Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes octubre 19, 2021

Karl Marx. Antijudío


Karl  Heinrich Marx, (Tréveris- Alemania  5/5/1818 – Londres 14/3/1883), en adelante Karl Marx, fue un filósofo, economista, pensador, periodista  (1) y sociólogo que fue  el padre del comunismo o socialismo científico. Las obras más conocidas son el MANIFIESTO DEL PARTIDO COMUNISTA (que fuera escrito conjuntamente con Friedrich Engels ) y publicado en Londres el   21/2/1848 y EL CAPITAL (DAS KAPITAL en alemán). Puede decirse sin lugar a dudas que fue uno de los pensadores más influyentes de los siglos XIX y XX, ya que sus obras y pensamientos formatearon y dieron origen a la URSS  (1917)- Unión de Republicas Socialistas Soviéticas-y otros países que siguieron el modelo socialista y comunista que fuera planteado en sus obras. En el año 1999 la BBC  (British Broadcasting Corporation) realizó una encuesta y Karl Marx fue votado en todo el mundo como el “mayor pensador del milenio”.

Es importante señalar que su pensamiento afectó e incidió, con consecuencias históricas enormes, en la humanidad desde la revolución comunista en Rusia en el año 1917, dando origen a la   U.R.S.S. hasta la caída del Muro de Berlín (Alemania) en el año 1989, eso sin considerar otros países como Corea del Norte, Cuba, China ,etc.

En el libro “EL CAPITAL”, expone la teoría del sistema capitalista, su dinámica y la tendencia hacia su autodestrucción. El primer volumen de este libro fue publicado en Berlín (Alemania) en el año 1867 y el segundo y tercer volumen editados por su colaborador Friedrich Engels, fueron editados póstumamente en los años 1885 y 1894 respectivamente.

El autor no pretende en este ensayo discutir los aspectos políticos o filosóficos del pensamiento marxista, sino abordar una temática muy particular relacionada con una obra de Karl Marx llamada “SOBRE LA CUESTION JUDIA” escrita en el otoño del año 1843 y publicada en febrero del año 1844 en el Deutsch-Französische Jahrbücher (Anales Franco-Alemanes). Esta obra fue escrita por Marx cuando tenía 25 años de edad. Antes de comentar aspectos totalmente antijudíos de esta obra, quiero dejar perfectamente aclarado que Karl Marx era judío, ya que su madre era judía y su padre también.

En el pueblo judío una persona es judía si su madre lo es o si la persona ha realizado la conversión de acuerdo con los procedimientos legales judíos o halajá (ley judía). Dejo claro esta cuestión porque hay periodistas mal informados o ignorantes  que dicen que Marx no era judío, ya que su padre se había convertido al cristianismo protestante luterano.

Es verdad que su padre Herschel Ha-Levi Marx se convirtió al cristianismo luterano , en el año 1816 a la edad de 35 años (antes que naciera Karl Marx) , pero no menos cierto es que para el judaísmo la conversión a otra fe o religión no tiene ningún efecto porque la identidad judía no se abandona por la decisión de conversión. Además, esto es  irrelevante porque el solo hecho que su madre Henriette Pressburg Marx era judía e hija de un rabino, su hijo Karl Marx era judío porque la pertenencia o no al judaísmo depende de la madre y no del padre. El padre de Karl se convirtió al cristianismo para poder ejercer su profesión de abogado ya que de acuerdo a disposiciones legales del gobierno Prusiano, los abogados debían ser cristianos para poder trabajar.  Karl Marx se casa en el año 1843 con Jenny von Westphalen y sus ideas políticas le obligan a dejar Alemania en el año 1843 instalándose en París donde establece una amistad  con Friedrich Engels. En el año 1845 fue expulsado de Francia y se refugia en Bruselas y luego de una breve estadía en Colonia (Alemania) se instala en Londres en el año 1849  donde  realiza la mayor parte de su obra y donde allí fallece en el año 1883. Marx opinaba que el judío tenía que emanciparse, pero dicha emancipación requería “emanciparse del dinero y de la propiedad privada” que era lo que lo alienaba, en definitiva los típicos argumentos de los “ Protocolos de los Sabios de Sión ( libelo antisemita publicado en 1902 en la Rusia zarista)  pero con mayor sofisticación .

Karl Marx expone concretamente estos pensamientos en su ensayo “SOBRE LA CUESTION JUDIA”, donde escribe:

“No busquemos el secreto del judío en su religión, sino el secreto de la religión en el judío real. ¿Cuál es la base profana del judaísmo? Las necesidades prácticas, sus intereses. ¿Cuál es el culto profano del judío? La usura, la especulación. ¿Cuál es su Dios? El dinero»

“Consideremos no al judío sabático, sino al judío cotidiano ..¿Cuál es el fundamento secular del judaísmo? La necesidad práctica, el interés egoísta. ¿Cuál es el culto secular practicado por el judío? La usura. ¿Cuál su dios secular? El dinero. Pues bien, la emancipación de la usura y del dinero, es decir, del judaísmo práctico, real, sería la autoemancipación de nuestra época.”.

La supresión definitiva del judaísmo mismo, afirmó Marx llegaría con:

«La emancipación de la especulación y del dinero, o sea del judaísmo práctico, real, será la emancipación inmanente propia de nuestro tiempo. Una organización de la sociedad que suprimiese los presupuestos, es decir la posibilidad de la usura, habría acabado con el judaísmo».

Según Marx, había que destruír la sociedad burguesa para transitar hacia un socialismo y una dictadura del proletariado. Para Marx los fundamentos de la Sociedad burguesa se hallaban en la propiedad privada , en la concentración de los medios de producción y en el capitalismo y había que eliminar esa relación económica  y para él los judíos eran parte de esa sociedad burguesa. En consecuencia, Marx pensaba que  había que “eliminar” el judaísmo dentro de los judíos “ (único modo según él para  que abandonen los Dioses del poder y del dinero) para poder así eliminar la sociedad capitalista y  burguesa y “para que los judíos  alcancen la emancipación política y humana plena”.  Claro que es difícil de entender ¿cómo eliminar el judaísmo dentro del judío, sin eliminar al “JUDIO”?. Es notable que Karl Marx escribió este  ensayo sobre los judíos y para criticarlos, como si ellos fueran los únicos  que se dedicaban al comercio en esas épocas. Para Marx, judaísmo era dinero y usura y ellos eran el “D-OS para el pueblo judío. Parece increíble pero está escrito en estos términos. Estos argumentos fueron también repetidos por los antisemitas tanto de izquierdas como de derechas. Es increíble que para Marx,  la solución para eliminar lo profano o maligno del judaísmo, consistía en lograr  que la identidad judía se disuelva en el nuevo “hombre socialista”, que sería el único camino para que los judíos pudieran  alcanzar la emancipación. Parece que el antisemitismo , antijudaísmo o como quiera llamársele revelaba una repulsión de Marx hacia el “JUDIO” o hacia el “JUDAISMO”. No fue Marx el primer judío antijudío de la historia. No olvidemos al oficial General de Castilla y Aragón del Santo Oficio de la Inquisición Española, Tomás de Torquemada (confesor de Isabel La Católica) que expresaba un odio visceral  al judío, a pesar de los propios  orígenes judíos de la familia de Torquemada.

Es notable que cuando Marx escribe “SOBRE LA CUESTION JUDIA”  en el año 1843 para responder un escrito de Bruno Bauer acerca de la emancipación de los judíos, Marx explica que hace falta la emancipación política y también la emancipación humana. O sea que los judíos para estar emancipados tenían que abandonar su cultura, sus creencias, sus costumbres o sea su esencia o su “ETHOS, lo que llevaría a la paradoja que para ser humanos los judíos tendrían que dejar de ser judíos. Entonces lo humano no podría existir con lo “judío”. O sea que para Marx, los judíos tenían que dejar su judaísmo como así también el Estado Alemán debía abandonar el cristianismo y llegar así a la igualdad, porque sólo en la igualdad y la desaparición de las identidades se podría generar  la universalización de la igualdad y de los derechos. En conclusión, para Marx los judíos tendrían que dejar de SER Judíos para poder SER Humanos con igualdad. Lo interesante del caso, es que Marx nunca se expresó específicamente sobre otras minorías que profesaban otras creencias , sino que lo hizo específicamente sobre los judíos. El objeto de crítica tremenda de Marx, era sobre los judíos y no sobre otros grupos o minorías, como si ellos fuesen la explicación de la explotación del mundo, el capitalismo y las desigualdades sociales.  Una vez más, los judíos tuvieron un lugar privilegiado en la historia para ser “criticados y vilipendiados” sin fundamento serio.

Estos pensamientos y estas ideas fueron y son replicadas a través de los tiempos en muchos lugares del mundo, o sea  “  JUDAISMO es CAPITALISMO y USURA “. El prejuicio antisemita de asimilar al judío con la banca internacional, el capitalismo y la opresión estaba también presente en Karl Marx y se manifiestó en su escrito en el que “ Capitalismo y Usura “ eran los Dioses de los judíos.  La semilla y el prejuicio antisemita y antijudío está plantada. Solo hicieron falta las personas que regaran estas semillas. (Ver artículo “IZQUIERDAS Y ANTISEMITISMO. ALBERTO RUSKOLEKIER. 26/8/2021. Porisrael.org)

Posiblemente habrá muchos críticos de izquierdas acerca de mis pensamientos, pero en vez de criticar mis posturas les recomiendo que lean sin prejuicios el ensayo  de Marx “SOBRE LA CUESTIÓN JUDIA” y muy especialmente la segunda parte del mismo y descubrirán la verdad del prejuicio antisemita de Karl Marx. Para llevar adelante en forma eficiente la lucha contra el antisemitismo hay que reconocer la persistencia de los estereotipos antijudíos que viven también en las izquierdas como en las derechas.  En ese prejuicio, las izquierdas expusieron los mismos prejuicios antijudíos y antisemitas que las derechas. Descubrir y aceptar eso nos llevará a descubrir el antijudaísmo de Karl Marx. Finalmente, como dice el Sr. Daniel Kahneman (psicólogo   israelí y Premio Nobel de Economía en el año 2002) ,  “la forma más efectiva para lograr que la gente crea en falsedades es la repetición frecuente”. Algunos argumentos contra los judíos esbozados por Karl Marx, tienen mucho en común con la prédica nazi que fuera expuesta entre otros por el periódico nazi “Der Stürmer”. (2)

Las palabras tienen el poder de esclavizar y matar a las personas. Karl Marx fue uno de los pensadores de la historia que lamentablemente también  proveyó las balas a través de sus escritos para eliminar al diferente, en este caso  EL JUDIO.

  1. Alberto Ruskolekier

Periodista-Escritor-Analista Internacional

Octubre de 2021

 

ACLARACIONES:

 

1-Karl Marx escribió para diferentes periódicos , por ejemplo Gazeta Renana (Rheinische Zeitung)), Adelante (Vorwarst) , Deutsch  Französische Jahrbücher (Anales Franco-Alemanes) y   también fue corresponsal en Londres   del periódico New York Daily  Tribune entre  1852 y 1862 y también corresponsal de los diarios editados en alemán Neue Ocler Zeitung y Die Presse.

2 – Periódico semanal alemán, nazi y antisemita  , fundado y creado  por Julius Streicher y publicado desde el 20/4/1923 hasta el 1/2/1945 para influenciar y formar opinión en contra de los judíos.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.