judíos de los países árabes se rehabilitaron  en Israel y en otros países y las condiciones de su vida en los campos se convirtió en algo del pasado. Todas las resoluciones de Naciones Unidas y los billones de dólares donados a los refugiados palestinos por la comunidad internacional no mejoraron  su situación y  continúan viviendo en condiciones espantosas.

Llegó el momento que los Estados árabes sepan la realidad creada por su guerra a Israel y dejen de jugar con la posibilidad de volver la historia atrás; olviden el slogan del “derecho al retorno” para los refugiados palestinos y dejar de sembrar ilusiones en sus corazones.

Una solución a la tragedia de los refugiados en Medio Oriente – palestinos y judíos- solo puede encontrarse mirando toda la fotografía. Cualquier recurso debe ser compartido por los Estados árabes, Israel y la comunidad internacional. Debe basarse en la propuesta del Presidente Clinton del año 2000, de establecer un fondo internacional para compensar a los refugiados palestinos y judíos.

En el conflicto de Medio Oriente, los palestinos no fueron los únicos que sufrieron; los judíos también sufrieron. Se debe hacer justicia, y  considerar que, para ambas partes, se debe hacer por el bien de una paz verdadera en Medio Oriente.

Zvi Gabay es ex embajador y vice director general del Ministerio de RREE de Israel.  

CIDIPAL 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.