Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo noviembre 27, 2022

Cuatro millones de refugiados, ¿Dónde están Arabia Saudita y Qatar?


Una enorme ola de emigrantes está sacudiendo Europa • Esta vez no se trata de la estabilidad de la moneda, sino de la estabilidad del continente y ­­¿dónde está la solidaridad árabe?

Desde la Segunda Guerra Mundial, Europa no había conocido semejante número de refugiados. Un total de 107.500 entraron ilegalmente a Europa solamente en julio, en comparación con los 70.000 refugiados en el mes anterior. El número sigue aumentando cada mes. Alemania debe hacer frente, este año a 800.000 solicitudes de asilo, cuatro veces más que el año pasado. Mientras que Europa, ella simplemente no sabe cómo manejarse. Especialmente, cuando más allá de los números, el problema reside también en el origen de los refugiados.

Europa ha construido la Unión para llevar la paz y la estabilidad hacia el interior de sus fronteras. Ella no contaba con que más allá de la burbuja europea continuarían las guerras y serían estas las que traerían los refugiados hacia sus puertas. Europa tampoco logra enarbolar una política exterior unificada. Incluso en su interior. Sobre la cuestión de los refugiados, la Unión Europea esta dividida. Desde los días del comunismo no existía una división de tamaña embergadura como la que hay ahora en Europa, entre el este (que quiere cerrar las puertas) y el oeste (solidaridad, tambien con limitaciones).

Hay que recordar que esta vez no se tratan de inmigrantes económicos. Esta vez, son fugitivos de zonas de combate. Refugiados. Los refugiados de Siria, de Irak, de Afganistán. Cientos de miles huyen de ISIS, de Assad, de los sunitas, de los chiítas. Huyen del Nuevo y “prometedor” Medio Oriente. Angela Merkel tenía razón cuando dijo que el problema de los refugiados es mucho más grave que la crisis en Grecia y la estabilidad de Europa. Esta vez no se trata de la estabilidad de la moneda, representa la estabilidad del continente.

No es un problema simple ya que los refugiados crean un problema legal (la ley internacional obliga a darles un tratamiento adecuado), un problema moral (relacionados con los valores europeos), un problema religioso (la Europa cristiana se resiste a cambiar su carácter), es un problema demográfico pero también es un problema nacional. Incluso el nacionalismo europeo es desafiado.

El caso de los refugiados nos muestra a la Unión desnuda. Después de que la crisis griega socavó los cimientos del euro, llega la crisis de los refugiados para cuestionar el Convenio de Schengen. Las fronteras abiertas de los 29 países súbitamente son cuestionadas. Los ciudadanos de los países de Europa del Este, que disfrutaron de lo que significaban esas fronteras abiertas cuando se desconectaron de las garras del comunismo (¿recuerdan las imágenes de refugiados húngaros en Alemania en la época del otoño de las naciones­?), ahora son ellos los que prefieren cerrar las puertas de las fronteras. Presenten atención a la ironía. Europa canceló sus fronteras pero hoy construyen muros. Hungría, Bulgaria, España y Grecia, todos paises que en el pasado o en el presente trabajan para construir muros para bloquear la entrada de inmigrantes.

También en Francia, el Reino Unido, Escandinavia y en los países bálticos, nadie se apresura a hospedar a estos nuevos refugiados, y ciertamente no a estos que vienen de Oriente Medio. Aunque, paradójicamente, la construcción de la Unión Europa justamente ayudó al despertar nacionalista. Usted, en primer lugar, es francés o alemán, y sólo después se es Europeo. Lo mismo ocurre en todas las demás sociedades.

El refugiado que viene de otros lugares, sobre todo desde culturas diferentes, es visto como una amenaza a la UE. Recordemos que la Francia y la Alemania cristiana se mostraron reacias a aprobar la adhesión de la Turquía musulmana a la UE. Así que ¿por qué añadirle más musulmanes al continente? Los líderes del Este de Europa no tiene miedo de decirlo en voz alta. El primer ministro húngaro habló claramente sobre una “amenaza para la Europa cristiana”.

La terrible guerra civil en Siria se cobró más de 200 mil víctimas y abandonó a cuatro millones de refugiados. Estos números son impactantes. Dos tercios de ellos están en Jordania, Turquía y Líbano. El sueño de los refugiados es llegar a Europa. En Europa planean soluciones basadas en cotas, pero por ahora parece que cada país determinará las cosas de forma independiente.

Mientras tanto ha permanece aquí un enorme pregunta. ¿Dónde están los países árabes? ¿Donde está la solidaridad árabe? ¿Dónde están los miles de millones de Arabia Saudita? ¿Qatar? ¿los Emiratos?Millones de refugiados sirios están ahora en Jordania, Líbano y Turquía, pero cientos de miles de personas ya están en Europa. Estamos sentados sobre un barril de pólvora. También debemos recordar que la impactante imagen del cuerpo del pobre niño arrojado hacia las costas de Turquía nos ha llenado de compasión pero no es seguro que vaya a producir una solidaridad concreta.

 
Comentarios

Una forma más para ayudar al terrorismo, lo que se ahorran en alimentar a la población la ocupan en armas…!!!!!

Estratégia pura y rentable, por parte de los citados paises árabes, por las razones aludidas por la persona que me antecede en el comentario, y alguna otra igualmente interesada …
La pregunta es ahora la siguiente ¿Hasta donde alcanzará la capacidad de acogida de los paises de la U E, en tanto el flujo migratorio se mantenga en la actuales proporciones? ¿quien será capaz en el seno de las Instituciones europeas de cuantificarlo y acotarlo, y cual seran las medidas que se adopten al respecto? … El no enviar tropas terrestres a Siria, Libia y demas sectores en conflicto sobre los que se ceba el daesh, con el fin de derrotarle y poner fin a un estado de cosas calamitoso, le está saliendo «caro» al viejo continente, amen de posponer una solucion drástica que a la postre se antoja insoslayable …

Cuando utilizo la expresion «posponer una solucion drástica» me estoy referiendo naturalmente a una intervencion militar con tropas de infanteria …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.