Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
20 Adar II 5779 | miércoles marzo 27, 2019
donativo

Alemania promueve el antisemitismo y el anti-israelismo


La política oficial del gobierno alemán es que hace esfuerzos para combatir el antisemitismo y es amigable con Israel. Al mismo tiempo, promueve activamente el antisemitismo y el anti-israelismo. Permite la migración masiva de antisemitas desde países musulmanes, apoya mociones discriminatorias contra Israel en la Asamblea General de las Naciones Unidas, financia generosamente al antisemitismo que apoya la UNWRA y felicita al régimen de Irán que promueve el genocidio.

La política oficial del gobierno alemán es que dice hacer esfuerzos para combatir el antisemitismo. Un ejemplo es su provisión de servicios de seguridad para las instituciones judías. Otro es el nombramiento de un comisario nacional para temas de antisemitismo. También es política oficial que Berlín ser amigable con Israel. Una ilustración de esto es que los ministros alemanes visitan Israel de vez en cuando para discutir las posibilidades de colaboración.

Junto a estas medidas, la política alemana también promueve el antisemitismo y el anti-israelismo, tanto directa como indirectamente.

Desde 2015, el gobierno alemán ha recibido, sin ninguna selección, a muchos inmigrantes de países musulmanes. Cientos de miles de estos inmigrantes son antisemitas. Un estudio en Baviera encontró que más del 50% de los inmigrantes iraquíes, sirios y afganos estaban de acuerdo con la afirmación “Los judíos tienen demasiada influencia en el mundo”. Entre los alemanes, esta cifra está entre el 15% y el 25%. Uno podría argumentar que una nación cuya generación de abuelos asesinó a 6 millones de judíos no debería abrir sus puertas a la afluencia de nuevos antisemitas. El hacerlo no puede justificarse, razonablemente, por medio de argumentos humanitarios.

Un ejemplo importante de la participación continua de Alemania en la incitación contra Israel es su historial de votantes en la Asamblea General de las Naciones Unidas. El diario alemán, Bild, informó que en los últimos años la Asamblea General ha aceptado más de 500 resoluciones contra Israel, y ni una sola contra el grupo terrorista palestino, Hamás.

Bild dio ejemplos del periodo 2014-2017. En 2014, de todas las resoluciones dirigidas contra un país específico, el 87% eran contra Israel. En 2016, la cifra fue del 77%. En 2017, el 78%. En el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, más de la mitad de las resoluciones fueron contra Israel. Bild señaló que Alemania regularmente se alía con los enemigos de Israel. En noviembre de 2018, de las 21 resoluciones de la Asamblea General contra Israel, 16 fueron apoyadas por Alemania y en cuatro se abstuvieron.

En el gobierno anterior, el líder del partido socialista, el ministro de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, fue un frecuente incitador anti-israelí. Gabriel acusó a Israel de apartheid y no se disculpó durante meses. Mientras hablaba en Tel Aviv en enero de 2018, dijo que era un amigo de Israel, y agregó que su país tenía un compromiso especial con la seguridad de Israel. Estas afirmaciones suenan vacías, ya que Gabriel fue EL responsable de un gran número de votos alemanes contra Israel en la ONU, votos que socavaron su seguridad.

En el gobierno actual, el ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, también socialista, ha dicho a menudo que Auschwitz lo inspiró a entrar en la política. Sin embargo, su ministerio continúa apoyando la demonización de Israel en la ONU. Los 16 votos alemanes contra Israel en noviembre de 2018 se llevaron a cabo durante la cadencia en el cargo de Maas.

Bajo Maas también ha habido un mayor apoyo alemán para la UNRWA después de la retirada de Estados Unidos. El Rabino Abraham Cooper, Decano Asociado del Centro Simon Wiesenthal, resumió el tema y el papel de Maas en este sentido:

“Luego de la decisión de EE.UU. de detener el apoyo de una organización que educa a los niños sobre las muchas “virtudes” del martirio, la Secretaria de Estado alemana Heiko Maas anunció un aumento “sustancial” en los fondos de su país a la UNWRA. Con 100 millones de euros en dinero de ayuda, Alemania sigue siendo uno de los mayores benefactores de UNRWA. Sí, el apoyo a la búsqueda de los palestinos por un futuro mejor es correcto e importante. Pero los planes de estudio de Hamás y de la Autoridad Palestina financiados por UNRWA son usados para incitar a los niños a través de sus libros de texto. Nadie con quien me reuní en Berlín podía asegurarme que el dinero alemán no beneficiaba directamente a Hamás”.

Además, en febrero, bajo el liderazgo de Maas, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania envió representantes a la embajada de la República Islámica de Irán en Berlín con motivo de la celebración del 40 aniversario de la Revolución Islámica. Esto fue a pesar del hecho que Irán con frecuencia pide la destrucción de Israel.

La celebración alemana de la revolución islámica no se detuvo allí. El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, también socialista, “felicitó cordialmente al Gobierno iraní con motivo del 40 aniversario de la revolución, también en nombre de mis compatriotas ciudadanos”. El diario Tagesspiegel se preguntó si había que recordarle a Steinmeier que Irán patrocina el terrorismo internacional, amenaza a Israel con la destrucción, niega el Holocausto, oprime a las mujeres, ejecuta a los homosexuales y castiga las conversiones religiosas con la muerte. Concluyó: “La brújula moral que debe guiar las palabras del presidente de la república alemana en este caso ha fallado enormemente”. La felicitación alemana del gobierno iraní es aún más sorprendente en vista del hecho que cuando Donald Trump fue elegido en los Estados Unidos. El presidente Steinmeier, en noviembre de 2016, entonces ministro de Relaciones Exteriores, se refirió al tema diciendo que no le estaba felicitando.

El partido liberal (FDP), que está en oposición, pidió recientemente al gobierno alemán que cambie sus políticas en la ONU. Uno de los parlamentarios del partido, Frank Muller-Rosentritt, señaló que en un año se decidieron 21 resoluciones contra Israel, mientras que solo había una contra Siria. Dijo que esta “desproporción muestra que los enemigos de Israel instrumentalizan a la ONU para deslegitimar al Estado judío”.

La asistencia directa e indirecta a antisemitas y antiisraelíes tiene lugar no solo a nivel nacional, sino también a nivel de los estados federales. El establecimiento de estadísticas sobre delitos antisemitas es responsabilidad de estos. El comisionado nacional de antisemitismo, Felix Klein, ha dicho que las estadísticas publicadas sobre este tema son engañosas y que tiene la intención de abordar esta distorsión. Los muchos crímenes contra judíos en los que no se puede identificar a los perpetradores están registrados como causados ​​por extremistas de extrema derecha, lo que a menudo es falso.

Klein ha enfatizado que el cambio necesario se puede lograr solo al convencer a los ministros del interior de los estados federales para que modifiquen la forma en que se compilan estas estadísticas. Según Klein, los ataques físicos contra los judíos por parte de los musulmanes son mucho más numerosos de lo que se registra. Los representantes judíos también han llamado la atención sobre los numerosos incidentes antisemitas causados ​​por los musulmanes, que se reflejan pobremente en las estadísticas. Si los estados no informan con precisión entre quién buscar a los perpetradores, están en efecto ayudando a los antisemitas.

La aprobación de los libros escolares es otra responsabilidad de los gobiernos estatales federales. Un estudio reciente realizado por dos profesores alemanes, Samuel Salzborn y Alexander Kurth, investigó el antisemitismo en las escuelas alemanas. En parte, sobre la base de un estudio anterior, encontraron que con respecto a los libros de texto, Israel a menudo se presenta como totalmente negativo y los palestinos como completamente positivos en los campos de la geografía, la historia y la política. Señalan que Israel se menciona únicamente en el contexto del conflicto con los palestinos. Las acciones militares de Israel y las reacciones al terrorismo palestino a menudo se presentan tan problemáticas como el terrorismo mismo.

Estos son solo algunos ejemplos entre muchos más. En vista del horrible pasado y problemático presente de Alemania, se debe realizar un estudio a fondo sobre cómo los gobiernos nacionales y estatales alemanes promueven directa e indirectamente el antisemitismo y el anti-israelismo.

 

***El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado principal en el Centro BESA y ex presidente del Comité Directivo del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. Se especializa en las relaciones entre israelíes y europeos occidentales, el antisemitismo y el antisionismo, y es el autor de La guerra de un millón de recortes.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Los demonios del pasado que intentan levantarse. . .no podrán nunca detener nuestro ascenso a las alturas ,desde ahí contemplaremos su destrucción , ,,.

A Alemanha não aprendeu nada com o que aconteceu

Desde el ojo del antisionismo es> que ISRAEL niega la entrada a quien no es judio.Hay que ser judio para entenderlo, si ISRAEL permite la entrada a quien no es judio, ISRAEL desaparece en un soplo.’¿como le explica a un gentil que debe ser judio para entrar en ISRAEL? No hay ningun pais en el mundo que exija que el imigrante debe ser de tal raza, religion o color de piel. Si en ISRAEL no hay mayoria judia, deja de ser un pais de judios para judios.y nosotros, los judios, nos tenemos que ir de ISRAEL,y volver a ser nomades buscando un lugar donde podamos vivir.,.

Yo soy argentina , ciudadana israeli, supongamos que quiero vivir en otro pais, entro como argentina. si digo que soy judia, no creo que pueda entrar a vivir. _? es asi?

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.