Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes noviembre 29, 2021

La próxima debacle diplomática estadounidense

Al abrir un consulado estadounidense en Jerusalén para los palestinos, la administración Biden corre el riesgo que la fallida retirada de Afganistán sea el más insignificante de sus errores.


 

Biden. Foto: Youtube

En 1979, uno de los trastornos más importantes y trascendentes en la historia del Medio Oriente barrió el antiguo Imperio Persa. Apenas unos días antes del regreso triunfal del ayatolá Ruhollah Jomeini a su tierra natal, el presidente estadounidense Jimmy Carter afirmó: «Irán es una isla de estabilidad en el Medio Oriente».

Unos días después, se produjo una revolución frente a los ojos persistentes de los Estados Unidos y del mundo entero, una que transformó a Irán de un estado autocrático, pro-occidental y monárquico, bajo el gobierno del Shah Muhammad Reza Pahlavi, a un Estado islámico. -república teocrática dominada por un régimen liderado por Jomeini

Entonces, ¿Cómo es que Estados Unidos llega a encontrarse en la misma posición una y otra vez? ¿Cómo es que la superpotencia más importante del mundo falla repetidamente en comprender el mapa geopolítico del Gran Medio Oriente? ¿Y por qué el actual liderazgo estadounidense está sorprendido por la proliferación de cisnes negros en una laguna que Israel ha demostrado, una y otra vez, ser el único cisne blanco que pisa el agua entre ellos?

En septiembre de 2020, Azerbaiyán atacó a Nagorno-Karabaj después de meses de tensiones regionales y años de luchas étnicas de larga data. A Azerbaiyán no le tomó más de 12 días de lucha para lograr una victoria arrolladora, lo que resultó en su control total sobre el área. El ataque tomó por sorpresa a la inteligencia estadounidense. Una vez más, Estados Unidos se sorprendió por un desarrollo nada sorprendente.

La CIA, a pesar de estar profundamente involucrada en los asuntos de Azerbaiyán y de tener una misión en su territorio, no pudo encontrar una explicación satisfactoria de este fracaso claramente vergonzoso.

Exactamente un año después, Estados Unidos nuevamente subestimó críticamente la dinámica de seguridad regional. Mientras el mundo miraba con horror, Estados Unidos abandonó Afganistán, en lo que fue ampliamente criticado como una retirada apresurada. Sin embargo, a pesar  que Estados Unidos ha pasado más de dos décadas en el país, sus funcionarios no pudieron anticipar o evaluar correctamente lo que sucedería allí menos de 24 horas después de su retirada del gigante del sudeste asiático.

De hecho, mientras que el taliban estaba sellando en secreto acuerdos con una variedad de tribus en las provincias de Afganistán, las agencias de inteligencia estadounidenses en general, la CIA y la Agencia de Inteligencia de Defensa específicamente, no llevaron a cabo un análisis de inteligencia fundamental de las intenciones de los taliban, así como su capacidad para apoderarse rápida y eficazmente de Afganistán en ausencia del patrocinio estadounidense.

«La posibilidad  que el taliban se apodere de todo el país es muy poco probable», dijo el experimentado político y recién electo presidente Joe Biden, poco antes de verse obligado a admitir, en un comunicado a la nación, que la administración había recibido evaluaciones de inteligencia inexactas sobre la resistencia del Ejército Nacional Afgano.

Sin embargo, esta vergüenza autoinfligida ahora resulta ser la menor de las preocupaciones de Estados Unidos. Los estados sunitas del Golfo, que observan el desarrollo de los acontecimientos en la región con grave y legítima preocupación, creen cada vez más que Estados Unidos carece de la capacidad para conservar su anterior estatus como líder de seguridad regional. Estos estados árabes tampoco creen más que las fuerzas estadounidenses estarán a su lado si, no cuando, llegue el momento.

Ahora, apenas permitiendo que Estados Unidos termine de recuperarse del nerviosismo de Afganistán, parece estar acercándose cada vez más a su siguiente paso en falso: el profundo y persistente dilema palestino.

Ignorando la soberanía de Israel en Jerusalén, el Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, anunció la intención de Estados Unidos de reabrir un consulado en Jerusalén, centrado principalmente en los asuntos palestinos. Esta declaración aparentemente inocua coloca a Jerusalén de nuevo en el centro de cualquier negociación futura con la Autoridad Palestina, algo que la administración Trump rechazó rotundamente como una cuestión de política tanto presente como futura.

Al mismo tiempo, el plan de la administración Biden demuestra que las burocracias estadounidenses de inteligencia, defensa y servicio exterior siguen ignorando, o ignorando conscientemente, un hecho simple y básico: que la capacidad de la Autoridad Palestina para dirigir a su gente o controlar a los agitadores violentos, es inestable en el mejor de los casos e inadecuado en el peor.

Estados Unidos expresó públicamente su preocupación en julio pasado por la precaria situación de la Autoridad Palestina, lo que lo llevó a solicitar a Israel que hiciera todo lo posible para estabilizar la debilitada infraestructura de la Autoridad Palestina.

Jerusalén es, ante todo, la capital eterna e indivisa del Estado de Israel, y ningún organismo gubernamental israelí o estadounidense tiene la autoridad para cuestionar su existencia o integridad. Sin embargo, al mismo tiempo, Estados Unidos todavía hegemónico debe admitir, antes que sea demasiado tarde para hacerlo, que establecer un consulado en Jerusalén es un terrible error, no solo para sus propios intereses estratégicos, sino para los de sus principales intereses regionales con su aliado, Israel, y el de cualquier futuro Estado palestino, con el que Estados Unidos sigue comprometido con su existencia.

Si Estados Unidos no reconoce la realidad, tanto en el contexto de su relación con Israel como con la seguridad regional en su conjunto, la administración Biden se encontrará nuevamente avergonzada. Su desapego de la realidad y los hechos sobre el terreno puede tener graves consecuencias en la alianza árabe pro-Israel, que consiste en estados que están mucho más desilusionados con el estado palestino que sus contrapartes occidentales.

Al abrir un consulado estadounidense en Jerusalén para los palestinos, la administración Biden corre el riesgo de que la fallida retirada de Afganistán sea el más insignificante de sus errores cuando se escriben libros de historia.

***El teniente coronel (res.) Yaron Buskila es el secretario general de «Habithonistim – Protectores de Israel». Sirvió en las FDI como comandante de batallón, oficial de operaciones especiales y comandante de la base de entrenamiento de infantería del Comando Sur.

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

https://www.jns.org/opinion/the-next-american-diplomatic-debacle/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.