Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 8, 2021

La gestión del COVID-19 en Israel. Más luces que sombras


Medicos y enfermeras vacunándose en Israel

Israel es uno de los Estados que más elogios ha recibido en la gestión de la COVID. Su temprana reacción y más recientemente su ejemplar campaña de vacunación, han sido puestos como ejemplo por otros gobiernos de aquello que debía hacerse para superar la pandemia. Sin embargo, no todo en la gestión del gobierno israelí ha sido positivo. Durante la segunda ola, Israel alcanzó la mayor tasa de mortalidad y las medidas aprobadas por el gobierno de concentración nacional para combatir el virus, hicieron caer un 11% el PIB pasando de gozar pleno empleo (3% en febrero) a sufrir cifras muy elevadas (24% abril 2020) de desempleo.

 

Este artículo se va a dividir en dos partes. En un primer lugar, se analizará la gestión de las tres olas para pasar en segundo lugar a una evaluación del éxito de la vacunación que está llevando a cabo Israel en la actualidad.

 

  1. Las Olas de COVID-19 en Israel.

Al igual que ocurre en el resto de los países del mundo, Israel ha tenido que hacer frente a tres olas de COVID-19. Si bien es cierto que durante la primera se logró evitar un número de contagios muy elevado, esto no pudo conseguirse en la segunda y en la tercera ola que es en la que nos encontramos ahora.

 

GRÁFICO 1: Evolución de la Pandemia en Israel

 

FUENTE: Elaboración propia con datos de la OMS

 

El éxito de gestión durante la primera ola radicó en una serie de factores estructurales y otros coyunturales. Entre los factores estructurales hay que destacar que Israel es un país pequeño, con fronteras poco permeable, muy centralizado y con una gran capacidad de comunicación y movilización sobre su población. Todos estos factores ayudaron al gobierno israelí a limitar la expansión de la pandemia en su territorio. Además de estos factores estructurales hay que destacar otros de carácter coyuntural. En primer lugar destacamos la rápida reacción del gobierno israelí ante los primeros contagios internacionales cerrando los vuelos procedentes de China (30 de enero) y decretando cuarentenas de quince días para todos aquellos que llegaran del exterior. También tenemos que destacar la aprobación el 19 de marzo del estado de emergencia cuando aun no se había registrado ninguna muerte por COVID 19. Además, durante esta primera ola el gobierno puso todos los medios del estado, incluyendo al propio Mossad, para lograr el material médico necesario para frenar la pandemia lo que sirvió para frenar la incidencia.

 

El 4 de mayo, después de un confinamiento de dos meses y medio el Primer Ministro Benjamín Netanyahu declaró que se había vencido al virus. Desde esa fecha se inició una desescalada que para muchos fue precipitada y que lanzó al país a una segunda ola que nada tuvo que con la primera. Si bien durante la primera Ola fiestas como  Pesaj cayeron justo al final de la misma cuando la incidencia era muy baja (80 por 100.000 habitantes), en la segunda ola las “Fiestas Altas” (Roh Hashaná, Yom Kippur y Sukkot) cayeron en medio del periodo cuando las tasas de incidencias eran más elevadas (600-700 por 100.000 habitantes). Además, durante este periodo el gobierno israelí se encontró con la dura oposición de los haredim, quienes de forma reiterada hicieron caso omiso de las prohibiciones, especialmente durante la celebración de las fiestas altas. Incluso se presenciaron enfrentamientos entre judíos ortodoxos y policías cuando éstos trataban de hacer cumplir las medidas anti-COVID en barrios como Meah Shearim o Bnei Bark. Debido a esta postura de desobediencia, la tasa de infección entre los haredim alcanzó el 20% muy lejos de resto de la sociedad que se sitúa en el 7%

 

Si bien el 7 de diciembre se decretó un toque de queda desde las 19:00, no fue hasta el 27 de diciembre cuando se decidieron medidas verdaderamente restrictivas para frenar la Tercera Ola, es decir, volver a confinar. En principio este tercer confinamiento se extenderá hasta el 31 de enero, aunque en buena medida la decisión dependerá del efecto que tenga la campaña de vacunación sobre la población israelí.

 

  1. La vacunación en Israel.

El 19 de diciembre de 2020 Israel comenzó su ambiciosa campaña de vacunación. A principios de diciembre llegaron las primeras dosis de Pfizer y en enero las de Moderna. A día de hoy, más de un tercio de la población israelí -incluyendo a los árabes- está vacunada, lo que convierte a Israel en el líder mundial muy por delante de Emiratos y Bahréin que ocupan los siguientes lugares.

 

GRÁFICO 2: Evolución de la vacunación en Israel

FUENTE: Elaboración propia con datos de la OMS

 

A un ritmo de unas 80.000 diarias, Israel tiene previsto acabar la vacunación de toda su población en la tercera semana de marzo, justo antes de las elecciones generales, lo que ha sido interpretado por algunos críticos como una estrategia electoralista.

 

El éxito de esta campaña radica en una serie de factores que conjuntamente han puesto a Israel a la cabeza de la lucha contra el COVID 19. En primer lugar, debemos destacar la gran planificación del gobierno israelí. En abril del año pasado comenzaron las reuniones con Moderna para el futuro suministro de vacunas. Aunque las reuniones con Pfizer no llegaron hasta noviembre, el interés de la farmacéutica alemana en contar con Israel como campo de prueba, sirvió para que el suministro de su vacuna no se demorara.

 

En segundo lugar, hay que destacar la centralización del almacenamiento y la coordinación de la distribución de las vacunas. Israel cuenta con un único almacén para conservar las dosis y con los esfuerzos coordinados de Defensa, Sanidad y de la Oficina del Primer Ministro para su distribución. Aunque sus sanitarios han recibido formación, existe un call center disponible las 24 hs en el que se pueden solventar las dudas que puedan aparecer sobre la vacuna o sobre su aplicación.

 

En tercer lugar, Israel cuenta con un sistema sanitario absolutamente digitalizado lo que en momentos como en el que nos encontramos se hace mucho más fácil la gestión. Este sistema permite convocar a la población a los más de 350 centros de vacunación existentes por todo el país, entre los que encontramos hospitales, estadios de fútbol o improvisados centros montados al uso.

 

En cuarto lugar, Israel ha llevado a cabo una importante campaña de Hasbara para informar y concienciar a su población de la importancia de la vacunación. De hecho, el primer ministro Benjamín Netanyahu y el presidente Reuven Rivlin fueron los primeros en recibir la vacuna allá por el 19 de diciembre con el objetivo de dar ejemplo al resto de la población.

 

Para concluir podemos afirmar que debido al éxito en la gestión durante la primera ola y sobre todo a la gran la campaña de vacunación, Israel será uno de los primeros países del mundo es superar la pandemia del COVID 19.

 

Porisrael.org

 
Comentarios

Israel ha vuelto a dar una leccion al mundo, de eficácia en la aplicacion de la vacuna anti-covid, al punto de convertirse en el ejemplo a seguir por parte del resto de las naciones …
Los paises se hacen grandes en situaciones como la que estamos viviendo, cuando saben gestionar éstas, con el éxito que lo viene haciendo Israel …
Israel en vanguardia en ingenieria sanitária, y en muchas otras disciplinas, vuelve ahora significarse por su eficiencia y método, algo que incomodará a sus detractores, y alegrará a quienes como yo, situamos a ese pais como modelo a seguir, y referencia en diversos ámbitos, entre ellos los que atañen a la investigacion …
Enhorabuena pues a Israel !!!

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.