Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes enero 21, 2022

Consulado de Jerusalén: Un clavo en el ataúd de la paz

Su verdadero propósito es socavar la soberanía israelí en su propia ciudad capital y pondrá en peligro las perspectivas futuras de paz entre Israel y los árabes palestinos.


Foto: Tomada de la cuenta de Facebook del Departamento de Estado de Estados Unidos.

  • Esto puede parecer simplemente otra facilidad diplomática para emitir visas, promover el comercio y cuidar de los ciudadanos estadounidenses, sin mayores consecuencias que el consulado estadounidense en Edimburgo, Reino Unido. Pero es mucho más que una mera oficina para diplomáticos que barajan papeles. Equivale a una embajada estadounidense de facto para los palestinos en territorio israelí. Su verdadero propósito es socavar la soberanía israelí en su propia ciudad capital y pondrá en peligro las perspectivas futuras de paz entre Israel y los árabes palestinos.

 

  • Además de traicionar a Israel, la irresponsable señal diplomática de Biden, que también apacigua a sus partidarios de extrema izquierda, es una traición al pueblo palestino. Han sufrido demasiado y demasiado bajo la hostilidad de su liderazgo, que se ha negado sistemáticamente a considerar todas las propuestas de paz con Israel que podrían conducir al establecimiento de su propio estado.

 

  • Los sucesivos líderes palestinos han sido alentados en su intransigencia por Estados Unidos y Europa, quienes durante décadas han obtenido concesión tras concesión de Israel, mientras que los palestinos no hacen ninguna.

 

  • El consulado previsto en la capital de Israel … alentará un mayor apoyo para Hamas, el grupo terrorista que gobierna Gaza …

 

  • Que esto no es una mera reorganización burocrática también se puede entender a partir de la determinación de la administración Biden de hacerlo frente a la oposición del gobierno israelí y a pesar de que potencialmente infringe la Ley Básica de Israel, la ley de los EE. UU. y la Convención de Viena de 1963, que no permite que un consulado se abra sin el consentimiento de la nación anfitriona.

 

  • Además, la apertura de un consulado en la misma ciudad que una embajada existente es una medida sin precedentes, refuerza su inmensa importancia política. Especialmente porque no hay un propósito práctico para la nueva instalación, ya que la embajada ya incorpora un departamento dedicado exclusivamente a los asuntos palestinos.

 

  • Tras su validación en Afganistán de esta acusación condenatoria, Biden ahora tiene por fin la oportunidad de hacer algo bien abandonando su plan para socavar a un aliado cercano, reducir las perspectivas de paz y sentenciar al pueblo palestino a más décadas de sufrimiento.

**************************************

Hace solo unos meses, el presidente estadounidense Joe Biden traicionó a un aliado estadounidense al retirar fuerzas de Afganistán, derrocar al gobierno de Kabul y consignar al país a las amargas depredaciones de los terroristas talibanes. Ahora está terminando para traicionar a otro aliado mucho más cercano: Israel.

Biden planea abrir un consulado en Jerusalén. Esto puede parecer simplemente otra facilidad diplomática para emitir visas, promover el comercio y cuidar de los ciudadanos estadounidenses, sin mayores consecuencias que el consulado estadounidense en Edimburgo, Reino Unido. Pero es mucho más que una mera oficina para diplomáticos que barajan papeles. Equivale a una embajada estadounidense de facto para los palestinos en territorio israelí. Su verdadero propósito es socavar la soberanía israelí en su propia ciudad capital y pondrá en peligro las perspectivas futuras de paz entre Israel y los árabes palestinos.

El primer ministro de la Autoridad Palestina (AP), Mohammad Shtayyeh, comprende muy bien las implicaciones. En una entrevista reciente, predijo triunfalmente que el nuevo consulado volvería a dividir Jerusalén.

Después  que Estados Unidos trasladó su embajada de Tel Aviv a la capital de Israel en 2018, absorbió el consulado existente en la ciudad para formar una única misión diplomática. Esto se logró bajo la administración del presidente Donald J. Trump y eso, junto con un profundo malentendido de la dinámica de la paz, explica la determinación de Biden de reabrir el consulado. Hasta ahora, ha dedicado gran parte de su presidencia a deshacer todo lo que pudo del trabajo de Trump, con la excepción de la debacle de Afganistán, sobre la cual afirma de manera única haber estado obligado por los planes anteriores de Trump.

El nuevo consulado, exclusivamente para gestionar las relaciones diplomáticas con los palestinos, está diseñado para dar esperanzas de que algún día Jerusalén será la capital de un supuesto estado palestino. Israel puede y con razón nunca  permitir eso. Además de traicionar a Israel, la irresponsable señal diplomática de Biden, que también apacigua a sus partidarios de extrema izquierda, es una traición al pueblo palestino. Han sufrido  demasiado bajo la hostilidad de su liderazgo, que se ha negado sistemáticamente a considerar todas las propuestas de paz con Israel que podrían conducir al establecimiento de su propio estado.

Los sucesivos líderes palestinos han sido alentados en su intransigencia por Estados Unidos y Europa, quienes durante décadas han obtenido concesión tras concesión de Israel, mientras que los palestinos no hacen ninguna. Las aspiraciones imposibles de los líderes de la Autoridad Palestina, que no tienen la intención de ver una solución de dos estados sino la destrucción del estado judío, recibieron un duro golpe por los Acuerdos de Abraham de 2020 entre Israel y varias naciones árabes, y por el reconocimiento de Jerusalén por parte de Estados Unidos. como capital de Israel en 2017 con la apertura de una embajada allí el año siguiente.

Estos movimientos, realizados sin complacer a la Autoridad Palestina, y ante su rechazo implacable, nunca conducirían inmediatamente a un cambio de opinión por parte de los palestinos. Pero representaron una reafirmación de la verdad histórica de la conexión profundamente arraigada del pueblo judío con la tierra de Israel, incluida Jerusalén, durante más de 3.500 años y crearon un cambio de paradigma histórico en la región. Los Estados Unidos y los estados árabes señalaron el fin de una prolongada indulgencia de la obstinación de la Autoridad Palestina a expensas de su propia gente. Los palestinos ya no tendrían derecho a veto sobre la facilidad de la paz en el Medio Oriente. Esto agregó una presión política que ofrece la mejor esperanza posible de un eventual acercamiento después de décadas de repetidos fracasos de apaciguar a los procesadores de paz.

La administración de Biden ya ha dañado seriamente esa perspectiva. Ha descuidado deliberadamente los Acuerdos de Abraham, sin alentar a más gobiernos árabes a normalizar las relaciones con Israel. Los Acuerdos solo se lograron con un fuerte respaldo estadounidense para cada una de las partes involucradas, ofreciendo beneficios económicos, políticos o de seguridad. Incluso si Biden estuviera dispuesto a seguir esta política (otra de las odiadas Trump), su traición de largo alcance a Afganistán ha devaluado críticamente la moneda estadounidense como un aliado confiable y, por lo tanto, la influencia estadounidense en el Medio Oriente, lo que se suma al daño infligido por la debilidad y apaciguamiento hacia el régimen iraní.

El consulado previsto en la capital de Israel será otro clavo en el ataúd de la paz. Motivará a los líderes de la Autoridad Palestina a redoblar su hostilidad hacia Israel, inspirando más violencia contra los israelíes e incitando al odio a los judíos en todo el mundo mediante la condena mentirosa y la tergiversación de las respuestas defensivas necesarias de Israel. También alentará un mayor apoyo para Hamas, el grupo terrorista que gobierna Gaza y que se opone aún más abiertamente a la existencia de Israel, y los palestinos ven que sus políticas violentas tienen un potencial renovado de victoria sobre los judíos.

Todo esto suena como un impacto severo y poco realista para la apertura de una oficina diplomática. En el contexto del Medio Oriente, donde tal sumisión cobarde, especialmente por parte de una superpotencia, significa tanto, no lo es. La Autoridad Palestina ha exigido el cierre de la Embajada de Estados Unidos en Jerusalén desde que abrió. Pero el primer ministro de la Autoridad Palestina admitió en febrero que el establecimiento de un consulado estadounidense sería un sustituto adecuado, y dijo que «envía un mensaje político [claro]». Entiende lo que pretende la administración estadounidense, que un consulado para los palestinos en Jerusalén equivale a revocar el reconocimiento estadounidense de la soberanía de Israel sobre la ciudad.

Que esto no es una mera reorganización burocrática también puede entenderse a partir de la determinación de la administración Biden de hacerlo frente a la oposición del gobierno israelí y a pesar de que potencialmente infringe la Ley Básica de Israel, la ley de los EE . UU. y  la Convención de Viena de 1963, que no permite que un consulado abrirse sin el consentimiento de la nación anfitriona. El ministro de Justicia israelí, Gideon Sa’ar, dejó en claro hace unos días que esto no sería posible.

Algunos predicen que el plan del consulado de Biden podría incluso derrocar al gobierno de Bennett. El propio ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, advirtió en septiembre que desestabilizaría su frágil coalición. Además, la apertura de un consulado en la misma ciudad que una embajada existente, una medida sin precedentes, refuerza su inmensa importancia política. Especialmente porque no hay un propósito práctico para la nueva instalación, ya que la embajada ya incorpora un departamento dedicado exclusivamente a los asuntos palestinos. Si realmente se necesitara un consulado independiente para los palestinos, tendría sentido ponerlo en Ramallah, donde se encuentran prácticamente todos los edificios gubernamentales de la Autoridad Palestina.

Robert Gates, exsecretario de Defensa de Obama, dijo memorablemente que Biden «se ha equivocado en casi todos los asuntos importantes de política exterior y seguridad nacional durante las últimas cuatro décadas». Tras su validación en Afganistán de esta acusación condenatoria, Biden ahora tiene la oportunidad de al fin hacer algo bien abandonando su plan para socavar a un aliado cercano, reducir las perspectivas de paz y sentenciar al pueblo palestino a más décadas de sufrimiento.

***El coronel Richard Kemp es un ex comandante del ejército británico . También fue jefe del equipo de terrorismo internacional en la Oficina del Gabinete del Reino Unido y ahora es escritor y orador sobre asuntos internacionales y militares.

Traducido para Porisrael.org y hatzadhasheni.com por Dori Lustron

 

https://www.gatestoneinstitute.org/17872/us-consulate-jerusalem

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.