Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes julio 4, 2022

Los jihadistas de España están despertando.


AP Foto / Manu Fernandez

Se vislumbra un largo período de tiempo

Traducido para PorIsrael.org por Yetty Blum

La terrible serie de eventos en Barcelona es otro ejemplo macabro de lo que está empezando a sentirse como la nueva normalidad de Europa. Esta es la era de los ataques jihadistas frecuentes, de baja tecnología y de muertos en masa, en los que cualquier fanático ideológicamente impulsado puede saltar dentro de una furgoneta o tomar un cuchillo e infligir una carnicería en las calles de nuestras ciudades. El ex jefe de Mi5, Lord Evans, ha predicho que la batalla contra esta forma de terrorismo es probable que dure una generación.

Sin embargo, hay una cierta ironía grotesca añadida a los ataques en Barcelona. Esta ola actual de terrorismo islamista, la llamada Jihad sin líderes, tiene sus orígenes en España. Cuando la furgoneta pasó por las emblemáticas Ramblas de Barcelona, arrasando a peatones inocentes, la última encarnación del jihadismo regresaba a casa.

Este tipo de terrorismo, cada vez más familiar en toda Europa, fue, de hecho, ideado por un español. Un veterano yihadista llamado Abu Musab al-Suri. Antiguamente parte de Al Qaeda, se entiende que se separó de Osama Bin Laden. En 2005, publicó lo que resultaría ser un texto muy significativo: «La llamada a la Resistencia Islámica Mundial». Esto sería algunos años antes de que los países occidentales sintieran todo el efecto de la estrategia esbozada en este documento, pero son precisamente las tácticas desarrolladas por al-Suri que han pasado a formar la base de la estrategia del Estado islámico y la estrategia para los ataques inspirados en el IS que ahora estamos viendo en Occidente.

Abu Musab al-Suri ha tenido una larga participación de décadas en el yihadismo moderno, y particularmente con el terrorismo islamista en España. Las autoridades españolas habían buscar a al-Suri desde 2003, por su papel en el establecimiento de la primera célula al-Qaeda del país a mediados de los años noventa. Sin embargo, el papel de Al Suri en el terrorismo en España se remonta a mucho antes de esto. España también busca a al-Suri en relación con el bombardeo de Madrid en 1985 por parte de la Organización de la Jihad Islámica, en la que un restaurante frecuentado por militares estadounidenses fue destruido dejando 18 muertos. Pero también se cree que pudo haber tenido una conexión con el mucho más devastador bombardeo de trenes de Madrid en 2004, que mató a 191 personas.

El jihadismo de Al-Suri lo llevó a varias zonas de conflicto, incluyendo Afganistán. Pero su papel más significativo ha sido como un cerebro ideológico. Durante los años noventa pasó una temporada residiendo en Londres. Desde allí fue editor de al-Ansar, una de las revistas yihadistas más importantes de la época. Sus escritos también se publicarán más tarde en la revista Inspire de al-Qaeda. Incluso se ha sugerido que al-Suri estaba ideológicamente conectado a los atentados con bombas 7 de julio, dado que sus escritos habían alentado específicamente el objetivo del metro de Londres.

En 2005, sin embargo, parece que al-Suri se había desilusionado con la estrategia de al-Qaeda. Su rígida estructura descendente y sus altamente organizados y sofisticados ataques no habían producido el deseado despertar entre los musulmanes ni la revolución islamista que los jihadistas esperaban.

En 2005, al-Suri lanzó su «Llamada de Resistencia Islámica Mundial» en Internet. Al prever una jihad sin líderes, en la que individuos o pequeñas células formarían sus propias tramas orgánicas e independientes, evitarían la detección al no vincularse a una amplia red estructurada y en su lugar utilizarían Internet para difundir ideología y tácticas. Significativamente, el manifiesto yihadista de al-Suri enfatiza la importancia de finalmente capturar territorio para establecer un estado islámico. Este oscuro extremista español ha puesto en marcha los acontecimientos que producirían la ola de terrorismo que se está sufriendo hoy.

Al-Qaeda había esperado funcionar como una vanguardia para provocar una insurgencia islamista mucho más amplia. Pero fue el ascenso del Estado Islámico en Siria el que eventualmente cobraría la visión de al-Suri.

Entre 2014 y 2016, el prolífico portavoz del Estado Islámico, Mohammed Adnani, emitió una serie de mensajes a los musulmanes que vivían en Occidente, pidiéndoles cada vez más que no viajaran al Oriente Medio, sino que realizaran ataques en Occidente con todo lo que tenían disponible para ello; un cuchillo, un coche, veneno, incluso una roca si es necesario.

Y Adnani dijo a los adherentes en Occidente que no esperen instrucciones, sino que tomen su propia iniciativa y apunten a los civiles. Al igual que al-Suri, IS cree que a través de atacar a civiles en Occidente, pueden eventualmente provocar un choque en Europa que reúna a los musulmanes europeos tras ellos.

En Barcelona, al igual que con los recientes ataques vehiculares en Londres y París, estamos presenciando a los adherentes de esta estrategia que tratan de conseguir su plan desordenado pero terriblemente peligroso. Y de una manera escalofriantemente irónica, vía al-Suri, es una estrategia que remonta algunos de sus orígenes a España.

Las autoridades europeas están ahora luchando por intentar evitar que la visión de al-Suri llegue a buen puerto. Pero como nos ha advertido el ex jefe de Mi5, es una tarea generacional a la que nos enfrentamos ahora, y puede haber  poca duda de que Europa está ahora atrapada en medio de una nueva era de la Jihad.

https://www.commentarymagazine.com/terrorism/spain-jihadis-awakened/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.