Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

¿Francia ha secuestrado la tumba de los reyes en Jerusalén?

El anuncio oficial francés de la reapertura del sitio histórico en junio después de 10 años de renovaciones fue traducido al árabe pero no al hebreo, y se refirió al sitio como la "Tumba de los sultanes", a pesar de que es anterior al primer sultán árabe en 11 siglos.


 Francia posee cuatro sitios de importancia religiosa en Jerusalén.

La Iglesia Católica Romana de Santa Ana fue establecida por los cruzados, pero se convirtió en una mezquita después de su derrota por Saladino (en 1187) y posteriormente entregada por el sultán Abdulmecid I a Napoleón III en 1856. El edificio fue restaurado y confiado a la tutela. de los «Padres blancos».

El monasterio benedictino en Abu Ghosh, una antigua fortaleza cruzada que también cayó en el Imperio Otomano, fue entregado a Francia en 1873. Los monjes benedictinos construyeron un monasterio en el sitio, que ha estado habitado por monjes y monjas desde 1976, viviendo en dos comunidades separadas, donde se llevan a cabo los servicios.

La Iglesia de Pater Noster, construida junto a la Iglesia de Eléona [ olivar en griego] del emperador romano Constantino en el Monte de los Olivos, es mucho más antigua y tiene una historia más turbulenta. La iglesia fue construida por Helena, la madre de Constantino, quien se convirtió al cristianismo. Se añadió un convento en 430, construido sobre la cueva donde Jesús, según la creencia católica, enseñó la «Oración del Señor», que incluye gran parte de la liturgia judía de Kaddish y las Dieciocho Bendiciones.

El edificio fue incendiado por los persas en 614, pero fue reconstruido antes de ser destruido por los invasores árabes liderados por el califa Omar en 638. En 807, Carlomagno obtuvo la protección del califa Harun al-Rashid para los lugares sagrados cristianos y los monjes benedictinos que permanecieron en Eléona. . Sin embargo, en 1009, el califa al-Hakim destruyó el santuario. Los cruzados construyeron un oratorio en medio de las ruinas en 1106, y la iglesia fue reconstruida en 1152 por el obispo danés de Viborg. En 1345, bajo los mamelucos, cayó en mal estado.

Durante el siglo XIX, el patriarca latino en Jerusalén lamentó su pérdida. La princesa francesa Heloise de la Tour d’Auvergne compró seis hectáreas del sitio, y en 1868 construyó un claustro. Luego, en 1872, se construyó un convento carmelita y allí se llevaron a cabo excavaciones. Ella entregó el monasterio al gobierno francés dos años después.

Todos estos sitios son propiedades heredadas del pasado cristiano y no están explícitamente relacionados con la cultura francesa.

Uno es del Imperio Romano, y los otros dos fueron construidos por colonizadores franceses, según la terminología actual. Sin embargo, se celebra una misa consular dentro de la Iglesia de Santa Ana cada 14 de julio (Día de la Bastilla). El cónsul francés, que debe ser católico según los acuerdos internacionales firmados hace 150 años, nunca deja de invitar a un representante de la Autoridad Palestina. Sin embargo, dicha invitación a los funcionarios israelíes no aparece en el sitio web del consulado.

La Tumba de los Reyes alrededor de 1895. Crédito: Biblioteca del Congreso.

El cuarto lugar sagrado francés tiene una historia fascinante y romántica. Esta es la Tumba de los Reyes o en francés, » Tombeau des Rois «, y los reyes que descansan allí son judíos kurdos.

Es la tumba, excavada en la roca, de la reina Helena de Adiabene y su hijo Izates II. Helena, originaria de Kurdistán, se convirtió al judaísmo y se mudó a Jerusalén alrededor del año 30 EC, y se convirtió en una gran filántropa del Templo y judíos necesitados. Su hijo también se convirtió al judaísmo, independientemente de su madre. Su palacio, quemado por los romanos cuando tomaron el control de Jerusalén en el año 70 EC, fue encontrado en 2007, un poco al sur del Monte del Templo, dentro de lo que fue una fortaleza griega capturada por los asmoneos, los Acra. Izates se convirtió públicamente cuando ascendió al trono kurdo y fue seguido por muchos de sus súbditos.

También enterrados hay figuras del siglo I, Nicodemus Ben-Gurion, un rico filántropo, y su amigo Kalba Savua, el suegro rico del rabino Akiva, que vivió durante la era de la destrucción del Segundo Templo. El sitio está ubicado a unos 800 metros al norte de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Flavio Josefo describió el mausoleo, sus dimensiones, la pared de 28 metros, sus tres pirámides (ya desaparecidas), su escalera monumental y una piedra redonda sobre la puerta. El geógrafo griego Pausanias (115-180) informó que «esta puerta solo se abría una vez al año como un autómata y era una de las maravillas del mundo».

Cuando el vizconde francés Francois-Rene Chateaubriand visitó el sitio en 1806, le dijeron que, según la memoria popular, era la tumba de los reyes David y Salomón y sus descendientes. Según la leyenda, la tumba contenía un tesoro escondido; El codicioso gobernador otomano de Jerusalén dañó severamente el sitio (en 1847) buscándolo.

La tumba de los reyes durante una visita de 1898 por el emperador alemán Guillermo II. Crédito: Biblioteca del Congreso.

Varios años más tarde, en 1851, Louis Felicien de Saulcy, un artillero francés que se convirtió en arqueólogo, coleccionista de monedas y asociado cercano de Napoleón III, visitó el sitio y estaba convencido que era un mausoleo para los reyes de Judea. En este momento, el orientalismo estaba muy de moda en Europa. Para los viajeros, el miserable estado del país tenía un encanto exótico que agregaba emoción a sus visitas. Durante esta era, había varios cónsules europeos en Jerusalén. De Saulcy celebró la Nochebuena con el cónsul francés Paul-Émile Botta antes de visitar el sitio.

Llevó los restos de los sarcófagos que encontró al Louvre en Francia, e informó a la Academia de Inscripciones y Bellas Letras de sus hallazgos. Esto llevó a 10 años de furioso debate entre arqueólogos antes de que De Saulcy regresara a Medio Oriente. En 1863, obtuvo la autorización oficial para llevar a cabo las primeras excavaciones arqueológicas en terreno sagrado. El sultán turco no pudo rechazar a su aliado de la guerra de Crimea (1853-1856), que fue consecuencia de un conflicto entre católicos franceses y cristianos ortodoxos rusos por la protección de sus lugares sagrados, particularmente en Jerusalén.

Durante las excavaciones de De Saulcy, se descubrió una cámara funeraria secreta que contenía un sarcófago real, cuyo contenido se desintegró inmediatamente en polvo, con la excepción de un fémur. Los expertos concluyeron que esta tumba pertenecía a Helena de Adiabene. Sin embargo, el arqueólogo se negó a admitir esto, insistiendo en que, dado que ella era la esposa del rey Sedecias, él estaba muy cerca de encontrar la tumba de los reyes bíblicos.

Las excavaciones despertaron inquietud entre los judíos de Jerusalén, quienes sintieron que eran una profanación de tumbas judías. Los turcos ordenaron que se detuvieran las excavaciones, pero cuando el mensajero del Califa llegó a Jaffa, vio que los sarcófagos se enviaban por mar al Louvre. El rabino Shmuel Salant, el principal rabino de Jerusalén, le pidió al rabino Lazare Isidor, rabino jefe de Francia, que exigiera que el gobierno francés pusiera fin a la profanación y que volviera a enterrar los huesos en la cercana Tumba de Shimon Hazaddik en Jerusalén. El sitio de la Tumba de los Reyes estaba cerrado.

Los sarcófagos reales saqueados de la Tumba de los Reyes y exhibidos en el Louvre en París. Foto: Wikimedia Commons.

El rabino Lazar Isidor convenció a Bertha Pereire, una rica filántropa judía, de comprar el mausoleo. Como la ley otomana prohibía a los judíos comprar la tierra, se acercó a Salvatore Patrimonio, el cónsul francés en Jerusalén, para obtener el área de la tumba por 30,000 francos.

En 1874, entregó su adquisición al Consistorio Central Israelita de Francia (en francés: Consistoire central israélite de France) . Ella escribió: “Yo, la abajo firmante, Bertha Amelie Bertrand Pereire, declaro que al realizar la adquisición de la tierra en la que se encuentra la ‘Tumba de los Reyes’ en Jerusalén, no tengo otro objetivo que la conservación de este antiguo y respetado monumento … Es una reliquia de mis antepasados ​​que quiero preservar de cualquier profanación de la Tumba de los Reyes «.

Después de su muerte y la de sus dos hijos, Emile y Ernes, Henry Pereire curiosamente entregó la Tumba de los Reyes a Francia. Él no era el nieto de Bertha sino su primo. Por lo tanto, no era el heredero de Bertha y no tenía derecho a regalar tales bienes sin antes ofrecerlos al Cosistory como su legítimo propietario. Uno puede cuestionar sus motivaciones para hacerlo.

Francia también se benefició de la supervisión del cónsul Patrimonio, que había descuidado llevar a cabo el proceso de transferencia de los títulos de propiedad del sitio a Berthe Pereire. En el contrato firmado el 20 de enero de 1886 por Henry Pereire, un párrafo establece claramente: «El gobierno francés se compromete a que en el futuro no se realizarán cambios en el propósito real de este monumento». Sin embargo, la ley otomana no fue reconocida como entidad legal, y el sitio fue entregado directamente en 1886 al cónsul francés en Jerusalén, Charles Ledoulx, quien instaló un gran cartel de cobre en el sitio de «la Tumba de los Reyes de Judea». Los hermanos Pereire habían puesto un letrero diferente, dedicando el santuario a «la ciencia y la veneración de los verdaderos hijos de Israel».

La disputa cesó, y los judíos de Jerusalén tomaron la costumbre de ir al sitio en Pascua y Hanukkah para rezar en las tumbas de las tres veneradas figuras judías enterradas allí. Se cobraba una tarifa de admisión por estas visitas y se requería una autorización por escrito del consulado.

La Tumba de los Reyes debajo de un tren en camino a Ramallah. Los turcos habían construido una línea ferroviaria de vía estrecha. Crédito: Biblioteca del Congreso.

Francia tomó posesión del mausoleo en 1886, pero no se atuvo a los términos del contrato, que especificaba que «en el futuro, no se realizarán cambios en el propósito real de este monumento». En los últimos años, por ejemplo, el cónsul permitió en repetidas ocasiones que Yabous , una sociedad cultural palestina, usara el sitio, mientras que durante el resto del año, el acceso estaba mayormente prohibido, aparte de unos pocos peregrinos o turistas con permiso por escrito del consulado.

Según fuentes palestinas, «Todas las actuaciones del Festival de Música Árabe de Jerusalén de 1997 se llevaron a cabo en las Tumbas de los Reyes, un gran sitio histórico, bajo jurisdicción francesa, con capacidad para 800 personas. El informe llegó a afirmar que» Este festival logró desarrollar florecientes vínculos culturales entre Palestina y el resto del mundo árabe «.

El sitio fue cerrado en 2010, supuestamente por trabajos de renovación. Fue reabierto el 27 de junio de 2019, pero nuevamente con una entrada limitada y paga, y los boletos deben reservarse en línea.

El presidente del Consistorio Central Israelita de Francia cuestionó por qué un sitio en Israel bajo soberanía francesa está prohibido a los judíos, y argumentó que las actuaciones de conciertos eran inapropiadas para un sitio sagrado. Haim Berkovits (que representa al Consistorio y está a cargo del caso) también ha preguntado por qué los sitios cristianos en Jerusalén que también se consideran territorios franceses son administrados por cristianos, mientras que un sitio judío como la Tumba de los Reyes puede ‘ Ser administrado por judíos.

La Autoridad de Antigüedades de Israel ha intentado calmar las cosas, diciendo: “Nuestro deber es asegurar que nadie profana este sitio. Pedimos a Francia que abra el sitio lo antes posible, pero que introduzca los límites establecidos por Yuval Baruch, el arqueólogo jefe en Jerusalén, que busca preservar el carácter histórico del sitio en lugar del aspecto sagrado «.

Francia, sin embargo, aparentemente está molesta por el hecho de que el sitio está situado en el este de Jerusalén.

De hecho, el anuncio oficial francés de la reapertura de la tumba fue traducido al árabe pero no al hebreo. La invitación, dirigida a una audiencia árabe, declaró que se abriría la «Tumba de los Sultanes». Que esto no fue un error inocente está fuera de toda duda. En primer lugar, la traducción de «rey» del francés al árabe no es «sultán», y además la tumba es anterior al primer sultán árabe en 11 siglos.

¿Francia ha secuestrado este importante sitio de herencia judía?

***Amb. Freddy Eytan, ex asesor principal del Ministerio de Relaciones Exteriores que sirvió en las embajadas de Israel en París y Bruselas, fue el primer embajador de Israel en la República Islámica de Mauritania. También fue el portavoz de la delegación israelí en el proceso de paz con los palestinos. Desde 2007, dirige el Proyecto Israel-Europa en el Centro de Jerusalén, que se centra en analizar las relaciones israelíes con los países de Europa y busca desarrollar lazos y vías de cooperación bilateral.

***El Dr. Richard Rossin, cirujano ortopédico, se desempeñó como Secretario General de Médicos sin Fronteras. También es un escritor y editorialista francés que escribió para publicaciones francesas como Libération, Le Monde, Le Figaro, Médiapart y Huffington Post. Es autor de varios libros. El Dr. Rossin es miembro del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. Hoy reside en Israel.

Este artículo fue publicado por primera vez por el Jerusalem Center for Public Affairs 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.jns.org/opinion/has-france-hijacked-jerusalems-tomb-of-the-kings/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.